Número 149 - Mayo de 2019
 
REPORTAJES
 
En España, la desigualdad entre el 40 por ciento más pobre y la media nacional se ha mantenido entre 1980 y 2017”    
     
¿DESIGUALDAD? EL PROBLEMA DE ESPAÑA ES EL PARO  
       
 
     
     
     

“UN PARO QUE, AUN EN EL MEJOR MOMENTO, DOBLA LA MEDIA EUROPEA Y CUYA CAUSA ÚLTIMA ES INSTITUCIONAL, ASÍ QUE NO SERÁ FÁCIL CORREGIRLO, EN UN PAÍS TAN ENCANTADO DE HABERSE CONOCIDO EN SUS DEFICIENCIAS ESTRUCTURALES”.

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: MIGUEL NAVASCUÉS

El ganador de las recientes elecciones, Pedro Sánchez, definió su objetivo en los debates previos con gran precisión: acabar con la desigualdad creciente en España. Pero la desigualdad no es el principal problema de España, ni siquiera tiene la entidad de problema. Para empezar, no es creciente. Son mañas electorales –que le han dado un excelente resultado– para convocar grupos sociales, como los pensionistas, a los que les conviene azuzar la guerra contra el resto de españoles, pues cada grupo de renta, cuando quiere aumentar su participación en la renta global, lo hace a costa de los demás. Un gran error de estrategia para un gobierno, porque tarde o temprano se encuentra estrangulado por promesas incumplibles.

Que España no tiene un problema de desigualdad se demuestra en un gráfico que tomo de un artículo de J.R. Rallo:

Como se ve en él, entre 1980 y 2017 la parte del 40% de renta más baja se ha mantenido sin perder un ápice de poder adquisitivo respecto a la renta total.

Entonces, si la distribución no es el problema, ¿cuál es? El problema es toda la estructura industrial que deriva en que España la tasa de paro sea el doble que la de Europa, aún en sus mejores momentos.

Un paro institucionalizado

Esta tasa de paro tan espectacular (que solo gracias a la burbuja inmobiliaria se acercó a la media europea), a la que ya no hacemos ni caso, pues la tomamos como un dato – como prueba que no ha sido debatida en ninguno de los debates electorales – es la culpable principal de la distribución de la renta en España. Y que la distribución no sufra alzas y bajas en un periodo tan largo como en el gráfico primero trae consigo la buena nueva de que las políticas de ayuda al desempleo funcionan bastante bien. Pero claro, no bastan, pues el subsidio nunca será igual al salario percibido por el reciente parado.

Hace poco, en el número anterior de Consejeros, John de Zulueta (presidente del Círculo de empresarios), decía con un optimismo encomiable que la tasa de paro debería ser reducida al 5%. En el mismo número, Fernando González Urbaneja se preguntaba si eso era posible. Apunta que una serie de reformas la harían viable, nada utópica.

Yo me conformaría con reducir la cifra al nivel medio de la UE. Mi menor optimismo proviene de que no es un problema que se solucione con un tal o cual modelo económico, sea liberal, sea keynesiano, sino de que la causa última es institucional, y corregirla no va ser tan fácil en un país tan encantado de haberse conocido en sus deficiencias estructurales y cuyo mayor empeño político es “corregir la desigualdad” (con un amplio respaldo de las urnas), cuando dicha desigualdad se moderaría sensiblemente con una reducción del paro y un aumento del empleo. No nos engañemos: en la raíz de la desigualdad está el paro, como se vería si comparáramos por regiones ambas magnitudes.

A ello hay que añadir el problema de la productividad, naturalmente. La producción es la suma del empleo y de un factor residual que depende de la productividad. Sin ella, siempre estaríamos trabajando las mismas horas para producir siempre lo mismo, lo que es una situación singular desde la revolución industrial.

Este problema de España se debe el atraso creciente en formas avanzadas de producción, es decir, en productividad. ¿Qué quiere decir esto? Que la parte tecnológica de la renta que se obtiene de la producción no aumenta lo suficiente. Esta es la causa última de la alta tasa de paro (siempre el doble que la media de Europa), y de las horrorosas proyecciones que hay sobre aspectos que nos amenazan desde el futuro, como la quiebra de las pensiones, eso que Pablo Iglesias arregla con un cambio legislativo. Que si el modelo productivo no cambia, si no hay más innovación (empleo de nuevas tecnologías), España tendrá una renta per capita cada vez más pequeña para repartir. Porque la distribución viene siempre después de la producción, y no puede haberla si no hay antes una productividad creciente.

Proyecciones dantescas

A esto hay que añadir, desgraciadamente, que las proyecciones de población son dantescas, y ni por milagro van a comenzar a arreglarse desde ya. Menos población trabajadora y menos productividad, menos PIB per capita, menos recursos para atender a los pasivos, como los pensionistas.

Por eso no tiene sentido hablar de problema de distribución. Los problemas económicos son siempre intertemporales, y se ha de pensar en estos términos para hablar con sentido. Empezar arbitrariamente a aumentar las pensiones actuales (y esperadas falsamente) es engañar al personal, que tarde o temprano se va a encontrar con que no tendrá ni salario ni pensión suficiente para sostenerse. Ídem, respecto al salario mínimo, una redistribución hacia algunos que conservarán el empleo respecto a otros que lo perderán. Hay que dejar al mercado que decida dónde van las rentas, e interferir en esto con prudencia, mirando siempre sus efectos en el futuro. Esto suena horrible y chirriante en los oídos de la mayoría (que, repetimos, ha apoyado a este gobierno), pero es un paso ineludible hacia la solución del problema del paro y, como secuela, de la distribución.

Si no, llegaremos a situaciones insostenibles de deuda y déficit, que habrá que corregir con “llanto y crujir de dientes”. Y de momento, ese es el camino que hemos emprendido: negación de la realidad e hinchar el globo de la ilusión.

El aumento constante del PIB y de la población es la única solución a cualquier problema que se plantee. La intervención del Estado debe ser neutral respecto a este proceso. Si no, se producirán grandes distorsiones de renta de improductivas respecto a productivas, lo que dará un mapa de incentivos totalmente contraproducente.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
EL MIEDO ALEMÁN (A QUE LA SITUACIÓN SOLO PUEDA EMPEORAR)
Nº 150 de 6 / 2019

NUNCA LOS ALEMANES VIVIERON MEJOR, TAN SANOS, TAN RICOS... PERO LOS ROBOTS YA ESTÁN EN MÚNICH (BMW) Y EN INGOLSTADT (AUDI) Y ALEMANIA PERCIBE SU FUTURO ECONÓMICO COMO CADA VEZ MÁS INCIERTO MIENTRAS EL MIEDO COLECTIVO, INTRÍNSECO AL PUEBLO ALEMÁN, RESURGE CON FUERZA Y SE CUESTIONA EL PAPEL DEL ESTADO SOCIAL: "ME CAGO EN LA ECONOMÍA SI ÉSTA NO ES UN VEHÍCULO PARA AVANZAR EN LA SOCIEDAD" CLAMA LA HEREDERA DE GALLETAS BAHLSEN.

 
SI DICE EMERGENTES, EN REALIDAD DICE CHINA
Nº 150 de 6 / 2019

CHINA REPRESENTA HOY EL 75% DE LAS VENTAS DE AUTOMÓVILES DE LAS CUATRO GRANDES ZONAS EMERGENTES Y CONSUME UN 50% MÁS DE ENERGÍA QUE LAS OTRAS TRES –INDIA, ÁFRICA E IBEROAMÉRICA– JUNTAS.

 
EEUU: ENTRE EL APOYO A LA FED Y EL CHOQUE COMERCIAL
Nº 150 de 6 / 2019

LA OCDE ESTIMA EN UN -0,2% DEL PIB, EN EEUU, Y EN UN -0,3% EN CHINA, EL COSTE EN CRECIMIENTO DEL RECRUDECIMIENTO DE SUS TENSIONES COMERCIALES. PERO EL RESTO DEL MUNDO PAGA TAMBIÉN LA FACTURA: SI LA INVERSIÓN EN CAPITAL FIJO DE LOS PAÍSES DEL G20 CRECÍA AL 5% A PRINCIPIOS DE 2018, AL CERRAR EL AÑO EL RITMO –EXCLUYENDO CHINA Y ARABIA SAUDÍ– HABÍA CAÍDO A LA MITAD.

 
ISRAEL: EL "DEAL OF THE CENTURY"
Nº 149 de 5 / 2019

CUANDO A PRIMEROS DE JUNIO CONCLUYA EL RAMADÁN PODRÍA CONOCERSE AL FIN EL PLAN DE TRUMP PARA ORIENTE MEDIO. LA ALIANZA ENTRE ESTADOS UNIDOS E ISRAEL PARECE INQUEBRANTABLE Y TRUMP YA AVANZÓ QUE SU PROPUESTA DESBORDARÍA, INCLUSO, LAS EXPECTATIVAS DE LOS PROPIOS ISRAELITAS. TRAS HABER ACEPTADO LA CAPITALIDAD DE JERUSALÉN O SU SOBERANÍA SOBRE LOS ALTOS DEL GOLÁN, EL PLANTEAMIENTO NO DEJA DE CREAR ALARMA EN LA ZONA, DONDE OTROS PODEROSOS ACTORES -CON RUSIA A LA CABEZA–TAMBIÉN MUEVEN SUS PEONES.

 
EL LARGO CAMINO HACIA LOS GOBIERNOS DE COALICIÓN
Nº 149 de 5 / 2019

"SÁNCHEZ CONFÍA EN SER CAPAZ DE BIZCOCHAR A IGLESIAS, YA LO HA HECHO DURANTE EL ÚLTIMO AÑO, Y GANAR LA INVESTIDURA SIN CEDER MINISTERIOS. IGLESIAS QUIERE SUMAR AL PACTO A ERC PARA REFORZAR SU POSICIÓN Y DEBILITAR LA DE SÁNCHEZ HASTA FORZARLE A ACEPTAR MINISTROS CERCANOS A PODEMOS... ESA ES LA PARTIDA QUE SE DESARROLLARÁ EN JUNIO".

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715