Número 134 - Enero de 2018
 
REPORTAJES
 

“Algunas provisiones de la ley Trump podrían violar los acuerdos comerciales, obstaculizar la inversión o distorsionar los mercados”

 
     
EUROPA PLANTA CARA A LA LEY FISCAL DE TRUMP  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

LA MAYOR BAJADA DE IMPUESTOS EN EEUU EN UNA DÉCADA PUEDE DESATAR UN EFECTO DOMINÓ EN LA UE EN ARAS DE LA COMPETITIVIDAD EXTERIOR. LO HAN DENUNCIADO POR ESCRITO LAS CINCO MAYORES ECONOMÍAS EUROPEAS.

   
   

TEXTO: ALEXANDRE MATO (BRUSELAS)

La reforma fiscal de Donald Trump amenaza a Europa y a sus empresas. Así lo considera Bruselas y lo denuncian por escrito Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España, las cinco economías más importantes de la UE.

La Tax Cuts and Job Act, la Ley de Rebaja de Impuestos y Empleo, aprobada el pasado 22 de diciembre, esa reforma fiscal que Trump ambicionaba y que ha tardado meses en imponer al Congreso, supone uno de los mayores cambios de su sistema tributario desde los años 80. Concebida para impulsar el empleo y el crecimiento económico, a falta de comprobar su impacto positivo en la recaudación, los economistas ya calculan que aumentará la deuda de Estados Unidos en 1,5 billones de dólares durante los próximos 10 años.

Hay dos medidas clave. Por una parte, una rebaja en los tramos del impuesto a las personas físicas. El tipo más alto pasará del 39,6% al 37% y el mínimo, del 15% al 12%. Cambios que serán temporales porque entrarán en vigor este año, pero expirarán en 2025 y ante los que Europa nada tiene que decir. La parte más agresiva de la reforma fiscal de Trump afecta al impuesto corporativo, y aquí el continente sí frunce el ceño. Las empresas estadounidenses tributarán a un tipo del 21% ya en este 2018 y esta medida será permanente desde el actual 35%. La mayor bajada de impuestos en una década en EEUU compromete a Europa.

Agravio comparativo

En Reino Unido, este impuesto es del 19%, en Italia se sitúa en el 24%, un tipo similar al 25% holandés, el doble del controvertido 12,5% irlandés que llevó las sedes europeas de grandes tecnológicas hasta el tigre celta. En Alemania, el tipo efectivo es del 29%, en Francia y en Bélgica es del 33% pero el presidente Macron nada más llegar al poder consiguió sacar adelante su promesa para reducirlo. En los próximos cinco años irá cayendo hasta el 25%.

“Si Alemania no negocia, en el futuro cercano tendrá una de las tasas impositivas corporativas más altas”, anunció recientemente Alexander Dorbindt, el líder de la CSU alemana, el partido hermano de la CDU de la canciller Angela Merkel. El Plan de Crecimiento para Alemania de esta formación bávara apuesta por aplicar una reducción en el impuesto corporativo similar a la de Trump. “Nuestra respuesta a la reforma fiscal de los Estados Unidos debe ser una tríada de seguridad de planificación, reducciones de impuestos y condiciones de amortización”, anunció Dorbindt. La reforma fiscal estadounidense puede desatar un efecto dominó en otras economías avanzadas, una guerra impositiva en aras de la competitividad exterior.

Por si fuera poco, el detalle de la reforma fiscal de Trump, las provisiones pactadas dentro del Congreso, tampoco gustan a los cinco países más importantes de la UE, que han enviado una carta al Secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, con copia a los principales responsables de ese país en materia económica y fiscal. Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda, está entre los cinco firmantes. Es una invitación política a mantener “el espectacular nivel de cooperación internacional que hemos experimentado en los últimos años” en materia de lucha contra la evasión fiscal y armonización tributaria pero también, una advertencia, “tenemos sólidas preocupaciones” sobre las medidas aprobadas dice el texto, a que “Estados Unidos ejerza sus competencias gubernamentales sobre la política fiscal doméstica de una manera que cumpla con sus obligaciones internacionales”.

La carta de los gobiernos europeos muestra sus objeciones a tres cuestiones cruciales. Primero, no gustan nada las provisiones sobre impuestos indirectos de hasta el 20% en los pagos de empresas extranjeras afiliadas porque, según los ministros, al afectar a los pagos que las compañías europeas harían de bienes y servicios, podría suponer una discriminación contraria a las reglas de la OMC. La Comisión Europea cree, también, que estas provisiones afectarían al sector financiero del continente en forma de doble imposición, lo que contravendría los acuerdos comerciales.

Segundo, se critica otra provisión incorporada por el Senado, un impuesto para prevenir la erosión de la base imponible y contra los abusos fiscales porque “impactaría en los acuerdos comerciales que implican pagos de empresas extranjeras tributados a una tasa similar o superior que en Estados Unidos”. En la práctica, sus consecuencias son palpables y fáciles de entender en los grupos financieros, como los gigantes bancarios europeos presentes en suelo norteamericano, que tendrían que tributar al 10% sus pagos transfronterizos al no considerarse deducibles. Esta medida “puede generar importantes cargas impositivas y distorsionar perjudicialmente los mercados financieros internacionales”, explica la misiva de los cinco ministros.

Por último, el trabajo de los senadores estadounidenses, cámara donde el Partido Republicano de Trump tiene mayoría, genera otros problemas añadidos para Europa porque se aprobó incluir un régimen tributario preferencial para los ingresos extranjeros procedentes de “ventas y licencias de productos y la realización de servicios empleados fuera de Estados Unidos”, un incentivo que subsidiaría las exportaciones en comparación con el consumo doméstico. Los cinco ministros europeos lo consideran “un subsidio ilegal a las exportaciones de acuerdo a las reglas de la OMC”. Un análisis que ya era compartido por la Comisión Europea incluso desde antes de que las grandes capitales europeas elevaran su voz. Margaritis Schinas, portavoz jefe del presidente Jean Claude Juncker, denunció que “el proyecto de ley fiscal de EEUU contiene elementos que corren el riesgo de obstaculizar seriamente el comercio y la inversión”.

Este nuevo enfrentamiento entre Europa y Estados Unidos es la enésima muestra de que, en lo político, desde la llegada de Donald Trump al poder las relaciones comerciales trasatlánticas viven su peor momento en años. El proteccionismo comercial del antiguo empresario, sus eslóganes en favor del ‘Make America Great Again’ y ahora su reforma fiscal son pilares de un repliegue interior que Bruselas primero vio como una amenaza y luego como una oportunidad.

Este proteccionismo había desatado las alarmas desde el FMI a la OMC, temerosas de un freno en el comercio mundial y de que políticas similares se reprodujesen por el planeta justo en el momento en que más peligraba la estabilidad de la UE con el Reino Unido en modo salida y el auge del populismo en las principales economías del continente. La extrema derecha fue derrotada en Francia y Holanda y contenida en Alemania mientras que el euroescepticismo anglosajón, tanto de Trump como de los brexiters, no supuso un vuelco de la economía mundial. De hecho, las previsiones agoreras del Fondo sobre el comercio mundial no se cumplieron, ya que el ritmo de crecimiento mensual fue superior al 4% en ocho de los 10 primeros meses de 2017, con picos del 5% en la mitad de ese periodo.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: EL REY DE LA DEUDA Y LA DEUDA
Nº 135 de 2 / 2018

LA REFORMA FISCAL REFRENDADA POR TRUMP INCLUYE UN CAMBIO DRÁSTICO EN EL TRATAMIENTO DE LA DEUDA DE LAS EMPRESAS. LAS MÁS APALANCADAS SE VERÁN PERJUDICADAS, SALVO SI TIENEN RESERVAS EN PARAÍSOS FISCALES COMO APPLE.

 
CHINA: DAVOS Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL
Nº 135 de 2 / 2018

PEKÍN SIGUE APROVECHANDO LOS HUECOS QUE DEJA WASHINGTON EN LA GOBERNANZA GLOBAL, Y EJERCIENDO EL CONTROL DE CAPITALES PARA FAVORECER LAS INVERSIONES EN SU MACROPROYECTO DE LA NUEVA RUTA DE LA SEDA.

 
REINO UNIDO: SI THERESA MAY HABLARA
Nº 135 de 2 / 2018

LA PRIMERA MINISTRA BRITÁNICA, INMERSA EN LAS TRIFULCAS INTERNAS DE SU PARTIDO, SIGUE SIN SOLTAR PRENDA SOBRE LA POSICIÓN OFICIAL DEL BREXIT. LAS CIFRAS DE UNA ECONOMÍA CADA VEZ MÁS RESENTIDA PODRÍAN EMPUJARLA A HABLAR.

 
ALEMANIA: EL MILAGRO QUIERE CONSOLIDARSE
Nº 135 de 2 / 2018

Con pleno empleo y margen para invertir en educación e infraestructuras, Berlín huye de la autocomplacencia y trata de conjugar globalización y digitalización, consciente de los efectos colaterales de ambas.

 
UNIÓN EUROPEA: 2018, AÑO CERO DE LA EXPANSIÓN
Nº 135 de 2 / 2018

YA NO SE HABLA DE RECUPERACIÓN NI DE ‘MOMENTUM’: LA EUROZONA VIVE CLARAMENTE UNA EXPANSIÓN, EL MAYOR CRECIMIENTO (2,5%) EN UNA DÉCADA. NI LA POSIBLE GUERRA DE DIVISAS CON EEUU EN EL HORIZONTE EMPAÑA EL OPTIMISMO.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715