Número 133 - Diciembre de 2017
 
REPORTAJES
 
   
     
“LA COMPETITIVIDAD DE LAS FINANZAS EUROPEAS NO SE DECIDE EN BRUSELAS”  
       
 
     
     
     
FRIEDRICH HEINEMANN, JEFE DE INVESTIGACIÓN DE FINANZAS PÚBLICAS DEL ZEW
 

“EL CENTRALISMO NI ES BUENO NI ES MALO. EN EUROPA TIENE SENTIDO DELEGAR DETERMINADOS ÁMBITOS COMO LA DEFENSA Y LA INMIGRACIÓN, AUNQUE ELLO IMPLIQUE INCREMENTAR EL PRESUPUESTO. PERO EL CENTRALISMO EUROPEO GENERA SUSPICACIAS CUANDO BRUSELAS Y LOS ESTADOS MÁS POBRES SE UNEN CONTRA LOS MÁS RICOS PARA EXIGIR EL REPARTO DE MAYORES RECURSOS. LA CONSECUENCIA: RECELOS EN LA ACEPTACIÓN DE EUROPA".

   
    Foto: Erich Dichiser  

TEXTO: LIDIA CONDE (FRÁNCFORT)

Usted ha escrito últimamente mucho en la prensa alemana a raíz de la situación en Cataluña. ¿Qué conclusiones extrae de la dimensión fiscal del conflicto catalán?

El hecho de que los ciudadanos de una región se distancien de su Estado responde a un amplio abanico de razones culturales, políticas y sociales. Pero el asunto fiscal es importantísimo. Es lo que observamos siempre que aparecen movimientos de secesión, desde Escocia a Cataluña. La batalla en las regiones italianas de Véneto y Lombardía es pragmática y financiera. Las cargas fiscales elevadas y prolongadas unilateralmente sobre una región son un riesgo para la federación o la unión existente.

¿Y la solidaridad?

La clave es que muchos ciudadanos perciben esa sobrecarga unilateral como la ruptura de un contrato, entendido este como un acuerdo de solidaridad mutua, no como una transferencia de sentido único.

Es decir, que demasiado centralismo en cuestiones financieras provoca divisiones. ¿Y qué pasa con las ambiciosas reformas en Europa? ¿Cuál sería el límite?

El centralismo ni es bueno ni es malo. En Europa tiene sentido delegar determinados ámbitos políticos a nivel europeo, aunque ello implique incrementar el presupuesto; es el caso de defensa y emigración. Pero el centralismo europeo genera suspicacias cuando Bruselas y los Estados más pobres se unen y coaligan contra los países más ricos para exigir mayores recursos. Y eso ha pasado en España, según muchos catalanes. Piensan que Madrid se habría unido a las regiones más pobres para beneficiarse fiscalmente de los recursos de Cataluña. Y respondiendo a su pregunta sobre el límite, esta barrera es desde luego inferior en Europa a la que se da en España respecto a Cataluña. Además el artículo 50 del Contrato de la UE garantiza la posibilidad de salida de la unión a todos los países miembro. Ningún tribunal ni ningún Gobierno pueden declarar ilegal la secesión de un país de la unión.

Desde su punto de vista, el fracaso en la descentralización habría impulsado el movimiento independentista. ¿Qué fuerzas centrífugas similares observa usted en Europa? ¿Explicaría en parte el giro hacia la derecha (éxito del partido xenófobo en Alemania y Austria)?

No, más decisiva ha sido la crisis migratoria. Hay que tener en cuenta que el presupuesto de la UE, que asciende a un 1% del PIB de la UE, es relativamente pequeño. Claro que los países más ricos pagan más, pero se trata de cargas perfectamente asumibles. Y en cualquier caso, los beneficios de participar en la UE son para países como Alemania mucho más elevados que los costes. Pero eso no significa que no debamos estar atentos y evitar que se tomen decisiones precipitadas, como nuevos presupuestos sin justificación, que refuercen esa tendencia hacia la centralización de gastos, lo que llevaría a mayores recelos y distanciamiento respecto a la UE.

Las transferencias del sur al norte de Alemania y del oeste al este (hacia la ex RDA) no han generado movimientos de secesión porque cuentan con el consenso de la población. Pero, ¿cómo podría sobrevivir Europa sin un sistema de transferencias?

Europa ha vivido muy bien durante decenios sin sistemas de transferencias. Lo decisivo para el auge económico es un mercado interior dinámico. Precisamente los países pobres se benefician muchísimo del intercambio económico. Eso lo vemos en los Estados del este de la UE: tras el desmoronamiento del comunismo han registrado un fuerte incremento de bienestar sobre todo por su integración en el mercado interior europeo.

Usted insiste en que la centralización europea de las deudas –eurobonos y mutualización- es un factor de riesgo.

La centralización de las deudas soberanas presenta dos riesgos: cambiarían los estímulos de los políticos y de sus votantes. Para qué los gobiernos de países como España, Italia o Irlanda van a imponer medidas impopulares como reformas y limitación de los gastos, que generan descontento social, cuando la financiación de déficits cada vez más elevados no supone ningún problema. Además esa mutualización daría alas a partidos y movimientos con programas populistas y fiscales sin solidez alguna. Y hay otro riesgo: con los eurobonos se perdería el apoyo a Europa de la población de países fiscalmente saneados. Pregunte en Holanda, Finlandia o Alemania si están dispuestos a avalar la política económica de Italia o Grecia. La solidaridad financiera solo es viable cuando cuenta con el respaldo de una amplia mayoría.

Hay otra cara de la moneda, ¿no? La fuerte dependencia del exterior de la economía alemana. Además, aunque pague más de lo que recibe, el valor de la UE no se puede medir solo en esos términos. ¿Cuáles son los límites de la solidaridad entre países fuertes y menos fuertes?

Sí, completamente de acuerdo. Es importante no olvidar que el valor de formar parte de la UE no se puede medir por la contribución neta al presupuesto europeo. Muchos de los ámbitos políticos de los que se derivan enormes ventajas para toda la población de la UE (mercado único, libertad de circulación y de residencia, garantías constitucionales) no se reflejan en el presupuesto comunitario. Pero la contribución neta al presupuesto es visible y tiene mucha importancia política. Sería una ingenuidad no tenerlo en cuenta.

Una de las preocupaciones de la población en las últimas elecciones alemanas es la desigualdad. ¿Cómo la explica en un país con récord de empleo?

Tras las reformas de la Agenda 2010 para fomentar la actividad y reducir el coste social ha bajado mucho el desempleo de larga duración. Los estudios que tienen en cuenta este efecto muestran que mengua la desigualdad de ingresos. Países como Francia, que optan por repartir más, no están económicamente mejor. Una distribución agresiva perjudica a la economía, lo que afecta sobre todo a los menos cualificados porque pierden antes su trabajo cuando cae la competitividad o el capital se va.

Los populismos pueden tener respuestas fáciles para los perdedores...

Cada país responde de una forma diferente a la cuestión de qué es justo. Deberíamos dejar a los Estados miembro que respondieran a la pregunta de cuánto hay que repartir.

¿Cree usted que la reforma tributaria de Trump en Estados Unidos puede provocar una competencia internacional hacia mayores rebajas de impuestos?

En EE UU los impuestos sobre las sociedades son todavía elevados. Hay que rebajarlos. Claro que habrá que estudiar cómo se financian los gastos. Y al parecer la administración de Trump no cuenta con un análisis convincente. También es verdad que una reducción impositiva presionará a los países europeos. No obstante, creo que un buen país para la industria, con un creciente mercado, buena infraestructura y personal cualificado no necesita una estrategia de tributación barata.

El BCE alarga nueve meses la compra de bonos pero recorta el volumen. ¿Qué significa la retirada paulatina de los estímulos?

Es verdad que se está registrando una recuperación. España e Irlanda son buenos ejemplos de que vale la pena introducir las reformas necesarias y que estas aumentan el potencial de crecimiento. Pero el auge actual es, en parte, el resultado de la política expansiva del BCE. Y, aunque esta política estaba justificada, es ineludible su normalización. Eso significa que los países altamente endeudados deberán demostrar que pueden financiar sus deudas sin las compras del BCE y con tipos más elevados. Y nadie sabe lo desagradable que puede llegar a ser.

¿Qué opina de la propuesta de Macron a favor de un ministro de Finanzas europeo con presupuesto propio y legitimación democrática?

Se trata de una idea interesante pero que no se ha concretado bien aún. Cuando se habla de legitimación democrática de un presupuesto de la eurozona no está claro qué significa. ¿Se supone que el Parlamento Europeo debe decidir por mayoría sobre el presupuesto o serán los países que más aportan a la financianción los que decidan? ¿Sería democrático que en Holanda o Finlandia tuvieran que transferir dinero porque lo decide la mayoría del resto de Europa? Tengo dudas. Tendrá que existir la posibilidad de que los que más aportan puedan vetar nuevas propuestas de gasto. Así se legitimaría democráticamente.

Se le pide a Alemania que invierta más para impulsar la demanda. ¿Lo hará?

Sí, sería deseable que el Estado alemán invirtiera algo más. El mayor obstáculo es la misma población, que prefiere mayores prestaciones públicas hoy a inversiones en infraestructuras para el mañana. No obstante en los últimos años ha aumentando enormemente la demanda interna por el boom de empleo, resultado de las reformas de la Agenda 2010. Cuando hablamos de política de demanda no hay que entender siempre gasto público financiado con deuda. Una buena flexibilización del mercado laboral es más eficaz a largo plazo. Por cierto, Alemania se mueve ya a toda máquina. No tiene sentido que el Estado gaste mucho más. Resultaría solo inflacionario.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“EN REINO UNIDO TENEMOS UN GOBIERNO INCOMPETENTE, INCAPAZ DE CONSTRUIR CONSENSOS EN UN PAÍS TAN DIVIDIDO”
 
AFUA HIRSCH, AUTORA DE ‘BRIT(ISH): ON RACE, IDENTITY AND BELONGING’
Nº 143 de 11 / 2018

“POR PRIMERA VEZ HAY UNA VERDADERA POSIBILIDAD DE UN SEGUNDO REFERÉNDUM PORQUE NADIE SABÍA REALMENTE POR LO QUE ESTABA VOTANDO EN EL PRIMERO. LA MAYORÍA ELIGIÓ SALIR DE LA UE, PERO NADIE SABE EN QUÉ TÉRMINOS, SI QUIEREN PERMANECER EN EL MERCADO ÚNICO, CONSEGUIR UN ACUERDO SOBRE LA UNIÓN ADUANERA O SI REALMENTE ESTÁN DISPUESTOS A ABANDONAR LA UE SIN NINGÚN ACUERDO. YA SOLO ESO JUSTIFICA DAR UNA NUEVA OPORTUNIDAD A LA GENTE”.

 
“NADIE CREE YA EN LA RONDA DE DOHA, EL PROCESO DE NEGOCIACIÓN MULTILATERAL EN LA OMC SE HA TERMINADO”
 
J. ROBERT BASEDOW, PROFESOR DE ECONOMÍA POLÍTICA INTERNACIONAL EN LA LSE
Nº 143 de 11 / 2018

“TAL VEZ LA SOLUCIÓN SEA TENER UNOS 40 O 50 ESTADOS ACORDANDO, POR EJEMPLO, REGLAS COMUNES SOBRE EL COMERCIO ELECTRÓNICO. Y QUE TODOS LOS INTERESADOS PUEDAN SUMARSE. A DIFERENCIA DE LOS ACUERDOS COMERCIALES, A LOS QUE NO SE PUEDE OPTAR COMO PARTE INTERESADA –O SEA, SI LA UE CONCLUYE UN TLC CON CANADÁ, ISRAEL NO PUEDE DECIDIR SER PARTE”, EXPLICA BASEDOW, INVITADO A MADRID POR LA FUNDACIÓN RAMÓN ARECES.

 
“LA GRAN CUESTIÓN ES: ¿CUÁNTO DEBE PAGAR LA EUROPA DEL NORTE A LA EUROPA DEL SUR?”
 
MADELEINE ALBRIGHT, AUTORA DE “FASCISMO, UNA AMENAZA”
Nº 142 de 10 / 2014

ALBRIGHT SABE DE FASCISMO. SU VERDADERO NOMBRE ES MARIE JANA KORBELOVÁ. NACIÓ EN CHECOSLOVAQUIA Y DOS DOCENAS DE SUS FAMILIARES FUERON ASESINADOS EN LOS CAMPOS DE EXTERMINIO NAZIS POR SER JUDÍOS. LA PROPIA ALBRIGHT, REFUGIADA CON SUS PADRES EN REINO UNIDO, PRIMERO, Y EN EEUU, DESPUÉS, Y CRIADA COMO CATÓLICA, NO CONOCIÓ SU VERDADERA IDENTIDAD HASTA QUE EN 1997 EL WASHINGTON POST PUBLICÓ UNA DETALLADA INVESTIGACIÓN SOBRE SUS ORÍGENES.

 
“NADA BENEFICIA MÁS A LA HUMANIDAD QUE UN MERCADO GLOBAL, REDUCE LA POBREZA”
 
ÁNGEL DURÁNDEZ, CONSEJERO DE REPSOL Y PROSEGUR
Nº 142 de 10 / 2018

"LOS PAÍSES PRODUCTORES YA SE ENCARGAN DE IMPONER CARGAS FISCALES MUY CONSIDERABLES A LA PRODUCCIÓN DEL PETRÓLEO, BÁSICAMENTE PORQUE ALGUNOS DE ELLOS SOLO VIVEN DEL PETRÓLEO... ES UNA PARADOJA: POR UN LADO, ES UNA BENDICIÓN QUE TE HA LLOVIDO DEL CIELO –EL CONTAR CON GRANDES RESERVAS– PERO TE HACE TAN DEPENDIENTE DE LAS OSCILACIONES DEL MERCADO MUNDIAL QUE PUEDE SER ENORMEMENTE PENALIZADOR. Y EJEMPLOS EXISTEN VARIOS EN ESTOS MOMENTOS".

 
“LA TRANSICIÓN TECNOLÓGICA SERÁ RÁPIDA Y NECESITAMOS REGLAS; NO PUEDEN DICTARLAS LAS GRANDES COMPAÑÍAS”
 
RICCARDO CRESCENZI, PROFESOR DE GEOGRAFÍA ECONÓMICA DE LA LONDON SCHOOL OF ECONOMICS
Nº 141 de 9 / 2018

VIVIMOS EN CIUDADES “EN LAS QUE LA INNOVACIÓN Y LA CONECTIVIDAD GLOBAL SON REQUISITOS IMPRESCINDIBLES PARA TRIUNFAR. PERO LOS RESPONSABLES DE LAS POLÍTICAS DEBERÍAN PARTIR DE UN DIAGNÓSTICO CUIDADOSO DE LAS FORTALEZAS Y DEBILIDADES DE LA ECONOMÍA LOCAL”, EXPLICÓ CRESCENZI EN MADRID, ADONDE VIAJÓ INVITADO POR LA FUNDACIÓN RAMÓN ARECES PARA EXPLICAR CUÁNTO DINERO PÚBLICO SE HA MALGASTADO YA, POR EJEMPLO, EN INTENTAR REPLICAR SILICON VALLEY.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715