Número 148 - Abril de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
LOS DIVIDENDOS DE LAS COTIZADAS ESPAÑOLAS MARCAN DIFERENCIAS  
       
 
    Foto: Archivo RC  
     
     
DOMINGO J. GARCÍA COTO y JAVIER GARRIDO DOMINGO
 

“EN 2018 LAS EMPRESAS COTIZADAS EN LA BOLSA ESPAÑOLA HAN REPARTIDO A SUS ACCIONISTAS CASI 30.105 MILLONES DE EUROS EN DIVIDENDOS (28.794 MILLONES), DEVOLUCIÓN DE APORTACIONES POR PRIMAS DE EMISIÓN Y REDUCCIÓN DE NOMINAL, LO QUE SIGNIFICA QUE HAN RETRIBUIDO UN 6,65% MÁS QUE EN 2017(...) HASTA TOTALIZAR ALREDEDOR DE 420.000 MILLONES DISTRIBUIDOS EN LO QUE VA DE SIGLO (EL 95% DIVIDENDOS) (...) LAS POLÍTICAS DE DIVIDENDOS GENEROSAS CON LOS ACCIONISTAS SE HAN CONVERTIDO EN SEÑA DE IDENTIDAD DE LAS COMPAÑÍAS ESPAÑOLAS COTIZADAS DE MANERA AMPLIA, TRANSVERSAL Y GENERALIZADA. TANTO QUE INCLUSO HAN INNOVADO EN ESTE CAMPO CON FÓRMULAS COMO EL SCRIP DIVIDEND Y OTRAS, QUE HAN JUGADO UN PAPEL RELEVANTE EN AÑOS FINANCIERAMENTE DIFÍCILES”.

   
     
       

Los dividendos son un elemento central en la toma de decisiones de inversión en Bolsa para muchos agentes económicos. Su incidencia en el rendimiento final de una inversión es, a menudo, muy importante. Pero, además, la distribución o no de dividendos es una de las decisiones de estrategia corporativa más trascendentes de una compañía. Como tal tiene un impacto evidente en la valoración de mercado de las empresas. Un juicio que es objeto frecuente de debates, estudios y teorías que tratan de cuantificar el calado y la recurrencia del efecto del reparto mayor o menor de los beneficios entre los accionistas sobre diferentes variables que miden el desempeño y el valor de los negocios.

Los gestores de las compañías cotizadas en las Bolsas europeas parecen haber tomado partido en el debate claramente a favor de la opción del reparto en lo que va de siglo, especialmente desde el año 2010 y con muchas empresas españolas comprometidas sólidamente con esta opción.

La alternativa de compensar periódicamente al accionista va desde el pago tradicional en efectivo hasta otras formas recientes e innovadoras como es la retribución con acciones (scrip), o la recompra y amortización de acciones por parte de la empresa, más habitual en las Bolsas norteamericanas pero de uso creciente en Europa. Y, enmarcada en el debate académico, se trata de una tendencia ya que durante los años 90 del siglo pasado la moda se orientaba más hacia reducir los dividendos. Retener beneficios permitía abordar las posibilidades de inversión que se presentaban a la empresa. Inversiones destinadas al crecimiento, y como no, a la creación de valor. El accionista realizaría el valor creado y obtendría rentabilidad con la venta de las acciones.

En este punto, la Bolsa española se caracteriza desde hace años por disponer de un amplio conjunto de empresas cotizadas con altas tasas de rentabilidad por dividendo. Un indudable atractivo de las empresas cotizadas españolas que es muy bien valorado por los inversores extranjeros, propietarios de algo más del 43% de la capitalización de sus acciones. En el último decenio la Bolsa española ha sido líder internacional entre las Bolsas desarrolladas en este capítulo de rentabilidad tan importante para los inversores prácticamente todos los años con un importe promedio del 4% por ejercicio, usando datos mensuales del Bluebook mensual para mercados desarrollados que edita en España MSCI.

Los datos recabados para la Bolsa española demuestran el extraordinario efecto protector que ejercen los dividendos sobre la rentabilidad de una inversión en acciones cotizadas a largo plazo y, además, cumplen con las conclusiones de algunas investigaciones recientes que señalan que las empresas que reparten más dividendos tienden a registrar un mejor comportamiento de sus cotizaciones con una variabilidad menor, independientemente de su tamaño y el sector en el que operen.

También, el dividendo tradicional no solo vuelve a ser relevante en los últimos años, sino que ha pasado incluso a ser exaltado como una alternativa segura de rentabilidad, superior a la de la renta fija en un contexto de acusado descenso de los tipos de interés que aún permanece de alguna manera en Europa. En el caso de España, el rendimiento extra conseguido vía dividendos tiene especial significación si tenemos en cuenta que el correspondiente a los Bonos a 10 años (considerado tipo de interés español sin riesgo de referencia) hace ya cinco años que no alcanza el 2% y en todo ese tiempo solo la rentabilidad por dividendo promedio de la Bolsa ha sido cercana al 4,5%.

Este brillo especial de los dividendos en España, junto con una fiscalidad estable y cambios regulatorios que hacen más previsible y concreta las fechas de los pagos, han favorecido a su vez, en los últimos años, instrumentalizarlos como subyacentes de nuevos productos de inversión (opciones y futuros de gran aceptación) y utilizarlos para caracterizar figuras societarias como las SOCIMI, que están siendo elementos claves en la reactivación del sector inmobiliario tan relevante para nuestra economía.

Respecto a la cuestión fiscal, en el año 2016 entraron en vigor los tipos de tributación establecidos actualmente en el IRPF para la tributación de los dividendos: un 19% para los primeros 6.000 euros, del 21% hasta 50.000 euros y del 23% a partir de 50.000 euros, con una retención general del 19% en el momento del cobro. Con este cambio, y tras un año de transición, se redujo la fiscalidad en 2 puntos frente a los tipos vigentes en 2014 pero se eliminó la exención que existía para los primeros 1.500 euros percibidos.

Con la llegada de 2017 también hubo modificaciones fiscales que afectaron a los dividendos percibidos por los accionistas, pero en este caso solo para aquellos con forma de derechos de suscripción, es decir en las modalidades de scrip dividend (dividendo elección) para los que deciden cobrar en acciones. Desde el 1 de enero de 2017, los derechos de suscripción pasaron a ser considerados ganancias de capital sujetas a retención (1) en el ejercicio en el que se reciban y, por lo tanto, ya no tributan de forma diferida reduciendo el valor de adquisición de los títulos de los que procedían, como ocurría anteriormente.

En materia regulatoria la reforma de la postcontratación en España en los últimos años también ha traído cambios en los procesos de comunicación del pago de dividendos y asignación de derechos para poder cobrarlos respecto a los procedimientos que se siguieron durante años. Ahora, las normas son más armonizadas con Europa y los pagos más predecibles en fecha y cantidad. Esto favorece la gestión de inversiones y los procesos de ajuste de productos subyacentes afectados por los pagos de dividendo. Desde el 3 de octubre de 2016, el derecho de cobro del dividendo no lo poseen todos los propietarios de acciones hasta el día antes de la fecha de pago de dividendo anunciada por la empresa, sino los que poseyeran los títulos al cierre de la sesión de cotización celebrada tres días antes de la mencionada fecha de pago.

1. Cifras importantes de retribución al accionista

En 2018 las empresas cotizadas en la Bolsa española han repartido a sus accionistas casi 30.105 millones de euros en dividendos, devolución de aportaciones por primas de emisión y reducción de nominal. Lo que significa que han retribuido un 6,65% más que en 2017, en un ejercicio complejo para la economía y el mundo de la inversión en general. Solo en dividendos, las cotizadas han distribuido a sus accionistas 28.793 millones de euros, cifra que representa el 96% de la retribución total en lo que va de año y que es un 3,41% más en el año.

En lo que va de siglo las cotizadas españolas han retribuido a sus accionistas por todos los conceptos apuntados con 445.213 millones de euros y el grueso principal, un 95%, han sido dividendos por un importe global de 421.642 millones, como puede verse en el gráfico adjunto. Para poner en contexto estas cifras basta con decir que son importes que se sitúan entre el 60 y el 65% del valor actual de mercado de todas las cotizadas españolas presentes en Bolsa en este momento.

Desde el año 2000 en devolución de primas de emisión las compañías cotizadas han utilizado 20.563 millones de euros (1.291 en 2018, de los cuales 1.007 se los ha apuntado una SOCIMI en una operación de diciembre) y en reducciones de nominal con devolución de aportaciones 3.008 millones más (20,62 millones este año).

Entre el año 2000 y el 2005 el importe promedio de dividendos brutos repartidos por las compañías cotizadas entre sus accionistas fue de 10.893 millones de euros. En el año 2006 fue de 21.810 millones y desde entonces hasta hoy ningún año ha sido inferior a 23.000 millones de euros. La estabilidad en el mantenimiento de las políticas de dividendos es un elemento importante a considerar por los inversores cuando planifican la distribución de sus carteras.

2. El ciclo de los scrip dividend

Dentro de estos importes y desde 2009, han adquirido un peso relevante los correspondientes a dividendos pagados en acciones en las modalidades ofrecidas como dividendo elección o scrip dividend (2). Concretamente entre 2009 y 2018 se ha retribuido en acciones por un valor de 61.629 millones de euros, un 21,2% del valor total de los dividendos pagados en esos diez años. Solo en 2018 esta retribución ha alcanzado un valor de 4.035,35 millones de euros en la Bolsa española, un 4,3% más que en 2017 y un valor que representa el 14% total de dividendos satisfechos. Han sido 14 pagos realizados por nueve empresas cotizadas.

Los scrips han permitido a las empresas españolas (especialmente a los bancos) mantener una elevada retribución al accionista sin desatender las obligaciones de incrementar la base de capital durante la crisis, desendeudarse y reducir su riesgo sistémico. Alcanzaron su punto álgido en 2014 con algo más de 13.000 millones de euros repartidos mediante esta fórmula, si bien en términos relativos su máximo lo tocó en 2013 con casi un 42% del total de los dividendos distribuidos en la Bolsa española en ese año.

La reducción de intensidad del proceso de reestructuración financiero seguido por los bancos, el aumento del peso de los recursos propios frente a la deuda en los balances de las grandes empresas cotizadas y el menor atractivo fiscal de esta fórmula retributiva tras la modificación de la tributación de los derechos de suscripción (antes comentada), son los factores que se apuntan como explicativos de la paulatina reducción del uso de esta fórmula retributiva desde hace cinco años.

3. Una retribución transversal utilizada por empresas de diferentes sectores y tamaños

En total, en 2018 han sido 135 sociedades admitidas en algún mercado de renta variable de los dispuestos por BME las que han repartido dividendos. De ellas, 87 cotizan en la Bolsa (4 SOCIMI) y las 46 que restan están admitidas en el MAB, de las cuales 28 son SOCIMI.

(1) En este caso la retención se practica sobre la ganancia obtenida de la primera transmisión de los derechos, es decir la realizada por los que recibieron los derechos por su condición de socios directamente de la sociedad. Por tanto, la ganancia procedente de la transmisión de derechos adquiridos a un tercero en el mercado (segunda y posteriores transmisiones) no originará la obligación de practicar retención alguna (Consulta Vinculante de la Dirección General de Tributos-Núm. Registro: 010283-16-, de 20 de diciembre de 2016).

(2) El dividendo elección o scrip dividend es una fórmula de retribución al accionista que ha tenido mucha vigencia en la Bolsa española en los últimos años. Consiste en dar a elegir al accionista si quiere cobrar el dividendo en acciones o en efectivo. Si decide hacerlo en acciones recibe su retribución en forma de derechos de suscripción sobre acciones de la compañía pagadora y en proporción al importe de dividendos que le corresponda. Es decir que la compañía pagadora en cada fecha de retribución mediante esta fórmula hace una ampliación de capital para atender la retribución de aquellos accionistas que decidan cobrar su parte en acciones. Con esos derechos en su poder el accionista puede revendérselos a la compañía a un precio preestablecido y en un periodo determinado; puede venderlos en el mercado; o puede convertirlos en acciones cuando finalice el periodo determinado para la ampliación de capital.

 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
DOCUMENTO PARA LA MEJORA DE LA GOBERNANZA DE LAS EMPRESAS PÚBLICAS EN ESPAÑA
 
FIDE (FUNDACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL DERECHO Y LA EMPRESA)
Nº 155 de 12 / 2019

“MIENTRAS QUE A PARTIR DE 1998 EL NÚMERO DE EMPRESAS PÚBLICAS ESTATALES SE HA REDUCIDO EN 116, EN EL CASO DE LAS CC. AA. SE HA INCREMENTADO EN 281, Y EN EL ÁMBITO MUNICIPAL SE OBSERVA UNA NOTABLE HIPERTROFIA CON LA CREACIÓN NETA DE 1.003 ENTES EN EL PERIODO. DESTACAN LOS CASOS DE ANDALUCÍA (1.036 ENTIDADES) Y CATALUÑA (1.107) SEGUIDAS A GRAN DISTANCIA POR PAÍS VASCO (476), VALENCIA (455) Y MADRID (269). SOLO EN EL SECTOR PÚBLICO ESTATAL LAS EMPRESAS CONTRATAN A 142.000 TRABAJADORES Y PRESENTAN UNA CIFRA DE NEGOCIO DE 27.600 MNS, CON 266.000 MNS DE ACTIVOS Y UN ENDEUDAMIENTO DE 63.000 MNS (UN 5,4% DEL PIB).

 
SEGURIDAD SOCIAL ESPAÑOLA: SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS FUTURAS
 
INSTITUTO DE ACTUARIOS ESPAÑOLES
Nº 154 de 11 / 2019

“A PESAR DE LOS SÍNTOMAS Y AVISOS QUE TRANSMITEN TANTO LA SITUACIÓN FINANCIERA COMO LA ACTUARIAL DEL SISTEMA DE PENSIONES, EN EL SENTIDO DE QUE HAY FALLAS DE SOSTENIBILIDAD, LA GENEROSIDAD DE LAS PENSIONES ESPAÑOLAS, EN EL CORTO PLAZO, NO SÓLO NO SE HA AJUSTADO SINO QUE TIENDE A BLINDARSE. PORQUE LAS DOS DECISIONES TOMADAS EN CADENA EN 2018 Y 2019 –LA PRIMERA, REVALORIZAR LAS PENSIONES POR ENCIMA DEL UMBRAL DEL IRP (1,7% RESPECTO DE 0,25%); LA SEGUNDA, REGRESAR, SIQUIERA PROVISIONALMENTE, A LA SENDA DE LA REVALORIZACIÓN CON EL IPC– AVANZAN EN LA DIRECCIÓN DE LA SUFICIENCIA PERO EN CONTRA DE LA SOSTENIBILIDAD”.

 
ESPAÑA: ¿NACIÓN EMPRENDEDORA?
 
IGNACIO DE LA TORRE (ARCANO), CON LEOPOLDO TORRALBA, JOAQUÍN RIVERA Y DIEGO MEJÍA
Nº 153 de 10 / 2019

¿POR QUÉ LA CUARTA ECONOMÍA DEL EURO SOLO HA SIDO CAPAZ DE GENERAR, HASTA AHORA, UN ÚNICO “UNICORNIO”? (Y SEGÚN EXPLICÓ SU CREADOR, JUAN DE ANTONIO, DE CABIFY, EN ESTAS MISMAS PÁGINAS: “SI NO HUBIÉRAMOS SALIDO DE ESPAÑA HABRÍAMOS MUERTO”). EL EQUIPO DE ANÁLISIS DE ARCANO, QUE LIDERA IGNACIO DE LA TORRE, HA INTENTADO RESPONDER A ESTAS PREGUNTAS CON UN DETALLADO ANÁLISIS (DISPONIBLE EN LA WEB) QUE OFRECE UNAS SENCILLAS CONCLUSIONES (RECOGIDAS EN ESTAS PÁGINAS) SOBRE “CÓMO GENERAR ECOSISTEMAS DE EMPRENDIMIENTO E INNOVACIÓN EXITOSOS”.

 
EUROZONA, UN CRECIMIENTO LIDERADO POR LAS EXPORTACIONES: BENEFICIOS Y COSTES
 
RAYMOND TORRES
Nº 152 de 9 / 2019

ANTES DE LA CRISIS LA BALANZA CONJUNTA POR CUENTA CORRIENTE DE LA EUROZONA PRESENTABA UN SALDO CASI EQUILIBRADO. EN 2018 REFLEJÓ UN SUPERÁVIT CERCANO A LOS 400.000 MILLONES DE EUROS, EL 3,8% DEL PIB TOTAL. ES EL SUPERÁVIT MÁS ABUTADO DEL MUNDO Y DOBLA AL DE CHINA. POR CONTRA, LA DEMANDA INTERNA, QUE EN 2000-7 CRECÍA UN1,9%, SE HA DETERIORADO DE FORMA ACUSADA Y ES INCAPAZ DE SUSTITUIR EL MOTOR DE LAS EXPORTACIONES; EL AHORRO CRECE ININTERRUMPIDAMENTE DESDE 2009 Y LA INVERSIÓN NO DESPEGA. “PUEDE SOSTENERSE QUE LA PAUTA DESCENDENTE DE LA DEMANDA INTERNA EN EUROPA ES UN REFLEJO DE LOS ACUERDOS QUE RIGEN LA PARTICIPACIÓN DE LOS PAÍSES QUE HAN ADOPTADO LA MONEDA ÚNICA”.

 
LOS PROGRAMAS DE GARANTÍA DE INGRESOS EN ESPAÑA
 
AIReF
Nº 151 de 7 / 2019

LA RENTA MÍNIMA PROPUESTA POR LOS SINDICATOS NO SERÍA EFICIENTE, SEGÚN LA AIREF, QUE PLANTEA UNA PRESTACIÓN ÚNICA COMPATIBLE CON EL EMPLEO DE 430 EUROS AL MES, MÁS UN COMPLEMENTO POR HIJO A CARGO (CON LÍMITE DE TRES) DE 1.200 EUROS ANUALES. EVALÚA EL COSTE EN 3.500 MN (LA MITAD QUE LA PROPUESTA SINDICAL) Y CREE QUE BENEFICIARÍA A 1,8 MILLONES DE HOGARES (CON MENOS DE 490 EUROS/MES DE RENTA). RECOGEMOS AQUÍ UNA PARTE DEL ESTUDIO QUE SUSTENTA ESAS CONCLUSIONES Y QUE REFLEJA LA ERRÁTICA Y MUY DISTINTA EVOLUCIÓN DE LA RENTA MÍNIMA EN ESPAÑA SEGÚN LOS PERIODOS, LOS GOBIERNOS O LAS DISTINTAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715