Número 135 - Febrero de 2018
 
REPORTAJES
 
El desconcierto que transmite un presidente de EEUU aficionado a Twitter    
     
TRUMP Y LOS NUEVOS MODOS EN POLÍTICA EXTERIOR  
       
 
     
     
     

CANCILLERÍAS DE TODO EL MUNDO SE PREGUNTAN POR LA SIGNIFICACIÓN POLÍTICA QUE MERECEN LAS TANDAS DE TWEETS PRESIDENCIALES. LAS VÍAS DE DIÁLOGO ENTRE PAÍSES -ALIADOS O ENFRENTADOS- NO DISCURREN PRECISAMENTE POR ESE CONDUCTO. EL CONFUSIONISMO DE TERCEROS ES INEVITABLE, PERO SEGÚN PARECE, NO ES MENOR DENTRO DE LA PROPIA ADMINISTRACIÓN. AUNQUE TRUMP DISPONE DE ASESORES QUE SIN DUDA ALCANZAN A VER OTRAS CONSECUENCIAS DE UNA REACCIÓN VISCERAL.

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: LUIS MARTÍ

Cualquier gobierno tiene que hacer frente a crisis complejas de dimensiones nacionales o internacionales que reclaman la aportación simultánea de conocimientos por parte de los mejores especialistas. Podemos pensar en el presidente de un gran país, digamos, Estados Unidos, cuando tiene que enfrentarse a accidentes nucleares -Fukushima, 2011-, o a difíciles planteamientos internacionales -acuerdos con Irán, 2015, ambición nuclear de Corea del Norte-, a devastaciones naturales -Katrina, Puerto Rico 2017-, a brotes epidémicos -ébola, 2014-, ataques cibernéticos o interpretaciones discordantes sobre el cambio climático.

La gestión de una crisis sigue pautas convencionales. El responsable ministerial correspondiente y sus asesores proporcionarán -con inevitables sesgos- una visión del problema, junto con valoraciones de costes sobrevenidos y futuros. Otros expertos contribuirán con informes preparados desde otros ángulos. El objetivo es consensuar, en lo posible, un plan de acción. La naturaleza de muchos problemas exigirá la presencia activa de un asesor científico que aporte su conocimiento del “estado actual de la cuestión” y las consecuencias prácticas que los gestores deben incorporar a su plan de acción. La administración de EEUU fue consciente de la imperiosa necesidad de este asesor, y desde 1976 dispone de una oficina encargada de la política científica y tecnológica (OSTP), por la que han pasado personalidades científicas relevantes. En estos momentos, 15 meses desde la última elección presidencial, altos cargos de la OSTP -dirección, subdirección, directores asociados- están vacantes (NYT, 6-7 enero).

El problema que pesa sobre cualquier director de la OSTP es el de confrontar arraigadas opiniones económicas o militares con la realidad científica, y forzar a secretarios del gabinete o a sus principales asesores a moverse de posiciones preconcebidas. Tarea nada fácil. Mucho menos hoy, frente a un presidente acostumbrado a decidir sobre temas complejos desde una absoluta ignorancia, y cuya idiosincrasia no le predispone precisamente a transigir.

Política en 280 caracteres

El comienzo de 2018 encontró al presidente de EEUU sumido en medio de profundas reflexiones sobre cuestiones -domésticas y exteriores- cuyo resultado fueron mensajes electrónicos para informar o alertar a diversos políticos o colectivos del resto del mundo. En total, 17 tweets solamente el primer día laborable del año.

Sobre Corea del Norte. Fue noticia que el secretario Tillerson se permitiera la afirmación -que todos recibimos con alivio- de que conversaciones con Corea del Norte podrían arrancar sin precondiciones. Un tweet del presidente nos devolvió a la realidad: “I told Rex Tillerson, our wonderful Secretary of State, that he is wasting his time trying to negotiate with Little Rocket Man…” Esta nota de sarcasmo y censura a una respetable personalidad política de su gobierno, y las opiniones incendiarias cruzadas con Kim Jong Un, no han impedido al presidente de Corea del Sur seguir tanteando un contacto, con el resultado de que en su discurso de año nuevo, el presidente norcoreano se manifestó “abierto al diálogo” sobre relajación de tensiones militares y la participación de sus atletas en los Juegos Olímpicos de invierno. La reacción de la Casa Blanca fue tibia, pero a las pocas horas el presidente lanzó el ya famoso tweet - ¿amenazador, o simplemente frívolo?- agigantando el tamaño y potencia de su botón nuclear. Trump Opinion Polls reveló a las pocas horas que un 88% de los consultados calificaban como “infantil y peligrosa” la declaración del presidente, y que un 81% desaprobaba la gestión presidencial de la crisis coreana. Las conversaciones intercoreanas, afortunadamente, siguieron su curso y todos los olímpicos coreanos desfilarán bajo una bandera blanca con el mapa de la península en azul. ¿Y la crisis atómica? Reaparecerá, sin duda, pero el mundo -y los ciudadanos de las Coreas- necesitábamos de momento este respiro.

Sobre Irán. Este país, combinación difícil de República con teocracia, vive desde finales de 2017 una sucesión de desórdenes civiles reprimidos con pocas contemplaciones por los guardias revolucionarios. Quienes hemos conocido la crisis de las cajas de ahorro, difícilmente podemos asombrarnos: instituciones financieras opacas, gestionadas o manipuladas desde instancias públicas, han atraído fondos de ciudadanos corrientes -y los han perdido (NYT, 22 enero). Esto explica el clamor popular y la dispersión geográfica de los desórdenes. Trump interpretó las protestas como revuelta política contra la autoridades y de ahí que se volcase en fervientes expresiones de agresiva crítica. “Time for Change in Iran: US is watching!” Con superficialidad ya característica, Trump asoció estos acontecimientos a supuestas derivadas de los acuerdos internacionales de 2015. Al escribir estas líneas, el presidente parece resignado a aceptar otra prórroga -prevista en los acuerdos-, no sin exigir al Congreso y a los aliados europeos que introduzcan en el acuerdo los “cambios” necesarios. Otro margen de respiro, pero ninguno de los firmantes ve viable introducir “cambios”, y todos saben – con excepción aparente del presidente- que la retirada de EEUU rompería el frente y solo proporcionaría una excelente baza política a la línea oficial más dura de la administración iraní.

Sobre Oriente próximo. La declaración de Donald Trump reconociendo la capitalidad exclusiva de Jerusalén se produjo a través de mecanismos convencionales: una estudiada declaración diplomática. El presidente subrayó que la declaración respondía a los intereses de EEUU y promovería la búsqueda de paz en la región. Para Trump, se trataba de “adaptarse a la realidad sobre el terreno”, y de confiar en que los palestinos reanudasen conversaciones de paz. La desafiante reacción palestina y el rechazo de la Asamblea General de Naciones Unidas demostraron la incapacidad del resto del mundo para captar la lógica de esa “adaptación a la realidad¨, por lo que el presidente, vía Twitter, recordó que EEUU ha dedicado cientos de millones en programas de ayuda a Palestina “sin recibir ningún reconocimiento”: y preguntándose si merece la pena darles continuidad (2 de enero).

Lo que Trump pone en juego

Las Naciones Unidas crearon una agencia especializada (UNRWA, 1949) para atender el problema humanitario creado por el desplazamiento de 700.000 refugiados palestinos. Esta agencia opera gracias a países donantes: EEUU ha sido siempre el más importante (unos $370 m en 2017; ahora se habla de recortar a la mitad un paquete de $125 m). La gestión de UNRWA no tiene condicionantes políticos, pero sí consecuencias políticas. Para Israel, mantener indefinidamente la noción de “refugiados” equivale a mantener el “derecho al retorno” entre los más de cinco millones de palestinos en Gaza, territorios jordanos y Líbano; al mismo tiempo, la ayuda permite mantener un mínimo de empleos, servicios básicos y estabilidad social. Si EEUU retira su apoyo, analistas israelíes e internacionales temen la repetición de la violencia que ya caracterizó sangrientas intifadas en el pasado.

El presidente de EEUU no solo impone, unilateralmente, el criterio de un país, despreciando derechos y aspiraciones -igualmente legítimas- de terceros, sino que además penaliza económicamente a una población desplazada que no tiene país ni por tanto base nacional alguna. Es una doble medida de fuerza. Por si fuera poco, la tortuosa comunicación del departamento de Estado señaló que el coste de la ayuda “no pretende castigar a nadie”, y por eso, se había decidido que “the number didn't end up being zero” (o sea que la ayuda no se eliminaba del todo). La amenaza implícita para los palestinos era bien clara: “La ayuda pudo haberse eliminado totalmente”. El proceso de fuerza puede continuar con solo eliminar el resto.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
INCÓMODAS COINCIDENCIAS
Nº 143 de 11 / 2018

"LAS PREVISIONES DE RODRIK SOBRE LOS EFECTOS DE LA GLOBALIZACIÓN EN UN PAÍS AVANZADO –SOBRE TODO EN EL EMPLEO– PARECEN HABERSE CUMPLIDO; ESE HA SIDO EL CALDO DE CULTIVO PARA EL SURGIMIENTO DE TRUMP Y EL VIRAJE EN LA POLÍTICA COMERCIAL DE LA PRIMERA POTENCIA MUNDIAL".

 
Y MÁS DEUDA, PARA SUBIR LA PENSIÓN
Nº 143 de 11 / 2018

SUPRIMIR LA REFORMA DE 2013, ROMPER CON LAS BASES DE SOSTENIBILIDAD E IR A UNA REVALORIZACIÓN CON EL IPC, SOLO PUEDE AGRAVAR EL PROBLEMA DE UN ESTADO QUE YA TIENDE AL DÉFICIT Y A LA DEUDA.

 
BOLSA EUROPEA VS. AMERICANA
Nº 143 de 11 / 2018

"EL MAL COMPORTAMIENTO DE LOS BANCOS EUROPEOS (QUE SUFRIERON LA CRISIS FINANCIERA COMO LOS AMERICANOS PERO QUE, A DIFERENCIA DE AQUELLOS, NO SE HAN RECUPERADO TODAVÍA), Y EL BAJO PESO DEL SECTOR TECNOLÓGICO EN EL EURO STOXX –FRENTE A LA IMPORTANCIA DEL MISMO EN EL S&P500– EXPLICAN EL COMPORTAMIENTO DIFERENCIAL DE AMBAS BOLSAS DESDE 2011, CUANDO SE PUSO EN DUDA LA SUBSISTENCIA DEL EURO. PERO EL EURO ESTÁ PARA QUEDARSE, LOS TIPOS SUBIRÁN, LOS BANCOS GANARÁN DINERO Y FINALMENTE, SUBIRÁN EN BOLSA COMO LO HAN HECHO LOS AMERICANOS CUANDO LOS TIPOS HAN SUBIDO".

 
ESPAÑA: PREPARAR EL FUTURO
Nº 142 de 10 / 2018

ESPAÑA NO CRECIÓ AL 3 Y AL 2,7% APUNTADOS EN LOS DOS PRIMEROS TRIMESTRES DEL AÑO, LO HIZO AL 2,8 Y AL 2,5%; Y CAMBIAN DE SIGNO, A LA BAJA, LAS REVISIONES SOBRE EL CRECIMIENTO ESPERADO PARA ÉSTE Y EL PRÓXIMO AÑO, ASÍ QUE SE IMPONE APROVECHAR EL CRECIMIENTO PARA HACER LAS REFORMAS Y LOS AJUSTES FISCALES PENDIENTES.

 
RÉCORD HISTÓRICO DE FUSIONES
Nº 142 de 10 / 2018

EN EL PRIMER SEMESTRE SE ANUNCIARON 16.000 OPERACIONES DE M&A POR $2,72 TRILLONES, Y DE MOMENTO SE MANTIENE EL RITMO, QUE SEGÚN LOS ANALISTAS, SÍ, ACABARÁ POR EXTENDERSE A LA BOLSA ESPAÑOLA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715