Número 142 - Enero de 2018
 
REPORTAJES
 

“Los gobiernos minoritarios -la realidad española desde 2015- presentan ineptitud estructural para afrontar los problemas económicos más delicados”

 
     
ESPAÑA: UNA LARGA CAMPAÑA QUE DAÑA LA ECONOMÍA  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). EL CALENDARIO ELECTORAL NO DA RESPIRO HASTA FINALES DEL 2019, LO QUE PREVISIBLEMENTE DIFICULTARÁ LA GOBERNABILIDAD Y QUE SE ABORDE, NO YA LA RALENTIZACIÓN ECONÓMICA, SINO PROBLEMAS DE FONDO COMO LA ELEVADA DEUDA.

   
   

Un presidente del Ibex me decía en una reciente conversación que lo que más preocupa a los grandes empresarios -pese a que el 70% de ellos debe votar al PP- no es tanto el gobierno Sánchez como la sucesión de ejecutivos en minoría desde las elecciones del 2015. Un gobierno sin una mayoría parlamentaria detrás tiene dificultades para tomar decisiones serias que comporten cierta impopularidad. Y es además un factor de inestabilidad porque no puede fijar un marco claro para las iniciativas empresariales.

Añadía que lo peor era que el fenómeno podía convertirse en crónico. ¿Qué ganaríamos, se preguntaba, si tras el gobierno Rajoy y el gobierno Sánchez en minoría, nos encontráramos después de otro adelanto electoral -siempre un factor de perturbación- con otro gobierno en minoría, fuese del signo que fuese?

Lo cierto es que la práctica totalidad de las encuestas dice no solo que es imposible que un partido tenga la mayoría absoluta o se acerque a ella -eso parece cosa del pasado en España y en casi toda Europa por la fragmentación política- sino incluso que la suma del PP y C’s, o la de el PSOE más Podemos, la pudiera alcanzar.

Cóctel complejo

Quizás el principal problema político de España en este momento -aparte del de Cataluña, que se arrastra desde hace como mínimo ocho años y donde la fractura del independentismo podría abrir una perspectiva de cambio- es el de la combinación de un gobierno en minoría que tiene que sobrevivir en un clima de gran crispación y afrontar, al mismo tiempo, un ciclo electoral largo. En este contexto es difícil que tanto la desaceleración de la economía como los grandes problemas de fondo -la elevada deuda pública y la actitud de miope proteccionismo de gran parte de la sociedad, visible por ejemplo en la guerra del taxi- no solo no sean abordados, sino que resulten orillados porque pueden generar impopularidad y pérdida de votos.

Quizás Pedro Sánchez se haya equivocado al no convocar elecciones inmediatamente después de las vacaciones, pero ahora el calendario electoral está trazado y el horizonte es el de un largo año de campañas electorales. Elecciones andaluzas en diciembre con una campaña que -aparte de decidir el gobierno de la primera CC.AA de España por su población- va a ser una especie de ensayo general que medirá el atractivo de los cuatro partidos políticos. Y en especial el de Pablo Casado, que afronta su primera prueba al frente del PP.

Año de urnas

A principios del 2019 empieza la gran batalla del mes de mayo para las elecciones europeas, municipales y autonómicas en buena parte de España. Y tras el verano del 2019 vienen las generales. Un año que además puede verse complicado por un adelanto electoral en Cataluña (tras el juicio del Supremo) y por la previsible dificultar para formar gobierno en Andalucía. Todo con el fondo de crispación dominante desde primeros de septiembre.

 

Es difícil que con este calendario -sin un horizonte de estabilidad mínimo de dos o tres años- el Gobierno (y las oposiciones) puedan atender debidamente, no digamos ya priorizar, los intereses generales y encontrar el clima propicio para tomar (o pactar) medidas que resulten incómodas. O para llegar a acuerdos con los competidores en las urnas en los grandes asuntos de Estado. El resultado previsible es una gobernabilidad manifiestamente mejorable.

 

Cierto que no estamos ante un mal español. Veamos lo que pasa en Italia, o en Reno Unido, o incluso en Alemania, hasta hace poco un modelo de estabilidad, y la gran inquietud que despierta la ola populista de cara a las elecciones europeas de mayo. Europa no es ya el continente de gran estabilidad política y de crecimiento económico que fue la zanahoria que animó el espíritu pactista de la transición española.

 

Este es un factor suplementario de preocupación. Cualquier desconfianza en el euro, que se podría agravar por la próxima marcha de Mario Draghi al frente del BCE, junto a la tendencia natural y previsible al alza de los tipos de interés, sería una amenaza para la economía española. El pago de la deuda pública es una de las grandes partidas del presupuesto y se incrementaría si volviera la desconfianza en los mercados. Además, España tiene un muy elevado nivel de deuda pública (bordea el 100% del PIB) que pesa como una losa sobre la economía. Y que -con el clima descrito- es imposible que se reduzca sensiblemente en los próximos años.

 

Las nuevas previsiones del FMI son relativamente favorables porque dicen que, pese a un menor crecimiento mundial, seguirá el ciclo expansivo de la economía española. Para este año baja la previsión, pero la deja en un 2,65%, prácticamente igual a la del Gobierno y ligeramente por encima del Banco de España. Pero el FMI no se cree las previsiones de déficit y pronostica que no bajará del 2% en los próximos años. Un déficit del 2% no es alarmante en circunstancias normales, pero sí lo es cuando se tiene una deuda muy superior a la aconsejable porque hace muy difícil reducirla.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SE AGOTARÁ LA RECUPERACIÓN?
Nº 143 de 11 / 2018

LA VICTORIA DEMÓCRATA PODRÍA LANZAR UN PLAN DE INFRAESTRUCTURAS QUE SOLUCIONE LO QUE EN EEUU ES UN PROBLEMA ESTRUCTURAL Y ESTIRE TODAVÍA MÁS UNA EXPANSIÓN QUE ESTÁ A PUNTO DE BATIR RÉCORDS DE DURACIÓN.

 
REINO UNIDO: EL MONSTRUO DE LA CITY
Nº 143 de 11 / 2018

EL MERCADO DE PRÉSTAMOS APALANCADOS HA LLEGADO AL BILLÓN DE EUROS, -SUPERA AL DE LAS SUBPRIME EN EEUU-, Y MÁS DEL 75% CARECE DE PROTECCIÓN. CUANDO CAMBIE EL CICLO, EL INVERSOR ESTARÁ MÁS DESNUDO QUE NUNCA.

 
ALEMANIA: MALAS NOTICIAS DESDE BERLÍN
Nº 143 de 11 / 2018

RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD SON LAS DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA, DECÍA ANGELA MERKEL, QUE HA VISTO CÓMO SU PERFIL CONSECUENTE NO HA COTIZADO EN LAS URNAS. NO SE PRESENTARÁ DE NUEVO, Y EUROPA LO LAMENTARÁ.

 
UNIÓN EUROPEA: ITALIA Y LA MALA DIGESTIÓN DE EUROFONDOS
Nº 143 de 11 / 2018

ROMA Y BRUSELAS VIVEN UNA PERMANENTE DISPUTA POR LOS PRESUPUESTOS 2019, EXACERBADA POR LAS MENTIRAS DE LA COALICIÓN POPULISTA ITALIANA. LOS DIRIGENTES COMUNTARIOS CONTRAATACAN CON LAS CIFRAS EN LA MANO.

 
ESPAÑA: CUANDO EL SUPREMO AÑADE DESCONFIANZA
Nº 143 de 11 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). ESPAÑA LLEVA CASI TRES AÑOS SIN UN GOBIERNO CON MAYORÍA PARLAMENTARIA. UN TIEMPO EN QUE LA CRISPACIÓN NO HA DEJADO DE CRECER. LA AUSENCIA DE UN GOBIERNO CON LA AUTORIDAD SUFICIENTE EMPIEZA A SER TÓXICA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715