Número 152 - Septiembre de 2019
 
REPORTAJES
 
“Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo con la UE” dijo Trump al concluir el G7 en Biarritz, “porque no quieren aranceles”. Y Merkel debe negociar mientras el PIB alemán comienza ya a bajar (-01% en 2T19    
     
SOMBRAS EUROPEAS: COMERCIO Y SECTOR AUTOMOVILÍSTICO  
       
 
     
     
     

EL COMERCIO MUNDIAL SE HABRÍA ESTANCADO EN EL PRIMER SEMESTRE, UN PROBLEMA GRAVE PARA UNA ALEMANIA Y UNA EUROPA ORIENTADAS A LA EXPORTACIÓN (VER INFORME) Y QUE PUEDE EMPEORAR SI NO HAY ACUERDO CON TRUMP ANTES DE NOVIEMBRE. ASÍ QUE MERKEL NEGOCIA PARA DEFENDER AL AUTOMÓVIL GERMANO MIENTRAS MACRON VIGILA QUE EL ACUERDO NO SEA A COSTA DEL SECTOR AGRÍCOLA.

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: FRANCISCO VIDAL (Economista Jefe de Intermoney)

La enorme carga en forma de deuda es considerada en muchos foros uno de los grandes riesgos que atenazan el futuro de la economía mundial. De acuerdo con los datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), el crédito al sector no financiero se situó en el 265,5% del PIB en las economías desarrolladas y en el 183,2% en los países emergentes al cierre de 2018. En conjunto, el mencionado crédito al sector no financiero alcanzaba el 233,7% del PIB en las naciones que representan el grueso de la economía mundial, si bien hay una cifra que acapara muchos titulares como es la carga del 254% del PIB en China.

Rinoceronte gris

Las anteriores cifras y, sobre todo, el comportamiento de los inversores, a pesar de las mismas, ha llevado a que la carga de la deuda sea considerada un “rinoceronte gris”; en otras palabras, una amenaza obvia pero ignorada. Sin embargo, el nuevo mundo en el que vivimos ha obligado a los bancos centrales a aplicar políticas monetarias muchísimo más generosas que en el pasado y, especialmente, en los países desarrollados. Una generosidad que ha llegado para quedarse y convierte en sostenibles niveles de deuda que en el pasado no lo hubieran sido.

A corto plazo, la deuda no será el “rinoceronte gris” que algunos defienden; un papel que sí puede encarnar el comercio al existir un riesgo real de que EEUU acabe provocando un escenario de fractura en este ámbito. La probabilidad que debemos asignar a esta posibilidad es todavía reducida, pero no despreciable.

Un potencial choque comercial total entre EEUU y China o el agravamiento de las presiones comerciales estadounidenses hacia otros países ocasionarían un daño económico relevante a escala global al que no sería ajeno la economía americana; circunstancia que lleva a descontar el triunfo del sentido común y el acercamiento de posturas entre las dos mayores potencias mundiales. Así, el problema radica en que este supuesto lleva a minusvalorar un riesgo al que nadie es ajeno y esto tiene unas consecuencias similares a obviarlo, pudiendo convertirlo en un “rinoceronte gris”.

Más amenazas

A principios de septiembre, los datos de la Organización Mundial del Comercio apuntaban que el comercio global solo creció un 1,2% interanual en el primer trimestre de 2019 (frente al + 4,0% de principios de 2018) y su barómetro comercial adelantaba un desempeño bastante peor en el segundo trimestre que tomaría algo más de fuerza en el tercero. En esta línea, el reputado CPB holandés estimaba que en el primer semestre de 2019 el comercio mundial había permanecido estancado respecto al mismo periodo de 2018. Luego el deterioro del comercio va a más y no se subsanará hasta que las empresas cuenten con un escenario de certidumbre comercial a escala global.

En el momento de escribir este artículo, el escenario comercial era peor que el atesorado a principios de verano, ya que el mes de septiembre empezaba en EEUU con nuevos aranceles del 15% a 112.000 millones de dólares en productos chinos y la amenaza de aplicación de más aranceles a los bienes importados de China a partir del 1 de octubre y el 15 de diciembre. Las autoridades estadounidenses volvían a endurecer su posición y las represalias del gigante asiático no se hacían esperar. Una situación que chocaba con la relajación del tono entre ambos países y hace que cobre sentido un refrán muy nuestro: “obras son amores y no buenas razones”.

En la práctica, el presidente de los EEUU desea una gran victoria en el campo comercial que las autoridades chinas no le van a conceder. En primer lugar y más allá de lo económico, ningún presidente de China, menos Xi Jinping, permitirá que se le identifique como perdedor ante la gran potencia rival. En segundo y a pesar de que las tensiones comerciales agravan el evidente freno de la actividad en el gigante asiático, Xi Jinping sabe que los tiempos son más exigentes para Trump, ya que necesita una economía pujante hasta las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

Por último, los chinos tienen claro que disputan una guerra más compleja y su cabeza está en largo plazo. De forma que asumirán ciertos costes a corto plazo, aunque evitando que la “cuerda se rompa”. En el mundo nadie puede sustituir rápidamente los 539.676 millones de dólares en bienes que EEUU compró a China en 2018; cifra que descendería en un -12,38% al finalizar 2019, de mantenerse el resto del año el comportamiento del primer semestre. No obstante, los chinos son conscientes de que el futuro de la economía mundial pasa por Asia y, por lo tanto, sus vecinos representarán una demanda creciente que irá desplazando a la estadounidense. Además, como gran potencia del área, China sí tendrá capacidad de influencia sobre la nueva demanda asiática.

En suma, los chinos no alcanzarán un acuerdo a cualquier precio y esto implica que, de lograrse, no será la gran victoria que desea Trump. Sin embargo, el presidente estadounidense necesita vender una gran victoria comercial a su electorado y esto debe preocupar en la Unión Europea, dado que seguramente suframos los costes colaterales de la situación expuesta: una victoria frente a los europeos sería muy popular entre determinados votantes estadounidenses.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ORIENTE MEDIO, UNA CRISIS PERMANENTE
Nº 157 de 2 / 2020

NINGUNA DE LAS RAZONES ADUCIDAS POR TRUMP PARA RETIRAR A EEUU DEL ACUERDO DE VIENA TENÍA EL MENOR FUNDAMENTO, PERO ÉL INSISTE EN PRESIONAR A LOS PAÍSES EUROPEOS PARA QUE DENUNCIEN TAMBIÉN EL ACUERDO, CON IDEA DE NEGOCIAR “OTRO MEJOR”, MIENTRAS SE CONVIERTE EN UN AUTÉNTICO AGENTE PROVOCADOR -CON ATENTADOS COMO EL DEL 3 DE ENERO CONTRA SOLEIMANI- Y REFUERZA EL ESQUEMA DE SANCIONES CONTRA EL RÉGIMEN IRANÍ, QUE INSTA A EUROPA A QUE RECUPERE SU LIBERTAD DE ACCIÓN.

 
¿ACCIONISTAS O PRESTAMISTAS?
Nº 157 de 2 / 2020

EL S&P500 DA UNA RENTABILIDAD POR DIVIDENDO DEL 1,8% FRENTE AL 3,2% DEL EUROSTOXX. PERO LA TIR DE LOS BONOS USA ESTÁ EN EL 3% Y LA DE LOS EUROPEOS, QUE ESTUVO EN EL 5% EN 2011, HA CAÍDO AHORA AL 0,5%.

 
DEL RELATO A LA REALIDAD: LA AGENDA LABORAL DEL GOBIERNO SÁNCHEZ-IGLESIAS
Nº 157 de 2 / 2020

"DE LA DEROGACIÓN DE LA REFORMA LABORAL, A PALO SECO, SE PASÓ A LA SUPRESIÓN DE LOS ASPECTOS 'MÁS LESIVOS' , SIN CONCRETARLOS. SE TRATA DE REFORZAR EL PODER SINDICAL Y LIMITAR LAS FACULTADES DE LOS EMPRESARIOS, LO QUE DESALENTARÁ LA CREACIÓN DE EMPLEO, QUE SE DESACELERA CON EL PASO DE LOS MESES Y LA DISMINUCIÓN DEL CRECIMIENTO".

 
ALEMANIA: UN VIEJO SOCIALISMO EN EBULLICIÓN
Nº 156 de 1 / 2020

LOS NUEVOS LÍDERES DEL SPD PLANTEARON A SUS BASES UN GIRO A LA IZQUIERDA: DEROGAR LA NORMATIVA LABORAL DE SCHRÖDER INCLUIDA EN EL PAQUETE LLAMADO HARTZ IV, ELEVAR EL SALARIO MÍNIMO (PRINCIPIO YA INCORPORADO EN LOS CONTRATOS DE COALICIÓN), ELIMINAR LA RIGUROSA REGLA FISCAL DEL “FRENO A LA DEUDA”, QUE SE INCORPORÓ AL TEXTO CONSTITUCIONAL EN 2009, Y AL TIEMPO RENUNCIAR AL RIGUROSO EQUILIBRIO PRESUPUESTARIO DEL “CERO NEGRO”, EL SCHWARZE NULL QUE EL MINISTRO SOCIALISTA SCHOLZ HA APLICADO CON LA MISMA CONTUNDENCIA QUE SU ANTECESOR DEMOCRISTIANO, SCHAUBLE.

 
EL DESPLAZAMIENTO DE LO REAL A LO FINANCIERO
Nº 156 de 1 / 2020

EL PESO DEL SECTOR FINANCIERO EN EL PIB DE LOS EEUU SE HA MULTIPLICADO POR 4 DESDE 1950. PERO ENTONCES LAS FINANZAS PROVEÍAN FONDOS PARA LA INVERSIÓN A LARGO PLAZO MIENTRAS QUE AHORA TODO ES CORTO PLAZO.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715