Número 142 - Octubre de 2018
 
REPORTAJES
 

Müller se pregunta cómo puede un banco con un tipo del 1,3% cubrir costes, asegurar riesgos y obtener beneficios. “Por eso arriesgan cada vez más”

 
     
ALEMANIA: EL CRASH, ¿CUÁNDO?  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

EXPERTOS ALEMANES REPUTADOS COMO DIRK MÜLLER NO DUDAN DE QUE SE AVECINA UNA NUEVA CRISIS, MUCHO MÁS PROFUNDA QUE LA ANTERIOR. EN VEZ DE ALIMENTAR LA DEUDA APUNTAN A UNA GLOBALIZACIÓN SOSTENIBLE... Y CONTENIDA.

   
   

TEXTO: LIDIA CONDE (FRÁNCFORT)

El mundo está al borde de una de las mayores crisis económicas de todos los tiempos. Lo dice uno de los expertos financieros alemanes más prestigiosos, Dirk Müller, autor del recién publicado ‘Machtbeben’ (Terremoto del poder). Müller cita ya en la primera página de su libro al inversor norteamericano Jim Rogers: “Se tratará del mayor crash de mi vida”. Para el experto alemán, lo que se avecina se asemeja más a la crisis mundial tras el crash de 1929 que a “la relativamente inofensiva de 2008, que duró solo unos meses”.

La razón de la nueva crisis es que estamos peor que en 2008: “Al final fueron ingentes cantidades de dinero y de garantías de los bancos centrales las que recuperaron la confianza en los mercados. Pero no resolvieron ni las razones de la crisis ni los efectos secundarios de las medidas de rescate. Solo evitamos el infarto agudo de ese momento y ganamos tiempo. No solo no hemos resuelto los problemas sino que los hemos incrementado hasta alcanzar unas dimensiones nunca vistas”. Desde 2008, la deuda de los países de la OCDE se ha casi duplicado. Hoy, insiste Müller, “la madre de todas las burbujas es un mercado de deuda al borde de la locura”. La Fed ha comprado bonos soberanos y deuda de EE UU imprimiendo 3,5 billones de dólares. Le siguieron los bancos del Japón, China, Inglaterra y el BCE. Al mismo tiempo, las rentabilidades globales son las más bajas desde hace 500 años, advierte el inversor Bill Gross. “Una supernova que estallará en algún momento”. Müller se pregunta: ¿cómo puede un banco con un tipo de interés del 1,3% cubrir sus costes, asegurar eventuales riesgos y obtener beneficios? Por eso se arriesgan cada vez más para sobrevivir. Por su parte, los inversores, ante tipos tan bajos, invierten como si no pasara nada. Asumen riesgos que no pueden calcular. E incluso aunque puedan, no tienen alternativa. Los bancos centrales tendrían que subir los tipos. Pero si lo hicieran, provocarían la catástrofe que hasta ahora querían evitar.

Vulnerabilidad

Hasta ahora la apuesta de Draghi ha funcionado. La cuestión es si resultará bien el siguiente paso, la despedida del dinero barato. Por eso, los expertos pronostican que, al no haberse superado los riesgos desde la última crisis, el aumento de los tipos de interés acabará con el actual boom bursátil. El riesgo de crash es muy elevado. Solo China representa la mayor burbuja de la historia de la economía mundial. Las empresas chinas son las más endeudadas del mundo. Deben más que el PIB de su país y el PIB chino es el segundo más grande del planeta. Otros riesgos son las turbulencias en los países emergentes y la guerra comercial”. Estamos allanando el camino para la próxima crisis debido a la acumulación de deudas, dice también el expresidente del BCE (2003-2011), Jean-Claude Trichet, quien considera que uno de los indicadores de vulnerabilidad es el endeudamiento global, público y privado. “Estamos en una situación que hoy es tan grave como lo era en el momento de la crisis, porque ese indicador exhibe un nivel más alto de endeudamiento global en relación con el porcentaje del PIB global”. Es decir, se salió de la crisis con el mismo error que llevó a ella. Y los grandes bancos centrales que la alimentaron bajando los tipos, hacen lo mismo ahora. Es un rescate continuo, a costa de los ahorros y de los salarios.

También el FMI alerta de un nuevo récord histórico de deuda mundial y anticipa una ralentización del crecimiento global. La deuda global, tanto pública como privada, ha alcanzado los 182 billones de dólares. Supera en un 60% el nivel de 2007. “¿Nos podemos imaginar qué pasaría si estallara esa burburja de 182 billones de dólares? ”, se pregunta Müller. En un momento en el que los grandes bancos centrales se proponen acabar con los estímulos monetarios. También el BCE, que ha agotado su arsenal de política monetaria a base de dinero barato. Y todo ello sin avanzar en la construcción de una verdadera Unión Europea. Por lo que a los riesgos económicos se suman los políticos. ¿Cuál es entonces el futuro de la Eurozona? ¿Habrá que despedirse del reto de competir con China y EE UU? ¿Cuál es el futuro de la democracia liberal, teniendo en cuenta que el auge populista está relacionado con la crisis financiera y con la crisis de refugiados?

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, acaba de advertir en Alemania de que “la paciencia de los ciudadanos está al límite”. Quiere que Europa se decida, que Francia y Alemania actúen juntas para implementar las reformas necesarias para ahogar el populismo. Quiere aplicar los acuerdos pactados por Macron y Merkel en junio, como equiparar en Europa los impuestos a las empresas, imponer un impuesto digital europeo a los consorcios de internet (Google, Amazon, Facebook...) y la creación de un presupuesto para la eurozona, para no perder credibilidad. Pero el Gobierno alemán está prácticamente paralizado por los resultados electorales de hace un año y apenas puede o sabe reaccionar.

Como dice Le Maire, “no decidir alimenta el populismo”. No habría que tener miedo ni a los consorcios digitales estadounidenses y chinos (los europeos somos sus mejores clientes) ni a un presupuesto extra para la eurozona para contar con un mecanismo que permita actuar en la próxima crisis. “Habrá presupuesto o no habrá eurozona”, dice Le Maire. Y aclara que no se trata de un sistema de transferencia permanente de recursos de las regiones más ricas a las regiones más pobres europeas. Alemania teme caer en esa trampa y tener que transferir dinero para siempre. Francia dice que se trata de crear ese instrumento sin fijar por ahora la cantidad. “Creemos en la solidaridad, pero no queremos una Transferunión”.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SE AGOTARÁ LA RECUPERACIÓN?
Nº 143 de 11 / 2018

LA VICTORIA DEMÓCRATA PODRÍA LANZAR UN PLAN DE INFRAESTRUCTURAS QUE SOLUCIONE LO QUE EN EEUU ES UN PROBLEMA ESTRUCTURAL Y ESTIRE TODAVÍA MÁS UNA EXPANSIÓN QUE ESTÁ A PUNTO DE BATIR RÉCORDS DE DURACIÓN.

 
REINO UNIDO: EL MONSTRUO DE LA CITY
Nº 143 de 11 / 2018

EL MERCADO DE PRÉSTAMOS APALANCADOS HA LLEGADO AL BILLÓN DE EUROS, -SUPERA AL DE LAS SUBPRIME EN EEUU-, Y MÁS DEL 75% CARECE DE PROTECCIÓN. CUANDO CAMBIE EL CICLO, EL INVERSOR ESTARÁ MÁS DESNUDO QUE NUNCA.

 
ALEMANIA: MALAS NOTICIAS DESDE BERLÍN
Nº 143 de 11 / 2018

RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD SON LAS DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA, DECÍA ANGELA MERKEL, QUE HA VISTO CÓMO SU PERFIL CONSECUENTE NO HA COTIZADO EN LAS URNAS. NO SE PRESENTARÁ DE NUEVO, Y EUROPA LO LAMENTARÁ.

 
UNIÓN EUROPEA: ITALIA Y LA MALA DIGESTIÓN DE EUROFONDOS
Nº 143 de 11 / 2018

ROMA Y BRUSELAS VIVEN UNA PERMANENTE DISPUTA POR LOS PRESUPUESTOS 2019, EXACERBADA POR LAS MENTIRAS DE LA COALICIÓN POPULISTA ITALIANA. LOS DIRIGENTES COMUNTARIOS CONTRAATACAN CON LAS CIFRAS EN LA MANO.

 
ESPAÑA: CUANDO EL SUPREMO AÑADE DESCONFIANZA
Nº 143 de 11 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). ESPAÑA LLEVA CASI TRES AÑOS SIN UN GOBIERNO CON MAYORÍA PARLAMENTARIA. UN TIEMPO EN QUE LA CRISPACIÓN NO HA DEJADO DE CRECER. LA AUSENCIA DE UN GOBIERNO CON LA AUTORIDAD SUFICIENTE EMPIEZA A SER TÓXICA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715