Número 142 - Octubre de 2014
 
REPORTAJES
 
   
     
“LA GRAN CUESTIÓN ES: ¿CUÁNTO DEBE PAGAR LA EUROPA DEL NORTE A LA EUROPA DEL SUR?”  
       
 
     
     
     
MADELEINE ALBRIGHT, AUTORA DE “FASCISMO, UNA AMENAZA”
 

ALBRIGHT SABE DE FASCISMO. SU VERDADERO NOMBRE ES MARIE JANA KORBELOVÁ. NACIÓ EN CHECOSLOVAQUIA Y DOS DOCENAS DE SUS FAMILIARES FUERON ASESINADOS EN LOS CAMPOS DE EXTERMINIO NAZIS POR SER JUDÍOS. LA PROPIA ALBRIGHT, REFUGIADA CON SUS PADRES EN REINO UNIDO, PRIMERO, Y EN EEUU, DESPUÉS, Y CRIADA COMO CATÓLICA, NO CONOCIÓ SU VERDADERA IDENTIDAD HASTA QUE EN 1997 EL WASHINGTON POST PUBLICÓ UNA DETALLADA INVESTIGACIÓN SOBRE SUS ORÍGENES.

   
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: PABLO PARDO (Washington)

Fue la primera mujer que alcanzó el cargo de secretaria de Estado de EEUU, en 1997, con Bill Clinton como presidente. En 2001 se retiró de la primera línea de la política, y fundó, primero, un fondo de private equity y, después, una gestora de patrimonios y una consultora, ASG, que ayuda a la internacionalización de las empresas estadounidenses. Pero Madeleine Albright nunca ha dejado, en realidad, la esfera pública.

Ahora ha vuelto, a los 81 años, con ‘Fascismo. Una amenaza’, que en España ha publicado Taurus, y en el que analiza una serie de países – desde la Turquía de Erdogan hasta la Hungría de Orbán, pasando, más sutilmente, por los EEUU de Trump – en los que, en su opinión, se ve una tendencia política en auge en el mundo.

En su libro, usted dice que, para que se dé el fascismo, tiene que haber una cierta connivencia o indiferencia de las élites. En EEUU parece que la élite está bastante satisfecha con Donald Trump, y que le importa bien poco lo que éste haga, siempre y cuando la bolsa siga subiendo. Lo mismo pasa en Europa con Gobiernos como el de Viktor Orbán en Hungría. No parece que la élite política o económica esté actuando con mucha responsabilidad. ¿Es élite u oligarquía?

Lo primero de todo: yo creo que Donald Trump es el peor presidente de EEUU en época moderna, pero no creo que sea fascista. Lo segundo, no veo una oligarquía al estilo de la que hay en Rusia o en las repúblicas ex soviéticas echando raíces en Europa. Pero sí es cierto que hay una desconexión entre diversos acontecimientos económicos. Y es una desconexión que yo, honestamente, no comprendo. Por ejemplo, ¿cómo es posible que la bolsa esté batiendo récords cuando al mismo tiempo la gente se queja de que sus salarios son insuficientes y los datos muestren que la renta disponible está estancada? Para mí eso es incompresible, lisa y llanamente. Evidentemente, yo no soy una experta en Economía, pero no he visto ningún dato que apunte a que los recortes de impuestos de Donald Trump, que entraron en vigor en enero, han ayudado a elevar los salarios reales. Al contrario. Lo que he visto es que solo han beneficiado a los beneficios empresariales y a las rentas del capital.

¿Ha visto un gráfico que se hizo bastante popular este verano de la agencia de noticias Bloomberg en el que se ve cómo, tras la bajada de impuestos, los salarios no han subido, pero sí los beneficios de las empresas?

Sí. Y, de nuevo, aunque no soy una experta, ni mucho menos, para mí eso plantea la cuestión de hasta dónde puede ser sostenible esta situación, hasta dónde se pueden incrementar los beneficios empresariales a expensas de los salarios. En algún momento, pienso, se tiene que producir un punto de fractura.

Y además esa desigualdad agrava el sentimiento de fragmentación de la sociedad. Lo cual a su vez crea competencia entre grupos por acceder a una situación económica que cada día es más difícil de alcanzar para ellos. Y esa es una de las claves del éxito de los sistemas autoritarios y fascistas: la aparición de un líder que promete proteger a la gente.

Como usted acaba de decir, la relación entre Estados Unidos y sus aliados de Europa está deteriorándose. Pero, al mismo tiempo, la situación dentro de la UE también se está degradando. No es solo Hungría o Polonia, a los que usted dedica capítulos enteros de su libro. Es, también, el Brexit y, ahora, Italia.

Este es un libro que en parte procede de la experiencia de mi familia, y de lo que yo vi que el nacionalismo y el fascismo causó a personas reales y a países reales. Así que se puede decir que soy una hija de la Segunda Guerra Mundial. Pero también soy consciente de lo que la Segunda Guerra Mundial logró, aunque de manera indirecta. Me refiero a cuando, después de la guerra, se creó la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, que se fue expandiendo en una Europa cuyos países tienen más en común que lo que les separa. Es un cambio histórico que, ahora, está empezando a perderse, fundamentalmente por razones económicas.

¿Cuál es el debate dentro de Europa que más le preocupa?

Creo que la gran cuestión en Europa es cuánto debe pagar Europa del Norte a Europa del Sur. Un segundo factor es la idea de que hay una burocracia tecnocrática no electa en Bruselas que está dirigiendo la vida de los ciudadanos. Y el resultado es que es difícil saber a dónde está yendo Europa en este momento, con el Brexit, con los inmigrantes, con tantas cosas que están amenazándola al mismo tiempo y alejándola de su plan inicial.

De pronto, usted está sonando muy republicana. Si se reemplaza ‘norte’ por ‘creadores de empleo’, ‘sur’ por ‘receptores de ayudas sociales’ y ‘Bruselas’ por ‘Washington’, podría confundirla con un asesor de Trump.

No. Mi gran diferencia con el gobierno de Trump es que yo soy una gran partidaria de la UE y nunca la he visto como un instrumento de dominación de unos países por otros [Trump ha dicho en varias ocasiones que el euro fue creado por Alemania para beneficiarse a expensas de los demás países]. Y creo que la UE ha funcionado muy bien hasta ahora. Pero las circunstancias han cambiado. Desde la crisis del euro, nada ha vuelto a ser igual en la UE y, por tanto, pretender una vuelta al viejo sistema es poco realista. Y a eso se han sumado factores nuevos, como el Brexit, la inmigración… Tengo que declarar que me siento… no sé si decir alucinada o deprimida por cómo los europeos del norte hablan de los del sur. Cosas del estilo: “por qué tenemos que transferir dinero a los vagos de los griegos, a la gente de ese país que no paga sus impuestos”. La genialidad de la UE se ve minada por la lucha de globalización versus identidad. Y, desde luego, es una lucha que la crisis del euro exacerbó.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“EN REINO UNIDO TENEMOS UN GOBIERNO INCOMPETENTE, INCAPAZ DE CONSTRUIR CONSENSOS EN UN PAÍS TAN DIVIDIDO”
 
AFUA HIRSCH, AUTORA DE ‘BRIT(ISH): ON RACE, IDENTITY AND BELONGING’
Nº 143 de 11 / 2018

“POR PRIMERA VEZ HAY UNA VERDADERA POSIBILIDAD DE UN SEGUNDO REFERÉNDUM PORQUE NADIE SABÍA REALMENTE POR LO QUE ESTABA VOTANDO EN EL PRIMERO. LA MAYORÍA ELIGIÓ SALIR DE LA UE, PERO NADIE SABE EN QUÉ TÉRMINOS, SI QUIEREN PERMANECER EN EL MERCADO ÚNICO, CONSEGUIR UN ACUERDO SOBRE LA UNIÓN ADUANERA O SI REALMENTE ESTÁN DISPUESTOS A ABANDONAR LA UE SIN NINGÚN ACUERDO. YA SOLO ESO JUSTIFICA DAR UNA NUEVA OPORTUNIDAD A LA GENTE”.

 
“NADIE CREE YA EN LA RONDA DE DOHA, EL PROCESO DE NEGOCIACIÓN MULTILATERAL EN LA OMC SE HA TERMINADO”
 
J. ROBERT BASEDOW, PROFESOR DE ECONOMÍA POLÍTICA INTERNACIONAL EN LA LSE
Nº 143 de 11 / 2018

“TAL VEZ LA SOLUCIÓN SEA TENER UNOS 40 O 50 ESTADOS ACORDANDO, POR EJEMPLO, REGLAS COMUNES SOBRE EL COMERCIO ELECTRÓNICO. Y QUE TODOS LOS INTERESADOS PUEDAN SUMARSE. A DIFERENCIA DE LOS ACUERDOS COMERCIALES, A LOS QUE NO SE PUEDE OPTAR COMO PARTE INTERESADA –O SEA, SI LA UE CONCLUYE UN TLC CON CANADÁ, ISRAEL NO PUEDE DECIDIR SER PARTE”, EXPLICA BASEDOW, INVITADO A MADRID POR LA FUNDACIÓN RAMÓN ARECES.

 
“NADA BENEFICIA MÁS A LA HUMANIDAD QUE UN MERCADO GLOBAL, REDUCE LA POBREZA”
 
ÁNGEL DURÁNDEZ, CONSEJERO DE REPSOL Y PROSEGUR
Nº 142 de 10 / 2018

"LOS PAÍSES PRODUCTORES YA SE ENCARGAN DE IMPONER CARGAS FISCALES MUY CONSIDERABLES A LA PRODUCCIÓN DEL PETRÓLEO, BÁSICAMENTE PORQUE ALGUNOS DE ELLOS SOLO VIVEN DEL PETRÓLEO... ES UNA PARADOJA: POR UN LADO, ES UNA BENDICIÓN QUE TE HA LLOVIDO DEL CIELO –EL CONTAR CON GRANDES RESERVAS– PERO TE HACE TAN DEPENDIENTE DE LAS OSCILACIONES DEL MERCADO MUNDIAL QUE PUEDE SER ENORMEMENTE PENALIZADOR. Y EJEMPLOS EXISTEN VARIOS EN ESTOS MOMENTOS".

 
“LA TRANSICIÓN TECNOLÓGICA SERÁ RÁPIDA Y NECESITAMOS REGLAS; NO PUEDEN DICTARLAS LAS GRANDES COMPAÑÍAS”
 
RICCARDO CRESCENZI, PROFESOR DE GEOGRAFÍA ECONÓMICA DE LA LONDON SCHOOL OF ECONOMICS
Nº 141 de 9 / 2018

VIVIMOS EN CIUDADES “EN LAS QUE LA INNOVACIÓN Y LA CONECTIVIDAD GLOBAL SON REQUISITOS IMPRESCINDIBLES PARA TRIUNFAR. PERO LOS RESPONSABLES DE LAS POLÍTICAS DEBERÍAN PARTIR DE UN DIAGNÓSTICO CUIDADOSO DE LAS FORTALEZAS Y DEBILIDADES DE LA ECONOMÍA LOCAL”, EXPLICÓ CRESCENZI EN MADRID, ADONDE VIAJÓ INVITADO POR LA FUNDACIÓN RAMÓN ARECES PARA EXPLICAR CUÁNTO DINERO PÚBLICO SE HA MALGASTADO YA, POR EJEMPLO, EN INTENTAR REPLICAR SILICON VALLEY.

 
“BLOCKCHAIN, UNA INFRAESTRUCTURA DESCENTRALIZADA, ES INTERESANTE. VEREMOS SI PUEDE MONETIZARSE”
 
NAN ZHANG, GESTORA DEL FONDO ROTSCHILD BIG DATA
Nº 141 de 9 / 2018

“MÁS DEL 80% DE LA POBLACIÓN MUNDIAL TIENE TELÉFONO MÓVIL, MÁS DE LOS QUE CUENTAN CON AGUA CORRIENTE, CUARTO DE BAÑO O ELECTRICIDAD. GENERAMOS DATOS CONSTANTEMENTE. PERO PARA NOSOTROS, QUE SOMOS INVERSORES RACIONALES, LO CRUCIAL ES SI ESTAMOS OBTENIENDO LOS BENEFICIOS DE ESO O SI LO ÚNICO QUE HACEMOS ES HABLAR Y MAREAR LA PERDIZ”, RESUME ZHANG MOSTRANDO DOS PANTALLAS LLENAS DE INFORMACIÓN EN TIEMPO REAL.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715