Número 154 - Noviembre de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
EL LEGADO DE MARIO DRAGHI      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, ECONOMISTA
 

"AFRONTAR UNA CRISIS DE DEUDA SOBERANA CONSTITUÍA TODO UN DESAFÍO PARA UNA INSTITUCIÓN SUJETA A LA EXPRESA PROHIBICIÓN DE MONETIZAR DÉFICITS PÚBLICOS".

 
   

La figura de Mario Draghi quedará para siempre asociada a su providencial intervención para salvar al euro. Pero su legado más sustancial reside en la transformación que logró imprimir a la política monetaria de la eurozona. Un logro que refleja tanto su lucidez como una suma habilidad para conformar consensos. Deja una configuración que en bien poco se parece a su enfoque original, diseñado con el único propósito de evitar todo atisbo inflacionista, condición impuesta por Alemania para trocar su divisa por la nueva moneda común. Nadie en su día se planteó en serio la posibilidad de un escenario recesivo prolongado. Tampoco se anticipó que la reducción en el coste del dinero induciría un masivo sobreendeudamiento en las economías con menor tradición de estabilidad. Un fenómeno acentuado por el laxismo de unas entidades crediticias en demasía confiadas. Para colmo, la eurozona se desentendió pronto de la neutralidad fiscal, al permitir de entrada a sus principales socios incumplir impunemente este principio.

La eurozona se mostró escasamente equipada para afrontar una crisis global que en un primer momento llegó incluso a minusvalorar. Así, Alemania y Francia descartaron sumarse al vasto plan de choque propugnado por Obama y Brown en el G-20 de Londres en 2009. Ante el acotado impacto del estallido de la burbuja sobre su banca doméstica, se limitaron a reducir el problema a una insuficiencia en los controles prudenciales. Un diagnóstico que bien pronto desmintió la realidad. El contagio a la economía real se tradujo en una aguda recesión, una marcada degradación de las finanzas públicas y, como corolario, un significativo deterioro de la solvencia bancaria. Si efectos similares se dejaron sentir por doquier, en la eurozona adquirieron especial virulencia por la carencia de una estrategia concertada. A la crisis importada se unió una disparidad tan intensa en los comportamientos fiscales de sus miembros que puso en riesgo la propia supervivencia del proyecto. Los intentos de mantener a flote a los países más vulnerables al borde de la quiebra y sin acceso al mercado de capitales no pudieron aplacar la ola de especulación que se abatió sobre el euro. Los sucesivos rescates, lejos de reconducir la situación, alimentaron el apetito por cobrarse piezas adicionales. En la primera fase de la crisis, el BCE se limitó a actuar en el estrecho marco de mandato, reduciendo tipos y facilitando el máximo de liquidez que le permitían sus reglas. Cuando el contagio afectó a economías como la italiana, cuyo tamaño impedía su financiación por los restantes socios, quedó patente la incapacidad de los gobiernos para frenar la deriva. Solo la potencia de fuego del banco central se erigía en última barrera de contención. Pero intervenir excediendo abiertamente de sus competencias se confrontaba a serias reticencias de Berlín y evidentes dificultades de ejecución. No en balde, afrontar una crisis de deuda soberana constituía todo un desafío para una institución sujeta a expresa prohibición de monetizar déficits públicos.

Draghi ideó una solución para sortear este obstáculo, arbitrando a finales de 2011 una ingente facilidad crediticia a medio plazo destinada en teoría a aliviar las tensiones de liquidez y capacidad crediticia de la banca. A nadie se le escapó que su propósito último residía en sostener las finanzas públicas en más serios apuros. Con todo, el respiro resultó tan sólo pasajero. La aguda crisis en nuestro país desbarató en pocos meses toda esperanza de acotar el torbellino especulativo. Ni el plan de salvamento bancario ni la flexibilización de los fondos de rescate acordada en la Cumbre de junio de 2012 frenaron una tormenta que apostaba abiertamente por el desguace de la eurozona. Con la palabra como única herramienta, Draghi consiguió dar la vuelta a esta situación desesperada. Le bastó con un firme mensaje de defensa a ultranza del euro, “whatever it takes”, para desactivar la espiral especulativa que amenazaba con arrastrarlo hacia el abismo. Más determinante que este anuncio fue su abandono definitivo de la calculada ambigüedad mantenida hasta esa fecha, al responsabilizar expresamente a las elevadas primas de riesgo de serias distorsiones en la transmisión de la política monetaria. Al incorporar la defensa de la deuda soberana en el cuadro de mandos del BCE, trasladó a los mercados la voluntad de utilizar toda su potencia de fuego para sostenerla. No resultó necesario pasar a los hechos. Era la señal que esperaban los mercados para cambiar de signo. Las elevadas pérdidas incurridas por los inversores empecinados en nadar contracorriente, hicieron el resto. Una charla de apenas diez minutos dirigida a un foro de inversores, le bastó a Draghi para asegurar la supervivencia de la eurozona. Gesta que merece figurar en el manual del perfecto banquero central. Mostró cómo cambiar el ánimo de los mercados sin consumo alguno de munición.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
EUROPA VS SOBERANÍA: LA INCÓMODA GESTIÓN DEL INMENSO AHORRO ALEMÁN
 
MIGUEL NAVASCUÉS, ECONOMISTA
Nº 155 de 12 / 2019

HABRÁ QUE PREPARARSE PARA NUEVAS CRISIS DEL EURO, PUESTO QUE ALEMANIA SE EMPEÑA EN AUMENTAR SU AHORRO Y EN QUE EL RESTO DE LA EUROZONA HAGA LO MISMO.

 
ALARMISMO DIGITAL... O NO
 
ENRIQUE BADÍA Y LIBERAL, ENSAYISTA
Nº 155 de 12 / 2019

"CHINA Y EEUU PONEN EN JUEGO MODELOS OPUESTOS PARA EL DISEÑO Y LA GOBERNANZA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL ¿DESARROLLO LIBRE, TELEDIRIGIDO O CONDICIONADO? TAL ES LA CUESTIÓN".

 
BUEN GOBIERNO CON ATRICIÓN Y SIN CONTRICIÓN
 
FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA , DIRECTOR DE CONSEJEROS
Nº 155 de 12 / 2019

"HAY PALABRAS, GESTOS PERO EL COMPROMISO ÉTICO PASA POR LA EJEMPLARIDAD Y EN ESO EL RECORRIDO ES CORTO. EL CASO VILLAREJO ES UN EJEMPLO DECEPCIONANTE DE IMPOTENCIA Y OPACIDAD".

 
LA CLASE MEDIA EUROPEA SE MUDA AL ESTE
 
CARLOS BALADO, DIRECTOR GENERAL DE EUROCOFIN
Nº 154 de 11 / 2019

UNA EMPRESA QUE NO CONECTE CON LA CLASE MEDIA NI SERÁ DIGITAL NI SERÁ SOSTENIBLE, POR MUCHO QUE TODO ELLO SE FORMULE ASÍ EN UN DISCURSO VOLUNTARISTA.

 
BIENVENIDOS AL MUNDO DE LA INVERSIÓN PINBALL
 
FABIANA FEDELI, RESPONSABLE GLOBAL DE ACTIVOS FUNDAMENTALES DE ROBECO
Nº 154 de 11 / 2019

NI VALUE, NI MOMENTUM. LAS BOLSAS VAN DE UN LADO A OTRO A GOLPE DE TWEET. PERO SI EL DESENLACE DE LA GUERRA COMERCIAL Y EL BREXIT ES POSITIVO, LA DINÁMICA DEL MERCADO ESTARÁ LISTA PARA UN REPUNTE RADICAL.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715