Número 132 - Noviembre de 2017
 
REPORTAJES
 
En renta fija, solo la deuda a tipos flotantes, por su baja duración, parece alternativa    
     
BONOS: INERCIA Y PÉRDIDAS ESPERADAS  
       
 
     
     
     

"CON LA RENTABILIDAD DE LA DEUDA PÚBLICA ALEMANA EN NEGATIVO HASTA EL PLAZO DE SIETE AÑOS, Y CON LOS DIFERENCIALES DE RENTABILIDAD DE LA DEUDA CORPORATIVA EN MÍNIMOS HISTÓRICOS (SEA ESTA DEUDA DE ALTA CALIDAD O INVESTMENT GRADE O, SOBRE TODO, DEUDA DE BAJA CALIDAD O HIGH YIELD) LA PROBABILIDAD DE UN REPUNTE DE LAS RENTABILIDADES EXIGIDAS PARA INVERTIR EN RENTA FIJA (Y, POR CONSIGUIENTE, DE UNA CAÍDA DE LOS PRECIOS) ES MÁS QUE ALTA. ¿A QUÉ ACTIVO DESTINAR EN ESTE ESCENARIO LOS FONDOS TRADICIONALMENTE DESTINADOS A LA RENTA FIJA?"

   
     
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: OFELIA MARÍN-LOZANO

De cara a 2018 la cuestión clave en la planificación patrimonial es el asset allocation (qué peso atribuir a los distintos tipos de activos en que se distribuye el patrimonio financiero) que se hace más difícil que nunca.

Estábamos acostumbrados en los años 90 a un entorno de tipos altos, que permitían elevados rendimientos nominales y razonables rendimientos reales invirtiendo sencillamente en deuda estatal. Después, en el primer lustro de este siglo, nos acostumbramos a un entorno de precios inmobiliarios al alza, que permitió a algunos suculentas rentabilidades (seguidas de una crisis económica y financiera nacional sin precedentes) comprando inmuebles a crédito, y esperando a su rápida revalorización para revenderlos en un corto plazo soportando antes tan solo nimios costes hipotecarios. Ya recientemente, la caída sin precedentes de los tipos de interés a niveles mínimos históricos nunca imaginados (necesaria para cubrir el coste financiero de la ingente deuda asumida por familias y estados) ha permitido complementar, en todos los productos de Renta Fija a cierto plazo, rendimientos recurrentes vía cupón anormalmente bajos para el riesgo asumido con anormales plusvalías, que han más que justificado la tenencia en cartera de tales instrumentos.

A partir de ahora la distribución patrimonial se hace más difícil que nunca: el peso asignable a la renta variable (tradicionalmente en torno a un tercio de carteras a largo plazo) debería mantenerse a priori estable, ante la previsión de unos años con la economía mundial y por tanto los beneficios creciendo a buen ritmo y con inflaciones bajas. Por el contrario, el peso asignable a la renta fija (tradicionalmente en torno a dos tercios de carteras a largo plazo) debe ser claramente cuestionado. Con la rentabilidad de la deuda pública alemana en negativo hasta el plazo de siete años, y con los diferenciales de rentabilidad de la deuda corporativa en mínimos históricos (sea esta deuda de alta calidad o Investment Grade o, sobre todo, deuda de baja calidad o High Yield -los tradicionalmente llamados “bonos basura”-), la probabilidad de un repunte de las rentabilidades exigidas para invertir en Renta Fija (y, por consiguiente, de una caída de los precios) es más que alta. ¿A qué activo destinar en este escenario los fondos tradicionalmente destinados a la Renta Fija?

Inercia Peligrosa

Tener el dinero sin producir nada no es del agrado de ningún inversor ni forma a priori parte de la racionalidad económica. Pero menos racional aún es invertir en algo solo por inercia, a sabiendas de que la probable minusvalía supera la ganancia anual esperada. Así, el esperar con el dinero en liquidez a que empiece el proceso de normalización de tipos por parte de los bancos centrales parece la solución más aconsejable. Al menos si se quiere evitar el riesgo de que tal proceso de normalización (subida) de tipos, previsiblemente anticipado por el mercado, se refleje en un aumento de las rentabilidades exigidas para invertir en bonos, con el consiguiente descenso de los precios.

El riesgo de mantener posiciones en renta fija es mayor a mayor plazo de ésta y mayor riesgo del emisor (en el primer caso la mayor duración eleva el impacto negativo en precio, en el segundo al efecto de una normalización en las rentabilidades de los bonos estatales se une el posible repunte de diferenciales). Así, en Europa el mayor riesgo se percibe en los bonos de baja calidad o High Yield (con calificación por debajo de la categoría de Investment Grade y tradicionalmente llamados “bonos basura”), en que el diferencial con la Deuda Pública se ha situado en media en los últimos 19 años en el 6,26%, mientras que en 2017 se viene situando en el 2,71%. Por el contrario, siendo extremadamente bajas todas las rentabilidades actuales de la Renta Fija, es en los bonos corporativos de calidad, Investment Grade, donde se identifican las menores discrepancias frente a la media histórica. Para quienes quieran mantener una parte del patrimonio en Renta Fija, el ceñirse, especialmente en Europa, a deuda de empresas de calidad a plazos cortos (preferiblemente inferiores a un año y en ningún caso superiores a tres años) o bien invertir en deuda con tipos flotantes (cuya baja duración protege de erosiones en el precio) parece la única salida razonable.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
A VUELTAS CON LA CURVA DE PHILLIPS
Nº 132 de 11 / 2017

DESDE LA CRISIS LA RELACIÓN INVERSA ENTRE PARO E INFLACIÓN PARECE HABER DESAPARECIDO, POR LO QUE MUCHOS, INCLUSO EN LA FED, CUESTIONAN LA FAMOSA GRÁFICA. OTROS SE RESISTEN A OBVIARLA.

 
LA INEVITABLE “SEGUNDA TRANSICIÓN” DE LA CONSTITUCIÓN DEL 78 A LA DEL SXXI
Nº 132 de 11 / 2017

“LA OPOSICIÓN MANTIENE COMO OBJETIVO PRIORITARIO DESALOJAR AL PP Y REFORMAR LA CONSTITUCIÓN, SIN QUE SE CONOZCA EL SENTIDO Y ALCANCE DEL CAMBIO. Y LA CUESTIÓN CATALANA SIGNIFICA ESA OPORTUNIDAD (...) PORQUE ESPAÑA QUEDA NECESITADA DE UNAS REFORMAS QUE, INEVITABLEMENTE, PASARÁN POR UNAS ELECCIONES GENERALES EN 2018”

 
REORIENTACIÓN DE LA POLÍTICA DE EEUU EN AFGANISTÁN
Nº 131 de 10 / 2017

“TODOS LOS PAÍSES AVANZADOS OFRECEN AYUDA BILATERAL CON ARREGLO A CRITERIOS DE POLÍTICA EXTERIOR, PERO EEUU ES EL QUE CON MÁS CONVICCIÓN IDEOLÓGICA (Y RECURSOS) SE HA PROPUESTO COMO FIN LA DIFUSIÓN DE LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA..." EN AFGANISTÁN ESE ERA TAMBIÉN EL OBJETIVO, AL QUE TRUMP PARECE HABER RENUNCIADO.

 
LA DISCUTIBLE CREDIBILIDAD DE LOS BANCOS CENTRALES
Nº 131 de 10 / 2017

LA LIQUIDEZ HA IDO A INFLAR LOS MERCADOS Y LAS EXPECTATIVAS DE INFLACIÓN Y TIPOS DE INTERÉS SE HAN RETRASADO UNA Y OTRA VEZ, COMPROMETIENDO LA FIABILIDAD DE LOS BANCOS CENTRALES.

 
FRANCIA: CÓMO MANTENER EL FRANCO CFA
Nº 131 de 10 / 2017

“FRANCIA NO PUEDE PERMITIRSE QUE SUS ANTIGUAS COLONIAS CREEN SU PROPIA MONEDA Y TENGAN TOTAL CONTROL SOBRE SU BANCO CENTRAL. SERÍA UNA CATÁTROFE, Y ARRASTRARÍA A FRANCIA AL PUESTO 20 EN EL RANKING DE POTENCIAS ECONÓMICAS MUNDIALES. NI POR ASOMO SE PUEDE DEJAR A LAS EX COLONIAS FRANCESAS DE ÁFRICA TENER SUS PROPIAS DIVISAS” REPLICÓ SARKOZY A HOLLANDE -QUE YA NO SE PRESENTABA AL ELÍSEO- EN LA ÚLTIMA CAMPAÑA ELECTORAL, TRAS INTENTAR ÉSTE ABRIR UNA PUERTA AL POSIBLE FIN DEL FRANCO CFA (1EURO X 657FCFA): UNA MONEDA CREADA Y MANEJADA POR FRANCIA -DEVALUADA AL 50% EN 1994- CON LA QUE INTENTAN PROSPERAR 100 MILLONES DE AFRICANOS: EN10 DE LOS 14 PAÍSES QUE LO UTILIZAN, EL 90% DE LA POBLACIÓN VIVE EN LA MÁS ABSOLUTA POBREZA.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715