Número 129 - Julio de 2017
 
REPORTAJES
 

Empresas con beneficios históricos no invierten, dan dividendos y recompran acciones; porque aún persiste la incertidumbre

 
     
ALEMANIA: EL MILAGRO ECONÓMICO NO BASTA  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

EL EUROBONO NO CONVENCE A BERLÍN. LA APUESTA MAYORITARIA AQUÍ SON LOS “BONOS EUROPEOS DE SEGURIDAD”: UNA AGENCIA EUROPEA DE DEUDA COMPRARÍA DEUDAS SOBERANAS, HASTA UN LÍMITE, Y PARA ELLO EMITIRÍA DOS TIPOS DE INSTRUMENTOS.

   
   

“A veces no es suficiente con crecer”, dijo Ben Bernanke, quien fuera jefe del banco central estadounidense en la conferencia del BCE en Sintra el mes pasado. En la misma línea, Mario Draghi, presidente del BCE: “Hay demasiada gente que sale perdiendo.” ¿Qué puede hacer Draghi? ¿Qué pueden hacer los bancos centrales contra la desigualdad?

Mientras, Alemania registra un milagro económico. La economía crece (1,7% este año; 2%, el próximo), el paro ha caído del 12% en 2005 al 5,6% hoy, las exportaciones registran un superávit récord de 253.000 millones de euros. El motor de este boom son el consumo privado y el del Estado, que por ejemplo se gasta mucho dinero en la atención a los refugiados. Pero a pesar de que las empresas registran beneficios como nunca, apenas invierten en nuevas máquinas, ordenadores y equipamientos. Y no porque no dispongan de capital. “Las empresas nadan en dinero, registran elevados beneficios y, además, tienen acceso a créditos baratos”, comenta Fabian Lindner, experto del Instituto de Investigación Económica IMK de Düsseldorf.

La razón es la inseguridad política internacional: Trump, Brexit, crisis de refugiados, incertidumbre económica en la eurozona, la oposición a la reforma laboral de Macron el próximo otoño en las calles francesas, etc. Así que con el dinero los empresarios alemanes pagan dividendos, compran sus propias acciones o financian fusiones y adquisiciones para fortalecer su posición en el mundo. O invierten en mercados financieros extranjeros porque no encuentran proyectos rentables en su país. En 2016 salió un capital por 266.000 millones de euros. Las empresas alemanas no invierten sus beneficios en Alemania. Eso detrae crecimiento. Es decir, Alemania todavía podría ir mejor.

Los olvidados

La globalización ha generado una riqueza inmensa. Pero hay mucha gente que no puede comprarse una casa o un coche, reconoce Draghi. “La economía en Europa y en EE UU crece, pero mucha gente se siente perdida y olvidada”, señala Markus Zydra, quien siguió el encuentro en junio en Sintra para el Süddeutsche Zeitung. “Un fenómeno que saca a los economistas de sus casillas”. Un fenómeno que ha llevado a Trump al poder. “Independientemente de lo que se piense sobre él, hay que reconocer que en su candidatura asumió la gran frustración de los americanos olvidados”. Para Bernanke la sociedad estadounidense, profundamente dividida, no garantiza apenas posibilidades de ascender. Tampoco Alemania. Ni Francia. “Macron trata de vender la historia de que con él los jóvenes y excluidos tendrán más oportunidades; pero eso no le bastará para obtener apoyo político, sobre todo porque la posibilidad de ascender socialmente en Francia es muy limitada”, afirma el investigador francés Bruno Amable, catedrático de Economía de la Universidad de Ginebra. El autor de ‘L’illusion du bloc bourgeois’, que investiga sobre las reformas neoliberales en Europa, opina que a los franceses solo les queda la protesta en la calle. Aunque Amable no cree que sirva para frenar las medidas ‘Flexicurity’ de Macron para crear empleo. Mientras Bruno Amable se resigna, Alemania aplaude. Para Berlín, no hay alternativa: Francia debe hacer algo para crecer y ese algo pasa por reformar el derecho laboral.

Al reto de la desigualdad se sumará la disyuntiva que generarán la automatización y la digitalización. “En la industria observamos cómo el aumento de productividad lleva a menos puestos de trabajo”, asegura David Autor, profesor del Massachusetts Institute of Technology. Por otro lado, se crea empleo altamente cualificado. Así que probablemente no habrá otro camino que invertir en mejor formación porque, como dice el mismo Draghi, “la principal razón de la desigualdad es el paro”.

En cuanto a la desigualdad entre países, los investigadores de la consultora alemana Prognos AG opinan que precisamente la fortaleza económica germana es un motor para el resto. La demanda de Alemania genera en Europa 4,8 millones de puestos de trabajo, calculan. Solo la demanda de la industria germana de productos de consumo intermedio y de bienes de equipo da 3,4 millones de empleos fuera de Alemania. El resto se debe al consumo privado. Para casi todos los países de la Unión, Alemania es el primer o el segundo cliente al que exportan.

Una política monetaria común requiere mayor integración política y solidaridad para solucionar los problemas actuales. El euro no ha permitido igualar los niveles de vida. “Las reglas de Maastricht han fracasado porque los países miembros no han orientado sus políticas económicas y presupuestarias a los requisitos de la UE, sino que han dado prioridad a los cálculos nacionales”, dice Catherine Hoffmann, del Süddeutsche Zeitung. Se crece poco y el BCE apenas tiene margen para actuar.

En Alemania se debate ahora la propuesta del presidente francés, Emmanuel Macron, de contar con un ministro europeo de Finanzas, legitimado democráticamente, y con presupuesto para invertir. También existe cierta unanimidad en la necesidad de una unión bancaria, lo que significaría que los institutos de crédito europeos estarían regulados y controlados, y que se dispondría de un organismo central con suficiente dinero para intervenir en la liquidación de bancos. Falta un seguro de depósitos europeo, que evitaría que en caso de crisis los ahorradores sacaran su dinero. Y Catherine Hoffmann apunta también la necesidad de dificultar a los bancos que dispongan de deuda soberana, con la idea de evitar que en caso de crisis de deuda salpique a las entidades y se produzca una crisis bancaria europea.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SOBRA DEUDA?
Nº 138 de 5 / 2018

EL TESORO EMITIRÁ ESTE AÑO $600.000 MNS. MÁS QUE AL AÑO PASADO MIENTRAS LA FED SIGUE REDUCIENDO SU BALANCE (A FIN DE AÑO TENDRÁ $334.000 MNS. MENOS QUE EN JUNIO 2017) ASÍ QUE EL BONO10 AÑOS TOCA YA EL 3%.

 
REINO UNIDO: LA CITY QUIERE MÁS RIESGO
Nº 138 de 5 / 2018

LOS PRÉSTAMOS APALANCADOS PODRÍAN RENDIR UN 4,7% ESTE AÑO, 50 PUNTOS POR ENCIMA DEL MERCADO DE BONOS HY, SEGÚN LOS CÁLCULOS QUE SE HACEN EN LA CITY. LO QUE NO SIGNIFICA QUE FALTEN PROBLEMAS, COMO EL DE LEBARA.

 
ALEMANIA: EL MINISTRO ROJO SCHOLZ Y EL DINERO
Nº 138 de 5 / 2018

NUEVA COALICIÓN DE GOBIERNO, MISMA LÍNEA ARGUMENTAL: RIGOR PRESUPUESTARIO, QUE OTROS LLAMAN AUSTERIDAD. NO ESTÁ CLARO QUÉ PAPEL ASUMIRÁ ALEMANIA EN LAS FUTURAS FINANZAS EUROPEAS, PERO TODO APUNTA A QUE NO ASUMIRÁ RIESGOS.

 
UNIÓN EUROPEA: LOS PRESUPUESTOS DE LA DISCORDIA
Nº 138 de 5 / 2018

LAS CUENTAS PARA 2021-2027, YA SIN REINO UNIDO, PROVOCAN EL RECHAZO DE CONTRIBUYENTES NETOS COMO HOLANDA, QUE SE NIEGA A PAGAR MÁS. OTROS COMO HUNGRÍA AMENAZAN CON BLOQUEAR LA PARTIDA PARA GESTIÓN MIGRATORIA.

 
ESPAÑA: ¿MÁS VALE MALO CONOCIDO QUE MALO POR CONOCER?
Nº 138 de 5 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). RAJOY HA PRIMADO LA POLÍTICA Y LOS EQUILIBRIOS SOCIALES FRENTE A LA ORTODOXIA ECONÓMICA, UNA DECISIÓN NO EXENTA DE RIESGOS. BRUSELAS VE MARGEN PARA SUBIR IMPUESTOS PERO ESO SERÍA IMPOPULAR Y CONTRADICTORIO CON EL PACTO CON C’S.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715