Número 133 - Diciembre de 2017
 
REPORTAJES
 
“En 2008 EEUU tuvo que intervenir en la banca, regular y de inversión, en los fondos monetarios y en los seguros de crédito"    
     
OVERBANKING? ¿DEMASIADA BANCA O DEMASIADOS BANCOS?  
       
 
     
     
     

PARECE HABER UN CONSENSO: EUROPA ESTÁ DEMASIADO BANCARIZADA. HAY QUE DEJAR QUE CAIGAN LOS BANCOS ZOMBIES Y REFORZAR EL PROCESO CON FUSIONES, A PODER SER TRANSFRONTERIZAS. PERO EL MODELO DE EEUU ES MÁS EXCEPCIÓN QUE NORMA Y HAY PAÍSES, COMO ESPAÑA, DONDE LA CONCENTRACIÓN PUEDE EMPEZAR A SER EXCESIVA.

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: RAIMUNDO POVEDA

A fines de septiembre pasado, Danièle Nouy, presidenta del Consejo Supervisor del Banco Central Europeo, dio una conferencia en Madrid sobre política bancaria que refleja la opinión de mucha gente de la Unión Europea.

Su argumentación puede resumirse así: Europa está excesivamente bancarizada. Ello crea debilidades en el sistema (bancos débiles). La desbancarización postcrisis en curso, resultante de fuerzas económicas naturales, no basta. Hay que dejar que caigan los bancos que tengan que caer, mediante el mecanismo de resolución de la Unión Bancaria, y además hay que reforzar el proceso con fusiones de bancos sanos. Sería deseable que esas fusiones fuesen trasfronterizas. Esa argumentación plantea muchas preguntas que no tienen respuestas claras.

El primer problema es su punto de partida. Existen dos posibles versiones de 'overbanking': una proporción muy alta de la intermediación bancaria en los flujos financieros, que llamaremos exceso de banca, o un número muy elevado de entidades o grupos de entidades bancarias, que llamaremos exceso de bancos. Uno y otro excesos pedirían recetas diferentes; pero los críticos del 'overbanking' saltan entre ambos sin avisar. Además no existe una medida precisa que nos diga cuándo hay exceso, lo que hace necesario añadir signos de interrogación a cualquier diagnóstico de 'overbanking'. La Sra. Nouy no olvida ponerlos.

¿Demasiada banca?

Si estamos hablando de exceso de banca, el argumento principal que todos citan es el hecho de que en los EEUU la intermediación bancaria cuenta mucho menos que en Europa, y el mercado de valores mucho más, y como los EEUU son la primera economía del mundo, hay que copiarlos. Pero EEUU es más bien una excepción, justificada por razones idiosincrásicas e históricas. Su situación es un dato, no necesariamente el modelo a imitar. Otros países occidentales han alcanzado niveles comparables de desarrollo con estructuras económicas muy bancarizadas.

Para no pecar de papanatismo, se aportan otras razones. Se dice que la banca absorbe demasiado talento empresarial y humano, que sería más útil si se dedicase a fabricar cosas tangibles en vez de productos financieros. El fisiócrata que uno lleva dentro simpatiza con ese argumento, esgrimido también, por cierto, en los EEUU, pues es extensible a otros sectores del mundo de las finanzas muy en boga en aquel lado del Atlántico. Pero, simpatías aparte, la distribución de los recursos la dictan las necesidades reveladas a través del mercado, no nuestros prejuicios. A no ser que lo hagan los del planificador central que todo regulador bancario también lleva dentro…

Aunque en un aspecto el argumento sería aceptable. Algo de ese talento se dedica a gestionar las técnicas sofisticadas ahora imprescindibles por obra, entre otras cosas, de Basilea II. Y, en obligada correspondencia, a supervisar esa gestión, que puede estar haciendo un uso torticero de tales técnicas. Ahí podrían echar una mano los reguladores bancarios. Renunciar a los métodos avanzados de Basilea II liberaría algún talento dedicado a una tarea de origen artificial (regulatorio) y, me temo, esencialmente inútil. Los trabajos en curso para completar Basilea III dan algunos pasos por ese camino.

Hay sociedades en las que el ahorro muestra mayores preferencias por la relativa tranquilidad de los depósitos bancarios que por el riesgo de los instrumentos de mercado. Algunos reguladores parecen desear que no existiese ese “exceso” de depósitos, pero es lo que hay. Los sueños académicos de devolver el riesgo a los depósitos retirándoles el seguro de los Fondos de Garantía de Depósitos se han dado de bruces contra la realidad sociopolítica. La postura de los funcionarios europeos en este punto concreto es que se llegue a crear el FGD europeo. Lo que favorecería el atractivo de los depósitos incluso en países que pudieran tener dificultades para honrar las garantías de su FGD. Más 'overbanking', pues.

La otra cara del exceso de depósitos es un “exceso” de crédito bancario. Este exceso abre dos líneas de argumentación. La primera se fija en las consecuencias de esas diferencias de estructura financiera sobre el desarrollo económico. La evidencia disponible muestra que en las primeras etapas del desarrollo la bancarización es necesaria, pero no estamos hablando de eso. En las economías desarrolladas la influencia benéfica o perjudicial de más o menos crédito en la financiación de la economía es tema de discusión para económetras y académicos, sin conclusiones cerradas.

La otra línea de argumentación, en la que está la Sra. Nouy, alega que una economía más crediticia se comporta algo mejor durante el ciclo económico, pero tras una crisis sufre más, costándole recuperarse. Es más propensa a caer en situaciones de sobreendeudamiento, con sus secuelas de alta morosidad y unas necesidades de provisión agobiantes para las cuentas de resultados bancarias.

Pero los ciclos de optimismo y pesimismo se dan en todas partes y afectan a todos los mercados financieros. No es por casualidad que su mejor descripción la proporcionen autores del país pretendidamente sin 'overbanking'. Por supuesto, los problemas de expansión y caída que se plantean en los mercados de valores o los intermediarios no supervisados no afectan a los supervisores bancarios, salpicaduras aparte, ni a los FGD y demás mecanismos de resolución. Pero ello no hace más cómoda la gestión de la economía, que ha de estar atenta a los efectos difusos de las pérdidas de riqueza financiera, bursátil o de otro tipo. Recordemos que en 2008 los EEUU, además de sufrir crisis bancarias convencionales, en la banca regular y en una banca de negocios entonces poco regulada, tuvo que hacer intervenciones urgentes y carísimas en otras áreas de las finanzas (fondos monetarios, seguros de crédito).

En todo caso, las comparaciones del comportamiento cíclico de los países con diferentes grados de bancarización en los periodos recientes se complican por la presencia de otros factores; por ejemplo, por actuaciones diferentes de los bancos centrales, o por los problemas del riesgo soberano. Resumiendo, ¿exceso de banca? No lo sabemos, la verdad.

¿Exceso de bancos?

Pero la Sra. Nouy, a tenor de sus recomendaciones, insiste más en el exceso de bancos que en el exceso de banca. En Europa, dice, hay demasiados bancos, en especial bancos débiles cuyo comportamiento, una competencia desesperada en los mercados de créditos y depósitos, puede resultar gravemente desestabilizador para el sistema. Por no hablar de bancos con costes operativos muy altos y de bancos incapaces de hacer frente a los nuevos retos tecnológicos. También se menciona aquí la baja rentabilidad bancaria actual, aunque esto sea más discutible, pues buena parte de la culpa corresponde no a la estructura del mercado sino a la anómala situación de los tipos de interés (y otra a la utilización, como término de comparación, de un pretendido coste de capital convencional y arbitrario). Corolario: sobran bancos.

Antes de seguir convendría delimitar el terreno de juego en que se plantea el problema. La Sra. Nouy, como es previsible dado su empleo, se refiere a un espacio bancario europeo unificado. Y es cierto que hace un cuarto de siglo largo el pasaporte europeo creó formalmente un Mercado Común bancario, y ahora se están centralizando además el aparato supervisor y los mecanismos de resolución del área euro. Pero en muchos aspectos importantes, empezando por la actividad minorista, ese espacio común bancario se fragmenta siguiendo las fronteras nacionales. Cada país tiene sus propias estructuras bancarias nacionales, con diferencias y peculiaridades evidentes, y el grado de interpenetración entre países es más bien bajo en la mayoría de los casos. ¿Hay que hablar pues de 'overbanking' europeo, o tendría más sentido hablar de, digamos, 'overbanking' alemán? Si damos la debida importancia a los submercados nacionales, quizás la Sra. Nouy escogió el foro equivocado, porque en España el proceso de consolidación ha progresado mucho, tanto que ya hay voces que hablan de detrimento de la competencia.

La denuncia “demasiados bancos débiles” provoca una pregunta: si es así, ¿cómo se ha llegado a esa situación? Entidades con problemas luchando por sobrevivir las hay en cualquier sector económico. En otros funciona la vieja vía schumpeteriana. La banca, en cambio, está sometida a una regulación y una supervisión severas e intrusivas que deberían, primero, reducir la aparición de problemas y, segundo, identificar los que surjan en fase temprana, para rectificar rumbos y evitar naufragios. Unas políticas útiles, aunque de eficacia difícil de medir porque en ese juego la discreción es esencial: los nombres de los bancos salvados en la trastienda supervisora jamás se mencionarán.

Como ya no puede hablarse de debilidad en la regulación prudencial, la presencia de bancos zombies sugiere fallos en la otra pata del aparato prudencial, la supervisión. La practicada en Europa sería insuficiente y demasiado tolerante (o quizás mal orientada, pues según algunos profesionales del ramo la del Mecanismo Único de Supervisión no pone el énfasis debido en el examen pormenorizado de las carteras crediticias). Por tanto no se detectan a tiempo los deterioros, o no se actúa con decisión antes de que la situación estalle.

En los EEUU, donde también hay 'overbanking' en el sentido de “muchos bancos”, su Prompt Corrective Action es más expeditiva y menos tolerante que la Alerta Temprana europea. Y, por supuesto, su política supervisora está mucho más rodada que la del MUS.

En defensa del MUS puede alegarse que si los problemas se centran en los bancos pequeños o medianos, si es ahí donde está el exceso, su supervisión no es ejercida directamente por él, sino por las autoridades nacionales. Estaríamos pues ante una reconvención diplomática de los funcionarios comunitarios a ciertos países europeos de alta población bancaria cuyas autoridades insisten en ampararla con políticas supervisoras blandas.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
NAFTA: SALVAR EL ACUERDO, TRIPARTITO
Nº 141 de 9 / 2018

EL GRAN ESQUEMA OPERATIVO DE COOPERACIÓN AUTOMOTRIZ CON MÉXICO SE MANTIENE, SOBRE LA BASE DE QUE EL 75% DE CADA VEHÍCULO SE FABRIQUE REGIONALMENTE, Y EL 55% DE ESA PROPORCIÓN SE RESERVE A MÉXICO, CONDICIONADO A LA APLICACIÓN DE UN RÉGIMEN SALARIAL DE 16 DÓLARES POR HORA, UN SALARIO QUE SOLO TIENE HOY UN 0,5% DE LA POBLACIÓN MEXICANA (...) PROBABLEMENTE TRUMP ESPERA QUE ESTE ACUERDO CON MÉXICO VUELVA MÁS RECEPTIVOS A LOS NEGOCIADORES CANADIENSES, QUE HAN DEJADO CLARAS CUÁLES SON SUS LÍNEAS ROJAS.

 
RENDIMIENTOS: UNA CURVA (10 VS 2 AÑOS) CADA VEZ MÁS PLANA
Nº 141 de 9 / 2018

HOY NO VEMOS INDICIOS DE SOBRECALENTAMIENTO (SALVO QUE LA BOLSA SEA UNO) Y LA FED SIGUE SU PLAN, PERO LA POLÍTICA TAN PROCÍCLICA DE TRUMP DEJA POCO MARGEN DE REACCIÓN PARA EL PRÓXIMO SHOCK.

 
MERCADOS: EL EMERGENTE EPICENTRO DE UNA CRISIS
Nº 141 de 9 / 2018

LA EXCESIVA DEUDA EXTERNA EN DÓLARES ESTÁ DETRÁS DE LA CRISIS TURCA Y SU EXTENSIÓN A OTRAS ECONOMÍAS QUE SUFREN YA FUERTES DEPRECIACIONES DE SUS DIVISAS (RUSIA, BRASIL, INDIA, INDONESIA, SUDÁFRICA...). TODO APUNTA A QUE TURQUÍA SE SUMARÁ FINALMENTE A PAKISTÁN Y ANGOLA, EN LA SENDA SEGUIDA POR ARGENTINA Y EGIPTO.

 
LIBRE COMERCIO PARA QUE ÁFRICA ACELERE SU INTEGRACIÓN
Nº 140 de 7 / 2018

EN EL MARCO DE LA AGENDA 2063 DE LA UNIÓN AFRICANA, 44 DE LOS 55 ESTADOS HAN ACORDADO AVANZAR EN LA ELIMINACIÓN DE 84.000 KMS DE FRONTERAS INTERIORES, PARA DINAMIZAR EL EXIGUO COMERCIO INTERNO –SOLO EL 16% DE LAS TRANSACCIONES CONTINENTALES– Y ALUMBRAR UN GIGANTESCO MERCADO DE 1.200 MILLONES DE PERSONAS.

 
NACIONALISMO: LOS EMERGENTES PAGAN YA LA SUBIDA DEL DÓLAR
Nº 140 de 7 / 2018

LA DISPUTA COMERCIAL ESTÁ EMPEORANDO Y LOS MERCADOS TEMEN QUE ACABE POR AFECTAR AL CRECIMIENTO MUNDIAL, DADO EL TAMAÑO DE LOS PAÍSES INVOLUCRADOS: EEUU, CHINA, LA UE, MÉXICO, CANADÁ...

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715