Número 152 - Septiembre de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
EUROZONA, UN CRECIMIENTO LIDERADO POR LAS EXPORTACIONES: BENEFICIOS Y COSTES  
       
 
    Foto: Archivo RC  
     
     
RAYMOND TORRES
 

ANTES DE LA CRISIS LA BALANZA CONJUNTA POR CUENTA CORRIENTE DE LA EUROZONA PRESENTABA UN SALDO CASI EQUILIBRADO. EN 2018 REFLEJÓ UN SUPERÁVIT CERCANO A LOS 400.000 MILLONES DE EUROS, EL 3,8% DEL PIB TOTAL. ES EL SUPERÁVIT MÁS ABUTADO DEL MUNDO Y DOBLA AL DE CHINA. POR CONTRA, LA DEMANDA INTERNA, QUE EN 2000-7 CRECÍA UN1,9%, SE HA DETERIORADO DE FORMA ACUSADA Y ES INCAPAZ DE SUSTITUIR EL MOTOR DE LAS EXPORTACIONES; EL AHORRO CRECE ININTERRUMPIDAMENTE DESDE 2009 Y LA INVERSIÓN NO DESPEGA. “PUEDE SOSTENERSE QUE LA PAUTA DESCENDENTE DE LA DEMANDA INTERNA EN EUROPA ES UN REFLEJO DE LOS ACUERDOS QUE RIGEN LA PARTICIPACIÓN DE LOS PAÍSES QUE HAN ADOPTADO LA MONEDA ÚNICA”.

   
     
       

El patrón de crecimiento de la eurozona se ha basado principalmente en el dinamismo de sus exportaciones, hasta el punto de alcanzar el superávit más abultado del mundo. El elevado nivel de ahorro que ello representa no se está traduciendo, sin embargo, en un impulso equivalente de la inversión en la economía real, habiéndose destinado en buena medida a inversiones financieras en el exterior, cuyas tasas de rentabilidad están en claro descenso y sometidas a una alta variabilidad. En un contexto de tensiones geopolíticas globales, este modelo de crecimiento puede estar agotando su recorrido. En paralelo, la ausencia de palancas internas de crecimiento de la eurozona parece obedecer en gran medida a una falta de oportunidades de inversión, algo que no cuadra con las carencias en materia de infraestructuras, las exigencias de la transición energética y la cuarta revolución industrial. De algún modo, la pauta descendente de la demanda interna de Europa es un reflejo de los acuerdos que rigen la participación de los países que han adoptado la moneda única. Dichos acuerdos tienden a empujar a los países a aplicar políticas que acentúan el impacto de las fases contractivas y limitan los beneficios de las fases expansivas; en suma, un patrón de comportamiento procíclico, que tiende a afectar a la evolución macroeconómica a largo plazo.

Según sus últimas proyecciones macroeconómicas de junio, el Banco Central Europeo (BCE) prevé que la economía de la eurozona registre este año un crecimiento de tan solo un 1,2%, lo que representa un importante recorte respecto al anterior ejercicio de proyecciones publicado el pasado otoño (BCE, 2019). La economía se recuperaría ligeramente el próximo año, pero seguiría creciendo por debajo de su potencial.

Para explicar esta ralentización imprevista y de tal calibre se ha tendido a aludir a una conjunción de factores externos adversos: la intensificación de las tensiones proteccionistas, una desaceleración algo abrupta de la economía china y las turbulencias en las economías emergentes causadas por el reequilibrio de las políticas en Estados Unidos. Todas estas son fuerzas poderosas. En concreto, se estima que el comercio mundial mostrará un crecimiento decepcionante del 0,7%, frente al casi 5% del año pasado. Ello afecta especialmente al sector manufacturero, así como a las economías más orientadas a la exportación, como Alemania. El impredecible resultado del proceso del brexit aporta una fuente adicional de incertidumbre, mientras que factores especiales, como el ajuste mundial del sector del automóvil, también tienen relevancia.

Ahora bien, con ser estos factores externos o temporales indudablemente importantes, hay otra posible explicación para la actual evolución del crecimiento: las restricciones internas, es decir, aquellas cuyo origen está dentro de la propia Europa. Prestar atención a tales restricciones internas resulta crucial, pues –a diferencia de las externas, que quedan en buena parte fuera de su ámbito de maniobra– los responsables europeos de políticas pueden actuar sobre ellas. El presente artículo se propone describir el modelo de crecimiento liderado por el sector exportador, analizar los costes asociados a ello y debatir el papel que las políticas macroeconómicas desempeñan en la corrección de los desequilibrios económicos.

1. El sector exterior como alternativa a la escasez crónica de fuentes internas de crecimiento

Es un hecho que el motor interno del crecimiento económico ha mostrado cierta debilidad en la eurozona. A la introducción del euro le siguió un periodo inicial de crecimiento relativamente sólido de la demanda interna que se obtiene sumando consumo e inversión. De media, durante el periodo 2000-2007, la demanda interna aumentó un aceptable 1,9% anual, casi tanto como en el conjunto de países no miembros de la eurozona. Sin embargo, desde que se inició la crisis, el comportamiento de este agregado se ha deteriorado de forma acusada. Las dos economías europeas que más crecen, Polonia y Suecia, no forman parte del grupo de la moneda única). Fuera de Europa, EE.UU. —el que fue epicentro de la crisis— supera a la eurozona por un amplio margen. Incluso Japón muestra un dinamismo marginalmente mejor. La única excepción a este patrón general poscrisis es Alemania, si bien su economía venía de registrar tasas de crecimiento mediocres en la fase anterior a la crisis: en el conjunto del periodo 2000-2018, la demanda interna de Alemania creció menos que la media europea y que la de EE.UU.

El periodo posterior a 2007 abarca, por supuesto, tanto los años de crisis propiamente dichos como una fase de recuperación. Pero el comportamiento ha sido inferior a los estándares internacionales en ambos casos. Así, la demanda interna de la eurozona no solo acusó un mayor impacto por la crisis que el resto de la UE o que EE.UU., sino que la recuperación comenzó en ella más tarde y resultó, en general, menos intensa en promedio que en los otros países. Nuevamente, solo Japón pareció registrar la misma debilidad en términos de demanda interna.

Se podría argumentar que ese anémico ritmo de crecimiento de la demanda es solo el resultado de promediar a los países participantes, algunos de los cuales acusan dificultades por el corsé de la moneda única. Frente a ese argumento, conviene señalar que incluso algunas de las economías centrales de la eurozona muestran un desempeño no particularmente brillante comparadas con sus homólogas de fuera de la eurozona. Por ejemplo, el crecimiento económico de Finlandia ha sido inferior al de Suecia (cuando fue similar durante el periodo previo a la introducción del euro). Otro tanto sucede al comparar Francia o España con el Reino Unido o, como ya se ha citado, a Alemania con EE.UU. Por no mencionar a Italia, que se ha convertido en un caso anómalo en sí mismo. Este país afronta un estancamiento del gasto real desde la entrada en circulación del euro, lo que puede explicar el pesimismo imperante a día de hoy entre la mayoría de ciudadanos italianos en torno a sus perspectivas económicas y a las de la generación de sus hijos.

La fase de recuperación obedece fundamentalmente a la capacidad de los países de la eurozona para aprovechar las oportunidades de unos dinámicos mercados de exportación, constituidos en la única forma posible de suplir la anémica demanda interna. La consecuencia ha sido un creciente superávit por cuenta corriente, que ha alcanzado proporciones históricas. Así, mientras que antes de la crisis la balanza conjunta por cuenta corriente de la eurozona presentaba un saldo prácticamente equilibrado, en 2018 ha pasado a reflejar un superávit cercano a los 400.000 millones de euros, casi el 3,8% del PIB total.

Y lo que es más llamativo: dicho superávit es el más abultado del mundo, doblando al de China. También representa a grandes rasgos dos terceras partes del déficit estadounidense, una de las motivaciones que se hallan detrás del (contraproducente) discurso proteccionista esgrimido por aquel país. Es asimismo interesante observar que la eurozona mantiene un considerable superávit con respecto al Reino Unido, y es difícil calibrar hasta qué punto tan importante desequilibrio podrá sostenerse en caso de que llegue a producirse el brexit.

2. Costes de una profunda dependencia de la demanda externa

Este patrón de crecimiento, impulsado por las exportaciones, no supone necesariamente un problema. La demanda interna puede tomar el relevo de las exportaciones como motor económico cuando estas últimas desfallezcan. Además, una fuerte propensión al ahorro puede allanar el terreno para una inversión más vigorosa a medio y largo plazo. Y, en cualquier caso, cabría la posibilidad de que los países europeos muestren una fuerte preferencia por la infrainversión y por colocar su exceso de ahorro en el exterior. Este podría ser, de hecho, un modo eficaz de sostener sus niveles de vida gracias a las rentas generadas por las inversiones exteriores.

 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESPAÑA: ¿NACIÓN EMPRENDEDORA?
 
IGNACIO DE LA TORRE (ARCANO), CON LEOPOLDO TORRALBA, JOAQUÍN RIVERA Y DIEGO MEJÍA
Nº 153 de 10 / 2019

¿POR QUÉ LA CUARTA ECONOMÍA DEL EURO SOLO HA SIDO CAPAZ DE GENERAR, HASTA AHORA, UN ÚNICO “UNICORNIO”? (Y SEGÚN EXPLICÓ SU CREADOR, JUAN DE ANTONIO, DE CABIFY, EN ESTAS MISMAS PÁGINAS: “SI NO HUBIÉRAMOS SALIDO DE ESPAÑA HABRÍAMOS MUERTO”). EL EQUIPO DE ANÁLISIS DE ARCANO, QUE LIDERA IGNACIO DE LA TORRE, HA INTENTADO RESPONDER A ESTAS PREGUNTAS CON UN DETALLADO ANÁLISIS (DISPONIBLE EN LA WEB) QUE OFRECE UNAS SENCILLAS CONCLUSIONES (RECOGIDAS EN ESTAS PÁGINAS) SOBRE “CÓMO GENERAR ECOSISTEMAS DE EMPRENDIMIENTO E INNOVACIÓN EXITOSOS”.

 
LOS PROGRAMAS DE GARANTÍA DE INGRESOS EN ESPAÑA
 
AIReF
Nº 151 de 7 / 2019

LA RENTA MÍNIMA PROPUESTA POR LOS SINDICATOS NO SERÍA EFICIENTE, SEGÚN LA AIREF, QUE PLANTEA UNA PRESTACIÓN ÚNICA COMPATIBLE CON EL EMPLEO DE 430 EUROS AL MES, MÁS UN COMPLEMENTO POR HIJO A CARGO (CON LÍMITE DE TRES) DE 1.200 EUROS ANUALES. EVALÚA EL COSTE EN 3.500 MN (LA MITAD QUE LA PROPUESTA SINDICAL) Y CREE QUE BENEFICIARÍA A 1,8 MILLONES DE HOGARES (CON MENOS DE 490 EUROS/MES DE RENTA). RECOGEMOS AQUÍ UNA PARTE DEL ESTUDIO QUE SUSTENTA ESAS CONCLUSIONES Y QUE REFLEJA LA ERRÁTICA Y MUY DISTINTA EVOLUCIÓN DE LA RENTA MÍNIMA EN ESPAÑA SEGÚN LOS PERIODOS, LOS GOBIERNOS O LAS DISTINTAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.

 
¿CUÁNTO CUESTA ACTUALIZAR LAS PENSIONES CON LA INFLACIÓN?
 
ÁNGEL DE LA FUENTE
Nº 150 de 6 / 2019

EN ESTA NOTA SE CUANTIFICA EL COSTE DE LA SUPRESIÓN DEL INDICE DE REVALORIZACIÓN DE LAS PENSIONES PARA VOLVER A LA INDEXACIÓN DE LAS PENSIONES AL IPC. EL EXPERIMENTO CONSISTE EN ACTUALIZAR LAS PENSIONES CONTRIBUTIVAS PAGADAS EN 2017 CON LA INFLACIÓN (QUE SE SUPONE DEL 2%) DURANTE UN SOLO EJERCICIO PARA VOLVER DESPUÉS A LA TASA DE ACTUALIZACIÓN DEL 0,25% QUE HABRÍA QUE APLICAR EN LA SITUACIÓN ACTUAL BAJO LA NORMATIVA DEL IRP AHORA SUSPENDIDA. AUNQUE EL COSTE INMEDIATO DE LA MEDIDA SERÍA RELATIVAMENTE MODESTO E IRÍA DECRECIENDO DESPUÉS CON EL PASO DEL TIEMPO, LOS EFECTOS PERSISTIRÍAN DURANTE VARIAS DÉCADAS Y EL INCREMENTO ACUMULADO DEL GASTO, CALCULADO A PRECIOS CONSTANTES, RONDARÍA LOS 30.000 MILLONES DE EUROS, LO QUE SUPONE UNAS 13 VECES EL COSTE INICIAL.

 
¿Y QUÉ ESTÁS HACIENDO AHORA? (PRÓLOGOS)
 
JAIME CARUANA y RAIMUNDO POVEDA
Nº 149 de 5 / 2019

POR VISIÓN, POSICIÓN, COMPROMISO, POCOS COMENTARISTAS PUEDEN OFRECER UNA PERSPECTIVA MÁS INTERESANTE DE LOS PROBLEMAS QUE ENCIERRAN EL SISTEMA FINANCIERO, Y SU REGULACIÓN, QUE RAIMUNDO POVEDA, EX DIRECTOR GENERAL DE REGULACIÓN DEL BANCO DE ESPAÑA. SUS ARTÍCULOS LLEVAN AÑOS PUBLICÁNDOSE EN ESTAS PÁGINAS Y, COMPENDIADOS EN UN LIBRO, SALDRÁN A LA VENTA CON OCASIÓN DE LA FERIA DEL LIBRO. SU PROPIO PRÓLOGO, Y EL QUE PARA LA OCASIÓN LE HA ESCRITO QUIEN FUERA SU COMPAÑERO, JAIME CARUANA, EXPLICAN BIEN CÓMO SE SUCEDIERON LOS HECHOS.

 
LOS DIVIDENDOS DE LAS COTIZADAS ESPAÑOLAS MARCAN DIFERENCIAS
 
DOMINGO J. GARCÍA COTO y JAVIER GARRIDO DOMINGO
Nº 148 de 4 / 2019

“EN 2018 LAS EMPRESAS COTIZADAS EN LA BOLSA ESPAÑOLA HAN REPARTIDO A SUS ACCIONISTAS CASI 30.105 MILLONES DE EUROS EN DIVIDENDOS (28.794 MILLONES), DEVOLUCIÓN DE APORTACIONES POR PRIMAS DE EMISIÓN Y REDUCCIÓN DE NOMINAL, LO QUE SIGNIFICA QUE HAN RETRIBUIDO UN 6,65% MÁS QUE EN 2017(...) HASTA TOTALIZAR ALREDEDOR DE 420.000 MILLONES DISTRIBUIDOS EN LO QUE VA DE SIGLO (EL 95% DIVIDENDOS) (...) LAS POLÍTICAS DE DIVIDENDOS GENEROSAS CON LOS ACCIONISTAS SE HAN CONVERTIDO EN SEÑA DE IDENTIDAD DE LAS COMPAÑÍAS ESPAÑOLAS COTIZADAS DE MANERA AMPLIA, TRANSVERSAL Y GENERALIZADA. TANTO QUE INCLUSO HAN INNOVADO EN ESTE CAMPO CON FÓRMULAS COMO EL SCRIP DIVIDEND Y OTRAS, QUE HAN JUGADO UN PAPEL RELEVANTE EN AÑOS FINANCIERAMENTE DIFÍCILES”.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715