Número 155 - Diciembre de 2019
 
REPORTAJES
 

“Para encontrar un presidente que tuviera menos de un millón al llegar al cargo hay que remontarse a Bill Clinton, en 1992”

 
     
ESTADOS UNIDOS: LÁGRIMAS DE MULTIMILLONARIOS  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

MÁS QUE DIFERENCIAS POLÍTICAS, EN LA LARGA CAMPAÑA QUE PRECEDE A LAS PRESIDENCIALES DEL AÑO PRÓXIMO SE DESTILA ODIO. LA RETÓRICA GUERRACIVILISTA DE LA PRIMERA POTENCIA MUNDIAL ES AVASALLADORA.

   
   

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON)

El 4 de noviembre Leon Cooperman lloró en televisión. Leon Cooperman no es una estrella de reality shows, sino “una leyenda de Wall Street”, según la revista ‘Forbes’, que le atribuye un patrimonio de 3.200 millones de dólares, gracias sobre todo a las operaciones de su hedge fund Omega Advisors. Tuvo que cerrarlo el año pasado debido, fundamentalmente, al problema que afrontan la mayor parte de los fondos long-short: la ausencia de volatilidad, que ha reducido de forma significativa el margen de maniobra de sus estrategias. Y no es que Omega Advisors fuera una empresa timorata: en 2017, tuvo que pagar una multa de 4,9 millones de dólares a la SEC por ‘insider trading’.

El 4 de noviembre Cooperman estaba siendo entrevistada por la CNBC, que es, junto con Bloomberg TV y con FOX Business, el canal de información financiera más importante de EE.UU. Y lo que hizo que al multimillonario se le quebrara la voz fue una pregunta sobre el impuesto a las grandes fortunas que ha propuesto la senadora demócrata por Massachusetts Elizabeth Warren.

Llorar en televisión porque a uno le van a subir los impuestos cuando se tiene un patrimonio de 2.885 millones de dólares es un fenómeno exclusivo del siglo XXI. Cooperman, que es hijo de un fontanero del Bronx, dio pie a una iniciativa de marketing de Warren para recaudar fondos para su campaña: vender tazas de café con el emblema ‘Lágrimas de Millonario’. En realidad, el multimillonario Cooperman solo desencadenó la campaña. Porque la expresión “lágrimas de izquierdista” ya había sido acuñada, desde hacía años, por los seguidores de Trump. En las elecciones de 2020 en Estados Unidos no hay diferencias políticas. Hay, más bien, odio. La retórica guerracivilista de la primera potencia mundial es avasalladora. Ahí está el propio Cooperman, que ha dicho que el impuesto a las grandes fortunas de Warren “probablemente provocará actos antinaturales”, aunque no ha especificado de qué índole.

La rebelión del 1%

Así que ¿por quién votaría Cooperman? La respuesta es evidente: Donald Trump. Pero, cuatro días despues de prorrumpir en llanto en NCBC, el multimillonario hedgie dio otro posible candidato para llevarse su voto: Michael Bloomberg. ¿Qué tiene Bloomberg para atraer a Cooperman? La respuesta más sencilla es “miles de millones”. De hecho, el patrimonio del ex alcalde de Nueva York se estima en unos 58.000 millones de dólares. Hay, además, otro punto a favor de la favorable opinión de Bloomberg por parte de Cooperman: en Estados Unidos hay 607 personas con un patrimonio superior a los 1.000 millones de dólares. Así que todos se conocen. Además, ambos han hecho su fortuna en Wall Street. El primero, como operador financiero. El segundo, como trader en Salomon Brothers y, después, como fundador, dueño y, hasta hace un par de décadas, gestor de la empresa de información financiera líder del mundo, que es donde se ha ganado su fortuna.

La llegada de Bloomberg a la campaña ha sido interpretada por la gran mayoría de los observadores como “la rebelión del 1%”. En realidad, de menos del 1%. Pero es una tendencia que lleva mucho tiempo en acción. De hecho, para encontrar a un presidente que tuviera menos de un millón de dólares al llegar al cargo hay que remontarse a Bill Clinton, en 1992. Desde entonces han pasado 28 años. Ni ningún presidente ni ningún candidato tenían menos del millón de dólares. Ahora, parece que la cifra de corte se acerca al ‘billion’ anglosajón, o sea, a los 1.000 millones. Este año ya trató de entrar en campaña, aunque con resultados catastróficos, Howard Schultz, el fundador de la cadena de cafeterías Starbucks (4.300 millones de dólares). Y en el campo demócrata está el gestor de hedge funds Tom Steyer, al que se atribuyen 1.600 millones. Trump, por su parte, tiene 3.000 millones. De hecho, una de las bromas de la precampaña en EEUU es que lo que más puede molestar al actual presidente es cualquier titular que empiece con “Michael Bloomberg, que es 18 veces más rico que Donald Trump…”.

Pero más que el candidato de los multimillonarios, Michael –o, como quiere que se le llame desde que entró en la arena política, Mike– Bloomberg es la personificación del centrismo puro y duro. Si no tuviera esos 58.000 millones, probablemente lo tendría más fácil para ‘vender’ su candidatura y no dar la impresión de ser un multimillonario que quiere “comprar” la presidencia.

Bombardeo de Bloomberg

Claro que en tal caso también lo habría tenido más difícil para lanzar su campaña con un bombardeo de 23,7 millones de dólares en anuncios en televisiones e internet solo en la primera semana tras el anuncio de su candidatura. Solo en esos 7 días, Bloomberg gastó en publicidad un tercio de lo que los otros 25 candidatos demócratas han invertido en ese capítulo desde el 1 de enero, según datos de Kantar Media. Así es como ganó tres elecciones a la alcaldía de Nueva York. Y así es como quiere ganar la Casa Blanca. Si lo logra bajo la bandera del Partido Demócrata –una posibilidad que por ahora parece remota– tendría un carácter irónico rayano en el sarcasmo: Bloomberg se habría ‘comprado’ la Casa Blanca con su propio dinero como militante de un partido que no ha dejado de criticar ni por un segundo el masivo flujo de dinero –estadounidense y extranjero– en las campañas electorales desde que el Tribunal Supremo dictaminó en 2010 que empresas, sindicatos, ONGs, y cualquier organización privada puede donar de manera ilimitada al apoyo de causas (que no candidatos) políticas. Porque en la legislación estadounidense “las empresas son personas”.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: LOS MÁXIMOS DE UNA BOLSA MENGUANTE
Nº 156 de 1 / 2020

EN EEUU EL NÚMERO DE COTIZADAS HA CAÍDO A LA MITAD EN LAS ÚLTIMAS DOS DÉCADAS. EN UN MUNDO EN EL QUE SOBRA LA LIQUIDEZ NO HAY POR QUÉ SUFRIR LA ANGUSTIA DE TENER QUE PROVEER DE RESULTADOS TRIMESTRALES AL MERCADO.

 
REINO UNIDO: EL FUTURO EN MANOS DE JOHNSON
Nº 156 de 1 / 2020

GRACIAS A SU AMPLIA MAYORÍA, EL PRIMER MINISTRO CONSERVADOR CONCRETARÁ EL BREXIT EL 31 DE ENERO. EN TODO CASO ¿QUÉ PRETENDE HACER CON EL PAÍS ? ¿Y CON LA RELACIÓN ENTRE REINO UNIDO Y LA UNIÓN EUROPEA?

 
ALEMANIA: 2020, CAMBIO DE PARADIGMA
Nº 156 de 1 / 2020

EL PASADO FUE EL SEXTO AÑO CONSECUTIVO CON SUPERÁVIT EN LAS ARCAS PÚBLICAS, PERO QUE EL ESTADO TENGA DINERO NO SIGNIFICA QUE NO TENGA PROBLEMAS, Y EL CÓMO AFRONTARLOS DIVIDE AL PAÍS; TAMBIÉN AL “CONSEJO DE SABIOS” QUE ASESORA AL GOBIERNO.

 
UNIÓN EUROPEA: FRANCIA INICIA LA BATALLA DE LAS PENSIONES
Nº 156 de 1 / 2020

MACRON PLANTEA UNA JUBILACIÓN SEMEJANTE A LA QUE FUNCIONA EN ALEMANIA DESDE 2001, Y PONER FIN A LAS 42 MODALIDADES EXISTENTES, PERO DESPUÉS DE UN MES DE HUELGAS YA HA RETIRADO LA PROPUESTA DE RETRASARLA A LOS 64 AÑOS.

 
ESPAÑA: COALICIÓN SÍ, PERO SOLO UN PRESIDENTE
Nº 156 de 1 / 2020

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). LA SORPRESA DE LA ENTRADA DE ESCRIVÁ ES EL CLAVO QUE REMACHA LA VOLUNTAD DE PEDRO SÁNCHEZ DE NO SEPARARSE DE EUROPA: TANTA ORTODOXIA COMO SEA NECESARIA Y TANTOS AVANCES SOCIALES COMO ECONÓMICAMENTE SEAN POSIBLES.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715