Número 129 - Julio de 2017
 
REPORTAJES
 
   
     
“ESTUDIAN UN CAMBIO PLANIFICADO Y SUAVE PERO A RUSIA ESTE SISTEMA AUTORITARIO LE VA BIEN"  
       
 
     
     
     
ROSTISLAV ORDOVSKY, PRESIDENTE DE ROSINTER
 

“AL PRINCIPIO NO HABÍA LEY. O CAMBIABA CADA AÑO, CADA MES. LA MAFIA EXISTIÓ, Y EN LOS 90 SE PRODUJO EL MAYOR TRASPASO DE PROPIEDAD DE LA HISTORIA: EN CINCO AÑOS SE TRASPASARON PANADERÍAS, METALÚRGICAS... ASÍ SURGIERON LOS MILLONARIOS, EL MÁS LISTO O EMPRENDEDOR SE QUEDÓ CON MÁS Y TODO EL MUNDO PUDO OBTENER, AL MENOS, UNA PROPIEDAD, SU CASA", EXPLICA ESTE EMPRESARIO VENEZOLANO QUE HA LLEVADO A LA BOLSA SU CADENA DE RESTAURANTES

   
    Foto: Xavier Colás  

TEXTO: XAVIER COLÁS (MOSCÚ)

Rostislav Ordovsky-Tanaevsky Blanco (1958) es un empresario nacido en Venezuela pero forjado por la ambición y la adversidad en Rusia. Presidente del Grupo Rosinter y otras compañías en el país, es el ‘zar de los restaurantes’ en el gigante euroasiático, el hombre que enseñó a los rusos a comer pizza primero, sushi después, que trajo las grandes marcas y que supervisa los pequeños detalles de su imperio. En esta entrevista cuenta su carrera de éxitos: desde el ocaso de la URSS hasta la supervivencia a los vaivenes del nuevo capitalismo ruso.

¿Qué razones hay para elegir Rusia a la hora de emprender una actividad empresarial?

Si tienes el ‘guáramo’ y la fuerza para arrancar este es un país que por sus barreras tiene mucho más potencial que otros, donde la competencia es más abierta y es más fácil entrar. Ya hay empresas internacionales -no hablo ahora del ramo de la comida, donde ahora mismo hay pocas- en el ámbito industrial o en el del detalle hay unas cuantas empresas que han logrado entrar. Siempre son excepciones. A las franquicias españolas, como a tantas internacionales, no les ha ido muy bien a nivel de ‘casual dining’. Pero ahí está Inditex. También empresas italianas, porque ambos países tienen una historia de amor. 140 millones de habitantes todavía ávidos de esta ‘nueva Rusia’. Aunque han pasado 30 años, han cundido como si fuesen 100. La transformación es enorme: un día en Rusia equivale a 30 días en España en cuanto a la intensidad de los cambios. Es un país difícil. Pero las dificultades van reduciéndose. Al principio no había ley. O cambiaba cada año, cada mes. Había que ser muy flexible. La famosa mafia existió. El llamado ‘krisha’, el ‘tejado’ o protección que todo el mundo necesitaba porque el estado era muy débil. En los 90 ocurre el mayor traspaso de propiedad de la Historia. En cinco años se traspasan todos los bienes: apartamentos, panaderías, compañías de taxi, hasta grandes metalúrgicas. Ocurrió en otros países, pero no a esta escala. Por eso salieron millonarios: el más listo o emprendedor se quedó con más. Pero todo el mundo obtuvo al menos una propiedad: su casa. Hasta 2015 el problema fundamental han sido los alquileres. Y hay mucho flujo en B.

Cuando usted llegó esto era otro país. Y otra economía. ¿Con qué se encontró?

Cuando vine en 1984 usé pocos estudios de mercado porque el mercado estaba vacío. Hubiese abierto un restaurante chino y también me hubiese ido bien, pero la comida italiana es la más universal. Aunque mi primer restaurante fue una tasca española en el Hotel Moscú, en la Plaza Roja, en 1990. Después pasamos a concentrarnos en franquicias de grandes marcas. Con Kodak comenzamos en Estonia en 1988, y de ahí hasta Siberia. Llevamos el cine extranjero a Moscú. Exportamos artículos rusos. También representamos a Pioneer, Aiwa y TDK. Los casetes se vendían como arroz…

Ahora Rusia se está recuperando de la crisis. ¿En qué se diferencia de la debacle de los años noventa?

Aquella crisis de 1998 fue mucho más fuerte que la que acabamos de pasar En una semana el rublo se fue de 6 a 36. A principios de 1998 los rusos creyeron que habían conseguido controlar la hiperinflación. Le cortan al rublo tres ceros: de 6.000 lo ponen en 6. Lo estabilizan. Pero comienza la crisis asiática. Rusia no aguanta. Caen los precios del petróleo y Rusia entra en default. Acabábamos de abrir nuestros restaurantes en Siberia: Patio Pizza y Rostiks. En junio de 1998 facturamos 400.000 dólares en dos restaurantes en Siberia. Y en septiembre facturamos 40.000. Fue un shock. La gente dejó de salir.

Para los pioneros en Rusia fue la gran prueba de fuego, cosas que no vienen en los manuales.

Eso se vive y se aprende. Tuve que echar a 1.000 personas en septiembre. Y fui a cada restaurante y tienda Kodak a disculparme y dar la cara, y decirle que teníamos que cerrar. Teníamos 50 extranjeros, nos quedaron cinco. Pero en 2000 Rusia se recuperó en año y medio. Empieza la fiebre de la comida japonesa, y en 10 años abrimos 150 locales de Planeta Sushi, la cadena más grande de comida japonesa en la vieja URSS. Pero la crisis de 2015 fue el peor año de mi vida. Y había mucho más que perder.

¿Es real la inseguridad jurídica en Rusia?

En los noventa podías caer en manos de alguna de las mafias. Le ocurrió a extranjeros, a pocos. Y a muchos rusos. Ahora hay algo de inseguridad jurídica, pero o es política o es oportunista. Sigue habiendo peleas derivadas del pasado. Pero en general es una percepción alejada de la realidad. Todavía puede ocurrir que tu empresa le apetezca a algún grupo, y entonces usan a las fuerzas de seguridad para presionarte. Pero son excepciones.

Otro mito es la resiliencia de los rusos.

Son muy resistentes, saben ajustarse. Tuvieron el sabor de la democracia en los noventa unido a un gran aumento de las necesidades. Con la devaluación brutal del rublo el ruso medio sintió la libertad pero a la vez lo asocia a una caída económica muy fuerte. Y hoy día el ruso prefiere una seguridad económica a la libertad. A la hora de escoger entre democracia y seguridad prefiere lo último. La crisis económica se ha terminado, pero la recuperación va a ser más lenta que las de 1998 y 2008. Han hecho un excelente trabajo en el equipo económico del gobierno: en 1998 fue un ‘shock’, pero en 2009 y 2015 lo manejaron de una forma muy suave, aunque hubiese sus picos.

¿Ha salido entonces Rusia de la crisis?

La bonanza va a tardar. El país se ha pragmatizado mucho. Las grandes bonanzas se han acabado, debido en parte a que antes vivíamos del precio del petróleo, que ahora está equilibrado con una gran producción mundial, entre 40 y 50 dólares. Y eso es bastante para vivir de una forma holgada pero no loca como la que se dio en Rusia en las tres bonanzas que hubo.

¿Hacia dónde va el ‘sistema’ ruso?

A nivel político estamos viviendo el final de la época de Putin: están estudiando todas las variantes para vivir un cambio suave y planificado. Seguiremos en una ‘democracia gestionada’ con menos flexibilidad de la que estamos en Occidente, con un sistema más autoritario. Pero es algo que tal vez sea positivo y necesario en este momento para Rusia. Estamos viendo que la democracia está en crisis en Occidente: ahí vemos lo que ha hecho Macron; o cómo la corrupción, que tanto se relaciona con Rusia, ha estado carcomiendo los cimientos democráticos de España también. Podemos es un peligro para España que espero que quede solo en eso, un intento de imponer un sistema comunista, utópico, como en Venezuela. A Rusia este sistema autoritario le va bien y la gente lo prefiere. Pero hay una juventud que quiere tener su voz. Es verdad que la competencia es necesaria para que los países progresen, aunque en China la competencia política está muy limitada y en el plano empresarial, no. Vemos sistemas alternativos a Occidente que están funcionando. Ahí están Alibaba, Lenovo… Claro que EEUU sigue siendo la cuna de las grandes ideas convertidas en grandes empresas. Pero China está aprendiendo en un sistema más autoritario. Vivimos una transición donde todos los sistemas están evolucionando y buscando la forma de adaptarse.

¿Sigue siendo Rusia la atalaya para expandirse por viejos territorios de la URSS?

La ventaja es que desde aquí tenemos influencia en 15 países. Pero en buena medida eso ya no está tan claro. Georgia esta buscando su camino. Y Kazajistán, con una pata en China y Dubai. Los bálticos también, salvo Letonia tal vez, están muy vinculados ya a Occidente. En Estonia intentas abrir un restaurante cuya marca es conocida en Moscú y es poco probable que tengas fuerza de arrastre. Bielorrusia sigue en la órbita de influencia. Y desde Moscú se pueden hacer cosas. Lo hemos hecho con Friday's. Es la marca más conocida de restauración de Rusia: tenemos unos 170. Friday's es la única marca global aquí de la gama intermedia con varios restaurantes, estamos en unas 30 ciudades. El país en estos 30 años ha cambiado tres veces.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“EL MAB NO FUNCIONA, Y SI NO LO HACE NOS QUEDAREMOS ATRÁS”
 
ANTONIO ROMERO-HAUPOLD, PRESIDENTE DE AEMAB
Nº 134 de 1 / 2018

“EL MERCADO ALTERNATIVO BURSÁTIL –MAB– HA SUFRIDO UN parón EN 2017 POR LOS MALOS RESULTADOS DE LAS COMPAÑÍAS Y POR LOS FRENAZOS QUE SE HAN DADO... LAS EMPRESAS QUE QUIEREN SALIR A ESTE MERCADO NO ESTÁN CONSIGUIENDO INVERSORES PARA LAS RONDAS DE FINANCIACIÓN PREVIAS A LA SALIDA A BOLSA. PERO DINERO HAY. ES UN MOMENTO COYUNTURAL. Y LA CNMV DEBERÍA IMPLICARSE MÁS, DAR MAYOR SEGUIMIENTO"

 
“ES UN MISTERIO POR QUÉ TANTA INNOVACIÓN NO SE REFLEJA EN LA PRODUCTIVIDAD"
 
SUSAN ATHEY, CONSULTORA DE MICROSOFT Y CONSEJERA DE EXPEDIA, ROVER Y RIPPLE
Nº 134 de 1 / 2018

"IMAGINO QUE HAY MUCHOS BENEFICIOS QUE ESTÁN LLEGANDO A LOS CONSUMIDORES DE UNA FORMA QUE NO SE REFLEJA EN LAS GRÁFICAS, EN LOS PRECIOS. PROVEER SERVICIOS DE MAYOR CALIDAD NO CUESTA NECESARIAMENTE MÁS Y LOS PRECIOS REFLEJAN LOS COSTES, ASÍ QUE EL VALOR SE ESTÁ FILTRANDO A LOS CONSUMIDORES EN FORMA DE EXCEDENTE. SI DEJAS QUE TUS HIJOS VAYAN SOLOS AL PARQUE Y LLEVAN UN MÓVIL PUEDES LOCALIZARLOS CUANDO QUIERAS... PERO ESAS VENTAJAS NO SE REFLEJAN EN PRODUCCIÓN O EN PRECIOS Y ES UN RETO MEDIRLAS"

 
“LA COMPETITIVIDAD DE LAS FINANZAS EUROPEAS NO SE DECIDE EN BRUSELAS”
 
FRIEDRICH HEINEMANN, JEFE DE INVESTIGACIÓN DE FINANZAS PÚBLICAS DEL ZEW
Nº 133 de 12 / 2017

“EL CENTRALISMO NI ES BUENO NI ES MALO. EN EUROPA TIENE SENTIDO DELEGAR DETERMINADOS ÁMBITOS COMO LA DEFENSA Y LA INMIGRACIÓN, AUNQUE ELLO IMPLIQUE INCREMENTAR EL PRESUPUESTO. PERO EL CENTRALISMO EUROPEO GENERA SUSPICACIAS CUANDO BRUSELAS Y LOS ESTADOS MÁS POBRES SE UNEN CONTRA LOS MÁS RICOS PARA EXIGIR EL REPARTO DE MAYORES RECURSOS. LA CONSECUENCIA: RECELOS EN LA ACEPTACIÓN DE EUROPA".

 
“DEBE HABER UN CONSENSO ENERGÉTICO PARA PODER HACER PLANES"
 
SOCORRO FERNÁNDEZ LARREA, CONSEJERA DE RED ELÉCTRICA DE ESPAÑA
Nº 133 de 12 / 2017

"MUY POCA GENTE SABE DE VERDAD A QUÉ SE DEDICA REE, SALVO, ERRÓNEAMENTE, "QUE ES DEL ESTADO" (...) EL 75% DE NUESTROS INVERSORES SON EXTRANJEROS Y DE NOSOTROS VALORAN FUTURO Y POTENCIAL. SABEN QUE LOS ESPAÑOLES SOMOS CAPACES DE LO MEJOR Y DE LO PEOR. Y TRAS LA CRISIS AHORA ESPERAN APROVECHAR EL CRECIMIENTO (...) EL SISTEMA FUNCIONA, Y FUNCIONA MUY BIEN; PODEMOS TENER UN PRECIO ALGO MAYOR QUE NUESTROS VECINOS, PERO A LOS CONDICIONANTES FÍSICOS DE ESPAÑA HAY QUE SUMARLE LOS QUE NOS HEMOS IMPUESTO”

 
“DEBEMOS PROTEGER A LOS TRABAJADORES, NO LOS EMPLEOS”
 
EMMANUELLE AURIOL, MIEMBRO DEL CONSEJO DE LA EUROPEAN ECONOMIC ASSOCIATION Y DE LA UNIVERSIDAD DE TOULOUSE
Nº 132 de 11 / 2017

ES BIEN CONOCIDA EN FRANCIA POR SUS POLÉMICAS PROPUESTAS, POR EJEMPLO, VENDER VISADOS A LOS INMIGRANTES INTERESADOS: "LO QUE ESTAMOS HACIENDO ES HIPÓCRITA: DEJARLES VENIR EN CONDICIONES TERRIBLES, ARRIESGANDO INCLUSO SUS VIDAS, Y EXPLOTARLES CUANDO LLEGAN PORQUE NO TIENEN NINGÚN DERECHO. ADEMÁS, TODOS LOS PAÍSES EUROPEOS TIENEN PROGRAMAS DE VENTA DE VISADOS, ES ALGO QUE YA SE ESTÁ HACIENDO"

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715