Número 159 - Abril de 2020
 
REPORTAJES
 
   
     
“MUCHAS EMPRESAS ESTÁN DANDO LECCIONES DE CÓMO COMPORTARSE”  
       
 
     
     
     
CRISTINA GARMENDIA
 

“ESTA CRISIS NOS OBLIGA A DECIDIR SIN DEMORA SOBRE SEGURIDAD SANITARIA, PERO ADEMÁS ACELERARÁ ALGUNAS OTRAS TRANSICIONES EN LAS QUE YA ESTÁBAMOS INMERSOS, COMO EL SALTO DE LO ANALÓGICO A LO DIGITAL, DE LO MATERIAL A LO INTANGIBLE O DEL MODELO TRADICIONAL DE PRODUCCIÓN Y CONSUMO LINEAL HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR”, SUBRAYA GARMENDIA. “OJALÁ APRENDAMOS DE ESTA SITUACIÓN A VALORAR DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE LA IMPORTANCIA DE INVERTIR EN CONOCIMIENTO. ES LA ÚNICA FORMA DE GARANTIZARNOS EL MEJOR FUTURO POSIBLE”

   
    Foto: Archivo RC

TEXTO: MANUEL MORENO CAPA

Realizamos esta entrevista dos semanas después de la declaración del Estado de Alarma, en vigor desde el 15 de marzo. Y una persona como Cristina Garmendia –científica, empresaria y con experiencia ministerial– está seguramente entre las más capacitadas para analizar muchos de los aspectos que rodean a la mayor crisis de carácter no bélico que nos ha afectado en lo que alcanza la memoria.

¿Recomendaría al Gobierno alguna medida adicional para combatir los efectos económicos del coronavirus?

Lo que el Gobierno necesita ahora es que le dejemos trabajar, más que recomendaciones no solicitadas y que críticas estériles. El presidente y el Consejo de Ministros están tomando decisiones muy duras y muy difíciles, en una situación de extrema gravedad desconocida por todas las generaciones que no hemos vivido una guerra. Cada uno debemos colaborar en lo que podamos en la lucha contra la pandemia, con nuestros recursos personales y profesionales, pero ahora creo que sobran las opiniones. Quienes deben hacer recomendaciones al Ejecutivo son los expertos y los técnicos, sobre todo los científicos y sanitarios. Más adelante llegará el momento en que todos aportemos lo que sabemos, y lo que hayamos aprendido de esta crisis, para recuperar cuanto antes nuestra economía y el bienestar social. También será ese el momento de hacer balance y, si se da el caso, pedir responsabilidades a quien no haya hecho las cosas bien. Pero ahora eso no toca.

¿Y a las empresas?

Muchas empresas están dando un ejemplo de responsabilidad con esta crisis, aportando recursos para luchar contra la pandemia e incluso produciendo bienes de primera necesidad para paliar las necesidades sanitarias. Son ellas las que están dando lecciones de cómo comportarse. El mayor reto lo tendremos a la salida de la crisis, sobre todo las pymes. No sabemos cuándo ni cómo saldremos, solo sabemos que hay, seguro, una salida. Por lo tanto, es imprudente pensar en este momento en soluciones mágicas. Solo cabe recomendar prudencia, responsabilidad y confianza en que el Estado, en su conjunto, sabrá dar una respuesta solidaria para los que salgan peor parados y eficaz para el conjunto del sistema productivo. La unión será fundamental para reconstruir el tejido empresarial y reavivar la economía, que será la prioridad una vez pase la crisis sanitaria.

¿Y a escala europea?

La Unión Europea tiene ante sí una oportunidad histórica para demostrar que juntos somos más fuertes. Si pierde esta oportunidad, su futuro será mucho más incierto de lo que parecía después del Brexit. Las primeras reacciones que hemos visto no son quizá las mejores, pero hay que pensar que esta situación sorprende a todo el mundo con el pie cambiado y la reacción posterior será la de verdad correcta. Al resto de países solo cabe recomendarles que aprovechen la experiencia de Italia y España, los países europeos que nos hemos visto atacados antes que el resto por el Covid-19, y no pierdan ni un día de más en adoptar las medidas de protección necesarias.

¿Cambiará la crisis del coronavirus las fórmulas de cooperación internacional en estos temas? En lo visto hasta la fecha, reina una cierta descoordinación entre países, incluso entre los miembros de la Unión Europea…

Una amenaza global exige una reacción global. La coordinación internacional es inmensamente más útil para dar respuesta a una pandemia que los discursos populistas y nacionalistas que en los últimos años venían imponiéndose en la opinión pública mundial. Y lo mismo vale para cualquier otra amenaza global, bien sea la emergencia climática, el terrorismo o las crisis económicas. Juntos podemos afrontarlo. Si cada uno va a lo suyo, caeremos todos. Es así de crudo. La crisis del coronavirus nos obliga a decidir sin demora sobre seguridad sanitaria, pero además acelerará algunas otras transiciones en las que ya estábamos inmersos, como el salto de lo analógico a lo digital, de lo material a lo intangible o del modelo tradicional de producción y consumo lineal hacia una economía circular.

Desde el punto científico, ¿se puede confiar en que el Covid-19 será finalmente controlado, de modo que podamos convivir con él igual que con otros virus ya conocidos?

No hay razón para pensar otra cosa, porque así ha sucedido históricamente en situaciones similares y ahora disponemos de mejores recursos. Lo lógico es que el Covid-19 se quede entre nosotros sin suponer ninguna amenaza grave.

¿Cuánto puede tardarse en desarrollar una vacuna?

Dar fechas en este momento es temerario, pero escuchando a los expertos cabe concluir que es posible disponer de una vacuna eficaz en verano.

La biotecnología, uno de los sectores permanentemente considerados emergentes, cada vez tendrá más que aportar en el ámbito de la lucha contra las pandemias…

Ya lo está aportando. Quizás la revolución no es percibida por la sociedad, como sí ocurre en el caso de las tecnologías digitales, porque un móvil o un ordenador son productos más visibles que un biofármaco o un biocombustible. Pero sería un gran error seguir considerando emergente un sector que ya está siendo decisivo para nuestra salud, alimentación o suministro energético. El reto es que no miremos hacia la comunidad científica cuando surge una emergencia como la actual, sino que invirtamos en conocimiento mucho antes, porque esa es la forma de obtener buenos resultados. Y lo mismo que digo para el sector investigador vale para el sanitario. Ojalá aprendamos de esta situación a valorar de una vez y para siempre la importancia de invertir en conocimiento. Es la única forma de garantizarnos el mejor futuro posible.

¿Por qué seguimos sin tener en España una decidida política de innovación, de I+D?

Una clave importante es la falta de convicción política, pero ésta a su vez está relacionada con factores culturales y también de estructura productiva. Me gusta pensar que, en último término, al vivir en una democracia la solución siempre está en manos de los ciudadanos. Los beneficios de la ciencia se consiguen siempre en el largo plazo, pero vivimos en una sociedad que demanda cada vez más respuestas inmediatas a sus necesidades. Por eso el trabajo de Cotec no se centra exclusivamente en persuadir a la clase política, es importante trabajar también a gran escala para cambiar la percepción social sobre la ciencia y la innovación.

¿Qué opina de que Ciencia y Universidades sean ahora dos carteras ministeriales separadas?

No es un marco nuevo. En realidad, durante los últimos veinte años, estas competencias han estado separadas durante quince. Lo que no tiene precedentes es dotar a la universidad de su propio ministerio, al margen del de Educación y el de Ciencia, un diseño que puede sonar bien por la visibilidad que supone, pero que tiene un problema intrínseco: las competencias universitarias estatales son pocas, la mayoría están transferidas a las comunidades autónomas. En todo caso, sería un gravísimo error tratar de dotar de más músculo al ministerio naciente partiendo el plan nacional de I+D+I: la política de ciencia e innovación ha de seguir teniendo un mando único en su diseño y en su ejecución.

Desde su experiencia como consejera independiente de Caixabank, ¿ve necesaria también en la banca una renovada estrategia de innovación?

La banca afronta importantes retos que sólo pueden ser abordados con innovación. Algunos son internos, como el proceso de digitalización, que implica cambios en los procesos y también en el modelo de negocio. Pero, además, el sector bancario tiene que innovar hasta en su propio propósito, en sus productos, para atender la realidad de una economía cada vez más basada en la inversión en activos intangibles (I+D, sostenibilidad, talento, reputación, datos, etcétera), que están mal medidos y mal valorados en la contabilidad de las empresas y en el PIB de los países. El sector financiero en general, y los bancos en particular, tienen una gran responsabilidad y una gran oportunidad en el desarrollo de la economía intangible.

¿Le queda aún mucho por cambiar, y por sufrir, al sector financiero?

Ningún sector puede quedarse al margen de las grandes transiciones en las que estamos inmersos. Los flujos de información cambian de lo analógico a lo digital; los flujos de materia y energía, de un modelo lineal a uno circular; los flujos de inversión, de una economía basada principalmente en activos materiales a una con mayor peso de los intangibles. Y gestionar estas transiciones a nivel político implica reformar las estructuras, procesos y reglas que configuran el mundo que hoy conocemos. Creo que ante estos grandes movimientos hay organizaciones que asumirán liderazgos y que el resto las seguirán, pero todas han de transformarse: resistir no es una opción viable. El reto está en conducir adecuadamente estas transformaciones, cohesionando la sociedad, en gran medida a través del liderazgo de unas instituciones académicas y empresariales eficientes, sostenibles...

¿Y cuánto debe cambiar ese otro sector que ha sufrido tanto o más y en el que también está presente como consejera de Mediaset: los medios de comunicación?

Es otro apasionante ejemplo de transformación que tengo el privilegio de estar siguiendo muy de cerca. De este sector destacaría su agilidad para desarrollar nuevos formatos que modifican nuestro estilo de vida casi sin darnos cuenta, y también su capacidad para establecer alianzas. Hay mucha innovación detrás de algo tan cotidiano como el entretenimiento.

¿No están siendo los medios tradicionales víctimas de ese pseudo-periodismo que infecta las Redes? Se suponía que Internet iba a traer más información… pero en realidad parece que está provocando lo contrario, más mentiras y manipulación…

Recibimos más información que nunca y además la recibimos a través de canales y formatos nuevos. Esto hace cada vez más difícil diferenciar a la audiencia entre las noticias veraces y contrastadas de los medios tradicionales, y las fake news que distribuyen fuentes de información anónimas, interesadas y a menudo mal intencionadas. El cambio ha sido tan grande y tan rápido que los medios tradicionales todavía están terminando de recolocarse para encontrar su sitio y diferenciarse. No tardará en aclararse el panorama. El buen periodismo es más necesario que nunca en este contexto de sobreabundancia informativa.

¿Superará la economía mundial los efectos de esa otra infección llamada proteccionismo?

El mundo se ha globalizado muy rápido y quizá hemos pecado todos de una cierta ingenuidad, inspirados por el sueño de una utopía. Ahora estamos viendo las consecuencias. A largo plazo creo que encontraremos un equilibrio, pero desde luego los actuales líderes políticos en algunas potencias no parecen los más adecuados para guiarnos hacia esa nueva etapa.

¿Cómo superará Europa el Brexit?

El Brexit es un error histórico que no dejará ganadores. Empeora tanto el futuro de Europa como el del Reino Unido. Pero el continente ya superó el siglo pasado crisis mucho más graves y salió reforzado de ellas. Lo mismo sucederá esta vez. Si nos mantenemos unidos, nos irá bien.

Si tuviera que elegir un activo para invertir en este 2020, ¿cuál sería su favorito?

No voy a recomendar un activo en particular, no sería nada prudente por mi parte, pero como idea general recomendaría a todos los niveles, personas, empresas y territorios, que cuando hagan sus análisis consideren todos los activos intangibles que subyacen en cada oportunidad de inversión, porque este tipo de activos marcará con seguridad la diferencia.

¿Qué nuevas medidas pueden favorecer una mayor presencia de la mujer en los consejos y en los altos puestos directivos?

Apostaría por ensalzar a los líderes que, defendiendo la meritocracia y la diversid, consiguen operar mejor las organizaciones. Los hechos y los datos nos llenan de razones para defender que no hay otro camino. Además de la norma, que es imprescindible, necesitamos transformar la cultura de las organizaciones, algo que difícilmente se refleja en las memorias y en los reportes a los mercados.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“TODA MEDIDA DE IMPULSO ECONÓMICO DEBE HABLARSE CON CEOE Y CON CEPYME”
 
PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS
Nº 160 de 5 / 2020

“ES IMPERATIVO EVITAR QUE UN PROBLEMA DE LIQUIDEZ PUNTUAL SE LLEVE POR DELANTE EMPRESAS Y PUESTOS DE TRABAJO. HAY QUE PROTEGER A LAS EMPRESAS. HAY QUE PROTEGER EL EMPLEO”, SUBRAYA PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS, PARA QUIEN “LA CLAVE DE TODA RECUPERACIÓN RESIDIRÁ EN UN DIÁLOGO SOCIAL DIRECTO E INCLUSIVO”. SUBRAYA QUE EN EL ÁMBITO INTERNACIONAL “NO SE DEBERÍAN PONER EN CUESTIÓN LOS ACUERDOS DE LIBRE COMERCIO NI LOS PROCESOS DE INTEGRACIÓN REGIONAL QUE HAN TRAÍDO UN BIENESTAR PALPABLE A CIENTOS DE MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL PLANETA”.

 
“EL SISTEMA JURÍDICO Y ECONÓMICO MUNDIAL ESTÁ SESGADO EN FAVOR DEL CAPITAL”
 
JOSEPH STIGLITZ
Nº 158 de 3 / 2020

"OBSERVE, POR EJEMPLO, EL CASO DEL PRIVATE EQUITY: LOS FONDOS CARGAN EN MUCHOS CASOS A LAS EMPRESAS CON DEUDAS INMENSAS QUE ÉSTAS NO PUEDEN PAGAR, PERO QUE LES AYUDAN A DESGRAVAR A ELLOS. DESPUÉS, AL MENOS EN ESTADOS UNIDOS, LITERALMENTE SAQUEAN LOS PLANES DE PENSIONES DE ESAS MISMAS EMPRESAS. Y, FINALMENTE, LAS LLEVAN A LA SUSPENSIÓN DE PAGOS. TODO ESE PROCESO IMPLICA TRASPASAR LOS COSTES AL FACTOR TRABAJO, Y LOS BENEFICIOS AL FACTOR CAPITAL. ES POR RAZONES ASÍ POR LAS QUE HACE FALTA LO QUE YO DENOMINO UN CAPITALISMO PROGRESISTA".

 
“LAS ‘ACCIONES DE LEALTAD’ DIFICULTAN UNA OPA Y RESTAN ATRACTIVO A UNA COMPAÑÍA”
 
MARÍA ROTONDO
Nº 157 de 2 / 2020

“LAS ‘ACCIONES DE LEALTAD’, AL OTORGAR MÁS VOTO TRAS DOS AÑOS DE PERMANENCIA, REFUERZAN LA POSICIÓN DEL ACCIONISTA MAYORITARIO Y PRODUCEN UN GAP ENTRE SU COMPROMISO ECONÓMICO Y SU PODER DE VOTO... HABRÍA QUE PONER LIMITACIONES, QUE SEA UNA DECISIÓN ANTERIOR A LA SALIDA A BOLSA, O ALGÚN SISTEMA PARA EVITAR QUE POR MOTIVOS TÁCTICOS –DE TOMAS DE CONTROL O ACCIONES DE DEFENSA– SE UTILICE ESTE MECANISMO. PORQUE INCREMENTAR EL PESO DEL VOTO DEL ACCIONISTA MAYORITARIO CON ACCIONES DE LEALTAD PUEDE DIFICULTAR UNA OPA Y RESTAR ATRACTIVO A ESE VALOR”.

 
“LA TRANSFORMACIÓN VA DE PERSONAS, NO DE TECNOLOGÍA”
 
SARAH HARMON
Nº 156 de 1 / 2020

“LAS BURBUJAS DE INVERSIÓN SON A MENUDO EL PRELUDIO DEL DESPLIEGUE DE TECNOLOGÍAS DISRUPTIVAS. LAS CINCO OLAS TECNO-ECONÓMICAS EN LOS ÚLTIMOS TRES SIGLOS –INDUSTRIA, FERROCARRILES, ELECTRICIDAD, AUTOMATIZACIÓN MASIVA Y TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN– FUERON ACOMPAÑADAS DE BURBUJAS SEGUIDAS POR DECLIVES Y NUEVOS AUGES. CREO QUE ESTAMOS EN EL MEDIO DE UN “INTERVALO DE REACOMODO”, COMO EN LA DÉCADA DE 1930, QUE NOS PODRÍA LLEVAR A UN PERIODO DE PROSPERIDAD GLOBAL SOSTENIDA SI SE TOMAN LAS MEDIDAS ADECUADAS”.

 
“EUROPA TENDRÍA QUE ESTAR EN ESE JUEGO ENTRE EEUU Y CHINA, TENDRÍA QUE SER UN JUEGO A TRES”
 
ANA BOLADO
Nº 155 de 12 / 2019

“CHINA Y EEUU ESTÁN CONDENADOS A ENTENDERSE, SON DOS MERCADOS QUE SE NECESITAN Y ES IMPENSABLE QUE NO LLEGUEN A NINGÚN ACUERDO DURADERO. ESTÁN NEGOCIANDO DURO PERO YO CREO QUE LOS DOS SABEN DÓNDE VAN A LLEGAR (...) Y CREO QUE EUROPA TENDRÍA QUE ESTAR EN ESE JUEGO, TENDRÍA QUE SER UN JUEGO A TRES” EXPLICA BOLADO, PORQUE “NOS AFECTA MUCHO” PERO “AHORA NOS VUELVE A PILLAR UNA SITUACIÓN INCÓMODA, INESTABLE, MUNDIAL, SIN HABER CONSEGUIDO LA INTEGRACIÓN. SEGUIMOS SIENDO UNA UNIÓN DE PAÍSES CON ALGUNOS PUNTOS EN COMÚN”.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715