Número 158 - Marzo de 2020
 
REPORTAJES
 
   
     
INGLATERRA, CHURCHILL Y EL PATRÓN ORO      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
MIGUEL NAVASCUÉS, ECONOMISTA
 

"¿HEMOS DE QUEDAR A MERCED DE UN HATAJO DE NEGRAS AFANADAS EN ESCARBAR CON LOS DEDOS DE LOS PIES EN EL FANGO DEL ZAMBEZE?" HABÍA PREGUNTADO A LOS BURÓCRATAS WINSTON CHURCHILL (*).

 
   

En 1925, seis años después de la Gran Guerra (que había dejado exhaustos a los países combatientes, menos a EEUU), Churchill llevaba años siendo ministro de Hacienda. Se formaron grupos de opinión y de presión a favor de la vuelta al patrón oro. Los favorables a ello pensaban que así Gran Bretaña restablecería la confianza y robustez previa a la guerra y volvería a ser el país líder mundial. Era coger el rábano por las hojas, porque la fortaleza de un país no viene determinada por su sistema monetario, sino más bien al revés: es la fortaleza o debilidad económica la que permite tal o cual sistema monetario. En todo caso, se formó un gran movimiento, desde diferentes sectores, a favor de la reincorporación de la libra al patrón oro, movimiento nada ajeno por cierto a los intereses del sector financiero, que pensaba así sacar ciertas ventajas para el negocio (como un tipo de interés más bajo una vez que las operaciones internacionales en esterlinas fueran a más bajos tipos de interés por la mayor confianza en su solidez). La pujanza del movimiento hizo difícil al gobierno, y más al ministro, soportar los embates de los grupos interesados. Siguiendo “La biografía” de Churchill de Andrew Roberts...

Así las cosas, el 17 de marzo, Churchill invitaba a John Maynard Keynes, el economista de Cambridge que había sido la única voz discrepante del Comité Cunliffe, al ex ministro de Hacienda Reginald McKenna, a lord Bradbury, experto en reparaciones de guerra, y a Otto Niemeyer, a una cena en la sede de su departamento con el fin de examinar a fondo la cuestión. También estuvo presente en la reunión Percy Grigg, quien más tarde diría que el cónclave había sido "una especie de Brains Trust", en alusión al popular programa de la BBC.° Andando el tiempo, Grigg señalará que Niemeyer y Bradbury respaldaron el proyecto, mientras que Keynes y McKenna se opusieron a él. "El simposio se prolongó hasta la medianoche, e incluso más allá", apunta. En ese momento pensé que los síes iban a llevarse el gato al agua. La tesis de Keynes, que McKenna apoyó en todos sus detalles, sostenía que la diferencia de precios entre los bienes estadounidenses y los británicos no era del 2,5% como indicaba la cotización en el mercado de valores, sino del 10%. Si volviéramos al oro con la misma paridad de antes, tendríamos que proceder a una deflación de los precios internos de una magnitud aproximadamente similar. Esto implicaba un aumento del desempleo y ajustes salariales a la baja, y obligaría a asumir la incidencia de huelgas prolongadas en las industrias pesadas —y al final se constataría además que dichas industrias se habrían visto sujetas a una constante contracción—. Por consiguiente, era mucho mejor intentar mantener estables los precios domésticos, equilibrar el nivel nominal de los salarios y permitir que las cotizaciones cambiarias fluctuasen.

Bradbury señaló en cambio que el patrón oro era un sistema "a prueba de bellacos", dado que, al estar la divisa directamente ligada al precio de ese metal, los políticos no podrían manipular el valor de la libra esterlina para favorecer sus propios fines partidistas. Se creía que la ventaja que suponía la estabilidad de precios, y por consiguiente los beneficios de una ausencia de inflación, superaban al inconveniente de la falta de liquidez del sistema. Al sugerirse que Gran Bretaña volviera a ceñirse a una paridad inferior, Bradbury afirmó que "sería estúpido provocar una conmoción en la confianza de los mercados y poner en peligro nuestra reputación internacional para conseguir un alivio tan reducido y efímero". Aquí es donde podemos insertar la frase de Churchill que encabeza el artículo: "¿Hemos de quedar a merced de un hatajo de negras afanadas en escarbar con los dedos de los pies en el fango del Zambeze?", le había preguntado a los burócratas Winston Churchill. Tras muchas discusiones, McKenna fue quien tuvo la última palabra: "No hay escapatoria; tenéis que volver a lo de antes; pero va a ser un infierno". Keynes, cuya obra “Las consecuencias económicas de La Paz”, publicada en 1919 [y con un gran éxito de público mundial], había criticado duramente las cláusulas financieras del Tratado de Versalles, escribió tres artículos en los que censuraba de manera muy similar el retorno al patrón oro. Dichos ensayos aparecieron en julio de 1925 en el Evening Standard, y fueron reimpresos más tarde en un panfleto de 32 páginas titulado “Las consecuencias económicas de Mr. Churchill”. En este último texto, Keynes argumentaba que el patrón oro sobrevaloraba la libra esterlina —circunstancia creada a su vez "para satisfacer la impaciencia de los prohombres del centro financiero de Londres"—, y que eso iba a determinar una caída de los salarios. Keynes explicaba asimismo que los motivos de la decisión de Churchill se habían debido "posiblemente, y en primer lugar, al hecho de que [el ministro de Hacienda] carezca de los frenos instintivos que todo hombre precisa para no cometer errores; también a que esa falta de juicio espontáneo ha permitido, en segundo lugar, que le ensordecieran las clamorosas voces de las finanzas convencionales; y en tercer lugar, y este es el extremo más determinante, a que sus propios expertos le han hecho tomar un rumbo gravemente equivocado".

* Téngase, por favor, en cuenta la fecha de tales expresiones hoy lesivas para los oídos sensibles: 1925.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“INEVITABLE, PERO PELIGROSA”
 
LUIS MARTÍ, EX DIRECTOR DEL BANCO MUNDIAL
Nº 160 de 5 / 2020

“EN EL FONDO, EL CONSTITUCIONAL ALEMÁN MUESTRA EL TEMOR FUNDADO DE QUE LOS GOBIERNOS NACIONALES ESTÉN ‘DEJANDO HACER’ AL BCE PARA DEMORAR SINE DIE LAS DECISIONES DE POLÍTICA FISCAL QUE EXIGE LA UE”.

 
CONTAR LOS DAÑOS
 
ENRIQUE BADÍA Y LIBERAL, ENSAYISTA
Nº 160 de 5 / 2020

"EL RECUENTO DE DAÑOS ACARREARÁ DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD. NI DESCALIFICACIONES GENÉRICAS NI AUTOCOMPLACENCIA DESMESURADA. ESTA SOCIEDAD MERECE EXPLICACIONES CLARAS, SOLVENTES Y CREÍBLES".

 
ESPAÑA: CUANDO EL GOBIERNO DICE SER UNA VÍCTIMA
 
ALICIA ARCE, PSICÓLOGA CLÍNICA
Nº 160 de 5 / 2020

"CUANDO SE PRETENDE UNA ÚNICA FUENTE DE VERDAD ¿A QUÉ SE REDUCE AL OTRO, AL CRÍTICO, AL DISCREPANTE? A UN MENTIROSO QUE TRATA DE PERJUDICAR, UN DESLEAL".

 
ERRORES Y AUSENCIAS EN LAS MEDIDAS CONCURSALES DEL RDL 16/2020
 
JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ VÁZQUEZ, PROFESOR DE DERECHO MERCANTIL (UCM) Y SOCIO DE MA ABOGADOS
Nº 160 de 5 / 2020

LAS MEDIDAS NO EVITARÁN LA AVALANCHA DE CONCURSOS Y EL COLAPSO JUDICIAL. Y DESDE LUEGO, NO ERA EL MOMENTO DE COMPLICARLO TODO MÁS CON EL TEXTO REFUNDIDO DE LA LEY CONCURSAL.

 
LO PRIORITARIO AHORA ES SOSTENER LA DEMANDA
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, ECONOMISTA
Nº 159 de 4 / 2020

"SIN UNA RESPUESTA ADECUADA, SI SE DEPRIME LA DEMANDA Y SE ENTRA EN UNA ESPIRAL RECESIVA, LA ACUMULACIÓN DE DETERIOROS EXIGIRÍA DESPUÉS ESFUERZOS DESPROPORCIONADOS".

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715