Número 135 - Febrero de 2018
 
REPORTAJES
 
   
     
“HAY UN PROBLEMA POTENCIAL DE ESTABILIDAD FINANCIERA QUE PODRÍA ESTAR CRECIENDO”  
       
 
     
     
     
BRUCE KASMAN
 

"ESO PREOCUPA A LA RESERVA FEDERAL, Y AFECTA A LA TOMA DE DECISIONES. INCLUSO AUNQUE LAS NOTICIAS DE LA INFLACIÓN HAYAN SIDO DECEPCIONANTES, LOS MIEMBROS DEL COMITÉ DE MERCADO ABIERTO ESTÁN DISPUESTOS A PENSAR QUE ESA DEBILIDAD DE LOS PRECIOS ES TRANSITORIA, ASÍ QUE NO LA TIENEN EN CUENTA A LA HORA DE FIJAR TIPOS (...) LA GRAN CUESTIÓN AHORA ES LA INFLACIÓN SALARIAL: SI MIRAMOS LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS, CUANDO LOS MERCADOS LABORALES SE TENSABAN, ESTA AUMENTABA. AHORA ESO NO ESTÁ SUCEDIENDO".

   
    Foto: Argemino Barro

TEXTO PABLO PARDO (WASHINGTON)

Un populista en la Casa Blanca, un Congreso que solo funciona si hay bipartidismo -y no, como es el caso, si cada uno de los dos grandes partidos está dividido en dos o tres facciones que no se hablan entre sí-, y un aparato estatal en fase de desmantelamiento no son el mejor entorno para realizar previsiones macroeconómicas. Ese es, sin embargo, el trabajo de Bruce Kasman, el economista jefe de JP Morgan, el mayor banco por activos y capitalización bursátil de EEUU. Su análisis de la situación de la mayor economía del mundo tras el primer año de la presidencia de Donald Trump no es excesivamente optimista. En esta entrevista, Kasman da a entender que ha cambiado muy poco, y que los problemas económicos que Estados Unidos tenía en 2016 han sido los mismos que en 2017 y probablemente se mantendrán en este 2018.

El año pasado terminó con la Fed más dura en materia de tipos de lo que el mercado esperaba.

Es algo que no sigue una regla fija. La propia Fed no siguió en 2014, 2015, y 2016 la guía que había transmitido al mercado, aunque yo creo que la razón fue que, aunque la media del crecimiento de EEUU estuvo muy cerca de lo que el banco central esperaba, vivimos en un mundo en que las preocupaciones del contexto internacional – la debilidad del yen, la fragilidad del euro, la caída de los precios de las materias primas – fueron lo bastante serias como para crear una política monetaria de tipos cercanos a cero. Creo que ahora estamos viviendo una transición hacia una Fed que tiene un conjunto diferente de cosas de las que preocuparse.

¿Qué cosas?

Hay complacencia en los mercados, y eso probablemente haya ayudado a los precios de los activos, y eso es motivo de preocupación para la Fed, y la ha puesto en una posición en la que tal vez esté empezando a considerar que hay un problema potencial de estabilidad financiera que podría estar creciendo. Y eso es lo que afecta la toma de decisiones. Incluso aunque las noticias sobre la inflación hayan sido decepcionantes, los miembros del Comité del Mercado Abierto [el organismo de la Reserva Federal que decide la política monetaria] están dispuestos a pensar que esa debilidad de los precios es transitoria, así que no la tienen en cuenta a la hora de fijar tipos.

Ha mencionado la inflación. ¿Volverá algún día a los niveles normales?

¿Qué son niveles normales?

El entorno del 2%.

Sí, creemos que gravitará hacia eso en el próximo año. De marzo a mayo de 2016 hubo una deriva hacia una inflación más baja en EEUU. Aunque la razón que se esgrime más habitualmente para explicarla es la evolución de los medicamentos con receta y las telecomunicaciones – sobre todo los precios de las llamadas de teléfono y de las conexiones a internet –, nadie sabe con certeza por qué pasó. La inflación es intrínsecamente un proceso con ‘ruido’ estadístico, y tenemos que fijarnos en los fundamentales para analizarla. Y, si analizamos los fundamentales, vemos que estos no han cambiado: el mercado laboral estadounidense sigue muy tenso, los precios de las importaciones no solo no han disminuido en los últimos años, sino que están empezando a aumentar, y las encuestas a las empresas siguen apuntando a la firmeza en los precios de producción. En realidad, si observamos la inflación subyacente en los países desarrollados, vemos que en ningún sitio se ha estado moviendo a la baja en los últimos meses.

Ha mencionado el pleno empleo en EEUU. ¿Cómo es posible que los salarios y los precios no aumenten con el pleno empleo? ¿Se ha muerto la Curva de Philips?

Si analizamos los datos de los últimos 25 años, hay muy poca inflación. La inflación subyacente de EEUU nunca ha caído realmente por debajo del 1% y nunca ha aumentado realmente por encima del 2% desde mediados de los noventa. Y eso plantea algunas cuestiones interesantes. La primera es si hay una dinámica secular en el mercado laboral que está reduciendo la inflación, a través de la tecnología y la globalización. Eso se ha visto, por ejemplo, a finales de los noventa, cuando el dólar era fuerte y la demanda externa era más débil, de modo que no hubo casi inflación en EEUU pese al fuerte crecimiento. Más recientemente, en 2014 y 2016, la subida del dólar volvió a contrarrestar las presiones inflacionistas. La inflación subyacente solo estuvo a punto de romper de forma sostenida la barrera del 2% a finales de los años noventa y antes de la crisis financiera, cuando el mercado laboral estaba también muy tenso, y en ambos casos hubo recesiones que interrumpieron ese proceso de subida de los precios. La gran cuestión ahora es la inflación salarial. Porque, si miramos, de nuevo los últimos 25 años, vemos que ha habido un patrón consistente: cuando los mercados laborales se tensan, la inflación salarial aumenta. Y eso no está sucediendo.

¿Por qué?

Algunos dicen que el crecimiento potencial ha caído porque estamos en una fase prolongada de baja inversión, o sea, porque el avance tecnológico probablemente no está haciendo tanto para ayudar a la economía como hace 10-15 años. Y algo de eso hay. Tal vez tenga que ver aquí el hecho de que los baby-boomers [la generación nacida entre 1945 y 1960, compuesta por unos 75 millones de personas] está jubilándose. Eso significa que las personas que reciben salarios altos están dejando el mercado laboral, mientras que se están incorporando los millennials [la generación nacida entre 1980 y 2000, constituida, también, por 75 millones de personas], que perciben salarios más bajos. Esa sustitución generacional no solo deprime los salarios, sino también el crecimiento de la productividad. Los baby-boomers reciben salarios más altos porque sus niveles de productividad son altos. Sé que este es un tema bastante discutible, pero nosotros argumentamos que, si se ajustan los salarios a la productividad, la relación no ha cambiado en relación a las últimas dos décadas y media.

Ha mencionado otro gran misterio: el estancamiento de la productividad. Se habla mucho de los coches autónomos, de las aplicaciones como Uber, Lyft o Airbnb, y, en general, de ‘la Internet de las Cosas’ (IoT, por sus siglas en inglés). ¿Por qué todo eso no está afectando la productividad?

La clave es que la productividad trata de la interacción de las máquinas y la tecnología con los trabajadores, y la mayoría de los trabajadores trabajan hoy en el sector de servicios, en una oficina, y la mayoría de la tecnología de la que hablamos no les afecta.

Consideremos lo que sucedió en EEUU y en el mundo entre 1985 y 2000, y hagámoslo con un trabajador en concreto: yo. Yo comencé a trabajar en 1985, después de acabar mi doctorado, con un bolígrafo, un cuaderno, una calculadora HP 12-C y un montón de tarjetas de visita. ¡Escribí mi tesis doctoral en una máquina de escribir! Pero seis meses después tuve mi primer PC. Y ahí cambió todo. Piense en la productividad que trajeron las hojas de cálculo y el procesamiento de textos. Unos años más tarde llegó Internet, y después comenzamos a ver dispositivos portátiles que nos permitían contactar con todo el mundo, que comenzaron a interactuar en la economía global y en los mercados emergentes. Ese período fue muy robusto en términos de ganancias de productividad. Mi pregunta es: ¿por qué Uber debería afectar la productividad? ¿Qué ha cambiado en los procesadores de textos, en el correo electrónico, y en las hojas de cálculo en la última década? ¿Qué ha hecho la tecnología en los últimos 10 a 15 años en ese nivel? Hay otro punto que creo que es muy importante: cuando observamos la tecnología y la productividad en una industria, vemos compañías que son muy eficientes en el uso de la tecnología, pero no estamos viendo esa difusión en sus sectores de actividad. En los 35 años anteriores, sin embargo, los avances tecnológicos se dispersaban más en todo el conjunto de la economía.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“HAY YA 36 SENTENCIAS FIRMES SOBRE LA RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS PERSONAS JURÍDICAS”
 
ESTHER GIMÉNEZ-SALINAS
Nº 162 de 7 / 2020

“LA IMPLANTACIÓN DE LA RSC DENTRO DE LAS EMPRESAS Y LAS CORPORACIONES ES UNA GARANTÍA DE QUE O BIEN NO HABRÁ RESPONSABILIDAD PENAL CORPORATIVA O BIEN ÉSTA SE ATENUARÁ... SI DEMUESTRA UNA PRÁCTICA DILIGENTE, EXHAUSTIVA Y CONTINUADA EN SUS PROCEDIMIENTOS QUE HA TENIDO COMO OBJETIVO, PRECISAMENTE, QUE LA CORPORACIÓN NO SEA UTILIZADA PARA REALIZAR UN DELITO. ASÍ QUE LAS EMPRESAS NO SOLO TIENEN QUE CENTRAR SUS PRÁCTICAS DE RSC HACIA FUERA, SINO QUE TAMBIÉN TIENEN QUE HACERLO HACIA DENTRO, EN LAS DOS DIRECCIONES. DEBE SER UNA RSC INTEGRAL”.

 
“NO IMAGINO CÓMO HUBIERA SIDO ENFRENTAR ESTA SITUACIÓN SIN EL APOYO DE LA UE”
 
ANTONIO ORTEGA
Nº 161 de 6 / 2020

“CUANDO NOS ESTAMOS ENFRENTANDO A LA PEOR CRISIS ECONÓMICA QUE HEMOS VIVIDO, CUALQUIER INTENTO DE COORDINACIÓN QUE NOS AYUDE A UNA SALIDA MÁS RÁPIDA ES INDISPENSABLE. NO HACE FALTA PACTAR TODO EN UN PRIMER MOMENTO. SE PUEDEN IR CONSIGUIENDO ACUERDOS PUNTUALES EN LOS QUE, ASEGURANDO QUE NADIE SE QUEDE ATRÁS, LA EMPRESA JUEGUE UN PAPEL FUNDAMENTAL.PORQUE SIN EMPRESAS NO HAY SALIDA” EXPLICA ORTEGA. “SI SOMOS CAPACES DE MANTENER FUERTES A LAS EMPRESAS, QUE SON LAS GENERADORAS DE EMPLEO, LA SALIDA SERÁ MÁS RÁPIDA”.

 
“TODA MEDIDA DE IMPULSO ECONÓMICO DEBE HABLARSE CON CEOE Y CON CEPYME”
 
PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS
Nº 160 de 5 / 2020

“ES IMPERATIVO EVITAR QUE UN PROBLEMA DE LIQUIDEZ PUNTUAL SE LLEVE POR DELANTE EMPRESAS Y PUESTOS DE TRABAJO. HAY QUE PROTEGER A LAS EMPRESAS. HAY QUE PROTEGER EL EMPLEO”, SUBRAYA PILAR GONZÁLEZ DE FRUTOS, PARA QUIEN “LA CLAVE DE TODA RECUPERACIÓN RESIDIRÁ EN UN DIÁLOGO SOCIAL DIRECTO E INCLUSIVO”. SUBRAYA QUE EN EL ÁMBITO INTERNACIONAL “NO SE DEBERÍAN PONER EN CUESTIÓN LOS ACUERDOS DE LIBRE COMERCIO NI LOS PROCESOS DE INTEGRACIÓN REGIONAL QUE HAN TRAÍDO UN BIENESTAR PALPABLE A CIENTOS DE MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL PLANETA”.

 
“MUCHAS EMPRESAS ESTÁN DANDO LECCIONES DE CÓMO COMPORTARSE”
 
CRISTINA GARMENDIA
Nº 159 de 4 / 2020

“ESTA CRISIS NOS OBLIGA A DECIDIR SIN DEMORA SOBRE SEGURIDAD SANITARIA, PERO ADEMÁS ACELERARÁ ALGUNAS OTRAS TRANSICIONES EN LAS QUE YA ESTÁBAMOS INMERSOS, COMO EL SALTO DE LO ANALÓGICO A LO DIGITAL, DE LO MATERIAL A LO INTANGIBLE O DEL MODELO TRADICIONAL DE PRODUCCIÓN Y CONSUMO LINEAL HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR”, SUBRAYA GARMENDIA. “OJALÁ APRENDAMOS DE ESTA SITUACIÓN A VALORAR DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE LA IMPORTANCIA DE INVERTIR EN CONOCIMIENTO. ES LA ÚNICA FORMA DE GARANTIZARNOS EL MEJOR FUTURO POSIBLE”

 
“EL SISTEMA JURÍDICO Y ECONÓMICO MUNDIAL ESTÁ SESGADO EN FAVOR DEL CAPITAL”
 
JOSEPH STIGLITZ
Nº 158 de 3 / 2020

"OBSERVE, POR EJEMPLO, EL CASO DEL PRIVATE EQUITY: LOS FONDOS CARGAN EN MUCHOS CASOS A LAS EMPRESAS CON DEUDAS INMENSAS QUE ÉSTAS NO PUEDEN PAGAR, PERO QUE LES AYUDAN A DESGRAVAR A ELLOS. DESPUÉS, AL MENOS EN ESTADOS UNIDOS, LITERALMENTE SAQUEAN LOS PLANES DE PENSIONES DE ESAS MISMAS EMPRESAS. Y, FINALMENTE, LAS LLEVAN A LA SUSPENSIÓN DE PAGOS. TODO ESE PROCESO IMPLICA TRASPASAR LOS COSTES AL FACTOR TRABAJO, Y LOS BENEFICIOS AL FACTOR CAPITAL. ES POR RAZONES ASÍ POR LAS QUE HACE FALTA LO QUE YO DENOMINO UN CAPITALISMO PROGRESISTA".

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715