Número 151 - Julio de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
LA UNIÓN NO PROGRESA ADECUADAMENTE      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
LUIS MARTÍ, EX DIRECTOR DEL BANCO MUNDIAL
 

ENTUSIASMO EN LOS MERCADOS POR EL ACUERDO DE RELEVO AL FRENTE DE LAS INSTITUCIONES DE UNA EUROPA QUE PARECE EMPANTANADA EN TODOS LOS FRENTES, COMENZANDO POR EL ALEMÁN.

 
   

El reglamentario cambio de guardia en Bruselas se produce en momentos muy complicados desde un extremo al otro, del “uno al otro confín”, de la Unión Europea. El acuerdo de última hora alcanzado el día 2, que ignoró absolutamente las propuestas del Parlamento, salvó la confrontación que había quedado bloqueada en la madrugada del 20 de junio en todos sus términos: tanto por la oposición del Consejo, y de Francia en particular, al automatismo de los spitzenkandidaten, como por la escasa disposición a derivar el debate con el Parlamento hacia otros nombres europeos prestigiosos. Esto no es sin embargo lo más importante. Lo que en épocas pasadas reclamaba continuismo gestor, apoyado en los países miembro, hoy exige planteamientos bastante más complejos debidos a los cambios de fondo que están ocurriendo en la política europea.

El paisaje político de Europa -Brexit aparte- ha cambiado sus rasgos tradicionales: Migraciones, frontera exterior, defensa, estado de derecho… marcan desacuerdos serios en la agenda de trabajo. No se tratará de dar seguimiento más o menos rutinario a temas en curso, porque lo necesario en estos asuntos son planteamientos políticos enteramente nuevos. Además, por supuesto, de dar fin a los expedientes fundamentales de unión bancaria y unión de mercado de capitales que equipos anteriores han sido incapaces de cerrar. Es fundamental que los nuevos titulares de los órganos de la UE no aspiren a continuar rutinas heredadas sino que aborden de lleno los serios problemas nuevos que amenazan con debilitar el proyecto europeo.

Alemania es un caso significativo. Indiscutible potencia hegemónica dentro de Europa, el país ha vivido de espaldas a muchos de los problemas cuyo tratamiento conjunto exigía verdadera solidaridad, no recibir las decisiones impuestas desde el país más fuerte. Jürgen Habermas, voz crítica y gran comprometido en la visión europea, ha subrayado a menudo el desinterés con el que política y medios han tratado durante varios años el penoso salvamento de la economía griega, basado en decisiones puntuales de control impulsadas desde el eurogrupo y verificadas sobre el terreno por los famosos “hombres de negro”. Por otro lado, la crítica alemana a la política monetaria del BCE, reiterada implacablemente por Bundesbank e intereses financieros, trasladada incluso al propio Tribunal Constitucional, no ha podido ser más negativa y menos solidaria. No son episodios pasados, todavía el próximo 30 de julio el TC tiene anunciada una audiencia a fin de valorar la legalidad del programa de adquisición de activos financieros del BCE. Las iniciativas “innovadoras” del BCE han terminado pasando por la criba del TC pero sin que los jueces hayan resuelto, hasta el momento, limitar las opciones de política monetaria del BCE. El gobierno alemán, en fin, no ha sentido la inspiración política de dirigir una visión solidaria de progreso para cohesionar el gran proyecto monetario. Prefirió siempre aplicar sus convicciones sobre ordoliberalismo, mediante normas y más normas, mejor que revisar y simplificar el tratamiento burocrático que provoca la interpretación de los preceptos comunitarios. Por su parte, las autoridades alemanas tuvieron el descaro, chutzpah (Habermas emplea un conocido término yiddish), de esperar la colaboración espontánea de los demás países en 2015, crisis centroeuropea de refugiados, a pesar de su propio desinterés por la crisis paralela en el Mediterráneo occidental.

La importancia de estos problemas es realmente grave cuando se proyecta sobre el cuadro general de la política alemana, donde han perdido terreno, espectacularmente, los dos grandes partidos nacionales. La canciller ha cedido ya su puesto al frente del partido y anunciado su próxima retirada de la cancillería: quien la sustituya tendrá que recuperar millones de votos pasados a los Verdes, muchos quizá al populismo, o sencillamente no utilizados. Pero en un país acostumbrado a dos partidos, y a sus figuras políticas estelares, el problema programático y de liderazgo en la histórica socialdemocracia es mucho más serio: registra masivas pérdidas de votantes y en un caso reciente, sufrió una inesperada derrota electoral nada menos que en su feudo tradicional de Bremen. En algunas zonas, hay encuestas que aproximan el voto potencial del SPD al del populismo de AfD. Por otra parte, la reaparición en junio último del crimen político [Kassel] añade en estos momentos al país un elemento de ingrata sensibilización. Esa sensación de “fatiga” contrasta con la reaparición en escena del presidente Macron, el gran muñidor del acuerdo, pleno de retórica europeísta, pero al mismo tiempo, con (numerosas) propuestas concretas para discutir con las autoridades alemanas, formar frente conjunto y dar impulso al proyecto común. Es notoria la habilidad francesa para presentar intereses nacionales como objetivos europeos: algunas de sus propuestas de reforma y nombramientos en la Comisión sugieren demasiado claramente el deseo de recuperar el liderazgo de hecho que Francia detentó durante mucho tiempo. Pero este objetivo no las descalifica. Cualesquiera que sean sus últimos propósitos, las intenciones del gobierno francés pretenden consolidar el proyecto europeo por medio de un paquete de medidas completo, abierto naturalmente a revisión y a negociaciones políticas con Alemania y los demás países miembro. Es absurdo querer interpretar las propuestas francesas como imposiciones dentro de un grupo cuyo curso está marcado, como ha quedado demostrado una vez más, por una permanente negociación.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
COMISIONES DE AUDITORÍA: UNA PROFESIÓN DE RIESGO PARA VALIENTES
 
EDUARDO GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, SOCIO DE AUDITORÍA DE KPMG EN ESPAÑA
Nº 151 de 7 / 2019

ASEGURAR LAS MEJORES PRÁCTICAS EN LAS COMISIONES DE AUDITORÍA, EN SU LABOR DE SUPERVISIÓN Y CONTROL, GENERA CONFIANZA Y CONTRIBUYE A LA SOSTENIBILIDAD DE LAS ORGANIZACIONES

 
LA POLÍTICA ECONÓMICA QUE NECESITA ESPAÑA
 
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, , ECONOMISTA JEFE PARA ASIA PACÍFICO DE NATIXIS E INVESTIGADORA EN BRUEGEL
Nº 151 de 7 / 2019

"ESTAMOS LEJOS DE CUADRAR LAS CUENTAS PÚBLICAS Y NO FALTAN NUBARRONES EN EL HORIZONTE. SEA CUAL SEA LA CONFIGURACIÓN DEL NUEVO GOBIERNO HAY QUE ASEGURAR LA REDUCCIÓN DEL DÉFICIT".

 
LA EVOLUCIÓN DEL BUEN GOBIERNO EN LAS EMPRESAS DEL IBEX 35
 
MARIO SÁNCHEZ RICHTER y ORENCIO VÁZQUEZ OTEO , (ECONOMISTA DE LA SECRETARÍA CONFEDERAL DE POLÍTICAS PÚBLICAS Y PROTECCIÓN SOCIAL DE CCOO) y (COORDI
Nº 150 de 6 / 2019

“SOLO TRES EMPRESAS INFORMAN QUE EL PROCESO DE EVALUACIÓN DEL MÁXIMO ÓRGANO DE GOBIERNO INCLUYE, ADEMÁS DE LA GESTIÓN ECONÓMICA, LA DE ASPECTOS AMBIENTALES Y SOCIALES”.

 
CAMBIO CLIMÁTICO: RETOS Y PROBLEMAS
 
MIGUEL NAVASCUÉS, ECONOMISTA JEFE PARA ASIA PACÍFICO DE NATIXIS E INVESTIGADORA EN BRUEGEL
Nº 150 de 6 / 2019

NO HAY COSTO MACRO PARA UN OBJETIVO CLIMÁTICO DE CERO EMISIONES. UN OBJETIVO QUE PODRÍA AYUDAR A REALINEAR EN LOS MERCADOS GLOBALES EL AHORRO Y LA INVERSIÓN.

 
LA EMPRESA NECESITA UNA CIBERDIPLOMACIA
 
SHAUN RIORDAN, EX DIPLOMÁTICO BRITÁNICO Y ESCRITOR
Nº 150 de 6 / 2019

"NI EN LA CIBERSEGURIDAD NI EN LA REGULACIÓN DE INTERNET LA EMPRESA PUEDE DEJAR SU DESTINO EN MANOS DE LOS TÉCNICOS O LOS GOBIERNOS. LAS MEDIDAS TÉCNICAS NO SON SUFICIENTES".

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715