Número 140 - Julio de 2018
 
REPORTAJES
 

“Pese a las dificultades, el gobierno Sánchez aún no ha sufrido ninguna derrota clave: sus socios en la moción de censura no quieren dejarle caer y el PP libra su guerra interna”

 
     
ESPAÑA: EL DESAFÍO DE PEDRO SÁNCHEZ  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). DE MOMENTO EL PRESIDENTE TRAMPEA LA FALTA DE MAYORÍA, PERO LA GRAN PRUEBA SERÁ NEGOCIAR EL TECHO DE GASTO SIN OLVIDAR EL DÉFICIT PACTADO CON BRUSELAS, PARA LO QUE PLANTEA YA RETOQUES EN ALGUNOS IMPUESTOS.

   
   

En el momento de escribir esta crónica han pasado menos de cuarenta días desde la formación del gobierno Sánchez, pero España se ha ido aclimatando con cierta rapidez al cambio y se ha constatado una cierta descompresión de la vida política. Una prueba palpable es que ya nadie proclama que un inmediato adelanto electoral es inevitable.

Las razones son varias. El nuevo Gobierno sorprendió porque no era el equipo socialista esperado sino un ejecutivo más innovador -dominio de las mujeres, cierta transversalidad (Grande Marlaska en Interior), solvencia profesional en el campo económico y europeísmo (Borrell y Nadia Calviño). Con la confianza ganada con este ejecutivo, algunas medidas de impacto (la acogida a los refugiados del Aquarius), y una activa política europea, el PSOE se ha colocado con rapidez en la primera posición en la mayoría de encuestas realizadas en los medios de comunicación. Y la confianza política medida por el CIS (que va de 0 a 100) subió en junio nada menos que un 21,9%, situándose en el 37,3, uno de los valores más altos de los últimos años, solo superado tras las elecciones generales del 2015 (42,8) y tras la mayoría absoluta de Rajoy a finales del 2015 (41). Parece, pues, que hemos entrado en una etapa Sánchez que muchos creen que se puede prolongar durante buena parte del 2019 e incluso traspasar la frontera de las elecciones europeas, autonómicas y municipales de la próxima primavera y llegar al cuarto trimestre del año. Pedro Sánchez quizás sea breve, pero no tanto como se dijo inmediatamente después de la moción de censura.

Objetivo: desinflamar Cataluña

El principal problema del nuevo Gobierno sigue siendo, no obstante -aparte del acierto o desacierto en sus iniciativas- la falta de mayoría. ¿Se puede gobernar con solo 85 diputados cuando la mayoría absoluta es de 176 y cuando Rajoy tuvo grandes dificultades con 136? Además, las diferencias ideológicas de Rajoy con C’s no eran excesivas, mientras que las del PSOE con los que votaron la moción de censura (Podemos, ERC, PDeCAT y Podemos) son mucho más profundas. Hasta el momento Sánchez está trampeando esa falta de mayoría con los independentistas catalanes con una política de “desinflamación” (la palabra es la de la ministra de Justicia) que busca no tanto resolver el conflicto (imposible a corto plazo) sino que no se agrave, contenerlo, e intentar una mejora de las relaciones con la Generalitat. La cumbre Sánchez-Torra del 9 de julio parece haber ido por el buen camino para este objetivo limitado pero realista.

La segunda prueba ha sido la convalidación del decreto-ley sobre RTVE y la composición del nuevo consejo. Aquí la impresión ha sido menos satisfactoria. Ha habido demasiadas dificultades en el pacto inicial con Podemos, luego con el PNV y con ERC y los independentistas. El resultado no es nada brillante en la composición del consejo (en especial porque han quedado excluidos el PP y C’s), pero finalmente Sánchez se ha salido con la suya. En la convalidación del decreto-ley ha pasado de una mayoría de 180 diputados de la moción de censura a 179. Ha perdido los dos diputados de Bildu (imposibles de mantener) pero ha ganado a la posibilista diputada canaria Ana Oramas. Sánchez ha salvado un escollo complicado, pero es indudable que ha dejado pelos en la gatera y ha aumentado el foso que le separa del PP y de C’s. Además, la composición del nuevo consejo no garantiza la independencia de la televisión pública (aunque la gestión del PP en los últimos años no ha sido nada modélica). La radio y la televisión pública son un asunto emblemático de la calidad democrática y aquí el gobierno pisa un terreno resbaladizo. tiene una asignatura complicada para los próximos meses.

Pero lo principal es que el Gobierno -pese a las dificultades- no ha sufrido todavía ninguna derrota relevante. A ello contribuyen también factores ajenos a propia acción del ejecutivo. El primero es que los partidos que votaron la moción de censura no tienen ningún interés -al menos a corto- en dejarle en situación agónica y obligarle a convocar elecciones generales que podrán llevar a una mayoría absoluta de los partidos de la derecha. Hasta cierto punto, están forzados (relativamente) a darle aire. Y Podemos debe cuidar no volver a aparecer (como en la primavera del 2015) como la fuerza de izquierdas que imposibilitó un gobierno socialista.

Pero además la dimisión de Rajoy como líder del partido y la batalla abierta por su sucesión han dejado al PP centrado en su batalla interna, lo que disminuye la intensidad y efectividad de sus críticas. Gane Soraya Saénz de Santamaría o Pablo Casado (algunos ven una batalla soterrada entre Rajoy y Aznar), el PP va a necesitar algo de tiempo para reponerse y resituarse. Y C’s ha perdido gas. Había capitalizado el deseo de cambio que flotaba en la sociedad española y era en las encuestas la fuerza más votada. Ahora, Pedro Sánchez ocupa esa posición (incluso es más valorado que Rivera) y C’s ya no tiene convicción para exigir elecciones generales inmediatas. También debe resituarse y esperar su nueva oportunicad que puede venir si el PP queda prisionero de su batalla interna y Pedro Sánchez se estrella contra las rocas de la falta de mayoría.

¿Sabrá Montero subir impuestos?

No hay duda de que Pedro Sánchez tendrá muchos problemas para seguir gobernando sin mayoría. El objetivo de déficit para este año se incumplirá y no será el 2,2% previsto, por culpa en gran parte a las cesiones y pactos de Rajoy-Montoro, pero nunca debería superar el límite del 3% que minaría la confianza internacional y abriría un serio contencioso con Bruselas. Pero la gran prueba vendrá con el techo de gasto del 2019 que, en principio, debe aprobarse en julio y que abriría la puerta a la aprobación de los presupuestos del 2019 (diferentes a los de este año que son de Rajoy-Montoro condicionados por el PNV y la falta de mayoría) y que le afianzarían como una opción de futuro. Para el año que viene el techo de gasto tendrá que superar los 119.800 millones previstos (en el cuadro macroeconómico que hizo Guindos) y ser compensado con algunos nuevos impuestos para no incrementar el déficit.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SE AGOTARÁ LA RECUPERACIÓN?
Nº 143 de 11 / 2018

LA VICTORIA DEMÓCRATA PODRÍA LANZAR UN PLAN DE INFRAESTRUCTURAS QUE SOLUCIONE LO QUE EN EEUU ES UN PROBLEMA ESTRUCTURAL Y ESTIRE TODAVÍA MÁS UNA EXPANSIÓN QUE ESTÁ A PUNTO DE BATIR RÉCORDS DE DURACIÓN.

 
REINO UNIDO: EL MONSTRUO DE LA CITY
Nº 143 de 11 / 2018

EL MERCADO DE PRÉSTAMOS APALANCADOS HA LLEGADO AL BILLÓN DE EUROS, -SUPERA AL DE LAS SUBPRIME EN EEUU-, Y MÁS DEL 75% CARECE DE PROTECCIÓN. CUANDO CAMBIE EL CICLO, EL INVERSOR ESTARÁ MÁS DESNUDO QUE NUNCA.

 
ALEMANIA: MALAS NOTICIAS DESDE BERLÍN
Nº 143 de 11 / 2018

RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD SON LAS DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA, DECÍA ANGELA MERKEL, QUE HA VISTO CÓMO SU PERFIL CONSECUENTE NO HA COTIZADO EN LAS URNAS. NO SE PRESENTARÁ DE NUEVO, Y EUROPA LO LAMENTARÁ.

 
UNIÓN EUROPEA: ITALIA Y LA MALA DIGESTIÓN DE EUROFONDOS
Nº 143 de 11 / 2018

ROMA Y BRUSELAS VIVEN UNA PERMANENTE DISPUTA POR LOS PRESUPUESTOS 2019, EXACERBADA POR LAS MENTIRAS DE LA COALICIÓN POPULISTA ITALIANA. LOS DIRIGENTES COMUNTARIOS CONTRAATACAN CON LAS CIFRAS EN LA MANO.

 
ESPAÑA: CUANDO EL SUPREMO AÑADE DESCONFIANZA
Nº 143 de 11 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). ESPAÑA LLEVA CASI TRES AÑOS SIN UN GOBIERNO CON MAYORÍA PARLAMENTARIA. UN TIEMPO EN QUE LA CRISPACIÓN NO HA DEJADO DE CRECER. LA AUSENCIA DE UN GOBIERNO CON LA AUTORIDAD SUFICIENTE EMPIEZA A SER TÓXICA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715