Número 152 - Septiembre de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
¡DEJAD MI DINERO EN PAZ!      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
CARLOS DÍAZ GUËLL, EX DIRECTOR DE COMUNICACIÓN DEL BANCO DE ESPAÑA
 

LA PSD2 (PAYMENT SERVICE DIRECTIVE) LLEVA AL AUTOR A REFLEXIONAR SOBRE LOS RIESGOS DE UN MUNDO SIN METÁLICO, SIN ESA "LIBERTAD ACUÑADA" DE LA QUE HABLAN EN ALEMANIA.

 
   

Resulta inevitable la eliminación del dinero en efectivo en el mundo? ¿A quién favorece esa medida iniciada haya ya hace años? ¿Está en peligro la libertad y la intimidad de los ciudadanos con esta medida que permite que todos estemos férreamente controlados por “el sistema”? ¿Consolida la “guerra contra el efectivo” el monopolio de la banca sobre el dinero y abre las puertas a un mayor control de la economía por parte de los bancos centrales? ¿Es lícito y ético que se usen argumentos de lucha contra el terrorismo y el narcotráfico en esa guerra contra el dinero de bolsillo”? ¿Volveremos al trueque? Estas y otros muchos interrogantes se plantean cada vez con mayor frecuencia a medida que va aumentando la presión sobre los ciudadanos para que asuman la desaparición del dinero en efectivo que ha estado rigiendo la vida comercial entre los hombres desde que se dio por liquidada la práctica del trueque. Muchos son los que consideran que este es un paso más, dentro de una guerra más amplia que es la que mantienen los Estados contra la población por controlar a sus ciudadanos y limitar sus libertades.

La “Guerra contra el Efectivo” o “War on Cash”, que es como se conoce esta iniciativa en medio mundo, se libra en muchas trincheras y es una guerra desigual ya que los defensores de la libertad individual, de preservar la privacidad y la intimidad, representan una fuerza menor frente al poder desplegado por los Estados, las tecnológicas o la banca, que esperan conseguir algún tipo de beneficio con la desaparición del dinero de bolsillo. Todo vale en esta guerra y si hiciéramos caso a las campañas puestas en marcha para favorecer esa transición, tendríamos que pensar que todos los que usan efectivo son delincuentes, evasores de impuestos o terroristas. En 2008 el mundo sufrió un cataclismo económico que recordó al crack del 29 y dos años después una crisis financiera de gravedad considerable. En ese año, muchas personas de distintos países se apresuraron a sacar su dinero de los bancos y, si es cierto que el sistema financiero estuvo tan cerca del colapso como se dijo, la reacción ciudadana estuvo más que justificada porque en ese momento había razones muy legítimas para sacar el dinero de los bancos en donde estaba depositado, algo que en muchos casos la clientela no tuvo la opción de hacer.

Como consecuencia de esa crisis sistémica de dimensiones desconocidas en Europa hasta entonces, el sistema financiero de muchos países se vió seriamente dañado y algunos países estuvieron al borde del precipicio, de la bancarrota. Gracias a ello, nos enteramos de la existencia de los "bail-ins" o rescates internos, que tuvieron que implementarse con el fin de salvar el sistema, lo cual suponía en la práctica confiscar el dinero que la gente corriente y moliente tenía depositado en sus bancos. ¿Sus bancos? Sí. Esa fue precisamente su culpa, tener el dinero depositado en los bancos. Sistemas financieros de otros países, y no solo del sur de Europa, experimentaron situaciones muy complejas que produjeron el pánico entre sus clientelas y sus correspondientes movimientos hacia el conocido corralito, lo que se evitó con fortísimas ayudas estatales, olvidando que el efectivo nos da libertad en la medida en que el dinero es nuestro y no del banco. Gobiernos de medio mundo, bancos centrales, entidades financieras comerciales e industriales, tecnológicas cotizantes del Nasdaq, compañías de tarjetas bancarias y visionarios de toda laya, parecen haberse puesto de acuerdo para convencer a los ciudadanos de que un futuro sin dinero en efectivo es inevitablemente bueno para la humanidad, aunque no por ello deja de haber numerosas voces que tratan de dejarse oír por entender que esa utopía responde a intereses inconfesables, una vez que se ha exprimido hasta la última gota el sistema monetario que salió de Bretton Woods. Sin ningún anuncio explícito, la Guerra al Efectivo ha empezado sin que haya habido declaración de tal, ni se haya producido debate alguno y, mucho menos, participación de los ciudadanos que, a la postre, son los que terminaran pagando las consecuencias, efectos que ya sufren poblaciones enteras en donde el dinero de bolsillo ha pasado a ser una especie de antigualla a favor de tarjetas contactless u otros mecanismos de pago que tiene a nuestros smartphones como protagonistas.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
CUANDO EN REALIDAD NADIE QUIERE IR A ABILENE
 
CARLOS BALADO, DIRECTOR GENERAL DE EUROCOFIN
Nº 162 de 7 / 2020
LA INCLINACIÓN A NO IR CONTRA LA TENDENCIA DEL GRUPO ES UNA REGLA, Y NO UNA EXCEPCIÓN, CUANDO EL GRUPO DEBE DECIDIR DE FORMA COLEGIADA. Y LOS CONSEJEROS DEBEN SER CONSCIENTES
 
SALIR DEL HOYO
 
ENRIQUE BADÍA Y LIBERAL, ENSAYISTA
Nº 162 de 7 / 2020
"SE PERCIBE LA TENTACIÓN DE FIJAR OBJETIVOS GRANDILOCUENTES, DE REDISEÑAR EL PAÍS, EN VEZ DE PRIORIZAR LA PRESERVACIÓN Y LA RÁPIDA RECUPERACIÓN DE LA VELOCIDAD DE CRUCERO PERDIDA"
 
FALTA UN PLAN ESTRUCTURADO DE ESTÍMULOS A LA ACTIVIDAD
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, ECONOMISTA
Nº 162 de 7 / 2020
PRECISAMOS UNA HOJA DE RUTA. NOS ESPERAN MESES DE TRAVESÍA DEL DESIERTO Y TODO SE FÍA AL MANÁ DE BRUSELAS, MIENTRAS LOS SINDICATOS PIDEN UNA REINDUSTRIALIZACIÓN A GOLPE DE BOE
 
5G: ¿OPORTUNIDADES DE INVERSIÓN REALES O EXAGERADAS?
 
ANDY BUDDEN, DIRECTOR DE INVERSIONES DE CAPITAL GROUP
Nº 161 de 6 / 2020

LOS PROVEEDORES DE REDES DEBERÁN REALIZAR UNA ENORME INVERSIÓN, ASÍ QUE EMPRESAS COMO ASML, SAMSUNG O EQUINIX PARECEN MEJOR POSICIONADAS PARA BENEFICIARSE DE LA MAYOR CONCECTIVIDAD DEL 5G

 
LA RECONSTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, ECONOMISTA
Nº 161 de 6 / 2020

"FRENTE AL IMPACTO SOCIAL DE LA CRISIS, EL MEJOR ANTÍDOTO ES EL EMPLEO, QUE DEPENDERÁ DE LA CAPACIDAD DE LAS EMPRESAS PARA CAPEARLA. Y AHÍ LOS PASOS HAN SIDO BIEN MODESTOS"

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - C/ San Hermenegildo 31 - 2º Dch. 28015 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715