Número 139 - Junio de 2018
 
REPORTAJES
 

“En el primer trimestre del año, por ejemplo, el PIB creció un 3,6% en tasa intertrimestral anualizada, y la compensación de los trabajadores apenas un 2,3%”

 
     
ESTADOS UNIDOS: SALARIOS QUE SALVAN LA PRODUCTIVIDAD  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

CON PLENO EMPLEO -EL PARO ESTÁ EN EL 3,8%- SE ESPERABA QUE COMENZARAN A SUBIR CON FUERZA LOS COSTES SALARIALES, PERO NO ES ASÍ... CIERTO QUE LA POBLACIÓN ACTIVA (62,7%) ES 5 PUNTOS MENOR QUE EN 2007, PERO ES QUE TAMPOCO CRECE.

   
   

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON)

En Estados Unidos, ahora mismo, no es que el paro esté bajo. Es que no existe. En el mes de mayo, la tasa de paro cayó hasta el 3,8%. Es la cifra más baja en 18 años y un mes, desde abril de 2000, justo cuando la burbuja de las ‘puntocom’ estaba empezando a desinflarse. El siguiente récord es el 3,5% de diciembre de 1969, cuando nadie había oído hablar de cosas como estanflación, es decir, la combinación de recesión e hiperinflación que estalló en los ochenta. Y ya puestos a pulverizar marcas, quién sabe si no se romperá el récord absoluto del 2,7% alcanzado hace 66 años.

Porque, por ahora, todo indica que la economía estadounidense va a seguir creando empleos sin parar. En mayo, se crearon 223.000 nuevos puestos de trabajo, según las estadísticas oficiales provisionales, lo que supone, aproximadamente, el doble del número de personas que se incorporan cada mes al mercado laboral. Ya en el mes de abril, de acuerdo con las cifras del Departamento de Trabajo, la oferta de empleo superó a la demanda. En ese mes, en Estados Unidos hubo 6,7 millones de nuevos puestos de trabajo, 100.000 más que en marzo. Eso no es solo otro récord. Es una barbaridad. Porque hay que tener en cuenta que la primera economía mundial lleva generando empleo neto de forma ininterrumpida siete años y ocho meses.

Y, lo mejor de todo: no hay inflación salarial. Aunque se aceleraron un poco, los salarios apenas crecieron un 2,7% en mayo. Eso los sitúa en el mismo rango en el que llevan desde, aproximadamente, hace dos años. En este tiempo, EEUU ha pasado de tener prácticamente pleno empleo (la tasa cayó por debajo del 5% en mayo de 2016 y no ha vuelto a romper esa barrera) a no tener suficientes trabajadores. Por poner un ejemplo, incluso durante la recesión de 2007 a 2009, cuando Estados Unidos destruía 9.000 puestos de trabajo al día, sábados y domingos incluidos, la remuneración salarial crecía a un ritmo superior al 4%.

Dice la teoría...

Es el milagro de los panes y los peces. Es cierto que la economía de EEUU está recalentada gracias a una reducción de los impuestos que ha disparado el déficit. Pero no lo es menos que, si el país necesitara que le enfriaran la economía, los costes laborales estarían estratosféricos. Y no lo están. De hecho, el bajo crecimiento de la masa salarial es lo que está salvando a la productividad estadounidense. Porque, a pesar de todo lo que nos cuentan de Uber, Airbnb, Fintech, y demás maravillas de la nueva tecnología, la productividad no está creciendo. Lo único que la salva es, precisamente, la moderación salarial. En el primer trimestre del año, por ejemplo, el PIB creció un 3,6% en tasa intertrimestral anualizada, y la compensación de los trabajadores apenas un 2,3%, lo que permitió a la productividad ‘salvar el tipo’ y crecer al menos un magro 1,3%.

La cuestión, claro está, es que eso es lo contrario de lo que sugiere la teoría económica. En teoría, si no hay paro, los salarios tienen que subir, porque los empleadores no encuentran mano de obra. Y, si los salarios aumentan, la productividad deberá resentirse, salvo que esté habiendo un cambio tecnológico que permita aumentar la producción por persona.

En otras palabras: es imposible comprender lo que está pasando en Estados Unidos. Y, quien diga que tiene la explicación, miente.

Eso no impide que haya numerosas teorías para explicar la situación. Una es que la productividad se estás midiendo mal, porque los sistemas de recolección de datos y análisis estadísticos no están pensados para la economía del smartphone. El problema es que otros, como el profesor de Economía de la Universidad Northwestern Robert Gordon, opinan exactamente lo contrario.

Para ellos, el impacto de la economía digital es mucho menor de lo que pensamos. A fin de cuentas, un coche sigue siendo virtualmente idéntico ahora a como era en 1970, y una lavadora no digamos. La construcción, que es uno de los sectores más importantes de cualquier economía, sigue usando hormigoneras y vigas. Y, si uno mira una casa por dentro, descubrirá que, con la excepción del ordenador, el móvil, y la televisión, todo es igual que aquel mes de agosto de 1969 en el que Neil Armstrong pisó la Luna y la tasa de paro estaba donde ahora.

Cae la población activa

Hay otras explicaciones que no son tan profundas, pero que son igualmente válidas o cuestionables, según se quieran ver las cosas. La más evidente es que en mayo la población activa descendió hasta el 62,7%, es decir, en una décima. De hecho, el porcentaje de estadounidenses en edad de trabajar que tienen un empleo o están buscando activamente uno es ahora cinco puntos menos que antes de la crisis. La explicación más socorrida hasta ahora: la hecatombe de las hipotecas basuras había generado una masa de parados de larga duración que se habían visto abocados a la marginalidad social y económica porque EEUU es un país sin apenas sistemas de protección social. Eso hace que no sea difícil pasar del estado de desempleado al de vagabundo o subempleado. Y una vez que se ha caído en esa situación, actualizar las capacidades profesionales y volver a ser ‘empleable’ es extremadamente difícil.

Pero, con el ‘boom’ del empleo, incluso esas personas deberían estar regresando al mercado laboral, con lo que la población activa tendría que estar repuntando. Y no lo hace. ¿Por qué?

La respuesta, probablemente, sea demográfica. Los baby boomers, que son la generación que nació entre el final de la Segunda Guerra Mundial y 1960, se están jubilando. Aproximadamente cada día 10.000 personas alcanzan los 65 años de edad en Estados Unidos. En la actualidad, la edad de jubilación necesaria para optar a la máxima pensión en este país está en los 66 años y 2 meses, aunque en EEUU se puede seguir trabajando pasada esa edad, y de hecho una gran parte de las personas lo hacen, por la sencilla razón de que el sistema de pensiones público es ridículamente pequeño. Pero, aun con todo, una parte considerable de esas 10.000 personas que cumplieron hoy 65 años – y de las 10.000 que va a cumplirlos mañana – están dejando el mercado laboral, o reduciendo su participación en él.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SE AGOTARÁ LA RECUPERACIÓN?
Nº 143 de 11 / 2018

LA VICTORIA DEMÓCRATA PODRÍA LANZAR UN PLAN DE INFRAESTRUCTURAS QUE SOLUCIONE LO QUE EN EEUU ES UN PROBLEMA ESTRUCTURAL Y ESTIRE TODAVÍA MÁS UNA EXPANSIÓN QUE ESTÁ A PUNTO DE BATIR RÉCORDS DE DURACIÓN.

 
REINO UNIDO: EL MONSTRUO DE LA CITY
Nº 143 de 11 / 2018

EL MERCADO DE PRÉSTAMOS APALANCADOS HA LLEGADO AL BILLÓN DE EUROS, -SUPERA AL DE LAS SUBPRIME EN EEUU-, Y MÁS DEL 75% CARECE DE PROTECCIÓN. CUANDO CAMBIE EL CICLO, EL INVERSOR ESTARÁ MÁS DESNUDO QUE NUNCA.

 
ALEMANIA: MALAS NOTICIAS DESDE BERLÍN
Nº 143 de 11 / 2018

RESPONSABILIDAD Y SOLIDARIDAD SON LAS DOS CARAS DE UNA MISMA MONEDA, DECÍA ANGELA MERKEL, QUE HA VISTO CÓMO SU PERFIL CONSECUENTE NO HA COTIZADO EN LAS URNAS. NO SE PRESENTARÁ DE NUEVO, Y EUROPA LO LAMENTARÁ.

 
UNIÓN EUROPEA: ITALIA Y LA MALA DIGESTIÓN DE EUROFONDOS
Nº 143 de 11 / 2018

ROMA Y BRUSELAS VIVEN UNA PERMANENTE DISPUTA POR LOS PRESUPUESTOS 2019, EXACERBADA POR LAS MENTIRAS DE LA COALICIÓN POPULISTA ITALIANA. LOS DIRIGENTES COMUNTARIOS CONTRAATACAN CON LAS CIFRAS EN LA MANO.

 
ESPAÑA: CUANDO EL SUPREMO AÑADE DESCONFIANZA
Nº 143 de 11 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). ESPAÑA LLEVA CASI TRES AÑOS SIN UN GOBIERNO CON MAYORÍA PARLAMENTARIA. UN TIEMPO EN QUE LA CRISPACIÓN NO HA DEJADO DE CRECER. LA AUSENCIA DE UN GOBIERNO CON LA AUTORIDAD SUFICIENTE EMPIEZA A SER TÓXICA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715