Número 132 - Noviembre de 2017
 
REPORTAJES
 

“No se trata de que a Donald Trump no le preocupe el estado de la burocracia estadounidense, sino que la quiere débil”

 
     
ESTADOS UNIDOS: VACANTES PELIGROSAS  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

EL IDEÓLOGO DE TRUMP, STEVEN BANNON, APUESTA POR “DESMONTAR EL ESTADO ADMINISTRATIVO”, AGUANDO LA REGULACIÓN. ESA ES UNA DE LAS ÁREAS EN LAS QUE EL PRESIDENTE ESTÁ TENIENDO MÁS ÉXITO, PERO QUE PUEDE PASARLE FACTURA.

   
   

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON)

La reunión anual del Comité de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés) es un espectáculo que debería ser der asistencia obligatoria para todo interesado en la política estadounidense. CPAC es, con la posible excepción de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), el alma del Partido Republicano.

Pero la NRA es, debido al origen de sus miembros, más rural, de mayor edad, y más ‘masculina’ (pese a los esfuerzos de ese grupo, todavía hay muchos más hombres que mujeres que defienden el derecho a tener ametralladora). CPAC es más heterogénea. En su última asamblea anual hubo dos invitados de honor: el entonces máximo estratega político de la Casa Blanca, Steven Bannon, y el presidente Trump. Los dos están en la misma longitud de onda. Bannon dirigió la campaña en los últimos y cruciales dos meses y medio, y es el máximo responsable de la web de ultraderecha Breitbart News, financiada por Robert Mercer, el ‘número dos’ del mayor hedge fund del mundo, Rennaisance Technologies. Un hedge fund que también se encuentra entre los más exitosos de la Tierra a pesar de que – o tal vez, gracias a – que no contrata economistas. En verano, Bannon dejó la Casa Blanca y regresó a Breitbart. Y en octubre, Mercer tuvo que dimitir de sus cargos en el fondo precisamente por su involucración en política, y más en concreto en la ‘derecha alternativa’, que es lo que Bannon propugna y para muchos no es más que ultraderecha de la de toda la vida.

El caso es que en su conferencia en CPAC, Bannon soltó: “Vamos a acabar con el Estado administrativo”. Es la típica cita que encienda las pasiones de muchos estadounidenses, que están dispuestos a darle las llaves de casa a Amazon pero sufren escalofríos ante la posibilidad de que haya un DNI nacional porque el Gobierno les controlará.

Qué quiere decir Bannon es otra cosa. El ideólogo de Trump ha ensalzado el New Deal de Franklin D. Roosevelt, que se basó, precisamente, en el gasto público para sacar a EEUU de la Gran Depresión. Así que su idea de desmontar el “Estado Administrativo” parece referirse a las regulaciones, una de las áreas en las que Donald Trump está teniendo más éxito. Las regulaciones son puestas en práctica – y en casos como el de la Ley Dodd-Frank, incluso definidas – por las agencias del Estado que las aplican. Eso da un margen enorme a esos reguladores. Y ahí es donde el actual Gobierno republicano está poniendo en práctica su política.

Sin embargo, hay un punto en el que el “Estado administrativo” – o “el Estado”, a secas – está siendo destruido: en el personal. A día de hoy hay la friolera de 1.500 cargos públicos por cubrir, y el mercado inmobiliario de la ciudad de Washington, habitualmente uno de los más recalentados de EEUU tras San Francisco y Nueva York, está empezando a dar signos alarmantes de debilidad. El último afectado es la Reserva Federal. De los siete miembros del consejo de dirección, hay tres vacantes. Un cuarto puesto vacío podría producirse en de febrero si Janet Yellen decide abandonar. Quien ya ha anunciado que se va es el presidente de la Fed de Nueva York William Dudley, claramente por desacuerdo con Trump en lo que respecta a la regulación y, sobre todo, a los requisitos de capital de los bancos. Y quien ya se ha ido es el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, por el cáncer de su esposa, pero, también, porque había vinculado su permanencia a la de Yellen.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ESPERANDO EL IMPEACHMENT
Nº 142 de 10 / 2018

Oiremos hablar mucho del voto de no confianza a Trump antes de las elecciones de noviembre, pero la opción de impeachment es remota: su respaldo entre los votantes republicanos es del 90%, más que a Reagan.

 
RUSIA: OLVIDAR EL DÓLAR, CABALGAR EN EL PETRÓLEO
Nº 142 de 10 / 2018

MUY TOCADA POR LAS SANCIONES ESTADOUNIDENSES, RUSIA SE HA EMBARCADO EN UN PLAN DE DESDOLARIZACIÓN HASTA 2024 Y NO DESCARTA PAGAR EN EUROS A LOS SOCIOS DE LA UE. PERO LA VOLATILIDAD DEL RUBLO EMPAÑA LA HOJA DE RUTA.

 
REINO UNIDO: EL BIG BANG DE LA VIVIENDA SOCIAL
Nº 142 de 10 / 2018

EN UN INTENTO DE MOSTRAR CONFIANZA ECONÓMICA, THERESA MAY PERMITIRÁ A LOS AYUNTAMIENTOS ENDEUDARSE MÁS PARA CONSTRUIR VIVIENDAS. AUNQUE LOS INVERSORES AÚN NO TIENEN CLARO SI COMPARTEN ESA DULCE VISIÓN POST-BREXIT.

 
ALEMANIA: EL CRASH, ¿CUÁNDO?
Nº 142 de 10 / 2018

EXPERTOS ALEMANES REPUTADOS COMO DIRK MÜLLER NO DUDAN DE QUE SE AVECINA UNA NUEVA CRISIS, MUCHO MÁS PROFUNDA QUE LA ANTERIOR. EN VEZ DE ALIMENTAR LA DEUDA APUNTAN A UNA GLOBALIZACIÓN SOSTENIBLE... Y CONTENIDA.

 
UNIÓN EUROPEA: MAKE THE EURO GREAT (AGAIN?)
Nº 142 de 10 / 2018

JUNCKER SE DESPIDIÓ CON UN DISCURSO CENTRADO EN FORTALECER LA MONEDA ÚNICA -YA QUE NO HA LOGRADO FINIQUITAR TEMAS COMO LA UNIÓN DEL MERCADO DE CAPITALES-, ALGO QUE EN SEGUNDA DERIVADA BENEFICIA A PUTIN.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715