Número 139 - Junio de 2018
 
REPORTAJES
 
   
     
ITALIA EN LA ENCRUCIJADA: ¿SALVAR EL EURO O SALIR DE ÉL?      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
GIACOMO BRACCI, ECONOMISTA INVESTIGADOR (UNIVERSIDAD DE TRENTO)
 

HAY QUIENES ABOGAN POR LIDERAR UN CAMBIO EN LA ARQUITECTURA INSTITUCIONAL DE LA EUROZONA. Y QUIENES PIDEN SALIR CONVENCIDOS DE QUE ESE CAMBIO ES IMPOSIBLE.

 
   

El resultado de las últimas elecciones italianas ha sido interpretado por muchos como el resultado de un profundo descontento popular. Los ciudadanos han expresado diferentes necesidades insatisfechas, desde mejores y más altos niveles de empleo hasta la defensa de las fronteras económicas y geográficas del país; sin embargo, la solicitud de más protección es un denominador común para las demandas del electorado italiano. La difícil relación entre Italia y el marco económico de la zona del euro ha desempeñado un papel importante en impulsar estas demandas. Las normas fiscales a las que están sujetos los países de la zona del euro, que no se limitan a la deuda nominal y el coeficiente de déficit de Maastricht con respecto al PIB, sino que también exigen que los estados miembros logren un presupuesto equilibrado en términos estructurales en un horizonte de tres años. Por lo tanto, los estados miembros no pueden seguir una política fiscal expansiva incluso cuando existan dos factores acomodaticios: una garantía indirecta del BCE sobre la deuda pública de los miembros de la eurozona desde la declaración de Draghi de 2012 -"lo que sea necesario" para salvar el euro-; y un QE que ha reducido drásticamente el costo de financiación de los estados miembros.

 

Como Matthew Klein escribió recientemente en el Financial Times, la posición fiscal de la zona euro no tiene sentido: la tasa global de desempleo permanece en un 8,7 por ciento, muy cerca de los niveles anteriores a la crisis, pero la distribución del desempleo es extremadamente sesgada. Por ejemplo, en la zona del euro, excluida Alemania, es del 11 por ciento, que es la misma tasa de desempleo actual en Italia. Además, como el Banco Central Europeo y la Comisión han reconocido en documentos recientes, las estimaciones oficiales de subutilización laboral subestiman la verdadera tasa de desempleo al descuidar a todos los trabajadores desalentados. De hecho, la tasa de desempleo italiana U-6 (la medida de desempleo más amplia posible según la metodología de la Oficina de Estadísticas Laborales) se sitúa en el 30% según el economista italiano Gennaro Zezza.

Por el lado de la productividad, Italia tampoco brilla: la laboral disminuyó un 1% entre 2015 y 2016, y se ha situado sistemáticamente por debajo de la media UE entre 1995 y 2016. Según el estudio de Tridico y Pariboni, la disminución comenzó a mediados de los 90 como resultado de un proceso de desindustrialización que desplazó una parte significativa de la población trabajadora de la manufactura a puestos de trabajo precarios y mal remunerados en sectores de servicios de bajo valor añadido como hoteles y alojamientos, industrias alimentaria, restaurantes... Además, la reducción del poder de negociación de los trabajadores y la implementación de reformas estructurales han sido pilares principales de la agenda económica italiana desde la difusión del Job Study de la OCDE de 1994, pero no ha dado los resultados esperados en términos de creación de empleo y no ha permitido una recuperación consistente del trabajo después de la recesión de doble caída que golpeó al país en 2008 y 2012. En este contexto, la fuerte disciplina impuesta por las reglas fiscales de la zona del euro y meticulosamente seguida por los gobiernos italianos no ha ayudado al país a luchar contra su largo declive. En 1991, los economistas italianos Francesco Giavazzi y Mauro Pagano argumentaron que el Sistema Monetario Europeo -un acuerdo de tipo de cambio fijo que precedió al euro- era una ventaja inequívoca para los estados miembros que permitía a los gobiernos estar sujetos a la disciplina de mercado, evitando así políticas fiscales excesivamente expansivas y topes de inflación restrictivos. La tesis de una "restricción extranjera" como una necesidad absoluta fue de hecho adoptada por las elites italianas. Veintiséis años después, en 2017, los economistas Marek Jarocinski y Bartosz Mackowiak, del BCE, han demostrado que la disciplina del mercado, a falta de un activo seguro de la zona del euro, empeoró la desaceleración provocada por la crisis de la deuda soberana impidiendo que los gobiernos adoptaran políticas fiscales contracíclicas.

Según indica Stefano Feltri en su reciente libro Populismo sovrano, a menudo se percibe en el debate político italiano como un enfrentamiento entre una colonia y una entidad dominante, pero Italia también forma parte de las propias instituciones comunitarias y la soberanía de sus ciudadanos debe expresarse en los resultados de la formulación de políticas a nivel europeo. Por lo tanto, el problema es diseñar un marco institucional apropiado que a la vez evite el riesgo moral de los países y permita una mayor expansión fiscal. Sin embargo, parece que no hay consenso político en el Consejo de la UE para crear un respaldo fiscal común capaz de absorber shocks asimétricos: mientras el bloque Central-Norte se opone a cualquier forma de compartir riesgos antes de definir un plan de acción de reducción de riesgos, los países del Sur consideran la creación de instrumentos de riesgo compartido como una prioridad para prevenir crisis futuras. Aun así, encontrar una salida al conflicto aparentemente irresoluble entre los dos bloques es obligatorio, ya que la moneda común está en juego. Como solución a corto, se le puede permitir al BCE garantizar permanentemente la deuda soberana de los miembros mientras los gobiernos de la UE acuerdan simplificar las reglas y definir una postura fiscal más expansiva para la eurozona en su conjunto. Los límites de déficit pueden estar vinculados a objetivos específicos, como el índice de precios al consumidor armonizado o a medidas de desempleo observables (abandonando así el marco actual de la NAWRU); alternativamente, la garantía del BCE podría vincularse a un programa de inversiones en infraestructura gestionado a nivel europeo, como lo sugiere el Consejo Fiscal Europeo.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
¿QUÉ ESPERAR DE LA GUERRA COMERCIAL ENTRE EE UU Y CHINA?
 
ALICIA GARCÍA HERRERO, ECONOMISTA JEFE PARA ASIA PACÍFICO DE NATIXIS E INVESTIGADORA EN BRUEGEL
Nº 143 de 11 / 2018

EEUU REVELÓ SUS PREFERENCIAS: CONTENER A CHINA COMO COMPETIDOR TECNOLÓGICO EN PRODUCTOS DE ALTA GAMA. VISTO LO CUAL, CHINA MODIFICÓ SU PROPIA LISTA DE REPRESALIAS.

 
LOS MÁRGENES DE LA POLÍTICA ECONÓMICA SE ESTRECHAN
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, , ECONOMISTA
Nº 143 de 11 / 2018

EN UN ESCENARIO DE DESACELERACIÓN RESULTARÁ OBLIGADO PREVER UNA CONTRIBUCIÓN MÁS ACTIVA DE LA POLÍTICA FISCAL. ESO EXIGE PONER ANTES LA CASA EN ORDEN, REDUCIR DEUDA.

 
UN REPASO A LA TEMPORADA DE JUNTAS 2018 EN EL IBEX-35
 
EDUARDO SANCHO, CONSULTOR DE GOBIERNO CORPORATIVO DE MORROW SODALI
Nº 142 de 10 / 2018

A TENOR DE LO VISTO EN LAS JUNTAS, PARECE HABER UN BUEN ALINEAMIENTO ENTRE ACCIONISTAS Y CONSEJOS: TODAS SUS PROPUESTAS –EL 99,6% DE LAS 553 VOTADAS– SE APROBARON.

 
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO
 
LUIS ITURBE, EX PRESIDENTE DEL INSTITUTO ESPAÑOL DE ANALISTAS FINANCIEROS
Nº 142 de 10 / 2018

ES UN IMPUESTO INJUSTO, TÉCNICAMENTE DEFICIENTE –Y ELUDIBLE POR ALGUNAS GRANDES FORTUNAS–, QUE LOS EXPERTOS RECOMENDARON SUSTITUIR POR UN IBI MÁS AJUSTADO A LAS VALORACIONES REALES.

 
CONSEJOS Y CONSULTORÍA PARA HACER MÁS RENTABLES LAS EMPRESAS
 
CARLOS ARTAL DE LARA, DIRECTOR GENERAL DE AYMING ESPAÑA
Nº 141 de 9 / 2018

Y EVITAR POR EJEMPLO QUE SE TRIBUTE INCORRECTAMENTE EL IAE (EL 80% DE LAS EMPRESAS) O QUE UNA MALA ACTUALIZACIÓN DEL VALOR CATASTRAL ELEVE HASTA MEDIA DOCENA DE IMPUESTOS.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715