Número 129 - Julio de 2017
 
REPORTAJES
 

“La población activa ha aumentado porque gente que había dejado de buscar de pura desesperación está volviendo al mercado”

 
     
ESTADOS UNIDOS: EL MISTERIO DE LA INFLACIÓN  
           
FACEBOOKLINKEDINTWITTER    
  Foto: Archivo RC  
   
   

LA CURVA DE PHILLIPS, QUE ESTABLECE LA RELACIÓN ENTRE INFLACIÓN Y EMPLEO, PARECE QUE NO FUNCIONA. LA ACTIVIDAD NO TIRA DE LOS PRECIOS, LO QUE SUPONE UN PROBLEMA TREMENDO PARA LA POLÍTICA MONETARIA Y LA FED.

   
   

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON)

Treinta y dos años después de su muerte, el legado de William Phillips está siendo puesto en cuestión. Phillips, prisionero de guerra de Japón en la Segunda Guerra Mundial, profesor de la London School of Economics (LSE) e ingeniero, es el autor de la curva que lleva su nombre: la archifamosa Curva de Phillips, que descubrió en 1958, y que establece que hay una correlación negativa entre inflación y desempleo.

Los detalles de la Curva de Phillips siempre han sido controvertidos, y han variado con el tiempo. En su origen, vinculaba salarios y desempleo. Después, la relación pasó a ser entre inflación y desempleo. Milton Friedman y Edmund Phelps limitaron su impacto al corto plazo. Pero su postulado básico nunca ha sido cuestionado. Ni su utilidad práctica: la Curva de Phillips planteaba una especie de menú a las autoridades económicas, que podían elegir, al menos hasta cierto punto, entre diferentes niveles de paro e inflación.

Hasta ahora. En Estados Unidos, la tasa de desempleo es del 4,4%. A lo largo de este año se han creado en promedio 194.000 nuevos empleos cada mes, es decir, un 68% más de los necesarios para dar trabajo a las aproximadamente 115.000 personas que se incorporan mensualmente al mercado laboral.

Vuelven las opciones

La población activa ha subido porque gente que había dejado de buscar trabajo de pura desesperación está volviendo al mercado laboral porque ve oportunidades de empleo. Eso es lo que ha hecho que la tasa de paro creciera en junio una décima a pesar de que se crearon 222.000 nuevos empleos, una cuarta parte más de lo esperado por el mercado. Con la tasa de paro no inflacionario en EEUU fijada por la Reserva Federal entre el 4,5% y el 5,7% de la población activa, el corolario está claro: EEUU necesita un endurecimiento de la política monetaria. Y lo necesita ya.

Y, sin embargo, los hechos apuntan a todo lo contrario: EEUU tiene pleno empleo, pero no inflación. La Curva de Phillips no funciona. En junio, con la tasa de paro en el 4,4%, los salarios solo crecieron en tasa interanual un 2,5%, menos, incluso, de lo esperado por el mercado.

¿Qué está pasando? ¿Por que el pleno empleo no produce inflación salarial o inflación en general? Y, sobre todo, ¿cómo afecta eso a la política monetaria y al mercado financiero?

La respuesta a las dos primeras preguntas es: nadie lo sabe. En teoría, para que en una economía con pleno empleo no suban los precios, debería haber un shock de oferta. Eso es lo que pasó en la década de 1995 a 2005. La productividad aumentó de manera espectacular por la llegada de Internet, y eso permitió tipos muy bajos y pleno empleo.

Pero eso no sirve ahora. La productividad está estancada o cayendo, con lo que en teoría debería haber más inflación. Algunos, como el asesor de la aseguradora Allianz, columnista de Financial Times, ex codirector de inversiones de la gestora Pimpco y candidato eterno a dirigir el FMI, Mohammed El-Erian, creen que sí estamos viviendo una explosión de la productividad reflejada en empresas como Uber y Airbnb, que están hundiendo los precios en el transporte y en la hostelería.

Esa es una idea que, previsiblemente, cuenta con muchos adeptos en Wall Street, y que gira en torno al concepto de que, simplemente, las estadísticas oficiales no miden esas innovaciones tecnológicas. Según esta teoría, los tipos deberán seguir bajos durante mucho tiempo.

Pero el optimismo de El-Erian choca con las teorías de Robert Gordon, de la Universidad Northwestern, que afirma exactamente lo contrario: las subidas de productividad se concentran en unas pocas áreas. Un ejemplo: gracias a Internet podemos hacer nuestras reservas de vuelos de forma más rápida y eficiente, pero los aviones en EEUU vuelan hoy más despacio que hace 30 años, para ahorrar combustible. Así que el vuelo dura más. O sea, que lo que se gana por un lado, se pierde por otro.

Pérdidas

Y no hay que olvidar que muchas de las empresas punteras en tecnología no son más que ‘unicornios’, o sea, compañías que valen más de 1.000 millones de dólares pero que no cotizan en bolsa, y se financian con inversores privados. Muchas de esas empresas no solo no ganan dinero, sino que lo pierden a espuertas. La mayor de todas, Uber, que ha cambiado el sector del transporte en muchas ciudades del mundo, perdió en promedio 100 millones de dólares al día (sábados, domingos, y festivos incluidos) en 2016. Y todos esos avances son en sectores muy concretos. No hay nada comparable a la energía eléctrica o, por poner un ejemplo más crudo, a los retretes y cañerías, que cambiaron las casas -y la vida de sus habitantes- para siempre y eliminaron de un plumazo una enorme cantidad de enfermedades infecciosas. Uber, Airbnb, o Palantir —el unicornio del cofundador de PayPal y defensor de Donald Trump, Peter Thiel—no son equiparables.

Dejando de lado las explicaciones — si es que las hay —, esta ausencia de presión en los precios es un tremendo problema para la Reserva Federal. El banco central quiere subir tipos una vez más este año, y empezar a vender bonos para reducir el tamaño de su engrosado balance (4,5 billones de dólares, según datos de junio de 2016) a principios del año que viene. La cuestión es que, sin presiones inflacionarias, esas medidas, de endurecimiento del crédito son difícilmente practicables.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ESTADOS UNIDOS: ¿SOBRA DEUDA?
Nº 138 de 5 / 2018

EL TESORO EMITIRÁ ESTE AÑO $600.000 MNS. MÁS QUE AL AÑO PASADO MIENTRAS LA FED SIGUE REDUCIENDO SU BALANCE (A FIN DE AÑO TENDRÁ $334.000 MNS. MENOS QUE EN JUNIO 2017) ASÍ QUE EL BONO10 AÑOS TOCA YA EL 3%.

 
REINO UNIDO: LA CITY QUIERE MÁS RIESGO
Nº 138 de 5 / 2018

LOS PRÉSTAMOS APALANCADOS PODRÍAN RENDIR UN 4,7% ESTE AÑO, 50 PUNTOS POR ENCIMA DEL MERCADO DE BONOS HY, SEGÚN LOS CÁLCULOS QUE SE HACEN EN LA CITY. LO QUE NO SIGNIFICA QUE FALTEN PROBLEMAS, COMO EL DE LEBARA.

 
ALEMANIA: EL MINISTRO ROJO SCHOLZ Y EL DINERO
Nº 138 de 5 / 2018

NUEVA COALICIÓN DE GOBIERNO, MISMA LÍNEA ARGUMENTAL: RIGOR PRESUPUESTARIO, QUE OTROS LLAMAN AUSTERIDAD. NO ESTÁ CLARO QUÉ PAPEL ASUMIRÁ ALEMANIA EN LAS FUTURAS FINANZAS EUROPEAS, PERO TODO APUNTA A QUE NO ASUMIRÁ RIESGOS.

 
UNIÓN EUROPEA: LOS PRESUPUESTOS DE LA DISCORDIA
Nº 138 de 5 / 2018

LAS CUENTAS PARA 2021-2027, YA SIN REINO UNIDO, PROVOCAN EL RECHAZO DE CONTRIBUYENTES NETOS COMO HOLANDA, QUE SE NIEGA A PAGAR MÁS. OTROS COMO HUNGRÍA AMENAZAN CON BLOQUEAR LA PARTIDA PARA GESTIÓN MIGRATORIA.

 
ESPAÑA: ¿MÁS VALE MALO CONOCIDO QUE MALO POR CONOCER?
Nº 138 de 5 / 2018

TEXTO: JOAN TAPIA (BARCELONA). RAJOY HA PRIMADO LA POLÍTICA Y LOS EQUILIBRIOS SOCIALES FRENTE A LA ORTODOXIA ECONÓMICA, UNA DECISIÓN NO EXENTA DE RIESGOS. BRUSELAS VE MARGEN PARA SUBIR IMPUESTOS PERO ESO SERÍA IMPOPULAR Y CONTRADICTORIO CON EL PACTO CON C’S.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715