Número 155 - Diciembre de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
ALARMISMO DIGITAL... O NO      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
ENRIQUE BADÍA Y LIBERAL, ENSAYISTA
 

"CHINA Y EEUU PONEN EN JUEGO MODELOS OPUESTOS PARA EL DISEÑO Y LA GOBERNANZA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL ¿DESARROLLO LIBRE, TELEDIRIGIDO O CONDICIONADO? TAL ES LA CUESTIÓN".

 
   

Todos los cambios inquietan. Hay quienes temen no llegar a tiempo para afrontarlos. Otros dudan de su capacidad de adaptarse. Y no faltan los que se aferran a la nostalgia o la añoranza de un ilusorio pasado que reelaboran óptimo, o cuando menos mejor. De todo hay ahora mismo frente al conjunto de mutaciones tecnológicas que pueden concretarse en la digitalización. Sus bondades son palpables, pero no faltan riesgos ni dudas sobre cuál será el impacto final en todos y cada uno de los ámbitos del devenir social: en último término, el modelo mismo de convivencia… ¿en libertad? Lejos de simplificar, ni las oportunidades ni las amenazas se deberían infravalorar. Abundan ambas, pero lo único procedente es asumir que la disrupción iniciada no admite opciones de marcha atrás. Usando algo del lenguaje de estos tiempos, el impulso transformador es transversal. Alcanza o acabará alcanzando al modelo productivo, los perfiles y pautas de consumo, el empleo, el papel del estado, la fiscalidad y hasta muy probablemente la democracia, dependiendo de cómo se articule… bien o mal. Lo procedente, por tanto, sería reducir riesgos y maximizar ventajas en la medida de lo posible, mejor antes que después. Cada período de disrupción estimula intentos de buscar una referencia histórica en la que fundamentar pronósticos y previsiones -positivos o negativos- de cómo vaya a evolucionar. La más extendida relaciona las transformaciones en curso con las que caracterizaron la bautizada como primera revolución industrial.

Sólo que, sin negar las semejanzas, la primera industrialización emergió circunscrita a un par de zonas de la Inglaterra previctoriana, especializadas en un par de sectores, y tardó casi un siglo en extenderse, tanto territorial como productivamente. La ola de innovación presente, en cambio, abarca la práctica totalidad del planeta en auténtico tiempo real y afecta lo mismo a actividades de nuevo cuño que a casi todas las consideradas tradicionales. El cambio, pues, es a la par acelerado y universal. Diciéndolo crudamente, el porvenir aparece encaminado hacia una revisión a fondo del modelo económico, pero no menos del social. Algo que, recuperando la referencia, ya ocurrió tras la primera industrialización. Entonces, se sentaron las bases para el desarrollo de la sociedad democrática y ahora empiezan a surgir voces alertando de que la ola de cambios pueda traer consigo su quiebra… ¿con retorno a formas dirigistas o autoritarias, ya ensayadas con frutos poco deseables?

Una inquietud esencial atañe al porvenir del empleo: ¿habrá suficiente? y, caso de no serlo ¿cómo se afrontará? La lectura optimista del pasado sostiene que surgirán nuevas ocupaciones en volumen suficiente para compensar las que desaparezcan por causa de la innovación. Pero no todos los pronósticos discurren por ahí. No faltan los que constatan que las diferencias con los antecedentes que se manejan son suficientes para cuando menos dudar. La principal, que no estamos ante una simple sustitución de actividades devenidas obsoletas por otras innovadoras, sino frente a una extendida tendencia a producir las mismas cosas y realizar idénticas tareas con una menor aportación humana, traducida en niveles declinantes de ocupación. Algo que se prevé más afectado a futuro por los avances en materia de inteligencia artificial. Buena parte de quienes así vaticinan vuelve sus ojos hacia el Estado, atribuyéndole la responsabilidad de intervenir: unos son partidarios de actuar ex ante, de modo garantista, es decir protegiendo la ocupación existente; otros reclaman políticas ex post que provean a los eventuales excedentes de oportunos sistemas de protección. Usan tal eventualidad como una de las razones para introducir alguna forma de renta básica a modo de prestación. Por prematuro que suene anticipar conclusiones o decantarse por uno u otro escenario, es sin duda un horizonte a considerar, calibrando al menos dos aspectos interconectados: modelo de bienestar y fiscalidad.

No menos, preocupa cada vez más la incidencia social que, más allá de su impacto económico, pueda tener la progresiva desintermediación. Es innegable que la digitalización está generando más de una erosión inquietante en el plano individual. Exista o no plena conciencia, el uso de cuanto pone al alcance la Red comporta una cesión poco o nada consciente de datos de índole personal. O, lo que viene a ser lo mismo, una merma muy apreciable del derecho a la privacidad. Sabido es que los actores de Internet basan en gran medida su modelo de negocio en la comercialización -de distintas formas- de cuanto capturan sobre hábitos, conductas, preferencias y, en definitiva, perfiles de unos clientes que en realidad no lo son, puesto que lo que de verdad hacen es generar valor para los desarrolladores y proveedores de la aplicación. Valor que estos retienen para sí y no comparten, bajo la apariencia de una prestación gratuita que, en puridad, tiene precio en forma de cesión de intimidad. Y, conviene decirlo, los sucesivos intentos de acotar tales prácticas, siquiera mediando el obligatorio consentimiento, distan de ser eficaces para lo en verdad deseable: que el individuo sea consciente de los que presta y conozca con plenas garantías qué uso se les va a dar.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
¿QUIÉN TEME A ESTE GOBIERNO?
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, ECONOMISTA
Nº 158 de 3 / 2020

"PESE AL ORIGEN DE RADICAL EXTREMISMO DE ALGUNOS INTEGRANTES, EJECUTA EN LO ESENCIAL UNA MODERADA POLÍTICA DE CORTE SOCIALDEMÓCRATA. AL MENOS EN LO TOCANTE A LAS COSAS DE COMER".

 
INGLATERRA, CHURCHILL Y EL PATRÓN ORO
 
MIGUEL NAVASCUÉS, ECONOMISTA
Nº 158 de 3 / 2020

"¿HEMOS DE QUEDAR A MERCED DE UN HATAJO DE NEGRAS AFANADAS EN ESCARBAR CON LOS DEDOS DE LOS PIES EN EL FANGO DEL ZAMBEZE?" HABÍA PREGUNTADO A LOS BURÓCRATAS WINSTON CHURCHILL (*).

 
PEAJE NO, GRATIS TAMPOCO
 
ENRIQUE BADÍA Y LIBERAL, ENSAYISTA
Nº 158 de 3 / 2020

ALGUIEN DEBERÍA EXPLICAR POR QUÉ ENTIENDE MÁS JUSTO EL PAGO GENÉRICO, CON DINERO PÚBLICO, QUE EL ESPECÍFICO POR USO ¿Y POR QUÉ EN CARRETERAS Y NO EN OTRAS INFRAESTRUCTURAS?

 
6G... EN SERIO, ¿YA?
 
LUIS ABAD, CEO DE ALTRAN ESPAÑA
Nº 157 de 2 / 2020

EL SOUTH KOREA’S ELECTRONICS AND TELECOMMUNICATIONS RESEARCH INSTITUTE REALIZA YA PRUEBAS EN BANDAS DE TERAHERCIOS PARA EL 6G Y ESPERA PODER ALCANZAR 100 VECES LA VELOCIDAD DEL 4G Y 5 LA DEL 5G.

 
GOBERNAR NO RESULTARÁ TAN DIFÍCIL
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, ECONOMISTA
Nº 156 de 1 / 2020

"SE TRASPASAN LAS LÍNEAS ROJAS TRAZADAS POR EL PROPIO SÁNCHEZ, Y EL APOYO DE ERC CONLLEVA CONTRAPARTIDAS DIFÍCILES DE DIGERIR, PERO EL ACOSO PERMANENTE LLEVARÁ A UN CIERRE DE FILAS".

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715