Número 130 - Septiembre de 2017
 
REPORTAJES
 

“El Code du Travail galo es hoy una amalgama de 3.324 páginas. La reforma Macron flexibiliza el despido y la contratación”

 
     
UNIÓN EUROPEA: MACRON ABRE EL MELÓN EN FRANCIA  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

EL NUEVO PRESIDENTE GALO HA PRESENTADO SU REFORMA DE LA LEY LABORAL PARA TRIUNFAR DONDE TANTOS DE SUS PREDECESORES HAN FALLADO. SE ENFRENTA A UNA TAREA TITÁNICA, Y YA ES EL MANDATARIO CON MENOR RESPALDO DESDE 1995.

   
   

TEXTO: ALEXANDRE MATO (BRUSELAS)

El decálogo del buen gobernante recomienda aplicar las medidas impopulares al comienzo de su mandato para remontar el rechazo social y político y, en la segunda parte de su gobierno, poner en marcha medidas más populares. Las reformas laborales, los recortes de gasto público, las congelaciones de salarios a funcionarios o los despidos masivos se aplican primero; si las condiciones económicas lo permiten, a continuación se sucederían las bajadas de impuestos, los programas de inversión o la ampliación de prestaciones sociales, que conllevan más gasto.

El presidente francés, Emmanuel Macron está siguiendo al pie de la letra la primera parte de este decálogo. Comenzó anunciando en Versalles antes del verano un recorte el número de legisladores, tanto en la Asamblea Nacional como en el Senado, para hacer más proporcionales las Cámaras y favorecer la representación de los partidos pequeños. Le siguió su primer ministro, Édouard Philippe, ajustando las promesas fiscales de campaña a la realidad presupuestaria del país con una rebaja del impuesto para las empresas durante los próximos cinco años pero complementándola con subidas impositivas indirectas. Una de cal y otra de arena.

Abrir el melón

Ahora, Macron se enfrenta a la madre de todas las batallas: la reforma laboral. “Una revolución copernicana” según sus palabras, inmensa porque el Code du Travail galo es una amalgama de 3.324 páginas que incluye 170 sobre las normas de contratación y despidos en la administración pública, 420 de regulación sanitaria y de seguridad u 85 sobre las negociaciones colectivas. Los expertos destacan la tarea titánica a la que se enfrenta el calificado como nuevo Júpiter de Francia, una roca en la que antes encallaron Jaques Chirac o Francois Hollande. El investigador Jonas Parello-Plesner escribía recientemente para el think tank Carnegie Europe que “Macron ya está afrontando la gran bestia en el país” y lo hace “bien equipado para resistir y prevalecer” ante las grandes protestas en las calles que le esperan.

La reforma laboral de Macron debe solucionar las rigideces del mercado laboral que la Comisión Europea lleva años denunciando, simplificar un código laboral que “para muchos es la causa del reiteradamente elevado desempleo de Francia y una gran fuente de las preocupaciones económicas del país”, según Richard Maher, del European University Institute. “Para finales de octubre presumiblemente se sabrá si el Presidente Emmanuel Macron ha sido capaz de triunfar donde tantos de sus predecesores han fallado”, reflexiona Maher. Su credibilidad en Bruselas depende de ello aunque a cambio su popularidad ya esté por los suelos, con una caída de 14 puntos solo en el mes de agosto y las últimas encuestas mostrando que tras cuatro meses en el Palacio del Elíseo es el mandatario con menor respaldo desde 1995.

Tiempo tiene para remontar el vuelo y también un ejemplo cercano en el que comprobar cómo las reformas impopulares pueden maquillarse al final del mandato si las grandes cifras macro acompañan y se lanzan bajadas de impuestos atractivas ante la opinión pública. En España, Mariano Rajoy aprobó su reforma laboral apenas tres meses después de ser investido Presidente y desde su equipo económico explican “la velocidad de crucero de la economía” gracias a las nuevas facilidades para la contratación, hasta el punto de hablar de primavera del empleo.

El espejo español no solo aparece en las formas, también en el fondo de la revolución laboral francesa. El jacobinismo centralista deja paso a la luz de Copérnico bajo la premisa de una nueva filosofía: los acuerdos entre la dirección y el empleado dentro de las empresas serán el paradigma que rija las relaciones laborales en detrimento de un Estado arquitecto y juez desde hace un siglo. Se espera que los ayuden a que los empresarios establezcan las reglas de contratación y despido, suplantando a los actuales desincentivos del Code du Travail para la ampliación de las plantillas mientras limitan la capacidad de los sindicatos para imponer líneas rojas sectoriales. Ha llegado el tiempo de que los acuerdos individuales se puedan negociar en las empresas e industrias francesas, como ya ocurre en Alemania o Suecia.

Tras un verano de negociaciones con los sindicatos y la patronal y con la base de un documento de 2015 elaborado por el jurista Jacques Barthélémy, quien reconoció recientemente la “necesidad más urgente de Francia de reformar su mercado de trabajo” en una tribuna en el diario Le Monde, las líneas básicas anunciadas por Macron y el primer ministro Philippe son las siguientes:

Habrá un nuevo esquema de negociación colectiva en el cual empresario y trabajadores serán libres para negociar sus acuerdos solo para su empresa y sin relación con las amplias conversaciones sectoriales. Similar a la modificación del artículo 84 del Estatuto de los Trabajadores que aplicó la reforma laboral española de 2012 para que las condiciones establecidas para una empresa tuviesen prioridad frente a las del convenio sectorial. Alemania y Suecia aplican también sistemas parecidos. La CGT, el todopoderoso sindicato galo, puede estar ante la primera amenaza seria en décadas a su fortaleza.

Las relaciones laborales cambiarán totalmente en Francia gracias a estas negociaciones directas, sin sindicato por medio. Ocurrirá directamente en las compañías con menos de 20 asalariados, lo que agilizará las relaciones laborales en las Pymes. Esta opción también se contemplará para las Pymes de hasta 50 trabajadores. Los empresarios galos veían despectivamente ese número de trabajadores como un ‘techo social’ que no alcanzar para evitar, así, mayores costes fiscales o laborales, aunque su actividad e ingresos pidiesen superar ese cuello de botella.

Seguirá la dualidad

Habrá más flexibilidades contractuales para las filiales de las grandes corporaciones, que podrán utilizar indistintamente contratos fijos y temporales según el sector. Esta libertad también aparece con las nuevas condiciones para los contratos temporales, los CDD, de 18 meses. Una empresa solo podía renovarlos un máximo de dos veces para un mismo trabajador, lo que provocaba abusos en las compañías, que de manera rutinaria re-contrataban al empleado tras un breve parón. Con la nueva reforma laboral, cada sector podrá decidir la duración de los contratos temporales y también el máximo de veces que puedan ejecutarse.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
CHINA ELUDE LA GUERRA COMERCIAL CON EEUU
Nº 137 de 4 / 2018

SI REALMENTE PEKÍN HUBIERA QUERIDO UNA BATALLA TOTAL, HABRÍA SUBIDO SUS ARANCELES A LA SOJA ESTADOUNIDENSE (CHINA REPRESENTA EL 60% DEL MERCADO). AUNQUE LAS FRICCIONES ENTRE AMBOS PAÍSES SON INCONTESTABLES.

 
ESTADOS UNIDOS: TOYS “R” US COMO SÍNTOMA
Nº 137 de 4 / 2018

LA MÍTICA CADENA DE JUGUETERÍAS ECHA EL CIERRE, PONIENDO DE MANIFIESTO NO SOLO EL PODER DE AMAZON FRENTE AL RETAIL ESTADOUNIDENSE, SINO TAMBIÉN EL FIN DEL HISTÓRICO ‘MALL’ Y EL IMPACTO DE LA NORMALIZACIÓN MONETARIA.

 
REINO UNIDO: LA CITY A TODA MÁQUINA
Nº 137 de 4 / 2018

EL MERCADO DE EUROBONOS NO DA SÍNTOMAS DE DEBILIDAD, Y EN EL PRIMER TRIMESTRE LAS EMISIONES DE BONOS DE ALTO RENDIMIENTO, POR 20.500 MILLONES DE EUROS, ROZARON LAS DEL 1T DEL AÑO PASADO, QUE FUE RÉCORD.

 
ALEMANIA NO ES INDEPENDENTISTA
Nº 137 de 4 / 2018

NI EL GOBIERNO NI LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN HAN COMPRADO EL RELATO DEL SECESIONISMO CATALÁN. BERLÍN TIENE ENTRE MANOS, PRECISAMENTE, LA ESTRATEGIA CONTRARIA: AVANZAR EN LA INTEGRACIÓN EUROPEA.

 
UNIÓN EUROPEA: LOS AGUJEROS DE LA VIGILANCIA BANCARIA
Nº 137 de 4 / 2018

“NO SOMOS CAPACES DE CONFIRMAR LA EFICIENCIA OPERACIONAL DEL BCE EN LA GESTIÓN DE LA CRISIS”, SEÑALA EL INFORME DE LA CORTE EUROPEA DE AUDITORES. FRANKFORT SE RESISTE A QUE SU DIVISIÓN DE SUPERVISIÓN BANCARIA SEA AUDITADA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715