Número 139 - Junio de 2018
 
REPORTAJES
 
El nuevo Gobierno tiene más posibilidades de alargar la legislatura que el anterior    
     
LO VIEJO RESISTE, LO NUEVO SE DEMORA  
       
 
     
     
     

"LA REALIDAD ES QUE ESTÁ ABIERTA Y LANZADA UNA CAMPAÑA ELECTORAL DURA, INTENSA, CON CITA INELUDIBLE EN MAYO DE 2019 (EUROPEAS, MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS) CON APERITIVO DE ANDALUZAS, Y QUIZÁ UNAS CATALANAS. Y EN 2020 LAS GENERALES, QUE DIBUJARÁN UN NUEVO MAPA POLÍTICO QUE OBLIGARÁ A CAMBIAR TONO Y CONTENIDO DE LA CONVERSACIÓN, A PLANTEAR OBJETIVOS DE REFORMA Y DEJAR LAS TRINCHERAS"

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA

El bipartidismo imperfecto que ha presidido el transcurrir político español de los últimos cuarenta años ha entrado en la recta final con el inesperado gobierno socialista presidido por Pedro Sánchez, fruto de una moción de censura exitosa que desalojó en una semana a Rajoy y al gabinete del PP tras seis años de gobierno. Es muy probable que estemos en vísperas del punto final de los gobiernos monocolor de los últimos cuarenta años. El actual está sustentado en la minoría más minoritaria (84 diputados) de la democracia tras una investidura sin programa que sumó 180 votos de cinco grupos parlamentarios de más de veinte partidos unidos por un único objetivo: deshacerse de Rajoy y del PP. Este nuevo gobierno de Pedro Sánchez puede ser el último monocolor, hasta que las próximas elecciones (antes de mediados de 2020) habiliten otra aritmética parlamentaria que precise de gobiernos de coalición con alianzas parlamentarias complejas y variables. El nuevo gobierno Sánchez tiene más posibilidades de alargar la legislatura que el anterior de Rajoy, a pesar de contar con 50 escaños menos, pero puede ser el último "monocolor".

En 2015 cambia el ciclo

El cambio de ciclo político de la democracia española empezó el año 2015, con los movimientos ciudadanos del 15M (marzo) y las elecciones al Parlamento Europeo (mayo) que dibujaron un mapa nuevo en el que el primer partido, el PP, obtuvo el 26,5% de los votos y entre los dos partidos de gobierno (PP y PSOE) no alcanzaron el 50%. Las dos elecciones generales posteriores (la fallida de 2015 y la precaria de 2016) tuvieron sesgos similares, ninguno superó el 33% y los dos partidos de gobierno alcanzaron el 56%, veinte puntos menos que en las diez elecciones precedentes.

Desde junio de 1977 (elecciones constituyentes) han pasado 40 años (15.000 días de democracia) con un modelo de turno entre dos partidos instalados en el centro derecha y el centro izquierda: primero la UCD de Suarez-Calvo Sotelo que mutó luego al PP de Aznar-Rajoy, y entre medias el PSOE de González y de Zapatero. Esos 15.000 días de democracia se reparten casi por mitades entre el centroderecha (UCD-PP) que gobernó 7.250 días y los socialistas los otros 7.700. También se reparte por la mitad el tiempo de gobiernos en minoría (7200 días) tanto de centro derecha como socialistas, y de gobiernos con mayoría absoluta: tres de González, uno de Aznar y otro de Rajoy. Son datos de los que no cabe inferir tendencias, pero que revelan una curiosa lógica de los electores españoles.

Siempre gobiernos monocolor

Todos los gobiernos de los seis presidentes habidos hasta ahora (Sánchez es el 7º) han sido monocolores; los minoritarios sustentados en alianzas con grupos regionalistas/nacionalistas, preferentemente catalanes. Nunca se intentó un gobierno de coalición (aunque Felipe y Aznar lo ofrecieron a Pujol), ni tampoco un acuerdo parlamentario formal entre los dos partidos del bipartidismo, aunque más de dos tercios de las leyes vigentes (empezando por la Constitución) gozan del consenso de los dos partidos centrales y el gobierno Rajoy de 2016 necesitaa la abstención de diputados socialistas para lograr la investidura pocos días antes de acabar el plazo.

El nuevo mapa político que apuntan todas las encuestas del último año, incluidas las más recientes tras la caída de Rajoy, dibuja un esquema nuevo con cuatro partidos que se reparten hasta el 90% de los votos y escaños sin que ninguno de ellos alcance el 30%, ni baje del 15%. Una aritmética que obligará, si los electores lo ratifican en las próximas generales a gobiernos de coalición o a alianzas parlamentarias de varias grupos, que suponen gobiernos más inestables y muy exigidos de pactos coyunturales y sucesivos. Los grandes temas pendientes de la política española, incluida la reforma constitucional, requieren de mayorías reforzadas que exigen consensos como los que hicieron posible la llegada y el despliegue de la democracia constitucional. Los nuevos partidos emergentes, Ciudadanos y Podemos y sus confluencias, captaron en las generales de 2015 y 2016 el 35% de los votos, y las últimas encuestas del CIS (enero y abril) los atribuyen hasta el 40%, frente al 46% de los dos partidos del bipartidismo. Lo viejo resiste y lo nuevo no acaba de imponerse.

Lo ocurrido tras la moción de censura y el relevo del gobierno (más bipartidismo, con matices) ha devuelto oportunidades a los partidos centrales, mientras que los partidos pretendientes sienten que sus aspiraciones se demoran, que los viejos partidos sacan fuerza de su flaqueza, que el nuevo líder socialista tiene más fondo del que se le otorgaba y el PP afronta una renovación urgente, antes de las próximas elecciones.

Si el PSOE de González protagonizó el año 1982 la primera rectificación (el cambio) de la democracia, el PP de Aznar trajo la segunda ruptura el año 1996. Zapatero y Rajoy han sido sucedáneos de los anteriores que disfrutaron de dos mandatos incompletos por los errores del adversario, más que por méritos propios, para perder el liderazgo con estrépito por su mal desempeño. Los socialistas han gestionado su crisis (que es la de la socialdemocracia europea) con no pocos tropiezos hasta encontrar con Pedro Sánchez una ventana de oportunidad de regeneración desde un gobierno precario. Al PP se le plantea ahora un recorrido más dramático, precipitado a una crisis que, no por advertida y avisada, ha sido preparada y prevenida.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
NAFTA: SALVAR EL ACUERDO, TRIPARTITO
Nº 141 de 9 / 2018

EL GRAN ESQUEMA OPERATIVO DE COOPERACIÓN AUTOMOTRIZ CON MÉXICO SE MANTIENE, SOBRE LA BASE DE QUE EL 75% DE CADA VEHÍCULO SE FABRIQUE REGIONALMENTE, Y EL 55% DE ESA PROPORCIÓN SE RESERVE A MÉXICO, CONDICIONADO A LA APLICACIÓN DE UN RÉGIMEN SALARIAL DE 16 DÓLARES POR HORA, UN SALARIO QUE SOLO TIENE HOY UN 0,5% DE LA POBLACIÓN MEXICANA (...) PROBABLEMENTE TRUMP ESPERA QUE ESTE ACUERDO CON MÉXICO VUELVA MÁS RECEPTIVOS A LOS NEGOCIADORES CANADIENSES, QUE HAN DEJADO CLARAS CUÁLES SON SUS LÍNEAS ROJAS.

 
RENDIMIENTOS: UNA CURVA (10 VS 2 AÑOS) CADA VEZ MÁS PLANA
Nº 141 de 9 / 2018

HOY NO VEMOS INDICIOS DE SOBRECALENTAMIENTO (SALVO QUE LA BOLSA SEA UNO) Y LA FED SIGUE SU PLAN, PERO LA POLÍTICA TAN PROCÍCLICA DE TRUMP DEJA POCO MARGEN DE REACCIÓN PARA EL PRÓXIMO SHOCK.

 
MERCADOS: EL EMERGENTE EPICENTRO DE UNA CRISIS
Nº 141 de 9 / 2018

LA EXCESIVA DEUDA EXTERNA EN DÓLARES ESTÁ DETRÁS DE LA CRISIS TURCA Y SU EXTENSIÓN A OTRAS ECONOMÍAS QUE SUFREN YA FUERTES DEPRECIACIONES DE SUS DIVISAS (RUSIA, BRASIL, INDIA, INDONESIA, SUDÁFRICA...). TODO APUNTA A QUE TURQUÍA SE SUMARÁ FINALMENTE A PAKISTÁN Y ANGOLA, EN LA SENDA SEGUIDA POR ARGENTINA Y EGIPTO.

 
LIBRE COMERCIO PARA QUE ÁFRICA ACELERE SU INTEGRACIÓN
Nº 140 de 7 / 2018

EN EL MARCO DE LA AGENDA 2063 DE LA UNIÓN AFRICANA, 44 DE LOS 55 ESTADOS HAN ACORDADO AVANZAR EN LA ELIMINACIÓN DE 84.000 KMS DE FRONTERAS INTERIORES, PARA DINAMIZAR EL EXIGUO COMERCIO INTERNO –SOLO EL 16% DE LAS TRANSACCIONES CONTINENTALES– Y ALUMBRAR UN GIGANTESCO MERCADO DE 1.200 MILLONES DE PERSONAS.

 
NACIONALISMO: LOS EMERGENTES PAGAN YA LA SUBIDA DEL DÓLAR
Nº 140 de 7 / 2018

LA DISPUTA COMERCIAL ESTÁ EMPEORANDO Y LOS MERCADOS TEMEN QUE ACABE POR AFECTAR AL CRECIMIENTO MUNDIAL, DADO EL TAMAÑO DE LOS PAÍSES INVOLUCRADOS: EEUU, CHINA, LA UE, MÉXICO, CANADÁ...

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715