Número 152 - Septiembre de 2019
 
REPORTAJES
 
EEUU extrae actualmente más petróleo que Arabia Saudí    
     
PETRÓLEO: DUEÑOS Y EXPLOTADORES  
       
 
     
     
     

EL GIRO EN LA ESCALADA DE TENSIÓN ENTRE LOS EEUU E IRÁN, PROPICIADO POR MACRON Y EL ÚLTIMO G7, ABRE UNA VÍA AL REENCUENTRO ENTRE LA JOVEN POTENCIA Y EL RÉGIMEN DE LOS AYATOLÁS, QUE PONE TAMBIÉN SUS CONDICIONES PARA SENTARSE A HABLAR, DE NUEVO, DE UN ASUNTO QUE ESTABA CERRADO. EL AUTOR PONE EN PERSPECTIVA ESTE DESENCUENTRO Y LA VERGONZOSA TRAYECTORIA QUE LAS VIEJAS POTENCIAS EUROPEAS, PRIMERO, Y LOS EEUU DESPUÉS, HAN PROTAGONIZADO EN ORIENTE MEDIO. UN FRENTE SIEMPRE CALIENTE EN EL QUE OCCIDENTE HA BUSCADO ASEGURARSE EL SUMINISTRO DE PETRÓLEO POR TODOS, POR CUALQUIER MEDIO.

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: LUIS MARTÍ

Estas notas podrían tener múltiples puntos de arranque. Elijo el de dos conocidos expertos de EEUU, Simon (hoy profesor en Amherst) y Benjamin (alto funcionario en anteriores presidencias), un historiador reciente (P. Frankopan, The Silk Roads), y un periodista especializado en Oriente Medio (Robert Fisk The Great War for Civilisation).

1945, aguas de Egipto

El presidente Roosevelt recibe al fundador del país saudita a bordo de un crucero norteamericano, y sus conversaciones no pudieron ser más fructíferas. EEUU, en la época país petrolero de segunda línea, se aseguró permanente acceso a yacimientos descubiertos apenas unos años antes de la guerra: comenzó así la larga época de entendimiento que ha superado desavenencias ocasionales y alguna vez, profundas. Pero Ibn Saud perseguía también el objetivo de asegurarse la protección de EEUU frente a posibles interferencias de un país como Inglaterra, infatigable buscador de materias primas a cualquier coste, incluso el de forzar los cambios políticos o dinásticos que fueran necesarios. Objetivo logrado: años más tarde, la relación bilateral de EEUU con la casa real se considera una de dos áreas de la política exterior [la otra es Israel], reservadas exclusivamente a criterios de la Casa Blanca. Es patente que en el transcurso del tiempo han surgido múltiples vinculaciones de negocios y una gran interdependencia financiera y militar, que difícilmente podía preverse en el curso de aquel contacto preliminar de 1945. Entre tanto han cambiado muchos datos del problema: EEUU, por ejemplo, extrae hoy más petróleo que el reino.

Siglo XIX, Persia (hoy, territorio de la Rep Islámica de Irán)

No viene mal un mínimo de historia. Un poderoso inversor ingles, curtido y enriquecido en explotaciones mineras australianas, Knox d’Arcy, se interesó por algunas investigaciones de expertos franceses que permitían confiar en la existencia de bolsas de petróleo en zonas de Persia. El inversor sospechó que el área encerraba un gran potencial extractivo y a pesar de la enorme opacidad institucional del país, consiguió al fin que el Shah aceptase una compensación “personal” de 20.000 libras, junto con acciones en la empresa y una participación [16%] en futuros beneficios. En vista de todo ello, el Shah firmó una concesión por 60 años.

Era época de fuertes tensiones en Asia debido a la coincidencia de ambiciones territoriales entre Inglaterra y Rusia. Durante muchos años se habló del Great Game. El Foreign Office operaba bajo la sospecha de que Rusia negociaba una red asiática de alianzas que le permitiera desplazar a Inglaterra de su posición dominante en la India y asegurarse una posición estratégica en el Oceano Indico. Aparte el significado político y económico de la India en el Imperio británico, surgía entonces lo que algunos vislumbraban como innovación tecnológica trascendental: los suministros de todo tipo al ejército inglés dependían de vías marítimas, y la convicción del almirante John Fisher de que el petróleo iba a permitir una tecnología mucho más efectiva para dar movilidad a la flota, colocó en primer término el objetivo político de asegurarse, a toda costa, fuentes de crudo “propias”. Controlar las fuentes de crudo que se esperaban en Persia se convertiría en absoluta prioridad de la política inglesa.

La extracción de crudo persa había seguido un curso poco regular. Knox d’Arcy tuvo que buscar apoyo financiero en la petrolera, Burmah Oil Company, que operaba en India oriental, pero el grupo estuvo a punto de cerrar las instalaciones y retirarse del país justamente cuando un golpe de fortuna acertó a identificar una enorme bolsa en 1908. Poco antes del estallido de la I Guerra, una nueva compañía, Anglo-Persian, pudo poner en marcha la primera gran refinería del país, y durante algún tiempo, la mayor del mundo, en la isla de Abadán. Anglo-Persian reconoció al gobierno inglés el control del 51% del capital, junto con un contrato de suministro permanente a la flota durante veinte años. Las autoridades inglesas pudieron al fin respirar. El suministro de crudo para la flota era una variable estratégica que quedaba en manos del mismo gobierno inglés. Finalizada la contienda mundial, Inglaterra figuraba como potencia dominante en el Golfo Pérsico: desaparecida la presencia turca, eliminadas las pretensiones alemanas de unir Bagdad con Europa Central, y con un imperio ruso en plena implosión.

Nubarrones nacionalistas

A estas alturas de la historia no resulta difícil imaginar que la presencia extranjera en Persia se tradujera en actos de dominio. La compañía petrolera actuó como fuente de influencia financiera y política en un país poco desarrollado, cuyas élites podían medrar sin mayor esfuerzo con solo adaptarse a las políticas y objetivos de Anglo-Persian, o de la gran potencia mundial que la controlaba. Los destinos de Persia tendrían que someterse a la visión estratégica definida por el gobierno ingles en cada momento. Decisiones políticas que implicasen los intereses del país serían tomadas en función de las conveniencias y objetivos de Inglaterra.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ORIENTE MEDIO, UNA CRISIS PERMANENTE
Nº 157 de 2 / 2020

NINGUNA DE LAS RAZONES ADUCIDAS POR TRUMP PARA RETIRAR A EEUU DEL ACUERDO DE VIENA TENÍA EL MENOR FUNDAMENTO, PERO ÉL INSISTE EN PRESIONAR A LOS PAÍSES EUROPEOS PARA QUE DENUNCIEN TAMBIÉN EL ACUERDO, CON IDEA DE NEGOCIAR “OTRO MEJOR”, MIENTRAS SE CONVIERTE EN UN AUTÉNTICO AGENTE PROVOCADOR -CON ATENTADOS COMO EL DEL 3 DE ENERO CONTRA SOLEIMANI- Y REFUERZA EL ESQUEMA DE SANCIONES CONTRA EL RÉGIMEN IRANÍ, QUE INSTA A EUROPA A QUE RECUPERE SU LIBERTAD DE ACCIÓN.

 
¿ACCIONISTAS O PRESTAMISTAS?
Nº 157 de 2 / 2020

EL S&P500 DA UNA RENTABILIDAD POR DIVIDENDO DEL 1,8% FRENTE AL 3,2% DEL EUROSTOXX. PERO LA TIR DE LOS BONOS USA ESTÁ EN EL 3% Y LA DE LOS EUROPEOS, QUE ESTUVO EN EL 5% EN 2011, HA CAÍDO AHORA AL 0,5%.

 
DEL RELATO A LA REALIDAD: LA AGENDA LABORAL DEL GOBIERNO SÁNCHEZ-IGLESIAS
Nº 157 de 2 / 2020

"DE LA DEROGACIÓN DE LA REFORMA LABORAL, A PALO SECO, SE PASÓ A LA SUPRESIÓN DE LOS ASPECTOS 'MÁS LESIVOS' , SIN CONCRETARLOS. SE TRATA DE REFORZAR EL PODER SINDICAL Y LIMITAR LAS FACULTADES DE LOS EMPRESARIOS, LO QUE DESALENTARÁ LA CREACIÓN DE EMPLEO, QUE SE DESACELERA CON EL PASO DE LOS MESES Y LA DISMINUCIÓN DEL CRECIMIENTO".

 
ALEMANIA: UN VIEJO SOCIALISMO EN EBULLICIÓN
Nº 156 de 1 / 2020

LOS NUEVOS LÍDERES DEL SPD PLANTEARON A SUS BASES UN GIRO A LA IZQUIERDA: DEROGAR LA NORMATIVA LABORAL DE SCHRÖDER INCLUIDA EN EL PAQUETE LLAMADO HARTZ IV, ELEVAR EL SALARIO MÍNIMO (PRINCIPIO YA INCORPORADO EN LOS CONTRATOS DE COALICIÓN), ELIMINAR LA RIGUROSA REGLA FISCAL DEL “FRENO A LA DEUDA”, QUE SE INCORPORÓ AL TEXTO CONSTITUCIONAL EN 2009, Y AL TIEMPO RENUNCIAR AL RIGUROSO EQUILIBRIO PRESUPUESTARIO DEL “CERO NEGRO”, EL SCHWARZE NULL QUE EL MINISTRO SOCIALISTA SCHOLZ HA APLICADO CON LA MISMA CONTUNDENCIA QUE SU ANTECESOR DEMOCRISTIANO, SCHAUBLE.

 
EL DESPLAZAMIENTO DE LO REAL A LO FINANCIERO
Nº 156 de 1 / 2020

EL PESO DEL SECTOR FINANCIERO EN EL PIB DE LOS EEUU SE HA MULTIPLICADO POR 4 DESDE 1950. PERO ENTONCES LAS FINANZAS PROVEÍAN FONDOS PARA LA INVERSIÓN A LARGO PLAZO MIENTRAS QUE AHORA TODO ES CORTO PLAZO.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715