Número 134 - Enero de 2018
 
REPORTAJES
 

“En las elecciones de marzo se da por segura la victoria de Putin, en el poder desde 2000, aunque quizás por última vez”

 
     
RUSIA: PETRÓLEO BARATO, PAZ CARA  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

ESTA ECONOMÍA DE 140 MILLONES DE PERSONAS HA LOGRADO DOMEÑAR LA INFLACIÓN (2,5%) Y LA CAÍDA DEL RUBLO, AUNQUE NECESITA HACER DURAR EL MILAGRO ENERGÉTICO UNA DÉCADA MÁS PARA COMPENSAR LAS SANCIONES.

   
   

TEXTO: XAVIER COLÁS (MOSCÚ)

Mientras muchos miran cómo Rusia está afectando al mundo entero, Moscú se pregunta lo contrario: cómo afectará la coyuntura internacional a Rusia. Sanciones, ventas de hidrocarburos y precios de materias primas son las notas musicales repartidas en el pentagrama que dirá qué tal suena una economía de la que dependen más de 140 millones de personas. La UE es el inversor más importante en Rusia, que por su parte es el tercer socio comercial de la UE. España sigue buscando su hueco en este contexto lleno de oportunidades pero con las inevitables trabas de las sanciones y la inseguridad jurídica que persiste en algunos ámbitos del país.

Rusia es un actor geopolítico de primer orden con dificultades para empatar con otras potencias en el ámbito económico. Su economía es ocho veces menor que la norteamericana y cuatro menos que la china. Mucho dependerá en 2018 de cómo evolucionen las grandes cifras macroeconómicas. A medio plazo las perspectivas de crecimiento oscilan entre el 1,5% y el 2%. Moscú espera que en 2018 la economía rusa experimente una mejor evolución como consecuencia del acuerdo para prolongar la limitación de la oferta de crudo. Se trata de hacer durar el milagro energético una década más a pesar de que los precios sigan de capa caída. Las grandes reservas de recursos naturales en Rusia han contribuido a la mejora del nivel de vida y al aumento de los ingresos estatales. Lo mismo se espera de la industria, a pesar de las sanciones: alrededor del 32% de la población rusa trabaja en el sector industrial, aunque la industria ligera no termina de despuntar.

La primera cita importante para los rusos es en marzo: las elecciones presidenciales. Se da por segura una victoria de Vladimir Putin pero las miradas estarán puestas en detalles como los índices de participación en las ciudades, que en los últimos comicios legislativos cosecharon unos datos bochornosos. Serán tal vez las últimas presidenciales a las que se presente Putin, que lleva en el poder desde 2000. Este año vuelve a estar sobre la mesa la sustitución del primer ministro, Dimitri Medvedev, tal vez por alguien con mayor perfil económico. Elvira Nabiullina, que en 2013 se convirtió en la primera mujer al frente de un banco central entre los países del G-8, recibió hace nueve meses el respaldo del Kremlin para un nuevo mandato de cinco años. Después de haber gestionado la grave crisis del rublo el Banco de Rusia ahora acaba de rescatar a tres bancos, incluyendo la novena mayor entidad rusa.

Manos atadas

El punto de partida que ha dejado 2017 es decepcionante para Moscú. A finales de julio, la Unión Europea prorrogó las sanciones económicas contra Rusia. Un mes después, el presidente de EEUU, Donald Trump, firmó la nueva ley sobre la aplicación de sanciones contra su viejo enemigo de la Guerra Fría. Desde entonces sus problemas con el Congreso y con viejos aliados de la Casa Blanca le han impedido modificar el rumbo respecto a su relación con Moscú, aunque el ‘avispero’ de Corea del Norte podría sugerir un consenso mínimo entre rivales para evitar desastres en el Pacífico.

Apurva Sanghi es uno de los autores del informe ‘A rebalancing China and resurging India’, que analiza “hacia dónde se moverá el péndulo respecto a Rusia” en esta relación crucial con esos dos gigantes orientales. China se está desacelerando y a la vez sigue reequilibrando su economía, mientras que India se está expandiendo rápidamente. La desaceleración en China, que hasta la fecha ha sido una importante fuente de demanda mundial de petróleo y minerales, “reduciría los precios de las exportaciones rusas de recursos naturales”. Malas noticias para los encargados de cuadrar el presupuesto ruso. El análisis sugiere que los cambios económicos en China e India son más propensos a presentar desafíos que oportunidades para Rusia -el comercio no petrolero de Rusia con ambos países es bastante limitado.

Más tranquila se plantea la cuestión financiera. La inflación se ha ido moderando hasta el 2,5%, aunque el Banco de Rusia prevé que los precios suban a un ritmo interanual del 4% a finales de 2018. La grave crisis del rublo de 2015 forzó a subir los tipos al 17% para frenar el desplome de la moneda rusa. Hoy los empresarios en el país suelen alabar la capacidad de los rusos para remontar datos económicos malos. Carlos Taibo, que acaba de publicar ‘La Rusia contemporánea y el mundo’, la tasa de inflación se redujo a la mitad en poco más de un lustro: “Pasó de un 18,6% en 2001 a un 9,3% en 2007”.

El pasado diciembre el Banco de Rusia sorprendió a muchos cuando bajó en 50 puntos básicos el tipo de interés de referencia en el país. Su presidenta ha adelantado su disposición a seguir rebajando el precio del dinero durante el primer semestre de 2018 con el fin de progresar gradualmente hacia una política monetaria neutral. La extensión del acuerdo alcanzado para prorrogar el compromiso de limitar la producción de petróleo aspira a aminorar los riesgos inflacionistas durante el próximo año.

Entre los desarrollos que veremos en 2018 está ya en marcha nuevo negocio del gas ruso a través de empresas españolas como Gas Natural. Desde la península de Yamal, en el lejano Ártico, Rusia acaba de poner en marcha la primera línea de producción de la planta de licuefacción de gas natural Yamal LNG. Suministrará 3.200 millones de metros cúbicos anuales a España a partir de 2018, una cantidad que supone aproximadamente el 10% del consumo anual de España, aunque no todo tiene por qué acabar siendo suministrado en nuestro país. El proyecto Yamal SPG se desarrolla en el yacimiento de gas Yuzhno-Tambéyskoy, uno de los más grandes de Rusia. El viaje a través de Gas Natural España será en el tercer trimestre del año.

Competencia

Hasta ahora España ha importado gas solo desde países como Argelia (51%), Francia (12%) o Catar (11%). Pero en otros mercados energéticos europeos Rusia hace tiempo que es un proveedor importante y, en contra de lo que se pensó en alguno de los momentos más agudos de la crisis ucraniana de 2014-2015, esto es algo que difícilmente va a cambiar a corto plazo. De hecho en los últimos meses Gazprom ha incrementado las exportaciones de gas a Europa hasta un nivel récord de 193.000 millones de metros cúbicos. Esta gran gasística rusa suministra casi un 40% del gas utilizado en Europa, aunque se ha visto obligada a bajar el precio del combustible para conservar su cuota de mercado. Polonia, Letonia y otros países están construyendo instalaciones para conservar gas natural licuado con el fin de ampliar las exportaciones de EEUU y otros países. Esto preocupa a algunos analistas rusos en el medio plazo desde el punto de vista de los precios y de la demanda.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: EL REY DE LA DEUDA Y LA DEUDA
Nº 135 de 2 / 2018

LA REFORMA FISCAL REFRENDADA POR TRUMP INCLUYE UN CAMBIO DRÁSTICO EN EL TRATAMIENTO DE LA DEUDA DE LAS EMPRESAS. LAS MÁS APALANCADAS SE VERÁN PERJUDICADAS, SALVO SI TIENEN RESERVAS EN PARAÍSOS FISCALES COMO APPLE.

 
CHINA: DAVOS Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
Nº 135 de 2 / 2018

PEKÍN SIGUE APROVECHANDO LOS HUECOS QUE DEJA WASHINGTON EN LA GOBERNANZA GLOBAL, Y EJERCIENDO EL CONTROL DE CAPITALES PARA FAVORECER LAS INVERSIONES EN SU MACROPROYECTO DE LA NUEVA RUTA DE LA SEDA.

 
REINO UNIDO: SI THERESA MAY HABLARA
Nº 135 de 2 / 2018

LA PRIMERA MINISTRA BRITÁNICA, INMERSA EN LAS TRIFULCAS INTERNAS DE SU PARTIDO, SIGUE SIN SOLTAR PRENDA SOBRE LA POSICIÓN OFICIAL DEL BREXIT. LAS CIFRAS DE UNA ECONOMÍA CADA VEZ MÁS RESENTIDA PODRÍAN EMPUJARLA A HABLAR.

 
ALEMANIA: EL MILAGRO QUIERE CONSOLIDARSE
Nº 135 de 2 / 2018

Con pleno empleo y margen para invertir en educación e infraestructuras, Berlín huye de la autocomplacencia y trata de conjugar globalización y digitalización, consciente de los efectos colaterales de ambas.

 
UNIÓN EUROPEA: 2018, AÑO CERO DE LA EXPANSIÓN
Nº 135 de 2 / 2018

YA NO SE HABLA DE RECUPERACIÓN NI DE ‘MOMENTUM’: LA EUROZONA VIVE CLARAMENTE UNA EXPANSIÓN, EL MAYOR CRECIMIENTO (2,5%) EN UNA DÉCADA. NI LA POSIBLE GUERRA DE DIVISAS CON EEUU EN EL HORIZONTE EMPAÑA EL OPTIMISMO.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715