Número 131 - Octubre de 2017
 
REPORTAJES
 

 “Los amigos de Puigdemont se han alimentado de ilusiones... Aitor Esteban, portavoz del grupo vasco, le dijo a Rajoy el día 11 que debía elegir entre vencer o arreglar el problema”

 
     
ESPAÑA: Y ALLÍ ESTABA EL ABISMO  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). ¿QUÉ PASARÁ? ESTAMOS A LA ESPERA DE LA RESPUESTA DE PUIGDEMONT Y ES CIERTO QUE EL 155 NO ES NECESARIAMENTE UNA CATÁSTROFE. PERO PUEDE SERLO. SI HUBIERA DESÓRDENES PODRÍAN ACABAR AFECTANDO A LA ECONOMÍA.

   
   

En la crónica de septiembre decía que si el independentismo lograba repetir, en el convocado aunque ilegal referéndum del 1 de octubre, lo sucedido el 9-N de 2014 (consulta participativa de Artur Mas), había urnas y participación, aunque no llegara al 40%, y luego el Parlamento catalán hacía una declaración de independencia, estaríamos ante un problema descomunal.

Así estamos el 12 de octubre, día de la Fiesta nacional. El 1 se celebró el referéndum unilateral e ilegal, la jornada fue accidentada porque la policía se excedió contra votantes que acudieron a los colegios electorales -las televisiones de todo el mundo repitieron imágenes impactantes-, hubo largas colas y la participación llegó al 43% (según la Generalitat). Y el martes 10, Puigdemont, en el Parlamento de Cataluña, otorgó relevancia jurídica al referéndum y dijo que Cataluña había ganado el derecho a la independencia para luego afirmar que la aplazaba y pedía una mediación internacional.

El gobierno de Rajoy -con el acuerdo de Pedro Sánchez y de C´s- contestó al día siguiente: si Puigdemont no aseguraba que no había existido declaración de independencia entraría en vigor el artículo 155 de la Constitución, lo que implicaría una limitación -de dimensión desconocida- de la autonomía. A cambio, el PP aceptaba la propuesta socialista de abrir la reforma de la Constitución.

Cuestión de confianza

¿Qué pasará? Estamos pendientes de la respuesta de Puigdemont y es cierto que el 155 no es obligatoriamente una catástrofe. Pero puede serlo. Nunca se ha aplicado hasta ahora. ¿Cómo y quién gobernaría Cataluña? ¿Cómo reaccionaría el independentismo? Si se produjeran desórdenes -no digamos violencia- Cataluña saldría perjudicada. Y muchas empresas -empezando por Caixabank y el Banco de Sabadell y siguiendo por Gas Natural, Planeta y Catalana Occidente- ya se han creído obligadas a trasladar sus sedes sociales fuera de Cataluña para no perder la confianza de los ahorradores y clientes.

Pero la inestabilidad podría también afectar a la economía española. El FMI y las agencias de rating lo han advertido, ha habido nerviosismo en la Bolsa y la prima de riesgo ha subido. Hasta ahora ligeramente.

No es ninguna exageración afirmar -el mismo Rajoy lo ha hecho- que España vive uno de sus momentos más difíciles y la crisis constitucional más grave desde el retorno de la democracia. En este contexto la confianza de los españoles empieza a deteriorarse. El Índice de Confianza Empresarial del INE, que uso poco porque es relativamente reciente, llevaba seis trimestres seguidos subiendo y, de repente, ha caído un 1,1% en el cuarto trimestre. El Índice de Confianza del Consumidor, que crecía ininterrumpida y sostenidamente desde febrero, aunque todavía algo por encima de la base de 100, ha caído un 5,6% en septiembre. Y el más general Índice de Confianza Política del CIS, que oscila entre 0 y 100, se ha colocado en el muy bajo 32,5, con un descenso mensual del 4,1%, que es todavía más acusado en el subíndice de expectativas.

La fractura social

Aunque el 155 es una incógnita -depende en gran parte de cómo se aplique- y el profesor Muñoz Machado advierte que no hay que dramatizarlo, lo indudable es que supondría una quiebra más en la normalidad constitucional. Y que podría ser el inicio de desórdenes en Cataluña -ya hubo una especie de huelga general contra la violencia policial el martes siguiente al referéndum- que podría agravar la crisis catalana. Barcelona vivió -como cada año- una gran manifestación independentista el 11 de septiembre y el 1 de octubre fueron a votar dos millones de separatistas, pero el domingo 8 de octubre se produjo una gran manifestación de signo contrario -con gran abundancia de banderas españolas- y con una asistencia superior al medio millón de personas. Algo nunca visto.

El nacionalismo catalán ha revivido -no podía ser de otra manera- al nacionalismo español. Y el fenómeno se da incluso dentro de Cataluña. Hay riesgo de fractura social. Cuando el líder de C´s, Albert Rivera, pide con insistencia nuevas elecciones en Cataluña es porque cree que electoralmente saldrá beneficiado. Puede equivocarse, pero hace la apuesta.

El independentismo debe reflexionar. Es evidente que dos millones de catalanes votando el 1 de octubre, pese a los obstáculos de todo tipo que puso el gobierno de Madrid, demuestran que tiene detrás una gran fuerza que el PP se ha equivocado en minusvalorar. No solo -más grave- desde que está en el gobierno, sino desde el recurso contra el Estatut, tras ser aprobado en referéndum, cuando Rajoy estaba en la oposición. Pero no es menos cierto que el 47,8% que obtuvo en las elecciones “plebiscitarias” del 2015 no fue ningún aval a la independencia. Lo mismo que el 38% de síes (sobre el censo) en un referéndum con un 43% de participación del 1 de octubre. Además, ya se ha visto que hay riesgo de fractura social y que las consecuencias económicas de la aventura son muy perniciosas.

Alimentar ilusiones

Por otra parte, confiar en la mediación internacional es desconocer la realidad europea. Es cierto que Europa intervino en la crisis yugoslava y ayudó a la independencia de Eslovenia tras un referéndum unilateral. Pero entonces el contexto era la descomposición del mundo soviético (Yugoslavia era una especie de apéndice), había habido muertos y graves violaciones de los derechos humanos (luego en Kosovo hubo más) y todo Occidente aplaudía la caída del comunismo.

Nada que ver con la situación actual de España como socio relevante de la Unión Europea. A Europa no le interesa nada debilitar a España, e incluso teme que la independencia de Cataluña pueda fomentar una subdivisión de estados que pusiera en crisis a la UE. Ahí están las reiteradas declaraciones de Merkel y Macron. Por otra parte, que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recomiende diálogo, o que el parlamento europeo condene la violencia contra los votantes del 1 de octubre, no significa que haya voluntad de intervenir en los asuntos internos de un estado miembro.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
CHINA: LOS ETERNOS ‘FRENEMIES’
Nº 132 de 11 / 2017

XI JINPING Y DONALD TRUMP ENCARNAN DOS MODELOS DE LIDERAZGO OPUESTOS (VERBORREICO FRENTE A DISTANTE) QUE SE SABEN CONDENADOS A ENTENDERSE POR LA INTERDEPENDENCIA MUTUA Y SUMAMENTE COMPLEJA DE SUS PAÍSES.

 
ESTADOS UNIDOS: VACANTES PELIGROSAS
Nº 132 de 11 / 2017

EL IDEÓLOGO DE TRUMP, STEVEN BANNON, APUESTA POR “DESMONTAR EL ESTADO ADMINISTRATIVO”, AGUANDO LA REGULACIÓN. ESA ES UNA DE LAS ÁREAS EN LAS QUE EL PRESIDENTE ESTÁ TENIENDO MÁS ÉXITO, PERO QUE PUEDE PASARLE FACTURA.

 
REINO UNIDO: ESTOS LOCOS POLÍTICOS DEL BREXIT
Nº 132 de 11 / 2017

CONTRA PRONÓSTICO, LA ECONOMÍA CRECE Y LA CONFIANZA INVERSORA SE MANTIENE MIENTRAS TODOS HABLAN DE LO NEGATIVO DEL BREXIT, AL QUE THERESA MAY YA HA PUESTO UNA FECHA, EL 29 DE MARZO DE 2019.

 
ALEMANIA: NO SERÁ POR DINERO
Nº 132 de 1 / 2017

EN UNA ECONOMÍA BOYANTE, EL NUEVO GOBIERNO DE COALICIÓN TENDRÁ DINERO PARA GASTAR (28.000 M. DE SUPERÁVIT FISCAL EN 2017) PERO LOS 4 PARTIDOS NO TERMINAN DE ACORDAR EN QUÉ; NI EN CÓMO VEN EL FUTURO DE SU PAÍS EN EUROPA.

 
BRUSELAS: APUNTALAR LA INTEGRACIÓN
Nº 132 de 1 / 2017

EN OCHO MESES LA UE TIENE QUE COMPLETAR SU UNIÓN BANCARIA CON UNA GARATÍA DE DEPÓSITOS Y UN FONDO COMÚN PARA RESOLVER ENTIDADES, PASAR DEL MEDE A UN FONDO MONETARIO EUROPEO... AHORA SOLO FALTA UN CONSENSO.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715