Número 151 - Julio de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
LA POLÍTICA ECONÓMICA QUE NECESITA ESPAÑA      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
JUAN PEDRO MARÍN ARRESE, , ECONOMISTA JEFE PARA ASIA PACÍFICO DE NATIXIS E INVESTIGADORA EN BRUEGEL
 

"ESTAMOS LEJOS DE CUADRAR LAS CUENTAS PÚBLICAS Y NO FALTAN NUBARRONES EN EL HORIZONTE. SEA CUAL SEA LA CONFIGURACIÓN DEL NUEVO GOBIERNO HAY QUE ASEGURAR LA REDUCCIÓN DEL DÉFICIT".

 
   

Si uno ojea los programas económicos de las principales formaciones que se presentaron a las elecciones, la oferta de un Edén terrenal aparece sin excepción en estos menús. Todos coinciden en mejorar la sanidad y la educación, incrementar las pensiones o invertir más en infraestructuras e investigación. Mostrar generosidad con el dinero público constituye receta infalible para ganarse el favor del votante en nuestros pagos, más atento a recibir servicios del Estado que a preguntarse cómo se sufragan. Una tendencia más acentuada si cabe en los comicios regionales y locales, donde la responsabilidad fiscal queda eclipsada por nuestro asimétrico sistema de financiación de los entes territoriales. La confluencia en las principales políticas sectoriales resulta patente en los tres partidos que gravitan a derecha e izquierda del centro, por mucho que se esfuercen en subrayar las diferencias. Divergencias que, en el fondo, se reducen a unas décimas de presión fiscal, inapreciables frente al notable incremento de la recaudación generada por el buen tono de la economía. Por contra, ninguno se planta en la subasta de promesas de gasto.

Sólo los partidos situados a ambos extremos del arco político mantienen posturas resueltamente radicales, alejadas del amplio consenso centrista. Baste remitirse al cerrado ataque de Unidas Podemos contra el denostado austericidio, propugnando inflar sin complejos todo tipo de gasto de corte vagamente social, y financiar los dispendios descremando a la banca y a lo que entienden como clase pudiente. Defienden incluso con desenfado deshacerse de la deuda pública, molesta herencia de un pasado que no asumen, traspasándola sin más al Banco Central Europeo. Todo ello aderezado de diatribas contra la “casta” o los señores del IBEX, en expresión que recuerda la conspiración judeo-masónica-marxista que tanto juego dio en tiempos de la dictadura. En el extremo opuesto, Vox se erige en la única formación capaz de realizar el meritorio ejercicio de plantear razonadamente una reforma en profundidad de la fiscalidad, expuesta en más de 50 páginas que muy pocos de sus seguidores podrían alcanzar a aquilatar. Lo que no logran explicar convincentemente es cómo podría sobrevivir el Estado sin quebrar sometido a una dieta tan depauperada de nutrientes.

Donde todas las formaciones pasan de puntillas es a la hora de formular un compromiso inequívoco con el equilibrio presupuestario. Como mucho, se prestan a respetar la senda de consolidación fiscal acordada con Europa, más concebida como fruto de una obligación impuesta desde fuera que objetivo imprescindible para nuestra economía. Porque, sea cual sea la configuración del nuevo Gobierno, el eje de la política económica deberá cimentarse en esa premisa fundamental. Podrá decantarse el futuro Ejecutivo por imprimir un giro social más pronunciado, priorizando los epígrafes de esta categoría, o dedicar más recursos a la inversión en sus múltiples variantes. Pero toda opción vendrá condicionada por el estrecho margen disponible para asegurar una reducción sustancial y sostenida del déficit. Pretender lo contrario, equivaldría a un serio error de cálculo. Estamos todavía lejos de cuadrar las cuentas públicas, pese a los apreciables esfuerzos realizados en esa dirección en los últimos años. Un innegable factor de vulnerabilidad que gravita sobre nuestra economía, acentuado por la elevada tasa de endeudamiento y el abultado porcentaje de pasivos detentado por inversores extranjeros. Cualquier shock externo de ciertas proporciones, podría provocar un traspié de envergadura. Y no faltan en el horizonte nubarrones precursores de una potencial tormenta. Desde la querencia por emprender cruzadas comerciales de que hace gala el impetuoso e impredecible inquilino de la Casa Blanca, hasta preocupantes síntomas de debilidad en las principales economías europeas.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
LA UNIÓN NO PROGRESA ADECUADAMENTE
 
LUIS MARTÍ, EX DIRECTOR DEL BANCO MUNDIAL
Nº 151 de 7 / 2019

ENTUSIASMO EN LOS MERCADOS POR EL ACUERDO DE RELEVO AL FRENTE DE LAS INSTITUCIONES DE UNA EUROPA QUE PARECE EMPANTANADA EN TODOS LOS FRENTES, COMENZANDO POR EL ALEMÁN.

 
COMISIONES DE AUDITORÍA: UNA PROFESIÓN DE RIESGO PARA VALIENTES
 
EDUARDO GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, SOCIO DE AUDITORÍA DE KPMG EN ESPAÑA
Nº 151 de 7 / 2019

ASEGURAR LAS MEJORES PRÁCTICAS EN LAS COMISIONES DE AUDITORÍA, EN SU LABOR DE SUPERVISIÓN Y CONTROL, GENERA CONFIANZA Y CONTRIBUYE A LA SOSTENIBILIDAD DE LAS ORGANIZACIONES

 
LA EVOLUCIÓN DEL BUEN GOBIERNO EN LAS EMPRESAS DEL IBEX 35
 
MARIO SÁNCHEZ RICHTER y ORENCIO VÁZQUEZ OTEO , (ECONOMISTA DE LA SECRETARÍA CONFEDERAL DE POLÍTICAS PÚBLICAS Y PROTECCIÓN SOCIAL DE CCOO) y (COORDI
Nº 150 de 6 / 2019

“SOLO TRES EMPRESAS INFORMAN QUE EL PROCESO DE EVALUACIÓN DEL MÁXIMO ÓRGANO DE GOBIERNO INCLUYE, ADEMÁS DE LA GESTIÓN ECONÓMICA, LA DE ASPECTOS AMBIENTALES Y SOCIALES”.

 
CAMBIO CLIMÁTICO: RETOS Y PROBLEMAS
 
MIGUEL NAVASCUÉS, ECONOMISTA JEFE PARA ASIA PACÍFICO DE NATIXIS E INVESTIGADORA EN BRUEGEL
Nº 150 de 6 / 2019

NO HAY COSTO MACRO PARA UN OBJETIVO CLIMÁTICO DE CERO EMISIONES. UN OBJETIVO QUE PODRÍA AYUDAR A REALINEAR EN LOS MERCADOS GLOBALES EL AHORRO Y LA INVERSIÓN.

 
LA EMPRESA NECESITA UNA CIBERDIPLOMACIA
 
SHAUN RIORDAN, EX DIPLOMÁTICO BRITÁNICO Y ESCRITOR
Nº 150 de 6 / 2019

"NI EN LA CIBERSEGURIDAD NI EN LA REGULACIÓN DE INTERNET LA EMPRESA PUEDE DEJAR SU DESTINO EN MANOS DE LOS TÉCNICOS O LOS GOBIERNOS. LAS MEDIDAS TÉCNICAS NO SON SUFICIENTES".

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715