Número 152 - Septiembre de 2019
 
REPORTAJES
 
   
     
“LA LIBRA DE FACEBOOK TENDRÍA, GRATIS, UNA RED DE SEGURIDAD PÚBLICA”  
       
 
     
     
     
KATHARINA PISTOR, AUTORA DE “EL CÓDIGO DEL CAPITAL”
 

“EL CONTROL LEGAL Y DINERARIO SOLO PUEDE SER ALCANZADO POR EL ESTADO O LOS PRIVILEGIOS LEGALES DE QUE DISFRUTA EL CAPITAL NO SERÍAN RESPETADOS POR OTROS” RAZONA. SUS REFLEXIONES NO TIENEN DESPERDICIO, DE MODO QUE SE PUEDEN SEGUIR LEYENDO EN INTERNET, EN ESA RED EN LA QUE TODOS HEMOS CAÍDO. PORQUE DE ESTO PRECISAMENTE HABLA PISTOR, QUE ESTE VERANO FUE LLAMADA POR EL CONGRESO ESTADOUNIDENSE PARA SABER QUÉ PIENSA SOBRE LA LIBRA QUE PREPARA FACEBOOK.

   
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: GUSTAVO MATÍAS

Viene de Pág. 49

¿En qué medida ese poder va a afectar a la banca o sistema financiero tradicional?

Los avances en tecnologías digitales y criptográficas han creado una oportunidad para transformar los sistemas financieros a nivel nacional e internacional de forma inimaginable hace solo unos años. Han creado el sueño de un sistema financiero inclusivo y eficiente. Pero realizarlo requerirá gran cuidado. “Esta vez es diferente” se ha dicho una y otra vez al promover nuevas tecnologías financieras, como demostraron Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff en su libro de 2014) al analizar 800 años de historia de crisis financieras, que tienden a repetirse. Esto no debería impedir que innovemos, aunque debemos recordarlo ante otro experimento financiero que aspira a ser tan transformador como global. Tras la crisis de 2008, los reguladores han exigido a los bancos hacer una especie de “testamento en vida”: un plan sobre cómo desconectarse ellos mismos en caso de insolvencia. Deberíamos requerir algo similar de los patrocinadores de Libra y otras innovaciones financieras (fintech o big tech) capaces de tener efectos sistémicos en los sistemas monetarios y financieros nacionales o mundiales. Eso significa que legisladores, reguladores y supervisores deberían examinar si cuentan con medios para responder a escenarios de crisis, ya sea solos o en colaboración, y fijar reglas para garantizar prevenir esas crisis.

¿Por eso han frenado el proyecto hasta llegar a acuerdos regulatorios con los gobiernos?

Porque entraña muchos riesgos, tanto para el propio dinero privado como para el público. Facebook y sus aliados necesitan un compromiso de los gobiernos de imponer en la web relaciones contractuales que respalden la moneda, autorizar el uso de sus propias monedas públicas como garantía, y también que si Libra alguna vez tiene problemas de liquidez los bancos centrales estarían obligados a ofrecerla. Todo banquero y regulador monetario sabe que los sistemas de pago requieren un nivel de respaldo de liquidez que ninguna entidad privada puede brindar. A diferencia de los estados, las partes privadas deben operar dentro de sus posibilidades y no pueden imponer unilateralmente obligaciones financieras a los demás según sea necesario. Eso significa que no pueden autorrescatarse; deben ser rescatadas por los estados o alguien debe autorizar su quiebra; rescatar a Libra pudiera exigir más liquidez de la que podría ofrecer un estado. Es más, incluso en el caso de los estados, las paridades fijas ofrecen sólo una ilusión de seguridad. Muchos países han tenido que abandonar esas paridades, siempre insistiendo, al tiempo, que “esta vez es diferente”.

De todos esos problemas y riesgos, ¿Cuál es el principal?

Libra promete algo que no puede de ninguna manera cumplir por sí sola: la protección del valor de la moneda. Dice que estará vinculada a una canasta de monedas (dinero fiduciario emitido por gobiernos) y será convertible a pedido y a ningún coste. Pero esta garantía descansa en una ilusión, porque ni Facebook ni ninguna otra parte privada involucrada tendrá acceso a reservas ilimitadas de las monedas vinculadas.

¿Significa esto que usar Libra no será seguro?

Elegir activos emitidos y asegurados por Estados fue una decisión inteligente, porque solo algunos estados soberanos pueden garantizar esa seguridad: los que ponen en línea la productividad futura de sus economías y con ciudadanos que pagan impuestos. La seguridad de Libra depende de la destreza de apoyo de los EE.UU y un puñado de países con historial de garantes y sistema bancario estable. Su Libro Blanco afirma que será inmune a eventos externos por su propia Reserva. Los activos seguros tienen gran demanda en todo el mundo incluso hoy, y en escenarios de crisis tiende a primar la seguridad, como lo indica la escasez de dólares en 2008. Pero repetir aquel escenario en el futuro difícilmente se puede descartar, pues la demanda y oferta global de activos seguros afectaría a esa Reserva privada de forma bastante independiente de sus propias operaciones. Una moneda de divisas que llega a miles de millones de hogares amplificaría los movimientos en los mercados de divisas, y no dice su Libro Blanco cómo la Asociación Libra podría responder a una repentina escasez de activos seguros. Seria posible cambiar la composición de sus activos en Reserva, pero requerirá una mayoría de dos tercios de los votos de los miembros, proceso que requeriría de mucho tiempo en una emergencia. Además, cualquier sustitución de activos plantearía problemas de seguridad. El sector financiero podría llenar el vacío y crear activos que cumplan con la demanda de Libra y los criterios de seguridad de su Reserva revisados, lo que debería ser motivo de preocupación. Recordemos la expansión masiva de activos “seguros” creados mediante técnicas de bursatilización legal y otros trasiegos en el período previo a la crisis de 2008, incluidos los tramos de alto nivel en valores respaldados por activos (ABS), obligaciones de deuda garantizadas (CDO) y sus variantes al cuadrado y al cubo. Los fondos del mercado monetario, los fondos de pensiones y otros intermediarios alta demanda de activos “seguros” los utilizaron para expandir sus carteras. Sin embargo, cuando los precios de la vivienda se deterioraron y las tasas de incumplimiento aumentaron, los activos que parecían seguros se volvieron “tóxicos” de la noche a la mañana. Las crisis financieras se propagan por contagio. No es difícil imaginar una “ejecución en cryptos” o “en Libras”, sea en respuesta a un shock exógeno, a problemas operacionales o a mayores preocupaciones de seguridad sobre los activos mantenidos en la Reserva. Su mecanismo de transmisión probablemente sería una combinación de señales de precios en mercados de activos críticos y redes sociales, que pondrían en alerta a miles de millones de tenedores de Libra en todo el mundo.

¿Podrán superar los bancos centrales ese problema y mantener sus funciones y competencias?

A la vista del ritmo del cambio, quizá no tengan otra alternativa que expandir sus competencias o mandatos al mundo de la innovación, con el fin de guiar la creciente innovación financiera, que ahora excede sus mandatos, centrados hasta ahora en ser los guardianes del sistema monetario, mediante la política monetaria y la de estabilidad financiera. La tecnología podría permitir el desarrollo de un sistema mucho mejor. El sistema actual está siendo superado rápidamente por el cambio tecnológico, que en gran medida no está lo suficientemente regulado y podría exponer a los consumidores a riesgos imprevistos. Este problema se podría resolver creando un marco único para todas las monedas digitales, que mantenga la puerta abierta para la innovación. Alternativamente, se podría abordar el problema a través de protocolos comunes para gobernar la interoperabilidad entre los diferentes sistemas, de la misma manera en que ha evolucionado Internet. Como sea, necesitamos una nueva infraestructura para gestionar el dinero público y privado. Se los debería considerar como un bien público y, por ende, deberían ser accesibles sin ánimo de lucro, abiertos a cualquiera que busque desarrollar nuevos productos o servicios específicos, mediante un simple requisito de registro. Dependiendo del servicio, todas las ofertas deberían ser reguladas para garantizar la seguridad y la estabilidad del sistema monetario. Para reducir los costos de cumplimiento en empresas pequeñas, los supervisores podrían ofrecer una consulta gratuita. Y donde fuera necesario la regulación debería simplificarse para evitar una superposición innecesaria y otras causas de ineficiencia. El dinero digital nos presenta un enorme desafío. Guiar la innovación financiera excede marcadamente sus mandatos existentes. Ya hubo problemas que advirtieron de ello al estallar la crisis de 2008, cuando los reguladores se quedaron de brazos cruzados mientras los innovadores financieros creaban opciones.

¿A qué se refiere en concreto?

En septiembre de 2008 se produjo una debacle y colapso de fondos del mercado monetario (FMM, que en Europa gestionan aproximadamente el 38 % de la deuda a corto plazo emitida por el sector bancario y en torno al 22 % de los valores a corto plazo emitidos por las empresas y los Estados ), a cuyo inversores les habían prometido que podrían tratar sus tenencias como una cuenta bancaria; es decir, que podrían retirar tanto dinero como el que habían colocado cuando quisieran hacerlo. Pero cuando Lehman Brothers colapsó, todos los inversores en FMM intentaron retirar dinero al mismo tiempo, tras lo cual se tornó evidente que muchos fondos no podían cumplir. Para evitar sus problemas y los de los bancos que les respaldaban, la Reserva Federal de Estados Unidos intervino para ofrecer respaldo de liquidez. Una problema similar con Libra exigiría respaldo en una escala mucho mayor, así como una estrecha coordinación entre todos los bancos centrales afectados.

Usted destacó junto a los expertos que pidieron frenar a Libra y apoyar la sugerencia de la presidenta del Comité de Servicios Financieros del Congreso de EE.UU para que los gobiernos redacten sus testamentos vitales (plan escrito que los bancos presentan a reguladores contando cómo afrontar una insolvencia). ¿Les han hecho caso?

Reguladores, responsables de las políticas y académicos reaccionamos a la noticia prontamente y, en general, con escepticismo. Las comisiones parlamentarias de EE.UU rápidamente dispusieron audiencias y la cuestión fue un tema relevante en la reunión del G7 en Francia a finales de agosto. El desprestigio de Facebook como guardián de la privacidad de los usuarios ayuda a explicar parte de la reacción negativa. Sin embargo, la bomba real fue la repentina toma de conciencia de la amenaza que plantean las monedas digitales para el sistema monetario existente, no en algún momento futuro, sino hoy.

¿Y qué pueden hacer los bancos centrales si extienden sus competencias a la innovación?

Una de las motivaciones originales detrás de Bitcoin y otras criptomonedas fue la de establecer un sistema de pago alternativo y resistente a la censura. Suecia y Singapur van camino a crear sus propias monedas digitales respaldadas por los bancos centrales (CBDC por su sigla en inglés). En China, un puñado de empresas, entre ellas Alibaba y Tencent, han lanzado monedas digitales estrechamente reguladas y supervisadas para transacciones que se fijan en renminbi. En Kenia, Mali y otras partes, las compañías telefónicas ofrecen servicios de pago digital a todos, inclusive a quienes no tienen una cuenta bancaria. Estos experimentos ofrecen muchos modelos entre los cuales elegir. Pero primero debemos considerar si el Estado debería permitir la creación de dinero privado o debería limitar estrechamente los esfuerzos como Bitcoin y Libra.

¿Inclusive a riesgo de coartar la innovación?

El dinero funciona como instrumento de intercambio, reserva de valor y una unidad de cuenta. El dólar, la libra, el yen y el euro realizan estas tres funciones, no sin cierta ayuda del sector privado. Los bancos desempeñan un papel esencial en los sistemas de pago –la función de intercambio del dinero– al emitir dinero privado en forma de dinero escritural y cosas así. También ofrecen depósitos, que se pueden considerar como reservas de valor, suponiendo que estén garantizados. Sólo la función de unidad de cuenta –que garantiza el valor nominal de una moneda como moneda de curso legal para pagar impuestos– está exclusivamente en manos del estado. Dado que algunas de las funciones definitorias del dinero se pueden delegar a actores privados, la pregunta es si esto debería ser así, y hasta qué punto. ¿No deberíamos favorecer las CBDC sobre todas las diferentes formas de dinero digital emitido de manera privada? Después de todo, se pueden presentar poderosos argumentos normativos a favor de las CBDC. Por ser bienes públicos, los sistemas de pago deberían estar disponibles en iguales términos para todos. Y con las tecnologías modernas, finalmente podemos eliminar a los intermediarios –bancos– que se han venido quedando con la mejor porción de la torta durante siglos. También se puede presentar un argumento en contra de la monopolización del sistema de pago. En circunstancias ideales, las CBDC podrían dar paso a un sistema totalmente integrado y altamente eficiente que funcione para todos. Pero, en el mundo real, hasta un percance técnico menor u otra falla en la gobernanza podría tener efectos sistémicos. En términos generales, los sistemas monolíticos carecen de la resiliencia de los diversificados, para no mencionar los incentivos para una mayor innovación. Aun así, una multiplicidad de sistemas de pago tiene sus propios problemas. Los costos transaccionales de convertir diferentes monedas, entre sí o a una moneda fiduciaria, podrían ser enormes. Y la historia de la banca libre nos dice que los sistemas monetarios desregulados son proclives al colapso.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“EN EUROPA HAY QUE ABRIR UN POCO LA MANO EN LAS POLÍTICAS FISCALES”
 
SANTIAGO SATRÚSTEGUI, PRESIDENTE DE EFPA ESPAÑA Y DE ABANTE ASESORES
Nº 154 de 11 / 2019

PRESIDE LA SECCIÓN ESPAÑOLA DE LA EUROPEAN FINANCIAL PLANNING ASSOCIATION (EFPA) QUE EL AÑO PRÓXIMO CUMPLIRÁ VEINTE AÑOS Y QUE CUENTA AQUÍ CON 35.000 ASOCIADOS. EFPA OFRECE LA FORMACIÓN Y LA TITULACIÓN NECESARIAS PARA REALIZAR ASESORÍA FINANCIERA, ALGO EN LO QUE SATRÚSTEGUI LLEVA YA TRES DÉCADAS, PRIMERO EN AB ASESORES Y DESDE HACE 18 AÑOS EN ABANTE, QUE ACABA DE VENDERLE UN 10% DE SU CAPITAL A MAPFRE.

 
“EUROPA HA PERDIDO EL TREN DEL 5G, HAY QUE INVERTIR MASIVAMENTE EN EL 6G”
 
VIVIANE REDING, EX VICEPRESIDENTA DE LA COMISIÓN EUROPEA
Nº 154 de 11 / 2019

“LOS ESTÁNDARES DE LA TECNOLOGÍA GSM FUERON DESARROLLADOS POR LOS EUROPEOS, JUNTOS, Y GRACIAS A ELLO FUIMOS FUERTES. DE ALGUNA MANERA NOS HEMOS PERDIDO, POR AVANZAR SEPARADOS DURANTE LOS ÚLTIMOS AÑOS. VOLVAMOS A HACERLO JUNTOS, INVIRTAMOS EN INVESTIGACIÓN... EUROPA ES BUENA OFRECIENDO EL CAPITAL INICIAL PARA QUE LAS EMPRESAS DESARROLLEN UNA IDEA PERO LUEGO TIENE QUE APARECER EL CAPITAL RIESGO. Y ESA PARTE NO EXISTE”.

 
“ESPAÑA, QUE TIENE BANCOS GLOBALES, SOFISTICADOS, PODRÍA RELEVAR AL REINO UNIDO COMO CENTRO NEURÁLGICO DE LAS FINTECH”
 
KAREN G. MILLS, SENIOR FELLOW DE LA HARVARD BUSINESS SCHOOL
Nº 153 de 10 / 2019

“EUROPA SE HA TOMADO MUY EN SERIO LOS ASUNTOS DE LA PRIVACIDAD DE DATOS Y ESTÁ ACUMULANDO MUCHO EXPERTISE EN ALGORTIMOS, EN CANALES DE DISTRIBUCIÓN, EN OPEN BANKING... EN EEUU, SOLO EN WASHINGTON, TENEMOS SIETE REGULADORES Y UNO MÁS EN CADA ESTADO, Y SE ENFRENTAN ENTRE SÍ. EL REINO UNIDO TIENE DOS... ERA EL CENTRO NEURÁLGICO DE LAS FINTECH PERO QUIZÁS AHORA PUEDA SERLO ESPAÑA. TIENE BANCOS GLOBALES, SOFISTICADOS, Y UNA COMUNIDAD FINTECH MUY IMPORTANTE”.

 
"LA PARÁLISIS POLÍTICA PUEDE SER BENEFICIOSA PARA LA BOLSA"
 
KEN FISHER, FUNDADOR DE FISHER INVESTMENTS
Nº 153 de 10 / 2019

“MIRE EL EJEMPLO DE ESTADOS UNIDOS. LLEVAMOS AÑOS DE PARÁLISIS CASI ABSOLUTA Y LA BOLSA SIGUE SUBIENDO. YO LES DIRÍA A LOS EUROPEOS QUE NO SE PREOCUPARAN EXCESIVAMENTE POR UN BLOQUEO POLÍTICO, YA SEA EN TODA LA UE O EN GRAN BRETAÑA,CON EL BREXIT. O EN SU PAÍS, EN ESPAÑA, CON LA REPETICIÓN DE LAS ELECCIONES Y LA BÚSQUEDA DE UN NUEVO GOBIERNO”

 
“SI QUEREMOS UNA ZONA EURO CON MÁS PESO, Y UNA PERCEPCIÓN DE RIESGO NORMAL, NECESITAMOS ESE ACTIVO SEGURO”
 
JOSINA KAMERLING, RESPONSABLE DE REGULACIÓN DE CFA INSTITUTE
Nº 152 de 9 / 2019

DESPUÉS DE VARIAS DÉCADAS EN EL SECTOR PÚBLICO Y EL PRIVADO, KAMERLING CONOCE A FONDO LOS ENTRESIJOS DEL MERCADO FINANCIERO Y SUS REGLAS. POR ESO ES CAPAZ DE SEÑALAR SUS VENTAJAS Y CARENCIAS. Y DE HACERLO CON FLUIDEZ EN INGLÉS, EN HOLANDÉS, EN FRANCÉS O ITALIANO... Y TAMBIÉN EN ESPAÑOL, EN UN PERFECTO CASTELLANO APRENDIDO DE NIÑA EN BURGOS, DONDE SE TRASLADÓ CUANDO TENÍA DOS AÑOS: “MI PADRE ABRIÓ ALLÍ LA FÁBRICA DE HEINEKEN” RECUERDA SONRIENDO.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715