Número 139 - Junio de 2018
 
REPORTAJES
 
FUNDACIÓN AXA    
     
ARTE RESCATADO DE PAPELERAS      
       
 
    Foto: Archivo RC  
     
     

LA FUNDACIÓN AXA PATROCINA LA ÚLTIMA MUESTRA TEMPORAL DEL MUSEO DEL PRADO SOBRE LOS BOCETOS AL ÓLEO DE RUBENS.

   
   

Si hubiéramos tenido oportunidad de robar las papeleras de los grandes nombres de la Historia del Arte, a buen seguro que hubiéramos conocido mucho mejor sus procesos creativos. Las papeleras suelen llenarse de bocetos, de esos estudios preparatorios en los que el artista va explorando cómo será su próxima obra. En el caso del pintor barroco de la escuela flamenca Peter Paul Rubens (1577-1640), guardó una relación especial con los más de 500 bocetos que realizó a lo largo de su dilatada carrera. Ahora, el Museo del Prado, con el mecenazgo de la Fundación AXA, dedica una muestra temporal a esa fase de la producción del autor de ‘Las tres gracias’. En ella se pueden ver hasta el 5 de agosto 73 bocetos con otra veintena de obras que ayudan a contextualizarlos. El director de la Fundación AXA, Josep Alfonso Caro, explica: “La exposición de Rubens nos llega en un momento muy especial porque 2018 es nuestro 20 aniversario y se cumplen dos décadas de colaboración con el Museo del Prado. En 1998 nos convertimos en la primera entidad privada de España benefactora del Museo y aquí seguimos”.

En el recorrido por la exposición sorprende el nivel de detalle de los bocetos. La mayoría de ellos están ejecutados al óleo y con tal minuciosidad que pasarían por obras finales. Incluso cuando la pintura va a quedar enmarcada por motivos arquitectónicos que no corresponden a Rubens, también completa esa parte para que quien le encarga la obra tenga todas las referencias posibles sobre el resultado final.

Explican los comisarios de la muestra, Alejandro Vergara y Friso Lammertse, que la práctica de realizar bocetos al óleo como parte de la preparación de un cuadro se inició en Italia en el siglo XVI. Artistas como Polidoro da Caravaggio, Beccafumi, Federico Barrocci, Tintoretto o Veronés se convirtieron en los primeros en utilizarlos. “Sin embargo, lo hicieron en muy contadas ocasiones porque utilizaban sobre todo el dibujo para preparar sus obras. La innovadora aportación de Rubens consistió en ampliar ese proceso preparatorio incluyendo sistemáticamente imágenes pintadas al óleo y en soportes más duraderos que el papel”, añaden.

Bocetos codiciados

En el caso de Rubens, los bocetos tenían muy distintas finalidades. Podían servir, como es habitual, para hacer los estudios de composición y analizar cómo quedarán distribuidos los personajes por el espacio, los escorzos y la luz; también les eran útiles para enseñar al cliente que le encargaba la obra cómo iba a quedar; o como guía para sus ayudantes... Incluso como recuerdo. Al taller de Rubens llegaban encargos de iglesias, conventos y palacios para ejecutar retablos, bóvedas, tapices -muchas de ellas, obras de grandes dimensiones- que necesitaban bocetos muy minuciosos. Lógicamente, eran obras de las que el artista luego solo conservaba el boceto. En una ocasión, en 1620, los jesuitas le encargaron 39 composiciones para su iglesia en Amberes. “En el contrato para el proyecto se le deba a elegir entre entregar los bocetos preparatorios o pintar otro cuadro para uno de los altares laterales. Todo parece indicar que el artista eligió la segunda opción, lo que demuestra cuánto apreciaba sus bocetos”. Así lo leemos en la exposición, junto a uno de los trabajos para ese encargo. Curiosamente, muchas de esas obras desaparecieron después en un incendio en 1718, por lo que también estos bocetos se han convertido, de forma inesperada, en el único legado que se conserva de aquel trabajo.

 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
FUNDACIÓN NOBEL
 
Nº 149 de 5 / 2019
 
LLEGA LA FUNDACIÓN NOBEL

PARA ORGANIZAR EN MADRID, LLEGA LA FUNDACIÓN NOBEL JUNTO A LA RAMÓN ARECES, EL PRIMER NOBEL PRIZE DIALOGUE SOBRE ‘EL FUTURO DEL ENVEJECIMIENTO’.

 
LA FUNDACIÓN JUAN MARCH
 
Nº 148 de 4 / 2019
 
Y QUE SIGA EL JUEGO

PARA SEGUIR SIENDO NIÑOS. LA JUAN MARCH ANALIZA LA EDUCACIÓN DE LOS ARTISTAS DEL XX Y SE PREGUNTA SI NO LLEVARON EL ARTE “AL CUARTO DE JUEGOS”.

 
LA FUNDACIÓN MAPFRE
 
Nº 147 de 3 / 2019
 
EL SOL ES UN CUADRADO NEGRO

FUNDACIÓN MAPFRE ENFRENTA A CHAGALL Y MALÉVICH CON OTRA VEINTENA DE ARTISTAS REVOLUCIONARIOS RUSOS. ARTE DEGENERADO IMPRESCINDIBLE.

 
FUNDACIÓN JUAN MARCH
 
Nº 146 de 2 / 2019
 
CASUALIDAD Y DADAÍSMO

LA FUNDACIÓN JUAN MARCH MUESTRA EN SU MUSEO DE CUENCA UNA DE LAS PRODUCCIONES MÁS CURIOSAS DEL DADAÍSTA MAX ERNST.

 
FUNDACIÓN BANCO SANTANDER
 
Nº 145 de 1 / 2019
 
DE LA TORTUGA AL ÁGUILA

EL PROGRAMA DE RECUPERACIÓN DE PATRIMONIO NATURAL DE LA FUNDACIÓN BANCO SANTANDER LLEVA 15 AÑOS AYUDANDO A ESPECIES AMENAZADAS.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715