Número 154 - Noviembre de 2019
 
REPORTAJES
 

“En Turingia, en el Este, ha ganado La Izquierda (29% del voto) seguida de la extrema derecha (AfD) con el 27%. La CDU tuvo el 22% y el SPD se quedó en nada, el 8%”

 
     
ALEMANIA: EL MIEDO DE LA CLASE MEDIA  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

EL GOBIERNO DE COALICIÓN QUE SOSTIENEN LA CDU Y EL SPD DESDE 2013 HA DIFUMINADO LAS DIFERENCIAS ENTRE ELLOS, Y LO PAGAN EN LAS URNAS. MUCHOS VOTANTES, ANTE UNA GLOBALIZACIÓN QUE VEN COMO AMENAZA, SE RADICALIZAN.

   
   

TEXTO: LIDIA CONDE (FRÁNCFORT)

El mundo parece venirse abajo para la clase media alemana, que hasta ahora se había beneficiado de la globalización. Es una sensación subjetiva u objetiva de injusticia e inseguridad respecto al futuro inmediato. Y ese es el principal factor de éxito de la extrema derecha. Es la percepción lo que cuenta. Se percibe que hay menos opciones para encontrar una vivienda asequible o un trabajo bien pagado. También que el mundo es desigual. Políticamente se expresa en una fragmentación de los partidos –complicando la gobernabilidad– y en el auge de las opciones políticas más violentas. No importa que la globalización haya beneficiado a casi todos, especialmente a los países industriales como Alemania y a los países emergentes como China e India. Precisamente preocupa la competencia de especialistas de esos países que operan desde ellos.

Sobre la amenaza de los telemigrantes ya habló Richard Baldwin –redactor jefe de VoxEU.org y profesor del Graduate Institut de Ginebra– en el foro económico de Davos a principios de 2019. La cuarta globalización, la actual, da alas a la telemigración. Permite intercambiar servicios globalmente sin que los trabajadores tengan que emigrar. Un fenómeno que está impactando ya entre los profesionales de la clase media, en los prestadores de servicios altamente cualificados como médicos y abogados. En su libro ‘The globotics upheaval, globalisation, robotics and the future of work’ apunta el dilema de la recolocación de empleados tras la reconversión robótica y la entrada en escena de los telemigrantes, que irán sustituyendo a los profesionales de los países ricos. Se trata de personal altamente cualificado, residente en países de coste salarial relativamente bajo, que puede trabajar virtualmente y como autónomo para las empresas de los países occidentales.

La justicia social

Esa competencia se percibe en Alemania como uno de tantos fenómenos que cambiarán la buena vida de los ciudadanos. Y esa inseguridad llega a las urnas y a la política. Los grandes partidos menguan. La Unión Demócrata Cristiana, CDU, alcanzó solo un 22,1% mientras el histórico socialdemócrata SPD quedó en nada (un 8%) en las últimas elecciones regionales de octubre en Turingia, en el este de Alemania. Por su parte, la extrema derecha de Alternativa por Alemania, AfD, una formación antieuropea y xenófoba, desbancó al partido democristiano (CDU) de Merkel como segundo partido. Ganó Die Linke, La Izquierda, con un 29,8%; pero fue el enorme respaldo electoral de AfD (casi uno de cada cuatro votantes eligió a la ultraderecha, encabezada en Turingia por su rama más radical, la ultra de Höcke) lo que rompió con todos los esquemas. AfD obtuvo ya en 2017 el 12,6% de los votos al Parlamento alemán. Ahora la cuestión para los dos grandes partidos tradicionales, CDU y SPD, que hasta ahora representaban a la gran mayoría de los ciudadanos alemanes, es qué hacer. El analista político Joachim Käppner destaca en un artículo de opinión de Süddeutsche Zeitung que la principal razón de la caída de los grandes partidos es “la disolución de su clientela clásica”. La segunda razón es que los grandes partidos no han conseguido adaptarse a los nuevos tiempos. Tanto los afiliados del SPD como de la unión CDU son varones en torno a los 60 años. Y en tercer lugar, gobernando ambos en coalición desde 2013 apenas se perciben ya las diferencias entre ellos.

La política alemana busca la respuesta adecuada. “Este es un fenómeno que observamos en las sociedades más ricas, no solo en Alemania”, reconoce el ministro de Finanzas y vicecanciller Olaf Scholz en una entrevista para Süddeutsche Zeitung en noviembre. El socialdemócrata opina que no hay que entender el nacionalismo y los resentimientos crecientes, sino oponerse. Atender las causas de infelicidad y desafección y generar confianza mediante justicia social y sostenibilidad ambiental. Scholz apuesta por Europa, por la política social, como la jubilación mínima para quienes hayan trabajado 35 años, y la introducción de un impuesto global mínimo para los consorcios digitales. El Estado alemán se lo puede permitir porque dispone incluso de superávit público, aunque caerán los ingresos los próximos años. Para el SPD, la jubilación básica es importante para garantizar el futuro de la propia coalición. La base del partido se posicionaría en contra de la gran coalición, en caso de que el SPD no lograra imponerse en su idea de introducir la jubilación mínima. En Alemania hay un número creciente de personas que tras 35 años de vida laboral tienen una pensión por jubilación igual o inferior a la ayuda social (424 euros mensuales en 2019), que se presta a los desempleados de larga duración que además no tienen patrimonio. La pensión mínima por jubilación la recibirían quienes no tienen otros ingresos adicionales a su pequeña pensión ni una pareja con pensión superior.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
EEUU: LAS DISTORSIONES DEL CORONAVIRUS
Nº 162 de 7 / 2020

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON). “SI LA VACUNA EN CIERNES DE MODERNA PUEDE LLEGAR A PREVENIR EL CORONAVIRUS Y EL FUTURO ES BRILLANTE –DEBE SER A LO QUE APUESTA EL MERCADO, QUE HA TRIPLICADO EL VALOR DE LA COMPAÑÍA– ¿POR QUÉ SUS DIRECTIVOS ESTÁN VENDIENDO ACCIONES?”

 
REINO UNIDO: JOHNSON EN EL PAPEL DE FRANKLIN D. ROOSEVELT
Nº 162 de 7 / 2020

TEXTO: TRISTÁN DE BOURBON (LONDRES). DESPUÉS DE COMPARARSE CON WINSTON CHURCHILL, EL PRIMER MINISTRO BRITÁNICO SE VE AHORA EN LOS ZAPATOS DEL LEGENDARIO PRESIDENTE AMERICANO, QUE EN 1933 PUSO EN MARCHA EL NEW DEAL PARA IMPULSAR LA ECONOMÍA AMERICANA.

 
ALEMANIA: MÁS EUROPEA QUE NUNCA, PRESIDE LA UE
Nº 162 de 7 / 2020

TEXTO: LIDIA CONDE (FRÁNCFORT). “NO PODÍAMOS ESPERAR HASTA ALCANZAR UN ACUERDO DE CAMBIO DE TRATADOS, HABÍA QUE REACCIONAR RÁPIDAMENTE A LA EPIDEMIA” RECONOCE MERKEL, PARA QUIEN “LA RECETA ES QUE TODOS LLEVEN BIEN SUS CUENTAS AL TIEMPO QUE CRECE LA CONVERGENCIA”.

 
UE: EL EUROGRUPO DE LOS NUEVOS HANSEÁTICOS
Nº 162 de 7 / 2020

TEXTO: ALEXANDRE MATO (BRUSELAS). UN GRUPO DE DIEZ SOCIOS COMUNITARIOS QUE NO REPRESENTA MÁS DEL 20% DEL PIB DE LA ZONA HA IMPUESTO A SU CANDIDATO AL EUROGRUPO, QUE REPRESENTA “LA MÍNIMA VOLUNTAD DE INTEGRACIÓN, MUTUALIZACIÓN Y ARMONIZACIÓN FISCALES”.

 
ESPAÑA: ¿QUÉ PASA SIN NADIA CALVIÑO?
Nº 162 de 7 / 2020

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). LA DERROTA EN EL EUROGRUPO INDICA QUE ESPAÑA NO GANA PESO EN EUROPA, PERO TENDRÁ ESCASA REPERCUSIÓN EN LA POLÍTICA ECONÓMICA, QUE SIGUE NECESITADA DE UN PRESUPUESTO PARA RECABAR LAS AYUDAS EUROPEAS.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715