Número 133 - Diciembre de 2017
 
REPORTAJES
 
   
     
CARTAS CRUZADAS CON UN INFORME      
       
 
  Foto: Archivo RC  
   
   
LUIS MARTÍ, EX DIRECTOR DEL BANCO MUNDIAL
 

EL CONSEJO DE SABIOS ALEMÁN CREE QUE ALEMANIA DEBE REACCIONAR FAVORABLEMENTE AL NUEVO ESPÍRITU EUROPEÍSTA DE MACRON, PERO NO A SUS DOS PROPUESTAS ESTRELLA

 
   

El animoso arranque reformista del presidente Macron -un presupuesto de estabilización y un ministro-euro responsable - fue reducido a términos políticamente factibles por un grupo de notables economistas franceses y alemanes. Otro grupo de expertos italianos, igualmente respetable, entró en el debate oponiéndose incluso a este planteamiento realista. Consecuencia evidente es que avances pragmáticos en la instrumentación de la UEM son ya lo suficientemente controvertidos como para postergar cualesquiera ambiciones de institucionalización política.

Los expertos alemanes y su informe. Semanas después del episodio anterior, apareció el informe que, por ley, el grupo de expertos alemanes debe presentar antes de cada 15 de noviembre. El grupo -cinco economistas- se creó en 1963, y goza de considerable prestigio profesional. Sus opiniones son a veces rompedoras, pero el gobierno debe tenerlas en cuenta -aceptándolas o rechazándolas- en su informe anual ante el Parlamento. El documento de los expertos adolece de un serio problema. Los llamados comúnmente “sabios” -en medios alemanes- no vacilan en compartir generosamente su sabiduría: este año, por ejemplo, a lo largo de más de 400 páginas. Obvio decir que la difusión del informe es inversamente proporcional a sus dimensiones.

Estabilidad, y algunos principios. La estabilidad económica es un objetivo superior para Alemania, junto con dos principios fundamentales: uno, la subsidiariedad -que limita el papel de la Comisión Europea cuando los gobiernos recaban el papel de actores principales- y dos, el equilibrio entre responsabilidad solidaria y comportamientos nacionales responsables -la sombra de riesgo moral que siempre tienen muy presente los analistas alemanes-. Respetadas estas premisas, los “sabios” opinan que Alemania debe reaccionar positivamente ante el nuevo espíritu de iniciativa europea que muestra la administración Macron. Pero no es fácil ver cómo. Resulta difícil compatibilizar con estos principios las dos propuestas innovadoras del presidente francés. La carta del grupo franco-alemán dejaba clara su inviabilidad política, aquí y ahora, como argumenta, con cierta extensión, el informe que comentamos. Un presupuesto para estabilizar economías desestabilizadas por efecto de iniciativas políticas nacionales, entraría en colisión con normas de la UE (y premiaría el riesgo moral). Y un ministro del presupuesto difuminará responsabilidades del ministro a cargo de cada presupuesto nacional (competencia no transferida a la Comisión). Los “sabios” aportan sus propias sugerencias, algunas muy interesantes (otras no tanto, pero no es posible su discusión ahora).

Unión bancaria, y más allá. Los “sabios” no albergan duda: es un paso decisivo para la solidez de la eurozona. Pero tiene que fundamentarse en posiciones de riesgo comparables. Hoy -años después de la crisis financiera- el peso de carteras impagadas es todavía notorio en algunos sistemas nacionales, lo que entorpece el avance hacia posturas solidarias en materia de seguro de depósitos o de fondo de resolución bancaria; subsiste el riesgo del “rizo diabólico” entre bancos y soberano, preocupación igualmente de Basilea; y varía el grado de cumplimiento nacional de la normativa común sobre resolución de bancos. Todos estos problemas están estudiados y las propuestas de reforma figuran en la agenda de trabajo del Eurogrupo. Pero el ministro Schäuble y sus colegas no han sido capaces de encontrar un terreno común para el acuerdo. Por si fuera poco, los profesores de LLUIS expresan contundentemente su oposición desde un sistema financiero como el italiano, que sigue deparando notables irregularidades con demasiada frecuencia. La constitución del mercado europeo de capitales sería la solución “perfecta” para mejor distribuir oportunidades y riesgos en un entorno financiero, como el europeo, excesivamente aferrado al crédito bancario. Necesita, naturalmente, una normativa unificada y un riguroso mecanismo supervisor a partir de una reforzada ESMA.

Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Las autoridades alemanas nunca ocultan su pleno apoyo a la institución. Los “sabios” coinciden: nuevas tareas reforzarían considerablemente el peso del MEDE en el proyecto europeo. Realmente, equivaldrían a su refundación y reconversión a lo que podría denominarse Fondo Monetario Europeo. En particular, para identificar a tiempo posibles riesgos a la estabilidad derivados de políticas fiscales nacionales, para gestionar procesos de reestructuración de deuda, y quizá como último recurso financiero (backstop) para el fondo de resolución de bancos o para el seguro de depósitos. En la misma Alemania, estas iniciativas conllevan un marcado peso político. Parece que una razón de peso para que el FDP abandonase el intento de coalición con CDU/CSU fue la discrepancia sobre esta visión ampliada del mecanismo. Al MEDE se encomienda (TFUE, art 136-3) “salvaguardar la estabilidad de la eurozona” mediante asistencia financiera en condiciones de “estricta condicionalidad”. Por eso es totalmente innecesario añadir a la UE un presupuesto específico de estabilización, como sugieren las autoridades francesas, incluido el Comisario Moscovici. De hecho, un conflicto de competencias sería previsible, por supuesto, si, como sugiere el informe, se otorgasen al mecanismo funciones -hoy de la Comisión Europea- coordinadoras y supervisoras de políticas nacionales. Lanzar sobre las espaldas del MEDE la gestión de una reestructuración de deuda soberana son también palabras mayores. Es necesario un doble acuerdo político de los países miembro para establecer un marco legal y operativo, y encomendar su aplicación a la institución. No hay que subrayar aquí el choque y complejidad en que se desarrolla cualquier reestructuración. Como incógnita extra, totalmente europea, puede anticiparse la actitud que adoptase el BCE. Las compras masivas de papel público seguramente han convertido al BCE en acreedor destacado de varios países miembro y es bien sabido que los bancos centrales no son partidarios de participar en ejercicios de quita-y-espera. Pero BCE aparte, recordarán los lectores que los economistas italianos se oponen abiertamente a este proyecto. No sabemos si su carta es una reflexión académica o la transmisión de una postura oficial.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
EUROPA VS SOBERANÍA: LA INCÓMODA GESTIÓN DEL INMENSO AHORRO ALEMÁN
 
MIGUEL NAVASCUÉS, ECONOMISTA
Nº 155 de 12 / 2019

HABRÁ QUE PREPARARSE PARA NUEVAS CRISIS DEL EURO, PUESTO QUE ALEMANIA SE EMPEÑA EN AUMENTAR SU AHORRO Y EN QUE EL RESTO DE LA EUROZONA HAGA LO MISMO.

 
ALARMISMO DIGITAL... O NO
 
ENRIQUE BADÍA Y LIBERAL, ENSAYISTA
Nº 155 de 12 / 2019

"CHINA Y EEUU PONEN EN JUEGO MODELOS OPUESTOS PARA EL DISEÑO Y LA GOBERNANZA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL ¿DESARROLLO LIBRE, TELEDIRIGIDO O CONDICIONADO? TAL ES LA CUESTIÓN".

 
BUEN GOBIERNO CON ATRICIÓN Y SIN CONTRICIÓN
 
FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA , DIRECTOR DE CONSEJEROS
Nº 155 de 12 / 2019

"HAY PALABRAS, GESTOS PERO EL COMPROMISO ÉTICO PASA POR LA EJEMPLARIDAD Y EN ESO EL RECORRIDO ES CORTO. EL CASO VILLAREJO ES UN EJEMPLO DECEPCIONANTE DE IMPOTENCIA Y OPACIDAD".

 
LA CLASE MEDIA EUROPEA SE MUDA AL ESTE
 
CARLOS BALADO, DIRECTOR GENERAL DE EUROCOFIN
Nº 154 de 11 / 2019

UNA EMPRESA QUE NO CONECTE CON LA CLASE MEDIA NI SERÁ DIGITAL NI SERÁ SOSTENIBLE, POR MUCHO QUE TODO ELLO SE FORMULE ASÍ EN UN DISCURSO VOLUNTARISTA.

 
BIENVENIDOS AL MUNDO DE LA INVERSIÓN PINBALL
 
FABIANA FEDELI, RESPONSABLE GLOBAL DE ACTIVOS FUNDAMENTALES DE ROBECO
Nº 154 de 11 / 2019

NI VALUE, NI MOMENTUM. LAS BOLSAS VAN DE UN LADO A OTRO A GOLPE DE TWEET. PERO SI EL DESENLACE DE LA GUERRA COMERCIAL Y EL BREXIT ES POSITIVO, LA DINÁMICA DEL MERCADO ESTARÁ LISTA PARA UN REPUNTE RADICAL.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715