Número 149 - Mayo de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
“ALEMANIA NO QUIERE LA UNIÓN BANCARIA Y CEDER EL CONTROL SOBRE SU SISTEMA FINANCIERO”  
       
 
     
     
     
NGAIRE WOODS
 

"EN LOS PAÍSES DEL EURO NO ESTÁN CLAMANDO POR UNA MAYOR INTEGRACIÓN Y ESO HACE QUE LA UNIÓN FISCAL Y BANCARIA SEA POCO MENOS QUE IMPOSIBLE. ADEMÁS, ALEMANIA NO QUIERE ESA UNIÓN PORQUE LE OBLIGARÍA A CEDER EL CONTROL SOBRE SU SISTEMA FINANCIERO. Y SIN INTEGRACIÓN FISCAL Y BANCARIA SE NECESITARÁN UNA REGULACIÓN BANCARIA MÁS ESTRICTA Y TRANSFERENCIAS DE LOS PAÍSES DEL NORTE A LOS PAÍSES EN CRISIS".

   
    Foto: Archivo RC

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON)

Una de las cosas que tienen los anglosajones y de las que podríamos aprender es el mecenazgo. En 2010, el multimillonario Leonard Blavatnik donó 75 millones de libras (87,5 millones de euros) a la Universidad de Oxford como base para que ésta creara la Escuela Blavatnik de Gobierno, especializada, como su nombre indica, en Ciencias Políticas con un especial enfoque en Relaciones Internacionales. Acaso nadie refleje mejor esa condición global que su fundador: Leonard (más conocido como ‘Len’) Blavatnik nació en la antigua Unión Soviética, pero ese país le privó de su nacionalidad en 1978 cuando emigró con sus padres a Estados Unidos.

Hoy Blavatnik tiene nacionalidad doble estadounidense y británica (donde ha sido nombrado caballero por la Reina), y una fortuna estimada por Bloomberg en 25.700 millones de dólares. Aunque su fortuna nació en los sectores del aluminio y del petróleo en la Rusia post-soviética, el multimillonario tiene hoy la mayor parte de sus activos en entretenimiento, medios de comunicación y la química. Aunque por lo que ha recibido más atención de los medios es por sus donaciones, que incluyen un millón de dólares a la campaña de Trump.

La rectora de la Escuela Blavatnik de Gobierno tiene un currículum casi tan global como el del fundador: Woods nació en Nueva Zelanda, estudió en Oxford, y fue profesora en Harvard antes de regresar a su ‘alma mater’ a dirigir la Escuela. Actualmente es además, entre otras cosas, consejera de Arup, un consorcio británico con 14.000 empleados que en España, por ejemplo, trabaja en el diseño y construcción de las seis nuevas torres de la Sagrada Familia. Woods, cuya tesis doctoral fue sobre la unión monetaria europea, se ha especializado en gobernanza mundial y en el papel de las instituciones multilaterales, dos cuestiones que están siendo objeto de debate tras la victoria de Donald Trump y del Brexit.

Las tensiones comerciales, el estancamiento de la integración europea, y el regreso del nacionalismo – sobre todo en Estados Unidos, el país que hasta ahora simbolizaba el multilateralismo – plantean la pregunta de si la globalización se está terminado.

No. La globalización no se está terminando, pero está transformándose en otra cosa. La verdad es que, por más que la palabra “globalización” se empleara mucho, nunca estuvo muy claro lo que significaba, más allá del libre comercio promovido por Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

¿Cómo puede ser esa nueva forma de la globalización?

Muy diferente. La globalización que se está promoviendo va a estar controlada mucho más por acuerdos bilaterales entre gobiernos. No me gustaría decir que va a ser una globalización sostenida por imperios, pero en cierta medida esa es la mejor manera de resumirlo. Eso no significa que el sistema multilateral vaya a desaparecer, pero sí que van a ir surgiendo otras iniciativas fuera de él. La mejor muestra de ello es China, que está usando las dos vías. Por un lado, emplea el sistema multilateral para expandir su presencia en el mundo. Por otro, está desarrollando sus propios acuerdos bilaterales con otros gobiernos.

¿Se refiere a la expansión de la inversión china en África y en Asia y a los grandes proyectos de infraestructura como la iniciativa Belt and Road?

China está moviéndose de tener una relación económica con el resto del mundo basada en las exportaciones a otra más centrada en las infraestructuras y en la inversión que en las exportaciones, a medida que cambia el centro de su economía de las ventas al exterior a la demanda interna. Eso en realidad empezó ya en 2005, cuando Pekín comenzó a ofrecer paquetes de ayuda financiera a países en vías de desarrollo que incluían infraestructura, comercio, inversión directa, y créditos concesionales, es decir, en condiciones más favorables que los que suministra el mercado. Es una estrategia en la que China juega con cierta ventaja, porque su sistema es centralizado, y con menos costes de transacción que cuando Occidente trata de hacer lo mismo. Los chinos no tienen una burocracia dividida en organismos – el FMI, el Banco Mundial – que, además, exige el cumplimiento de una serie de criterios medioambientales, laborales, de lucha contra la corrupción, a la hora de autorizar proyectos. El apoyo financiero chino se ha convertido en un elemento de estabilidad para los ‘mercados frontera’ porque les puede servir de colchón en el caso de que los tipos de interés en los países desarrollados suban y se produzca un movimiento de capitales en búsqueda de mayores rentabilidades. En ese sentido, tener acceso a créditos de China es un factor de estabilidad para ciertos países de África.

¿Vamos camino de un mundo dividido en varios mercados segmentados geográficamente? Es algo que parece que ya está pasando en Internet, donde EEUU y la UE están divergiendo en materia de privacidad, y China va completamente ‘por libre’, con un control total del Estado sobre la red. En regulación y normas de defensa de la competencia las diferencias son cada vez mayores entre los distintos bloques económicos.

Difieren, sí, pero esencialmente solo en una cosa: el control del gobierno, o del Estado, sobre determinados aspectos de la actividad económica. Pero, aunque parezca lo contrario, es más fácil para un país separar del resto del mundo su mercado tecnológico que el financiero, porque este último está más interconectado. Nadie quiere que se repitan situaciones como la de 2008, cuando EEUU tuvo que nacionalizar AIG por sus actividades en Europa. Los africanos lo saben mejor que nadie, porque ellos, que no tenían capacidad para supervisar a los bancos extranjeros que operaban en sus mercados, se encontraron de la noche a la mañana con que esas entidades de las que dependía su acceso al crédito estaban en serias dificultades. Los reguladores occidentales no se habían ni dado cuenta, y los africanos no tenían acceso a la información sobre los estados financiero de esas entidades porque no tenían capacidad técnica para analizarlos.

¿No está China dividiendo el sistema financiero mundial al mantener, por ejemplo, una enorme opacidad en sus bancos y un gigantesco sistema financiero en la sombra con escaso control y supervisión?

No. El sistema financiero mundial lleva ‘desglobalizándose’ desde hace una década y China, de hecho, lo que quiere es un sistema regulatorio común para todo el mundo, porque quiere competir con Europa y EEUU y eso significa tener también la capacidad de decidir en el aspecto regulatorio y una presencia más sólida en el Fondo Monetario Internacional.

De hecho, los bancos de Occidente han desempeñado un papel activo en esa ‘desglobalización’ porque, en 2008, con la crisis de Lehman Brothers, los bancos europeos y estadounidenses dejaron de operar en muchos países africanos, y los bancos europeos también redujeron su actividad en sus subsidiarias en países de la UE pero fuera de los países en los que tienen sus sedes. Así que el debate sobre las reglas del juego de la globalización tiene diferentes lecturas según la perspectiva del que opina. No se puede ‘sacralizar’ el sistema multilateral. A fin de cuentas, fue el sistema de Basilea II, pactado por los países desarrollados, el que permitió la crisis de 2008.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“ESOS CINCO GIGANTES DE SILICON VALLEY EJERCEN UN OLIGOPOLIO, RECUERDAN A LA STANDARD OIL DE PRINCIPIOS DEL XX”
 
EDMUND PHELPS
Nº 150 de 6 / 2019

“ERA PRECISO ROMPER AQUELLO. AHORA ES MUCHO MÁS COMPLICADO PORQUE NO SE TRATA DE UNO, SINO DE CINCO GIGANTES. NO SE QUE VA A PASAR, PERO ALGO HAY QUE HACER PARA ABRIR ESA ENORME INDUSTRIA A NUEVOS COMPETIDORES Y PARA ROMPER ALGUNAS DE SUS PRÁCTICAS MONOPOLÍSTICAS. ESO SERÍA FANTÁSTICO PARA LA ECONOMÍA. VERÍAMOS UNA CIERTA VUELTA A LA INNOVACIÓN, CREO” DICE PHELPS, QUE ACUDIÓ AL NOBEL PRIZE DIALOGUE ORGANIZADO EN MADRID.

 
“EL 70% DE LA ENERGÍA FRANCESA SE ALIMENTA DEL URANIO DE NÍGER, QUE SUBVENCIONA ESE KW DE UNA U OTRA FORMA”
 
IBRAHIM H. MAYAKI
Nº 148 de 4 / 2019

“SE HA INVERTIDO MUCHO EN AYUDA AL DESARROLLO Y EL IMPACTO SOBRE LA REDUCCIÓN DE LA POBREZA NO HA SIDO EL ESPERADO. ESO PASA FACTURA EN LA OPINIÓN PÚBLICA Y HA GENERADO UNA INDUSTRIA DE LA AYUDA QUE IMPIDE A LOS PAÍSES REFLEXIONAR. ES IMPORTANTE ACABAR CON ESO Y AYUDAR A LOS PAÍSES A MOVILIZAR MEJOR SUS RECURSOS”, EXPLICA EL RESPONSABLE DE LA AGENCIA PARA EL DESARROLLO DE LA UNIÓN AFRICANA, QUE VISITÓ ESPAÑA INVITADO POR FORO DE FOROS.

 
"NO CREO QUE LA MEDIA DE NINGÚN SECTOR PUEDA PRODUCIR ALFA"
 
RAY DALIO
Nº 147 de 3 / 2019

MUCHOS CONSIDERAN QUE SU HEDGE FUND, BRIDGEWATER, ES UNA SECTA. UNA SECTA EN LA QUE EL GURÚ ES EL FUNDADOR, RAY DALIO. AHORA ESTÁ PARCIALMENTE RETIRADO DE LA PRIMERA LÍNEA DE LA GESTIÓN DEL FONDO Y SE DEDICA A DIFUNDIR SUS IDEAS SOBRE EL MUNDO, LA VIDA Y LOS MERCADOS. UNAS IDEAS QUE PLASMA, CON TOQUES AUTOBIOGRÁFICOS, EN LAS 608 PÁGINAS DE SU BEST-SELLER "PRINCIPIOS". AFIRMA TAJANTEMENTE QUE NO ES FÁCIL COMPARAR UN HEDGE FUND CON OTRO, YA QUE NO TODOS ESTOS PRODUCTOS PUEDEN "PRODUCIR ALFA", ES DECIR, LOGRAR UNA RENTABILIDAD SUPERIOR A LA DE SU ÍNDICE DE REFERENCIA. Y OPINA QUE, ANALIZANDO EN CONJUNTO 2019 Y 2020, HAY UN CINCUENTA POR CIENTO DE POSIBILIDADES DE RECESIÓN.

 
“LAS EMPRESAS QUE PROMUEVAN EL LIDERAZGO FEMENINO DEBERÍAN DISFRUTAR DE VENTAJAS FISCALES”
 
MARIETA DEL RIVERO
Nº 146 de 2 / 2019

“LAS EMPRESAS QUE PROMUEVAN EL LIDERAZGO FEMENINO DEBERÍAN DISFRUTAR DE VENTAJAS FISCALES, PERO CONCRETAS, CUANTIFICABLES, CON NÚMEROS”. ES UNA DE LAS MEDIDAS TEMPORALES QUE RECLAMA MARIETA DEL RIVERO PARA FOMENTAR LA INCORPORACIÓN DE LA MUJER NO SOLO A LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN, TAMBIÉN A LOS PUESTOS DE ALTA DIRECCIÓN. Y PIDE PARA ELLO “EL APOYO Y LA COMPLICIDAD DE LOS HOMBRES”, PARA DERRIBAR “LA GRAN BARRERA” QUE SUPONE LA CULTURA CORPORATIVA.

 
“LO QUE NECESITAMOS EN ESPAÑA ES UN GOBIERNO FUERTE”
 
JOSEP PIQUÉ
Nº 145 de 1 / 2019

“EL PROYECTO POLÍTICO EUROPEO PASA POR UNA CRISIS DE IDENTIDAD”, ASEGURA QUIEN FUERA MINISTRO ESPAÑOL DE ASUNTOS EXTERIORES. “SI EUROPA PIERDE LA SOLIDARIDAD, DESAPARECE COMO SUJETO POLÍTICO. ESTAMOS EN ESA ENCRUCIJADA. NO FALTAN IDEAS, FALTAN LIDERAZGO Y CAPACIDAD POLÍTICA PARA IMPLEMENTARLAS. EN LAS INSTITUCIONES EUROPEAS Y EN LOS GOBIERNOS DE LOS ESTADOS MIEMBRO MÁS IMPORTANTES. HOY POR HOY TENEMOS QUE ESPERAR. CUANDO ESO SE PUEDA REVERTIR, PODREMOS VOLVER A HABLAR DEL RELANZAMIENTO DEL PROYECTO EUROPEO”

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715