Número 157 - Febrero de 2020
 
REPORTAJES
 
“En Europa un inversor recibe 2,5/3 puntos más vía dividendo que como bonista. En EEUU pagan al bonista un 0,5/1% más que vía dividendo”    
     
¿ACCIONISTAS O PRESTAMISTAS?  
       
 
     
     
     

EL S&P500 DA UNA RENTABILIDAD POR DIVIDENDO DEL 1,8% FRENTE AL 3,2% DEL EUROSTOXX. PERO LA TIR DE LOS BONOS USA ESTÁ EN EL 3% Y LA DE LOS EUROPEOS, QUE ESTUVO EN EL 5% EN 2011, HA CAÍDO AHORA AL 0,5%.

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: OFELIA MARÍN-LOZANO

La primera cuestión que se plantea cualquier inversor financiero no es otra que determinar en qué medida quiere ser accionista o prestamista. Qué parte de su cartera destinará a la renta fija y qué parte irá a la renta variable. Bonos o acciones, este el dilema.

Ser accionista conlleva riesgos superiores a los de ser prestamista. Para que una compañía pague los intereses de sus bonos basta con que no tenga pérdidas; para que pague dividendos es necesario que tenga beneficios y que éstos sean lo suficientemente holgados como para, después de retener los recursos necesarios para su crecimiento, puedan ser repartidos.

La prima de riesgo de renta variable no es más que el exceso de expectativa de rentabilidad que exige un inversor por la mayor incertidumbre que el cobro de dividendos tiene frente al cobro de intereses.

Los intereses que uno espera cobrar cuando compra un bono son conocidos de antemano, son fijos, de ahí la denominación de renta fija (que no equivale, obviamente a segura, su seguridad depende de la solvencia de la empresa).

Los dividendos futuros esperados, sin embargo, no son conocidos de antemano. Podemos conocer los dividendos que una empresa ha pagado el último año o los que ha prometido para el siguiente pero, desde luego, no tenemos ninguna seguridad de que esos vayan a ser los dividendos que pague en los años futuros. En principio, y en la mayor parte de los casos es así, el inversor en renta variable, el comprador de acciones, espera que los dividendos futuros sean crecientes y superen en media, anualmente, en los años venideros, los que se han venido cobrando en los años anteriores. El ritmo de aumento esperado de dividendos tenderá a coincidir, a largo plazo, con el crecimiento de los beneficios de las empresas.

Así, si bien la rentabilidad por intereses para un comprador de un bono que lo mantenga hasta vencimiento es conocida (si no hay impagos), y puede expresarse en una TIR o rentabilidad anualizada hasta la devolución del principal prestado, la rentabilidad esperada por dividendo sería la resultante de añadir, a la obtenida en el primer año, una expectativa de crecimiento a largo plazo.

Una forma de calcular la prima de riesgo de la renta variable sería, en consecuencia, la que viniera de comparar la rentabilidad ofrecida por la renta fija, vía intereses (para cada compañía cotizada la suya propia, es decir la TIR de sus bonos corporativos), con la rentabilidad por dividendo (que tendría un doble componente, la inicial, o initial dividend yield, calculada con el último dividendo pagado, y la futura, que incluiría asunciones de crecimiento de dicho dividendo).

La distinta aversión al riesgo

Así, si una compañía paga por su deuda corporativa (a un plazo medio-largo, por ejemplo los 5-6 años que sirven de base para el cálculo de los principales índices de deuda corporativa investment grade), del 3% y ofrece una expectativa de rentabilidad por dividendo a largo plazo del 7% (descompuesta, en una rentabilidad inicial por dividendo del 2% y una expectativa de crecimiento anualizado del mismo a razón del 5%), podríamos decir que la prima de riesgo del accionista frente al prestamista en dicha compañía es del 4% (el 7% esperado por dividendo, frente al 3% de interés obtenido por prestar dinero comprando bonos).

La prima de riesgo bursátil se puede calcular de muchas formas (utilizando, en lugar del dividend yield el earnings yield, o inversa del PER, o rentabilidad por beneficio, asumiendo o no crecimiento a largo plazo del mismo, incorporando distintas expectativas de crecimiento a largo plazo del mismo, comparándolo con la TIR, a distintos plazos de bonos soberanos en lugar de hacerlo con la TIR del propio bono corporativo…).

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
LA POLÍTICA MONETARIA EUROPEA, EN EL BANQUILLO
Nº 162 de 7 / 2020
EL “LO QUE HAGA FALTA” DEL BANCO CENTRAL EUROPEO PODRÍA CHOCAR, SEGÚN EL CONSTITUCIONAL ALEMÁN, CON UNO DE LOS PRINCIPIOS QUE SOSTIENEN EL ANDAMIAJE DE LA UNIÓN Y QUE DEBE PRESIDIR CUALQUIER ACTUACIÓN DE UN ORGANISMO EUROPEO, EL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD.
 
LA BANCA, ESENCIAL PARA SUPERAR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS
Nº 162 de 7 / 2020
“COTIZAN A 0,4 VECES RECURSOS PROPIOS, 5 VECES BENEFICIO Y 10% DE RPD SOBRE LAS MAGNITUDES DE 2019. 2020 SERÁ UN AÑO DE RETENCIÓN DE BENEFICIOS PERO EN 2021/22 LOS DIVIDENDOS SE PODRÁN PARECER MUCHO A LOS DE 2018/19”
 
UNIÓN EUROPEA: ESTA VEZ, LA RESPUESTA SERÁ DIFERENTE
Nº 162 de 7 / 2020

“LA UE DEBATE EL PLAN DE RECUPERACIÓN PARA NEUTRALIZAR POTENCIALES RIESGOS QUE PONGAN EN PELIGRO EL VALIOSO MERCADO ÚNICO. VALIOSO PARA TODOS, AUNQUE DE ACUERDO CON LAS ESTIMACIONES DE LA COMISIÓN EUROPEA, LOS CUATRO "FRUGALES" ESTÁN A LA CABEZA DE LA LISTA DE LOS GRANDES BENEFICIARIOS, CON 1.682€ PER CAPITA EN DINAMARCA, 1.583€ EN AUSTRIA, 1.500 € EN PAÍSES BAJOS Y 1.302€ EN SUECIA. UNAS CIFRAS QUE SUPERAN HOLGADAMENTE LOS 763€ PER CAPITA DE ITALIA O LOS 589€ DE ESPAÑA"

 
KARLSRUHE VS FRÁNFORT: ESCENARIOS Y SOLUCIONES
Nº 161 de 6 / 2020
LA INDEPENDENCIA DEL BCE FUE UNA EXIGENCIA ESPECÍFICA QUE IMPUSO ALEMANIA Y SE INCORPORÓ A LOS TRATADOS DE FORMA INEQUÍVOCA, ASÍ QUE EL BCE NO PUEDE RECONOCER LA JURISDICCIÓN DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL ALEMÁN, QUE EN EL PEOR DE LOS ESCENARIOS PODRÍA PROHIBIR AL BUNDESBANK SU PARTICIPACIÓN EN EL PEPP.
 
LA INVERSIÓN EN BITCOIN Y EN OTROS PROYECTOS BLOCKCHAIN
Nº 161 de 6 / 2020

EN MAYO SE REALIZÓ EL TERCER HALVING (REDUCCIÓN A LA MITAD DE LA RECOMPENSA PARA LOS MINEROS) EN LOS 10 AÑOS DE HISTORIA DEL BITCOIN, QUE POCOS DÍAS DESPUÉS COTIZABA POR ENCIMA DE LOS 10.000 DÓLARES.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715