Número 137 - Abril de 2018
 
REPORTAJES
 
   
     
“PARA LOS BENEFICIOS APARCADOS FUERA DE EEUU HAY UN IMPUESTO DEL 15,5% QUE SE COBRA DE UNA SOLA VEZ”  
       
 
     
     
     
STAN VEUGER, INVESTIGADOR DEL AMERICAN ENTERPRISE INSTITUTE
 

“NO ES COMO LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LO HAN PRESENTADO: ESE 15,5% SE COBRA TANTO SI LAS EMPRESAS REPATRÍAN LOS BENEFICIOS COMO SI NO LO HACEN. CUANDO APPLE DIJO QUE IBA A PAGAR A HACIENDA $38.000 MILLONES POR REPATRIAR SUS BENEFICIOS NO ESTABA SIENDO EXACTO. ESOS 38.000 MILLONES LOS IBA A PAGAR LOS REPATRIARA O NO”, EXPLICA STAN VEUGER, QUE HA ESTADO EN LA COCINA DE LA RECIENTE REFORMA FISCAL ESTADOUNIDENSE.

   
    Foto: Archivo RC  

TEXTO: PABLO PARDO (WASHINGTON)

Las leyes son como las salchichas: es mejor no saber cómo las han hecho”. La frase atribuida a Otto von Bismarck cobra sentido cuando se habla con el economista del think tank American Enterprise Institute (AEI) Stan Veuger sobre la reciente reforma fiscal de Estados Unidos. Veuger, discípulo de Martin Feldstein (uno de los arquitectos de la política económica de Reagan, con quien rompió después por los déficit públicos en que ese presidente metió a EEUU) y de Alberto Alesina, es investigador residente del AEI, el think tank ‘republicano de toda la vida’ (y, por tanto, no muy cercano a Donald Trump) de Washington.

Entre sus actividades en los últimos meses ha estado dar ideas a los republicanos del Congreso acerca de, precisamente, la reforma fiscal que aprobó Estados Unidos en diciembre, y que ha transformado el sistema impositivo de la primera economía mundial. Veuger es, así pues, una de las pocas personas capaces de entender y explicar la reforma. Una reforma que por su complejidad recuerda, de nuevo, a Bismarck, cuando explicó las razones por las que Prusia había ido a la guerra contra Dinamarca por Schwlesing-Holstein: “Solo tres personas las entendieron: una ha muerto, otra está en un manicomio, y la tercera lo ha olvidado”.

La reforma fiscal da un tratamiento menos favorable a la deuda, ya que limita la desgravación por intereses al 30% del EBITDA (y, a partir de 2022, al EBIT), en lugar de dejarla, como hasta ahora, ilimitada. ¿No es eso un golpe a las empresas endeudadas, a los fondos de private equity y a las compañías que han llevado a cabo Management Buy Outs (MBOs)? Particularmente en un momento en el que estas operaciones, sobre todo las de los fondos de private equity, están viviendo un boom.

Con la reforma fiscal, los intereses de la deuda solo se pueden desgravar hasta el 30% del EBITDA. Aun así, es una cifra muy alta. Y afecta a pocas empresas. Solo a las que han sido compradas por fondos de private equity y a algunos casos concretos, como Dell (el gigante de los ordenadores llevó a cabo hace 5 años un MBO, y ahora está planeando salir a Bolsa precisamente por el nuevo régimen fiscal). También hay que ver hasta qué punto estas operaciones han sido una consecuencia de los tipos de interés ultrabajos. Si tu EBITDA es del 8% de los activos, y tus activos son mitad deuda y mitad equity, y pagas unos intereses del 4%, estás pagando en intereses la cuarta parte de tus beneficios. O sea, en este caso, un 2%. De ahí puedes desgravar un 1,2% de tus beneficios, con lo que al final, después de impuestos, la carga neta de la deuda se queda en el 0,8%. Esto, además, afecta a las grandes empresas. Las pequeñas empresas tienen mucha menos deuda. Y tampoco incluye a los bancos.

¿Cuál puede ser el impacto internacional del recorte fiscal?

Hay varias teorías. La del Gobierno es que las empresas empezarán a traer los beneficios aparcados en el extranjero a EEUU…

…Como ha hecho Apple.

Sí. El problema es que eso ya lo están haciendo. Sus beneficios en, por ejemplo, Bermuda, los invierten, a través de un banco de Nueva York, en bonos del Tesoro de Estados Unidos. Así que el impacto puede que no sea muy grande. Y además esa repatriación tendrá un impacto en el tipo de cambio, porque debería subir el valor del dólar. Pero yo creo que ese efecto se sobreestima. Lo que sí creo es que habrá muchos menos incentivos para que las empresas lleven sus sedes sociales a terceros países en los que el Impuesto de Sociedades es menor (algo que han hecho, entre otras, Burger King, yéndose a Canadá, y Medtronic, a Irlanda, y que Pfizer estuvo a punto de llevar a cabo en 2015 hasta que el Gobierno de Obama cambió la regulación para impedírselo). El Impuesto de Sociedades baja en EEUU, y las empresas dejan de tener incentivos para hacer eso. También debería haber algo más de incentivos para invertir en Estados Unidos, por el menor tipo fiscal. Pero ahí no puede exagerarse el efecto, porque en esas decisiones cuentan muchos más factores aparte de la fiscalidad. Y además, hay que contar los Impuestos de Sociedades de los estados, que se suman al tramo federal.

¿Cómo son los Impuestos de Sociedades de los estados?

En promedio tienden a ser del 4% - 5% (los estados con un tipo más bajo lo tienen en el 3%, y los que lo tienen más alto lo llevan al 12%). De modo que si se suma ese tipo más el nuevo tipo del 21%, queda en línea o un poco por encima de la media de la OCDE, que es el del 25%. Además, otros Gobiernos van a reaccionar. Australia está estudiando bajar el Impuesto de Sociedades como respuesta a la reforma de EEUU. Holanda también ha cambiado algunas cosas del tratamiento de dividendos, aunque ese es un país que en cierto sentido es un paraíso fiscal. Pero no creo que haya ningún país para el que vaya a tener un impacto inmediato, en el sentido de que las empresas de EEUU se vayan a ir. El efecto más inmediato va a ser keynesiano, de estímulo, porque es un recorte fiscal importante. Aunque eso a su vez depende de la respuesta de la Reserva Federal y del mercado de bonos (desde que se aprobó la reforma, la rentabilidad del bono a 10 años ha subido 40 puntos básicos).

La idea es que en el largo plazo esto debería provocar un aumento de la inversión y un shock de oferta.

Sí. Pero también hay que ver el efecto en la deuda. Porque toda esta reforma se financia por medio del déficit. Y ahí hay mucha discrepancia entre los economistas.

De modo que hay tres o cuatro factores –deuda, tipos, inversión empresarial, apreciación del dólar…– cuyo efecto es incierto.

Sí. Y si miras las proyecciones de organismos como la Oficina Presupuestaria del Congreso, verás que eso es difícil de medir. Pero hay cierto consenso en que el efecto de la reforma va a ser limitado, del orden de una décima de punto porcentual anual. Eso supone cambiar permanentemente el nivel del PIB, pero no suena impresionante.

Pero la reforma introduce un tratamiento fiscal más favorable a las inversiones empresariales.

Solo a las que se hacen en equipos. Ni siquiera se incluye la inversión en edificios. Es un incentivo muy limitado. Otro cambio fundamental es en el terreno personal, donde se reducen los impuestos en los ingresos ‘pass-through’.

Defina lo que son los ‘pass-through’.

Todos los ingresos que no sean salarios y que no sean vinculados a una corporación de tipo C, es decir, empresas sin límites en el número de accionistas [el equivalente, con ciertas salvedades, de una Sociedad Anónima española]. Esos ingresos – por ejemplo, si conduces tu coche con Uber en tu tiempo libre – pueden ver su tipo fiscal reducido de manera drástica. Esos ingresos computaban en el IRPF. Y siguen computando en el IRPF, pero ahora hay una deducción especial del 20% de ese tipo de impuestos hasta un nivel de ingresos de 315.000 dólares [256.000 euros]. Eso beneficia a muchas pequeñas empresas. Por ejemplo, uno de los sectores que más ganan es el de los concesionarios de automóviles.

¿Cuál puede ser el impacto de esta reforma en la gestión diaria de las empresas?

Por una parte hay una ganancia no recurrente, como estamos ya viendo. Después habrá algún tipo de reorganización, por ejemplo, con este cambio de la fiscalidad de la remuneración no salarial (los pass-through) habrá un incentivo para no ser un asalariado, para ser un contratista, o un consultor. Pero con el paso del tiempo, este impacto se diluirá. Aunque, de nuevo, las opiniones varían mucho, y van desde un efecto mínimo hasta uno considerable. La Tax Foundation, que es la organización más optimista, cree que la reforma añadirá al PIB entre un 4% y un 5% en 10 años. Eso supone unas pocas décimas anuales. Así que el día a día va a cambiar poco.

¿Incentivará eso que la gente se haga autónoma?

Depende. Por un lado, un autónomo pagará menos impuestos. Por otro, probablemente deba hacerse cargo del pago de su seguro médico, lo que puede suponer un coste adicional muy grande. No creo que vaya a cambiar las cosas mucho. La única razón por la que han creado esta fiscalidad especial para los pass-through es porque querían bajar la fiscalidad de las empresas, y en cada distrito hay concesionarios de coches, distribuidores de cerveza, y otras pymes, que no iban a recibir ninguna reducción fiscal, porque su estructura es pass-through. Y esa gente reclamó también su bajada de impuestos. Pero no tiene ninguna lógica económica. El problema es que, cuando el Congreso aceptó eso, se dio cuenta de que a profesiones liberales, como abogados y médicos, también les bajaban los impuestos. Y para evitarlo crearon un límite a los servicios profesionales que no tienen otros pass-through.

 
 
* Puede continuar leyendo este artículo, suscribiendose a la Revista Consejeros.
 
OTROS REPORTAJES
 
“LA ESTRATEGIA DE TRUMP FUNCIONARÁ SI EL MUNDO LE DEJA HACER Y NO SE REBELA”
 
GABRIEL FELBERMAYR, DIRECTOR DEL CENTRO DE ECONOMÍA EXTERIOR DEL INSTITUTO IFO DE MÚNICH
Nº 140 de 7 / 2018

“LA UE TIENE VENTAJA FRENTE A EEUU EN EL ÁMBITO DE LA OLD ECONOMY: COCHES, MAQUINARIA Y QUÍMICA. PERO EEUU TIENE VENTAJA EN LA LLAMADA NEW ECONOMY, EN LOS SERVICIOS DIGITALES, FINANCIEROS Y DE OCIO. ESA ES LA DIANA PARA LA UE. LA UE PODRÍA CEDER EN EL IMPUESTO DIGITAL Y EEUU EN EL ARANCEL A LOS AUTOMÓVILES, Y NEGOCIAR UN NUEVO ACUERDO BILATERAL”, EXPLICA FELBERMAYR, QUE EL AÑO PRÓXIMO SE HARÁ CARGO DEL INSTITUTO DE ECONOMÍA INTERNACIONAL DE KIEL.

 
“EN EL MEDIO Y LARGO PLAZO EL PRECIO DEL PETRÓLEO VOLVERÁ AL RANGO DE LOS 50-60 DÓLARES POR BARRIL”
 
ENRIQUE MARAZUELA, PRESIDENTE DE CFA SOCIETY SPAIN
Nº 140 de 7 / 2018

HACE 55 AÑOS, EN JUNIO DE 1963, SE CELEBRÓ EL PRIMER EXAMEN CFA (CHARTERED FINANCIAL ANALYST), UNA CERTIFICACIÓN QUE AVALA HOY A 150.000 TITULADOS EN TODO EL MUNDO. PARA EL ÚLTIMO EXAMEN, EL DEL PASADO MES DE JUNIO, SE REGISTRARON 227.000 CANDIDATOS, QUE ESTÁN HOY A LA ESPERA DE NOTA. “ES UN TÍTULO GLOBALMENTE RECONOCIDO, UNA CERTIFICACIÓN QUE PERMITE TRABAJAR EN CUALQUIER PAÍS DEL MUNDO”, EXPLICA MARAZUELA, DIRECTOR DE INVERSIONES DE BBVA BANCA PRIVADA.

 
“NO PODEMOS IGNORAR LA BAJADA MASIVA DE IMPUESTOS A LAS EMPRESAS EN EEUU NI LA REFORMA PREVISTA EN FRANCIA”
 
VOLKER WIELAND, MIEMBRO DEL “CONSEJO DE SABIOS” ALEMÁN Y DTOR. DEL INSTITUTO PARA LA ESTABILIDAD MONETARIA Y FINANCI
Nº 139 de 6 / 2018

“NUESTRA CONSTITUCIÓN DICE QUE TODOS LOS ESTADOS FEDERADOS DEBEN DISPONER DE UN NIVEL DE VIDA SIMILAR. POR ESO SE DA UNA GRAN REDISTRIBUCIÓN DE RECURSOS. Y ¿QUÉ OBSERVAMOS? PUES QUE LOS ESTADOS QUE RECIBEN DINERO DE LAS REGIONES MÁS RICAS NO CRECEN MÁS. TODO LO CONTRARIO, LA EXPERIENCIA ES QUE SE CONSOLIDAN LAS DIFERENCIAS ENTRE QUIENES PAGAN Y QUIENES RECIBEN. POR ESO ESTE SISTEMA NO FUNCIONARÍA EN EUROPA”.

 
“EL PROBLEMA ES CUANDO EL RESTO DEL MUNDO COMIENZA A ABANDONAR LA IDEA DEL LIBRE COMERCIO”
 
CHRISTOFER FJELLNER, MIEMBRO DE LA COMISIÓN DE COMERCIO INTERNACIONAL DEL PARLAMENTO EUROPEO
Nº 139 de 6 / 2018

“TRUMP NO ESTÁ NEGOCIANDO DE MANERA BILATERAL, ESTÁ AMENAZANDO A TODO EL MUNDO Y EXIGIÉNDOLES QUE VAYAN A WASHINGTON A MENDIGAR EXENCIONES. POR DESGRACIA LE HA IDO BASTANTE BIEN. CHINA COMIENZA A IMPORTAR MÁS PRODUCTOS DE EEUU, POR DECISIÓN POLÍTICA, ASÍ QUE IMPORTARÁ MENOS DE EUROPA; LA OPCIÓN ES FRAGMENTARSE, Y DEJAR QUE LAS REGLAS DE LA OMC SE DESMORONEN, O UNIRSE Y DEFENDER EL LIBRE COMERCIO”

 
“HAY COMPAÑÍAS QUE NO ES QUE NO TENGAN ANÁLISIS, ES QUE NO DEBERÍAN ESTAR EN BOLSA”
 
PABLO GÓMEZ DE PABLOS, SOCIO DIRECTOR EN GBS FINANCE
Nº 138 de 5 / 2018

“LA QUEJA HABITUAL EN ESTE SECTOR ES: QUEREMOS INVERTIR PERO NO ENCONTRAMOS NADA BUENO... HAY QUE BUSCAR, PORQUE OPERACIONES BUENAS HAY”, SEÑALA PABLO GÓMEZ DE PABLOS, SOCIO DIRECTOR DE UNA FIRMA QUE CERRÓ 22 OPERACIONES DE M&A EN 2017 Y QUE CONSIDERA, ADEMÁS, QUE SE PUEDEN HACER A PRECIOS RAZONABLES: “COMPAÑÍAS DE SERVICIOS CON BUENOS MÁRGENES SE MUEVEN EN MÚLTIPLOS DE ENTRE SEIS Y OCHO VECES EBITDA”.

 
 
 
 
 
consejeros
© Consejeros del Capital Social CDC Group - Avenida de América 37 - 6ª planta Edificio Torres Blancas 28002 Madrid - Teléfono 0034 915 155 715