Número 141 - Septiembre de 2018
 
REPORTAJES
 

Los datos muestran que los inmigrantes no cometen más crímenes que los alemanes, pero la ultraderecha y AfD sacan réditos de cada delito

 
     
ALEMANIA: EL GIRO IDEOLÓGICO DEL MIEDO  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

SOLO HAN PASADO TRES AÑOS DESDE QUE MILES DE ALEMANES SE VOLCARON EN MUNICH PARA ACOGER A LOS REFUGIADOS, UNA APERTURA DE PUERTAS QUE LE PASÓ FACTURA A MERKEL Y ENGENDRÓ EL CALDO DE CULTIVO PARA LA ULTRADERECHA, YA EN EL PARLAMENTO.

   
   

TEXTO: LIDIA CONDE (FRÁNCFORT)

Septiembre 2015. Flores en Múnich para los refugiados. La ciudad se vuelca. Multitud de ciudadanos alemanes acuden a la estación de tren para llevar flores, mantas, juguetes, dinero y ropa.

– Septiembre 2016. Contrasta aquella acogida con el rechazo a los inmigrantes por parte de algunos sectores.

– Septiembre 2017. Elecciones en Alemania. La extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD) entra en el Parlamento por primera vez desde 1945. El partido que nació en 2013 contra el euro logra un 12,6% del voto con su discurso islamófobo y antiinmigración.

– Septiembre 2018. Revuelta xenófoba y marchas neonazis en Chemnitz - una ciudad de Sajonia en el este de Alemania - tras el apuñalamiento de un alemán de 35 años, presuntamente por extranjeros. Los supuestos implicados: Zousif A., de Irak, que pidió asilo político en Alemania en noviembre de 2015, pero presentó documentos identificativos falsos a la Oficina para refugiados. Además, anteriormente había sido registrado en Bulgaria, por lo que su solicitud en Alemania fue rechazada. El segundo detenido es el sirio Alaa S., quien solicitó asilo en septiembre de 2015. Y se busca a un tercer hombre. Según la Fiscalía de Chemnitz, se trata de otro refugiado de 22 años procedente de Irak. Aunque los datos de la Oficina Federal de Criminalidad apuntan que los emigrantes no cometen más delitos que los alemanes, el impacto social de los crímenes realizados por extranjeros se exprime políticamente tanto por activistas de la ultraderecha como por el AfD, que aúna desde los conservadores nacionalistas alemanes hasta la extrema derecha y que se aproxima cada vez más a movimientos nacionalistas de ultraderecha y antiislámicos como el de Pegida. Los llamados Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente usan la estrategia de descalificar a la prensa llamándola “Lügenpresse” (prensa mentirosa) recuerda al fenómeno trumpiano reciente y a la misma historia del nacionalsocialismo (1933-1945). Los dos grandes partidos, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), de Merkel, y el socialdemócrata SPD, están tan desgastados que si hoy hubiera elecciones no podrían formar una gran coalición como la que gobierna ahora en Berlín.

El miedo manda

Entre julio de 2015 y julio de 2018, 1,3 millones de personas han solicitado asilo. Los tres años entre la acogida festiva en la estación férrea de Múnich y la revuelta xenófoba en Chemnitz de septiembre han visto un renacimiento político conservador sin precedentes. Podría tratarse de un giro ideológico histórico, sustentado por todos los miedos, las fobias y las inseguridades de la población. El miedo a los estragos de la globalización. El miedo a perder. El miedo a que los hijos no puedan conservar el nivel de bienestar de sus padres. La encrucijada de Suecia, en la que los socialdemócratas observan desencajados cómo sus partidarios votan ahora a los radicales de derecha, es una severa advertencia y señala por dónde van las sociedades europeas. Los radicales de la ultraderecha antiinmigración son los Demócratas Suecos, un partido con raíces nazis. La situación evidencia la gran inseguridad y el riesgo de pérdida del consenso social. Mientras los socialdemócratas dicen que la causa son los populistas, los populistas dicen que el problema son los refugiados.

O Merkel. Tras el apuñalamiento de Chemnitz, en las redes sociales de septiembre no se cuestiona sobre su autoría: “Hombres con aspecto propio de países del sur”. AfD consiguió convocar a un centenar de manifestantes. Al grupo hooligan de extrema derecha Kaotic Chemnitz le siguieron muchos más. Su lema: “Demostremos quiénes tienen el poder en la ciudad”, “Nosotros somos el pueblo”, “Es el final del sistema, nosotros somos el cambio”. Y la policía perdió el control porque los violentos, los hooligans y los extremistas estaban perfectamente organizados. “No son caóticos, sino gente perfectamente organizada”, afirman los expertos. Entre ellos, el investigador alemán Robert Claus: “El pensamiento neonazi y nacionalista está muy extendido entre hooligans. Sobre todo en Sajonia presentan un marcado perfil extremista”. Poco después de la unificación alemana, se registraron vínculos entre ellos y otros grupos de extrema derecha como el llamado Skinhead Sächsische Schweiz. Los hooligans suelen intervenir en las manifestaciones de Pegida o en las protestas del movimiento xenófobo Zukunft Heimat (Futuro Patria) de Cottbus. En cuanto a la organización Pegida, xenófoba, racista y populista, se fundó en Dresde en 2014 por Lutz Bachmann, con quien se manifestaron ahora en septiembre en Chemnitz tres políticos de Alternativa para Alemania. Apenas hay barreras entre ambas formaciones. Nada extraño si se tiene en cuenta que el líder del partido nacionalista AfD, Alexander Gauland, ha calificado el nazismo de “pequeña cagada de pájaro en la Historia”.

Tolerancia hacia el neonazi

¿Qué pasa en el este de Alemania? La jefa del grupo parlamentario de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, argumenta: “Aquí existe la impresión de que los demás deciden por ellos. Ya sea la Alemania rica del oeste, América o los emigrantes”. Y la ultraderecha xenófoba y antisistema está aprovechando la ocasión para rebelarse contra el Estado democrático. Y si eso no fuera gravísimo, Chemnitz evidenció una dimensión todavía más conflictiva: los miles de ciudadanos que se manifestaron junto a los nazis. “En ninguna de las tomas de la televisión se observa a alguno de esos “ciudadanos normales” que se posicione en su contra”, escribe Süddeutsche Zeitung en su editorial del 6 de septiembre. En Sajonia, Alternativa para Alemania obtuvo un 27% de los votos en las últimas elecciones.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SE AGOTARÁ LA RECUPERACIÓN?
Nº 143 de 11 / 2018

LA VICTORIA DEMÓCRATA PODRÍA LANZAR UN PLAN DE INFRAESTRUCTURAS QUE SOLUCIONE LO QUE EN EEUU ES UN PROBLEMA ESTRUCTURAL Y ESTIRE TODAVÍA MÁS UNA EXPANSIÓN QUE ESTÁ A PUNTO DE BATIR RÉCORDS DE DURACIÓN.

 
REINO UNIDO: EL MONSTRUO DE LA CITY
Nº 143 de 11 / 2018

EL MERCADO DE PRÉSTAMOS APALANCADOS HA LLEGADO AL BILLÓN DE EUROS, -SUPERA AL DE LAS SUBPRIME EN EEUU-, Y MÁS DEL 75% CARECE DE PROTECCIÓN. CUANDO CAMBIE EL CICLO, EL INVERSOR ESTARÁ MÁS DESNUDO QUE NUNCA.

 
ALEMANIA: MALAS NOTICIAS DESDE BERLÍN
Nº 143 de 11 / 2018

RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD SON LAS DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA, DECÍA ANGELA MERKEL, QUE HA VISTO CÓMO SU PERFIL CONSECUENTE NO HA COTIZADO EN LAS URNAS. NO SE PRESENTARÁ DE NUEVO, Y EUROPA LO LAMENTARÁ.

 
UNIÓN EUROPEA: ITALIA Y LA MALA DIGESTIÓN DE EUROFONDOS
Nº 143 de 11 / 2018

ROMA Y BRUSELAS VIVEN UNA PERMANENTE DISPUTA POR LOS PRESUPUESTOS 2019, EXACERBADA POR LAS MENTIRAS DE LA COALICIÓN POPULISTA ITALIANA. LOS DIRIGENTES COMUNTARIOS CONTRAATACAN CON LAS CIFRAS EN LA MANO.

 
ESPAÑA: CUANDO EL SUPREMO AÑADE DESCONFIANZA
Nº 143 de 11 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). ESPAÑA LLEVA CASI TRES AÑOS SIN UN GOBIERNO CON MAYORÍA PARLAMENTARIA. UN TIEMPO EN QUE LA CRISPACIÓN NO HA DEJADO DE CRECER. LA AUSENCIA DE UN GOBIERNO CON LA AUTORIDAD SUFICIENTE EMPIEZA A SER TÓXICA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715