Número 133 - Diciembre de 2017
 
REPORTAJES
 
   
     
XII ANIVERSARIO CONSEJEROS. ESPAÑA, PAÍS DE OPORTUNIDADES  
       
 
     
     
     

“PINCHADO EL GLOBO INDEPENDENTISTA, LO QUE QUEDA ES LA CONFIANZA DE LOSMERCADOS Y LOS INVERSORES GLOBALES, QUE SIGUEN VIENDO EN ESPAÑA UN RIESGO INTERESANTE CON UN MERCADO INTERIOR POTENTE, UNA INTERNACIONALIZACIÓN SORPRENDENTE Y UN VIGOR SOCIAL QUE CONTRASTA CON UNA DIRIGENCIA POLÍTICA MUY MEDIOCRE”

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA

Sostenía El Roto hace pocos días en una de sus viñetas: “¿Qué dirigentes son estos a los que no se les ocurre ninguna dirección?” La tesis es tan sugestiva como provocadora. ¿Cabe aplicarla a la España de hoy? ¿Padece España por una dirigencia sin dirección? A la vista de las encuestas, la valoración de la clase dirigente está por los suelos, más aún que en otros países, por debajo de lo que podría ser un resultado tópico en estos casos. El desempeño de los últimos gobiernos es pobre, decepcionante incluso para los militantes de los partidos que les sostienen. La opinión dominante es que los líderes políticos son poco líderes, todos suspenden, errados en el diagnóstico de los problemas y peores aún en los remedios aplicados. Hay desencanto, decepción y desafecto, sentimientos que explican la emergencia de nuevos partidos con sesgos extravagantes y tendencias extremas, con propuestas inverosímiles pero que captan el rechazo de ciudadanos cabreados que, de momento, quieren castigar a los que les han decepcionado.

Pero ese cuadro no es incompatible con que España está saliendo de la crisis, con resultados, trimestre a trimestre, mejores de los pronosticados. La economía crece más que la media, y lo hace sin desequilibrios: ni más inflación ni más déficit ni mayor endeudamiento de empresas y familias. El empleo se recupera, aunque sea con precariedad y salarios encogidos, y sin alcanzar todavía las tasas previas a la recesión. Y todo ello ocurre sin reformas de calado, más allá de la red del Banco Central Europeo, no suficientemente ponderada. Pero esa red es para todas las economías, de manera que no explica el caso español.

El mayor mérito del gobierno tras los ajustes de 2010-13 que aplicaron el último mandato de Zapatero (muy a la fuerza y a su pesar) y los primeros compases del gobierno Rajoy (que endosó la responsabilidad a la pesada herencia recibida) radica en lo que no hace, en que trata de no perjudicar, y dejar ir las cosas como si por inercia vaya llegando la recuperación. Receta Rajoy, dejar que las cosas vayan cayendo ordenadas sin inmutarse.

La economía ha ido a mejor por dos hechos decisivos: primero, las exportaciones, protagonizadas por decenas de miles de empresarios que no exportaban antes o lo hacían de forma esporádica. Y el consumo interno, que a lo largo de los últimos tres años ha impulsado el crecimiento. La respuesta más firme a la recesión ha llegado de los agentes económicos de base, de ocupados que han aceptado, por resignación o intuición, recortes salariales para mantener empleos ganando productividad; de las familias y los particulares que han reducido a buen ritmo un endeudamiento desmedido sin menoscabar el consumo, a costa de reducir el ahorro. Consumo interior y exportaciones son los dos motores del crecimiento, no la inversión pública ni la privada. Aunque no hay perder de vista que el sostenimiento de las pensiones públicas, que no han perdido capacidad adquisitiva con la crisis, ha introducido estabilidad en las familias, filtrada de padres a hijos y nietos.

En ese proceso el sistema financiero, siempre influyente en la euforia y en la recesión, se ha concentrado en la digestión de los excesos anteriores, en sanear activos averiados, reducir costes excesivos, prestar poco para evitar riesgos y sobrevivir a tipos de interés negativos. En conjunto una cura forzosa de sobrepeso a base de una dieta poco planificada pero bastante eficiente. Estabilizar el sector financiero es una condición necesaria para la recuperación, que lleva tiempo.

Los españoles son pesimistas sobre el presente y el futuro colectivo, se ve en todas las encuestas, pero se muestran optimistas sobre su situación personal, la actual y la por venir. Además, se sienten razonablemente felices, sorprendentemente felices. Perciben incertidumbre por el empleo, sobre todo entre los que llegan por primera vez al mercado de trabajo, que sospechan que lo tienen peor que sus padres; también entre los que forman parte del grupo de los parados de larga duración (más de un millón de familias) en trance de convertirse en crónicos, especialmente los de más de 50 años. La red familiar más los múltiples subsidios (aunque parciales o insuficientes) evitan el riesgo de exclusión social y sus peores consecuencias. Pero en términos generales la recuperación de la economía española durante los tres últimos años es tan impresionante, para bien, como lo fue el derrumbe de los seis años previos, para mal.

Javier Vega de Seoane, presidente del Círculo de Empresarios, empeñado en vender expectativas favorables, señala (pág. 38) que si la sociedad española hace 40 años protagonizó un éxito político, social y económico espectacular con la transición desde un régimen autoritario a una democracia constitucional y la integración en Europa, las nuevas generaciones pueden hacer ahora otro tanto para modernizar España, para hacer un país mejor para todos. Eso pasa por un crecimiento integrador, por modernizar el sistema educativo, por impulsar la creación y el crecimiento del tejido empresarial, por reducir la economía sumergida y por robustecer el sistema institucional hasta ganar en competitividad ofreciendo seguridad.

La crisis catalana, la aventura independentista, ha interesado a todos los medios por la extravagancia que comporta y ha resucitado tópicos que tienen que ver con una hispanofobia tópica que ha seducido a no pocos corresponsales y enviados especiales, arrastrados por el romanticismo independentista que les llevó a imaginar que asistían al nacimiento de una nueva república mediterránea en la Europa Unida y no tan averiada como algunos imaginaban. Pinchado el globo en los medios, lo que queda es la confianza de los mercados y de los inversores globales. Estos siguen viendo en España un riesgo interesante con un mercado interior potente, una internacionalización sorprendente y un vigor social que contrasta con una dirigencia política muy mediocre.

España ha sido un país de oportunidades durante el último medio siglo. Hoy sigue gozando de las condiciones para prolongar ese éxito. En las páginas siguientes relatamos varios casos individuales, concretos, de éxito, construidos a lo largo del último medio siglo, o menos, en ámbitos muy distintos: la máquina herramienta guipuzcoana, la industria agroalimentaria mediterránea, la piedra natural en Almería y la investigación básica y aplicada médico–farmacéutica. Pero hay centenares semejantes, con más o menos dimensión. La mejor prueba de un país de oportunidades que puede aspirar a más y a mejor.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
ALEMANIA REESTRENA COALICIÓN
Nº 137 de 4 / 2018

ENTRE ESTE CONTRATO DE COALICIÓN Y EL FIRMADO POR LOS MISMOS PARTIDOS EN 2013 HAY CAMBIOS SUSTANCIALES: POR PRIMERA VEZ UN PRESIDENTE FRANCÉS LES EMPLAZA A AVANZAR DE LA MANO...

 
ELEVADOS Y CRECIENTES DIVIDENDOS
Nº 137 de 4 / 2018

UNA DE LAS MEDIDAS MÁS OBJETIVAS PARA ENJUICIAR SI LA BOLSA ESTÁ CARA O BARATA ES LA RENTABILIDAD POR DIVIDENDO. EL DIVIDENDO SE COBRA, EL BENEFICIO SOLO SE CONTABILIZA. CUANDO LA RENTABILIDAD POR DIVIDENDO QUE OFRECE LA BOLSA ES CLARAMENTE SUPERIOR A LA RENTABILIDAD REAL QUE OFRECE LA RENTA FIJA, ESTAMOS ANTE UNOS NIVELES DE VALORACIÓN BURSÁTIL ATRACTIVOS. CUANDO EL DIFERENCIAL ES MUY AJUSTADO, LA BOLSA PIERDE ATRACTIVO RELATIVO FRENTE A LA INVERSIÓN EN DEUDA. Y HABLAMOS DE RENTABILIDADES REALES, PORQUE POR SU PROPIA NATURALEZA (LAS VENTAS, CON ELLAS LOS BENEFICIOS, Y CON ELLOS LOS DIVIDENDOS, SUELEN RECOGER LOS AUMENTOS DE PRECIOS), LA INVERSIÓN EN BOLSA ES LA PROTECCIÓN MÁS NATURAL CONTRA LA INFLACIÓN.

 
LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA, HACIA LA TERCERA RUPTURA
Nº 137 de 4 / 2018

“LO QUE ESTORBA NO ES TANTO LA TRANSICIÓN O LA CONSTITUCIÓN COMO LA CONCORDIA. ¿CÓMO VA A HABER CONCORDIA ENTRE BUENOS Y MALOS? LA CONCORDIA ES PERCIBIDA COMO DEBILIDAD, CONTRARREVOLUCIÓN, EN SUMA, TRAICIÓN”. ASÍ QUE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA CORRE HOY EL RIESGO DE VERSE ATRAPADA EN EL DISCURSO DEL ODIO.

 
UNIÓN BANCARIA: POLÍTICA HOSTIL Y ECONOMÍA FAVORABLE
Nº 136 de 3 / 2018

BRUSELAS PLANTEA CERRAR LA UNIÓN BANCARIA CON UN SISTEMA DE GARANTÍA DE DEPÓSITOS COMÚN QUE ROMPA EL BUCLE ENTRE RIESGO BANCARIO Y SOBERANO. EN REALIDAD, EL DISTINTO NIVEL DE LOS ACTIVOS TÓXICOS (4,6% EN MEDIA) Y SU DISTINTO GRADO DE COBERTURA HACEN QUE LA INTEGRACIÓN FINANCIERA, EN EUROPA, SEA HOY MÍNIMA.

 
ROBOTIZACIÓN: ANIMAL SPIRITS Y EL FACTOR EMPRESARIAL
Nº 136 de 3 / 2018

A MÁS INCERTIDUMBRES MAYOR SED DE CERTEZAS, DE AHÍ EL USO CRECIENTE DE ALGORITMOS Y ROBOTS EN MUCHOS PROCESOS DE DECISIÓN. PERO DECIDIR ES, AL FIN, EL AUTÉNTICO (¿INSUSTITUIBLE?) FACTOR EMPRESARIAL

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715