Número 138 - Mayo de 2018
 
REPORTAJES
 

Scholtz, continuista: “Estamos obligados a no endeudarnos más. El rigor presupuestario es, con razón, parte del nuevo contrato de coalición”

 
     
ALEMANIA: EL MINISTRO ROJO SCHOLZ Y EL DINERO  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

NUEVA COALICIÓN DE GOBIERNO, MISMA LÍNEA ARGUMENTAL: RIGOR PRESUPUESTARIO, QUE OTROS LLAMAN AUSTERIDAD. NO ESTÁ CLARO QUÉ PAPEL ASUMIRÁ ALEMANIA EN LAS FUTURAS FINANZAS EUROPEAS, PERO TODO APUNTA A QUE NO ASUMIRÁ RIESGOS.

   
   

TEXTO: LIDIA CONDE (FRÁNCFORT)

¿En qué se diferencia usted de su predecesor Wolfgang Schäuble?, le preguntan estos días al socialdemócrata Olaf Scholz, ministro de Finanzas con Merkel en esta legislatura. Su respuesta: “En nada”. ¿El próximo conservador?, se pregunta Süddeutsche Zeitung. Scholz, el primer ministro de Finanzas socialdemócrata en nueve años, dice que no piensa modificar la pauta de equilibrio presupuestario de su antecesor. También se aferra al criterio de no gastar más de lo que se ingresa. Algo quizás difícil de entender si se piensa que Alemania es un país muy rico. Aunque más ricos -por habitante- son Luxemburgo, Irlanda, Holanda y Austria. La inflación de 1923 y la deflación de los años treinta traumatizaron de tal manera a los alemanes que hasta hoy priorizan ante todo la estabilidad monetaria. Y “la eterna canciller Angela Merkel se adaptó, sin dudarlo, a este principio de la Alemania occidental”, dice la periodista Franziska Augstein. En 2008 se vio obligada a declarar con su ministro de Finanzas, el socialdemócrata Peer Steinbrück, “los depósitos bancarios están asegurados”. La misma Merkel suele comparar las finanzas alemanas con las del hogar del ama de casa del sur de Alemania –marcada por el ahorro al que obligaba la gran pobreza del siglo XIX y por el pietismo luterano- que no gasta más de lo que ingresa y no financia ninguna compra con deudas. Así se entiende que el canciller socialdemócrata Schröder (1998-2005) dijera que “no hay una política económica de derechas y otra de izquierdas, sino solo una buena o una mala política económica”. Schröder recortó y reformó el sistema social (la ayuda a los desempleados tras el año de paro se ofrece cuando al afectado ya no le queda casi nada, ni patrimonio ni ahorros) y el mercado laboral facilitando el despido y obligando al parado a aceptar cualquier empleo. Todo, en un momento en el que Alemania se aproximaba a los cinco millones de parados. Y ahora, en la misma línea de pensamiento, el nuevo ministro de Finanzas Scholz: “Estamos obligados a no endeudarnos más. El rigor presupuestario (llamado en Alemania presupuesto cero) es, con razón, parte del nuevo contrato de coalición”. Respecto a Europa, más dispuesto que Schäuble a reformar la UE. Pero no a costa de contraer nuevas deudas. Porque el objetivo es el rigor presupuestario. No está claro qué papel asumirá en el diseño de la reforma de la eurozona y de las finanzas europeas. Pero todo apunta a que no asumirá riesgos a ojos del contribuyente alemán.

Manejar el dinero

Los socialdemócratas del SPD se preguntan para qué tener el ministerio de Finanzas si su propio ministro es igual al anterior. Dudan de que, con la política del Wolfgang Scholz –como se le llama irónicamente al nuevo ministro -, el SPD gane puntos para alcanzar la próxima cancillería. Puede que para el nuevo hombre fuerte de Merkel y ex alcalde de Hamburgo se trate de demostrar que también se puede confiar el importantísimo ministerio alemán de Finanzas a un socialdemócrata. Es decir, que saben manejar el dinero. No hay que olvidar que Wolfgang Schäuble fue durante mucho tiempo el político más apreciado entre los alemanes, precisamente por eso. Convenció también “como europeo convencido, como maestro disciplinario respecto al sur y como pensador en un mundo global y confundido”, apunta Cerstin Gammelin del Süddeutsche Zeitung.

El Estado alemán se gastará hasta 2022 unos 46.000 millones de euros en inversiones (formación, digitalización e investigación y desarrollo), en asuntos sociales, vivienda, agricultura e infraestructuras, en defensa y ayuda al desarrollo. A lo que se suma Europa. En su primer presupuesto post-Brexit, la UE quiere 12 000 millones de euros anuales más de Berlín (ligeramente por encima del 1,1% de su PIB). Suma que coincide con el agujero anual provocado por la salida de Gran Bretaña. Previsto por el Gobierno de Merkel es una transferencia bruta de 32.000 millones para 2018, 36.900 millones para 2019, 37.200 millones para 2020 y alcanzar los casi 39.000 millones de euros en 2022. Tras el Brexit Alemania ya contaba con tener que pagar 10.000 millones de euros anuales más.

Consenso

La misma actitud de reserva ante el dinero le espera a Europa. Aunque el acuerdo de coalición entre los socialdemócratas y el bloque conservador de Merkel sitúe a Europa en el centro y prometa dedicar más fondos, Alemania no financiará deudas de otros países. En la coalición democristiana CDU/CSU de Merkel existe un grado de consenso limitado sobre la reforma de la Eurozona. Sobre todo teniendo en cuenta la diversidad de políticas económicas en Europa y también que el futuro del bienestar alemán tampoco está asegurado.

Hay casi pleno empleo. Pero hay riesgos. Uno es Trump. El bienestar alemán depende de que Alemania pueda seguir vendiendo en el mundo. Es lo que permite el pleno empleo y los altos ingresos por impuestos del Estado. Merkel deberá impedir que desaparezcan las reglas internacionales. Y, por otro lado unir a una Europa dividida en un mundo dividido.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ESPERANDO EL IMPEACHMENT
Nº 142 de 10 / 2018

Oiremos hablar mucho del voto de no confianza a Trump antes de las elecciones de noviembre, pero la opción de impeachment es remota: su respaldo entre los votantes republicanos es del 90%, más que a Reagan.

 
RUSIA: OLVIDAR EL DÓLAR, CABALGAR EN EL PETRÓLEO
Nº 142 de 10 / 2018

MUY TOCADA POR LAS SANCIONES ESTADOUNIDENSES, RUSIA SE HA EMBARCADO EN UN PLAN DE DESDOLARIZACIÓN HASTA 2024 Y NO DESCARTA PAGAR EN EUROS A LOS SOCIOS DE LA UE. PERO LA VOLATILIDAD DEL RUBLO EMPAÑA LA HOJA DE RUTA.

 
REINO UNIDO: EL BIG BANG DE LA VIVIENDA SOCIAL
Nº 142 de 10 / 2018

EN UN INTENTO DE MOSTRAR CONFIANZA ECONÓMICA, THERESA MAY PERMITIRÁ A LOS AYUNTAMIENTOS ENDEUDARSE MÁS PARA CONSTRUIR VIVIENDAS. AUNQUE LOS INVERSORES AÚN NO TIENEN CLARO SI COMPARTEN ESA DULCE VISIÓN POST-BREXIT.

 
ALEMANIA: EL CRASH, ¿CUÁNDO?
Nº 142 de 10 / 2018

EXPERTOS ALEMANES REPUTADOS COMO DIRK MÜLLER NO DUDAN DE QUE SE AVECINA UNA NUEVA CRISIS, MUCHO MÁS PROFUNDA QUE LA ANTERIOR. EN VEZ DE ALIMENTAR LA DEUDA APUNTAN A UNA GLOBALIZACIÓN SOSTENIBLE... Y CONTENIDA.

 
UNIÓN EUROPEA: MAKE THE EURO GREAT (AGAIN?)
Nº 142 de 10 / 2018

JUNCKER SE DESPIDIÓ CON UN DISCURSO CENTRADO EN FORTALECER LA MONEDA ÚNICA -YA QUE NO HA LOGRADO FINIQUITAR TEMAS COMO LA UNIÓN DEL MERCADO DE CAPITALES-, ALGO QUE EN SEGUNDA DERIVADA BENEFICIA A PUTIN.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715