Número 131 - Octubre de 2017
 
REPORTAJES
 
   
     
“LA EMPRESA Y LA ENSEÑANZA NO HAN COLABORADO LO SUFICIENTE”  
       
 
     
     
     
FRANCISCO BELIL
 

"HEMOS DE CONSEGUIR UN CONSENSO. EL MINISTRO DE EDUCACIÓN, ÍÑIGO MÉNDEZ DE VIGO, TIENE GANAS DE HACER COSAS, PERO, CLARO, NO ES FÁCIL”, EXPLICA BELIL, QUE ES TAMBIÉN VICEPRESIDENTE EN ESPAÑA DE LA FUNDACIÓN BERTELSMANN. “HEMOS DE SER CAPACES, CON LA ACTUAL SITUACIÓN EN EL CONGRESO, DE AVANZAR CON REFORMAS POTENTES, CONSENSUADAS ENTRE TODOS Y QUE PERMANEZCAN EN EL TIEMPO. EL ESTUDIO DE LAS MATEMÁTICAS, LA FÍSICA... NO DEBERÍA SER POLÍTICO”.

   
    Foto: Jesús Umbría

TEXTO: FERNANDO BARCIELA

Por qué tiene tanto interés la Fundación Bertelsmann en fomentar la Formación Profesional dual en España?

En la Bertelsmann Stiftung, nuestra matriz alemana, tocamos muchos temas, pero en España decidimos centrarnos en solo dos: la FP dual y orientar a los jóvenes para que, de acuerdo a sus gustos, escojan una carrera que la sociedad necesita. ¿Por qué hacemos eso? Porque lo que está ocurriendo en los últimos años es que eligen su carrera no basándose en una necesidad de la sociedad, sino en que han visto alguien que hace algo y deciden que ellos también quieren hacerlo. Ven a los cocineros en la tele y quieren ser cocineros. El problema es que aquí nadie ha preguntado, por ejemplo, cuantos filólogos o politólogos necesita España.

¿Y eso no ocurre en otros países?

No. Los países con más tradición en orientación profesional tratan de acercar oferta y demanda. No es que fuercen a nadie a estudiar esto o lo otro. Si un joven quiere ser arquitecto, intentaremos darle todas las facilidades, pero le hacemos saber que ahora hay demasiados arquitectos, sobre todo porque la construcción ya no supone el 16% del PIB como antes. Y si sabe que va a tener dificultades para encontrar empleo en España, a lo mejor reorienta sus expectativas en una dirección parecida, quizás hacia el interiorismo. Si lográramos que todos los jóvenes pudieran elegir su profesión dentro de sus habilidades innatas y gustos, pero en sintonía con las necesidades sociales, el paro bajaría muchísimo.

Eso que me está diciendo es de cajón. De hecho llevamos décadas hablando de ello. En las universidades, en el INEM, hay servicios de orientación. ¿Dónde está el problema?

Pues básicamente que no le hemos dado prioridad a la orientación profesional. Tradicionalmente la empresa y la enseñanza no han colaborado lo suficiente.

Pero existen instituciones como la Fundación Universidad Empresa...

Sí, hay muy buenos intentos. Pero yo, que he trabajado en 20 países, he observado que en otros sitios tienen esto mejor resuelto. Hay países donde las empresas colaboran estrecha y permanentemente con las universidades. La cuestión es que la empresa necesita expresar sus necesidades futuras a medio y largo plazo, trasmitirlas al sistema educativo y el sistema educativo tiene, a su vez, que contribuir y ayudar a estos jóvenes a que mañana tengan un trabajo. Si esto no va como un engranaje perfecto, como un reloj, no funciona. ¿Cómo se resuelve esto? Lo primero hay que detectarlo como problema, poner las soluciones y empezar a aplicarlas.

La enseñanza está muy ideologizada y lo último en que piensan los docentes es que los estudios se adecúen a las necesidades de las empresas, y los jóvenes encuentren un trabajo.

En eso tiene buena parte de razón. En España, desde que ha llegado la democracia, hemos visto más cambios de las leyes educativas que en todos los países de nuestro entorno. Y esta situación no tiene ningún sentido porque precisamente la educación es la base del futuro de un país, y en el nuestro, ya que no tenemos recursos naturales, no nos queda otra que apostar por el talento de nuestros jóvenes, lo que nos obliga a formarlos de forma adecuada, algo evidente que aquí no se ha hecho.

¿Han conseguido que las universidades se adecúen un poco más a las necesidades de las empresas?

Han sido unos éxitos muy parciales. Algo, además, difícil de entender porque no cabe duda de que tenemos un problema. Hemos de hacer reformas muy a fondo: ahora bien, para ello no hay ninguna necesidad de inventar la rueda porque ya está inventada y además aplicada con éxito en otros países. Solo hay que adoptar esos modelos, que ya funcionan, en España, con pequeños ajustes.

¿Diría que la enseñanza en España es muy deficiente?

Lo que nos sorprende, por ejemplo, es que un país que está entre los 15 primeros por potencia económica y que tiene escuelas de negocios en los primeros puestos del mundo, solo cuente con dos universidades entre las 200 primeras. Esto no se puede explicar ni se puede aceptar. Hay que analizar qué está pasando. Si nuestro potencial de futuro depende de la educación de nuestros jóvenes, ¿por qué las escuelas de negocios son capaces de responder a las demandas de la sociedad y las universidades, no?

¿Están los jóvenes españoles peor formados que los del resto de Europa?

En algunos aspectos sí; en otros, no. Lo que pasa es aquí existe otro fenómeno: en cada comunidad autónoma nos encontramos con sistemas educativos diferentes, lo que no facilita las cosas. Necesitamos unos mínimos a nivel estatal y luego que cada comunidad añada, que ponga la guinda que quiera por encima del pastel. Las empresas somos cada vez más globales y no podemos estar pendientes de lo que quiera hacer cada autonomía. Y a esto se une además otro problema, que el grado de movilidad en España es muy bajo, mucho más que otros países.

¿Y cuáles serían las consecuencias para el mercado laboral y el empleo?

Aquí la gente compra una vivienda –tenemos una de las tasas de vivienda en propiedad más altas de Europa– firma una hipoteca y no quiere moverse. Quieren seguir habitando en su vivienda.

Eso no tendría que ser un problema. La gente puede alquilar su casa e irse a otro sitio.

Necesitas tener una mentalidad dispuesta a eso. En otros países se fomenta la movilidad. En EE.UU. la gente se va de costa a costa. Pero esto también ocurre en el norte o centro de Europa. En Alemania los padres le dan una enorme importancia a la movilidad y a la independencia de sus hijos y los mandan a estudiar a otras ciudades. Eso les ayuda a resolver por sí mismos problemas que, de estar en casa de sus padres, nunca se habituarían a solucionar y hace que alcancen un cierto grado de madurez. La falta de movilidad en España es un problema serio que nos cuesta incluso un porcentaje del PIB.

He leído que quedan muchos puestos de trabajo sin cubrir por esta resistencia a cambiar de domicilio.

Efectivamente. Aquí ocurren cosas que desde mi punto de vista son dramáticas y difíciles de explicar. En estos momentos tenemos en España unos 60.000 puestos de trabajo sin cubrir, pero con 60.000 personas en otras comunidades que podrían ocupar esos empleos. Esta falta de flexibilidad a la hora de moverse hay que cambiarla. El programa para jóvenes en marcha en Princesa de Girona impulsa esta movilidad. El joven cuando va a otro sitio no solo crece en su conocimiento, logra experiencias. Si se va a Galicia ve cómo se vive ahí. Tendrá que buscar una vivienda. En definitiva, aprende más cosas que si se queda en su ciudad.

¿Cómo cree que se puede cambiar esto?

Hemos de conseguir un consenso. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, tiene ganas de hacer cosas, pero, claro, no es fácil. Hemos de ser capaces, con la actual situación en el Congreso, de avanzar con reformas potentes consensuadas entre todos y que permanezcan en el tiempo. El estudio de las matemáticas, la física... no debería ser político.

La competitividad de España ha subido estos últimos años. ¿Ha sido solo por los sueldos o ha habido una mejoría de las empresas?

Si reducimos los sueldos podemos conseguir momentáneamente un poco de competitividad, pero ese no es el camino. España tiene que apostar por la formación de su gente, por tener la última tecnología y por aumentar la eficiencia del sistema. Entonces sí que mejoraremos la competitividad y podremos tener éxito. Si fuera solo por los sueldos, sería imposible que Alemania, con sueldos altos, pudiera fabricar Mercedes y BMWs en su territorio. Han conseguido un alto grado de eficiencia con la formación de su gente y la automatización de los procesos. Eso es lo que debemos buscar en España.

¿Y cómo ha evolucionado la productividad en España en los últimos años?

Hemos mejorado, pero tenemos que mejorar mucho más. Para eso hemos de hacer los deberes. La productividad es un proceso que depende de todos los eslabones de la cadena. Si conseguimos la máxima productividad en nuestra fábrica y cuando sacamos los productos para enviarlos a los clientes nos encontramos con que, aguas abajo, en el transporte o en los puertos, no existe el mismo grado de excelencia, al final el producto acaba lastrado por esas ineficiencias. Aun así hacemos muchas cosas bien: el hecho de tener 150.000 empresas exportadoras lo demuestra.

¿Cómo evaluaría hoy el nivel de productividad de los trabajadores españoles?

Mire, yo, que tuve responsabilidad ejecutiva en mi compañía, Siemens, en más de 20 países, siempre he tendido a hacer comparaciones entre nuestra gente, los españoles, y los nacionales de esos países: EEUU, Francia, Suiza, México. Y siempre he llegado a una misma conclusión: uno a uno, el español está entre los mejores, pero luego nuestros equipos no acaban de ofrecer la productividad más alta. Y siempre me he preguntado por qué. La cuestión es que en el norte y centro de Europa tienen una formación profesional implantada en todas las ramas por lo que acaban aportando más que nosotros, que no hemos sido formados con ese rigor. Trabajan a menudo menos horas, pero con mayor rendimiento.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“EL MUNDO HA CAMBIADO TANTO QUE AHORA DA IGUAL DÓNDE ESTÉS”
 
XABIER SAGREDO ORMAZA
Nº 132 de 11 / 2017

AUNQUE ES MUY POSIBLE QUE FUESE, PRECISAMENTE, EL SER DE EUSKADI Y EL ESTAR ALLÍ LO QUE SALVAGUARDARA A LAS ANTIGUAS CAJAS VASCAS DE LOS PEORES VICIOS QUE ASOLARON POR TODA ESPAÑA A UNAS ENTIDADES QUE HABÍAN LLEGADO A SER CENTENARIAS. "FUSIONAMOS LAS TRES CAJAS VASCAS, BBK, KUTXA Y VITAL, A PARTIR DE LAS QUE CREAMOS UN BANCO, KUTXABANK, DEL QUE LA FUNDACIÓN TIENE EL 57% DEL CAPITAL. SI UN DÍA KUTXABANK CONSIDERA QUE ES BUENO PARA SUS FINES SALIR A BOLSA, NO VEO QUE ESO TENGA QUE SER UN PROBLEMA, PERO ES ALGO QUE AHORA NO CONTEMPLAMOS. NO VEMOS ESA NECESIDAD. KUTXABANK ES LA ENTIDAD MÁS SOLVENTE DEL SISTEMA BANCARIO ESPAÑOL".

 
“HAY QUE HACER LO QUE PODAMOS PARA ELEVAR LOS SALARIOS”
 
JUAN ROSELL
Nº 130 de 9 / 2017

"EN 1977 HUBO 170 MILLONES DE HORAS DE HUELGA, ESTE AÑO NO LLEGAN A 10 MILLONES", EXPLICA EL PRESIDENTE DE LA PATRONAL, QUE CUMPLE 40 AÑOS CUANDO LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS "ESTÁN RECUPERANDO LA VELOCIDAD DE CRUCERO. EL 80% DE LAS QUE FACTURAN MÁS DE 1.000 MILLONES YA ESTÁ EN BENEFICIOS, PERO AGUAS ABAJO QUEDA CAMINO POR RECORRER HASTA UNA RECUPERACIÓN SOSTENIDA. HAY QUE DAR UN EMPUJÓN A LOS SALARIOS BAJOS, CON CONVENIOS DE SECTOR Y TERRITORIALES"

 
“TENEMOS DOS OPCIONES: PROHIBIR LA DISRUPCIÓN O LIDERARLA”
 
JUAN DE ANTONIO
Nº 129 de 7 / 2017

“EN EUROPA LA REGULACIÓN IMPIDE LA DISRUPCIÓN EN MUCHAS INDUSTRIAS, ASÍ QUE LO QUE ACABA OCURRIENDO ES QUE MUCHAS EMPRESAS NO PUEDEN PROGRESAR Y ACABAN MURIENDO. CUANDO ESAS DESAPARECEN, OTRAS QUE SURGIERON EN ENTORNOS REGULATORIOS MÁS ABIERTOS Y QUE YA TIENEN MÚSCULO PENETRAN EN LOS MERCADOS EUROPEOS. LA DISRUPCIÓN ACABA OCURRIENDO, PERO LA RIQUEZA SE GENERA FUERA DE NUESTRO CONTINENTE. CABIFY ES EL EJEMPLO DE FIRMA ESPAÑOLA QUE SI NO HUBIERA SALIDO HABRÍA MUERTO".

 
“LAS MARCAS VAN A QUERER CONFUNDIRSE CON LOS CONTENIDOS Y DIFUNDIR HISTORIAS PROPIAS”
 
AUGUSTO DELKÁDER
Nº 128 de 6 / 2017

“LA PRENSA VA A TENER SU SITIO, PERO VA A SER RESIDUAL. LA REVOLUCIÓN DIGITAL HA HECHO QUE LA INFORMACIÓN NO CIRCULE DE EMISOR A RECEPTOR SINO QUE LOS RECEPTORES TAMBIÉN SEAN EMISORES. EN MEDIO DE ESE MAGMA SE VAN A PROPICIAR OPERACIONES QUE PRESCRIBAN Y GARANTICEN INFORMACIÓN FIABLE. LA RED ESTÁ LLENA DE CONTENIDOS, PERO LOS HAY FIABLES Y NO FIABLES. LOS PERIÓDICOS TIENEN QUE CONVERTIRSE EN PRESCRIPTORES DE INFORMACIÓN”

 
“ESPAÑA SE ESTÁ REVELANDO COMO UN PAÍS MUY ESTABLE”
 
EMILIO NOVELA
Nº 127 de 5 / 2017

“LOS PRECIOS DEL INMOBILIARIO SIGUEN SIENDO BAJOS. AL MENOS EN COMPARACIÓN CON PAÍSES CERCANOS. NO DIGO QUE EN MADRID Y LONDRES TENGAN QUE SER IGUALES, PERO UNA DIFERENCIA DE UNO A CUATRO ES MUCHO. TIENEN RECORRIDO PARA SEGUIR SUBIENDO. EL AJUSTE DEL SECTOR EN ESPAÑA HA SIDO TAN FUERTE QUE HA CREADO ENORMES OPORTUNIDADES. LA INVERSIÓN INMOBILIARIA, QUE ES UN REFUGIO, HA CRECIDO MUCHÍSIMO... Y SE VA A RECIBIR MUCHA INVERSIÓN EXTERIOR INMOBILIARIA E INDUSTRIAL EN LOS PRÓXIMOS AÑOS”

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715